fibromialgia o no

Los síntomas característicos de la fibromialgia no son únicos de esta enfermedad: la fatiga, el dolor generalizado, problemas para dormir y dificultad para concentrarse suelen ser síntomas que comparten otras muchas enfermedades.

Los síntomas inespecíficos de la fibromialgia, y el hecho de que no exista una prueba de diagnóstico aceptada para la enfermedad, puede dar lugar a que la fibromialgia puede diagnosticarse erróneamente.

Los síntomas menos conocidos de la fibromialgia incluyen síndrome del intestino irritable, dolores de cabeza, problemas menstruales, problemas de la mandíbula e hipersensibilidad a los ruidos y la luz. El médico también debe tener en cuenta la tendencia de las personas que tienen fibromialgia pueden tener al menos una enfermedad más.

Obtener el diagnóstico correcto es importante, ya que el tratamiento ha de adaptarse a la situación del individuo. La fibromialgia puede confundirse con una de las siguientes seis enfermedades:

  • Enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten.
  • Hipotiroidismo / Enfermedad de Hashimoto
  • Enfermedad de Lyme y otras enfermedades transmitidas por garrapatas
  • Artritis reumatoide
  • Síndrome de fatiga crónica (encefalomielitis mialgica)
  • Dolor miofascial

Establecer diagnóstico diferencial

El proceso de determinar la causa de los síntomas de un paciente cuando otras afecciones tienen características similares se denomina diagnóstico diferencial. Algunas de las condiciones anteriores se pueden diagnosticar con un análisis de sangre, por lo que es probable que el médico use análisis de sangre para reducir el número de posibles causas. Un diagnóstico diferencial también puede requerir visitas a más de un especialista.

El seguimiento de los síntomas ayuda al paciente y al médico

¿Fibromialgia o no?

Para asegurarse de que no se olviden los síntomas al reunirse con el médico, puede ser útil compartir un registro diario que incluya esta información:

  • Duración y calidad del sueño.
  • Niveles de dolor durante el día y al acostarse.
  • Medicamentos tomados y el efecto sobre los síntomas
  • Suplementos tomados y el efecto sobre los síntomas
  • El ejercicio y el dolor aumentan o disminuyen después
  • Comidas y cualquier problema posterior.
  • Cualquier tratamiento psicológico utilizado, como visualización o terapia cognitiva conductual, y resultados obtenidos.
  • Cualquier masaje u otras terapias y resultados obtenidos.
  • Niveles de dolor
  • Niveles de fatiga

Se recomienda mantener este registro durante al menos dos semanas. Además de ayudar al médico a comprender la afección, el individuo puede notar un patrón de acciones (o «desencadenantes») que provocan brotes de síntomas.

Enfermedad celíaca y sensibilidad al gluten

Estas dos enfermedades tienen síntomas similares a la fibromialgia y, por lo tanto, podrían diagnosticarse por error.

Enfermedad celíaca

Comer alimentos que contengan gluten, como trigo, centeno o cebada, puede desencadenar una variedad de problemas de salud para las personas con enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten.

Se estima que el 1% de los estadounidenses tienen enfermedad celíaca, y la enfermedad afecta tanto a niños como a adultos.1

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune. La reacción del cuerpo al gluten causa inflamación, y continuar comiendo gluten puede dañar con el tiempo el revestimiento del intestino delgado. El daño puede evitar que el cuerpo absorba los nutrientes necesarios, lo que dificulta el crecimiento en los niños. No se cree que las personas sensibles al gluten que no tienen enfermedad celíaca experimenten el mismo daño.

Similitudes con fibromialgia: fatiga, erupción cutánea, entumecimiento u hormigueo, síntomas digestivos similares al síndrome del intestino irritable, ansiedad, depresión y problemas menstruales. El dolor articular puede ser constante o ir y venir.

Diferencias con fibromialgia: los análisis de sangre, una biopsia del intestino delgado y las pruebas genéticas pueden determinar la existencia de la enfermedad celíaca, aunque no la sensibilidad al gluten. Puede producirse hinchazón en los brazos y las piernas. Además, eliminar el gluten hace que desaparezcan los síntomas.

Hipotiroidismo/ Enfermedad de Hashimoto

La hormona producida por la glándula tiroides afecta a todo el cuerpo al regular el metabolismo. El hipotiroidismo, o tiroides baja, ocurre cuando la glándula tiroides no produce suficiente hormona, lo que resulta en un metabolismo más lento. Esta desaceleración afecta los niveles de energía, frecuencia cardíaca, agudeza mental y temperatura corporal.

Enfermedad de Hashimoto

La enfermedad de Hashimoto, un trastorno autoinmune, es la causa más común de hipotiroidismo. En la enfermedad de Hashimoto, el sistema inmunitario daña el tiroides e impide que produzca suficiente hormona. Una causa menos común es la tiroiditis.

Hipotiroidismo

El hipotiroidismo ocurre en casi el 5% de los estadounidenses mayores de 12 años. Es más probable en mujeres que en hombres y en personas mayores de 60 años. Debido a que la los niveles de hormona tiroidea bajos que no se tratan puede conducir a un deterioro mental y un retraso en el crecimiento, a los recién nacidos generalmente se les realiza un cribado para detectar hipotiroidismo.

Si bien hay síntomas menos prevalentes, puede provocar problemas cardíacos, infertilidad y otros problemas de salud si no es tratado, se recomienda consultar con el médico cuando hay síntomas.

Similitudes con fibromialgia: la fatiga, el olvido y la falta de agudeza mental, depresión, dolores de cabeza frecuentes, pérdida de cabello y una mayor sensibilidad al frío son comunes. Los dolores musculares, la rigidez y la sensibilidad a menudo también son síntomas.

Diferencias con fibromialgia: a diferencia de la fibromialgia, un análisis de sangre puede determinar si alguien tiene un problema de tiroides y, por lo general, se puede controlar con medicamentos.

Artritis reumatoide, lyme y fibromialgia

Los síntomas de la enfermedad de Lyme, la artritis reumatoide y la fibromialgia son similares en algunos aspectos, aunque los tratamientos son muy diferentes. Obtener un diagnóstico correcto acelera el tratamiento adaptado a las necesidades de cada paciente.

Enfermedad de Lyme

Quienes pasan mucho tiempo al aire libre en áreas boscosas y cubiertas de hierba corren un mayor riesgo. Esto incluye quienes disfrutan del camping, excursiones y personas que trabajan en jardines y parques, que se transmite por garrapatas de venado y garrapatas de patas negras occidentales. La enfermedad también se llama borreliosis de Lyme.

Una garrapata puede transmitir más de una infección en una sola picadura, y los síntomas de estas otras infecciones no son los mismos que los de la enfermedad de Lyme.

Los Centros para el Control de Enfermedades estiman que alrededor de 300.000 personas en los Estados Unidos son diagnosticadas con la enfermedad de Lyme cada año, con mayor frecuencia en el medio oeste superior y el noreste de los Estados Unidos.

Los Centros para el Control de Enfermedades recomiendan un proceso de dos pruebas para diagnosticar la enfermedad de Lyme, pero la confiabilidad de las pruebas depende del tiempo que la persona haya tenido la infección y otros factores.

Tratamiento

Los antibióticos generalmente son efectivos cuando se administran poco después de que comienza la infección. En algunos casos, sin embargo, la persona no es consciente de la picadura y el tratamiento se retrasa. Si el diagnóstico se retrasa o si la enfermedad de Lyme regresa, puede compartir algunos síntomas con fibromialgia.

Similitudes con fibromialgia: fatiga, rigidez, dolor de artritis, dolores de cabeza extremos, problemas de sueño y dificultad para concentrarse pueden ser sintomas de la enfermedad de Lyme a largo plazo. Los síntomas pueden ir y venir, a veces regresan años después.

Diferencias con fibromialgia: la rigidez generalmente se limita al cuello en la enfermedad de Lyme. A menudo se desarrolla una erupción distintiva en forma de anillo. Los antibióticos tratan eficazmente la infección de la enfermedad de Lyme en la mayoría de las personas cuando se diagnostica pronto. No existe un medicamento que elimine la fibromialgia.

Artritis

Encontrar el diagnóstico y tratamiento tempranos es importante, ya que la inflamación de la artritis causa un daño progresivo en las articulaciones. Las manos y las muñecas, así como pies y las rodillas, generalmente, son las zonas que primero se ven afectads.

Alrededor de 1.5 millones de adultos estadounidenses tienen artritis reumatoide.2 Los síntomas generalmente aparecen a las franjas de edad entre los 40 y 60 años. La artritis reumatoide es más común en las mujeres.

Similitudes con fibromialgia: las dificultades para dormir, el dolor en las articulaciones, la ansiedad, la depresión, la falta de agudeza mental y la rigidez corporal. Los períodos en que los síntomas se intensifican, llamados brotes o brotes, son típicos.

Diferencias con fibromialgia: la artritis reumatoide es una enfermedad progresiva, lo que significa que empeora con el tiempo. Daña las articulaciones, causando hinchazón y, a veces, deformidades. (Las articulaciones no están inflamadas ni dañadas en la fibromialgia).

Además, el dolor de la fibromialgia generalmente está más extendido y es más duradero. El ejercicio debe abordarse cuidadosamente en la fibromialgia para evitar un dolor significativo al día siguiente, mientras que el ejercicio generalmente alivia el dolor para las personas con artritis reumatoide.

Ninguna prueba de laboratorio o examen puede confirmar que una persona tiene cualquiera de estas afecciones, pero los análisis de sangre pueden mostrar marcadores biológicos para la artritis reumatoide.

Síndrome de fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica y fibromialgia son tan similares que algunos médicos creen que son la misma enfermedad. Otros consideran que están relacionadas. El agotamiento que se sufre con la enfermedad puede ser debilitante y durar años.

El síndrome de fatiga crónica puede debutar en niños y adolescentes, pero es más común en personas entre las edades de 40 y 60 años. Se estima que más de 1 millón de personas en los Estados Unidos tienen síndrome de fatiga crónica, y la condición es cuatro veces más común en mujeres que hombres.1

El agotamiento severo, combinado con muchas otras afecciones, obliga a muchas personas con síndrome de fatiga crónica a reducir significativamente sus actividades, y algunas no pueden seguir trabajando.

Similitudes con fibromialgia. Son comunes la fatiga, las dificultades para dormir, la rigidez, la ansiedad, la depresión, los dolores de cabeza frecuentes, la sensibilidad a la luz y los problemas cognitivos.

Otras similitudes incluyen síntomas del síndrome del intestino irritable, síntomas que van y vienen, y dolor en las articulaciones sin hinchazón. No existe un medicamento único que alivie todos los síntomas. El diagnóstico se realiza descartando otras posibles enfermedades.

Diferencias con fibromialgia. La fatiga es el síntoma crucial del síndrome de fatiga crónica, mientras que el dolor es la característica dominante con la fibromialgia.

También puede parecer que el cuerpo está luchando contra una infección, y los dolores de garganta pueden ser frecuentes. La fibromialgia a menudo parece provenir de un evento traumático, como un accidente automovilístico. Se especula que el síndrome de fatiga crónica está relacionado con un virus.

Síndrome de dolor miofascial

El tejido conectivo es similar a una red que cubre los músculos de todo el cuerpo se conoce como fascia. Cuando funciona bien, la fascia es flexible. Sin embargo, si algo restringe el movimiento de la fascia, puede causar presión y tensión intensas, lo que lleva a dolor muscular.

Todos tenemos dolor muscular de vez en cuando, pero el síndrome de dolor miofascial es más grave. En lugar de aliviarse gradualmente, el dolor empeora y no desaparece.

Ejemplos de síndrome de dolor miofascial incluyen dolor de espalda agudo, dolores de cabeza por tensión, codo de tenista y dolor en el piso pélvico, entre otras afecciones.

Puntos gatillo

Una persona con síndrome de dolor miofascial puede notar nudos o «puntos gatillo», que son dolorosos si se aplica presión. El dolor muscular es un dolor profundo dentro de los músculos. La rigidez puede ser tan severa que puede restringir el movimiento.

La controversia sobre los criterios para el diagnóstico hace que sea difícil determinar cuantas personas tienen síndrome de dolor miofascial. Una estimación aproximada muestra que aproximadamente 44 millones de estadounidenses pueden sufrir dolor miofascial.2

No se sabe con seguridad qué causa el síndrome de dolor miofascial, pero se cree que los problemas hormonales, el uso excesivo, las lesiones y el estrés juegan un papel importante.

Diferencias con fibromialgia: el dolor generalmente se limita a pequeños nudos llamados puntos gatillo en el síndrome miofascial, mientras que en fibromialgia el dolor es generalizado y en áreas conocidas como puntos sensibles en la fibromialgia. El dolor no sigue un patrón simétrico el dolor miofascial.

Similitudes con fibromialgia: dolor y sensibilidad muscular, rigidez, fatiga, problemas para dormir, dolores de cabeza, dolor de espalda y la depresión es común. El dolor en el punto gatillo puede ocurrir en varias partes del cuerpo. Las pruebas de laboratorio, las resonancias magnéticas y las radiografías generalmente no son útiles para diagnosticar el síndrome miofascial. El tratamiento es multifactorial; ningún medicamento elimina los síntomas.

Autor Dr. Vijay B. Vad

Más enfermedades a tener en cuenta en el diagnóstico diferencial de fibromialgia

Diagnósticos erróneos en fibromialgia

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *