Fibromialgia y aceptación. Somos más

“Sabemos lo que somos, pero aún no sabemos lo que podemos llegar a ser” William Shakespeare

La piel que habito

¿Cómo les va a ustedes con esa novedad de que Facebook te traiga recuerdos de fotos o momentos que publicaste ese mismo día pero años atrás? Bueno, a mí me tiene un poco incomoda, hay días en que de plano me está molestando un poco, porque me da algo de ansiedad verme antes de la fibromialgia, verme en una foto de alguien con quien me siento tan desconectada, como si no fuese yo, otra Claudia de otra vida es la que ahora aparece.

Es extraña la forma en que nos construimos.

Consta básicamente de tres partes

1. Como contamos nuestro pasado:

Como definimos nuestros recuerdos, y como hemos armado una historia en torno a eso que se ha traducido en la persona que pensamos que somos en el hoy. Ese cúmulo de experiencias buenas o malas que definen nuestras personalidad y la forma que nos relacionamos con el mundo.

2. Lo que somos.

Día a día, cubiertos de nuestros propios juicios de lo que hacemos bien o mal, de lo que nos hace fuertes o débiles, de aquello que nos aferra al pasado o nos aventura al futuro. Lo que somos hoy no es más que un instante donde transitamos entre construir nuestra historia y cumplir nuestras expectativas de lo que “vamos a ser” en el futuro.

3.Lo último que nos define, pero no menos relevante, es lo que pensamos que seremos, la fe que tenemos en nosotros mismos y en nuestros proyectos, la idea de que “somos” de una forma y no de otra, y como sacarle provecho a esa forma que creemos poseer.

Bueno a los pacientes crónicos, como yo, nos pasan varias emociones respecto a eso.

Por ejemplo, idealizamos poco a poco el pasado.

Yo, veo esa foto de cinco años atrás, estoy sonriendo, trabajaba jornada completa, vivía con quien sería mi esposo y era nuestra primera casa con mi hijo, de ese entonces unos siete años. Que fuerte me sentía, era una supermamá en ese tiempo, no me dormía ni me cansaba. Eso, eso es justamente lo que hacemos, miramos hacía atrás, antes del accidente de chocar de frente con la fibromialgia y pensamos que éramos maravillosas antes pero ya no.

Con eso definimos, de paso, como nos sentimos ahora y como deberíamos sentirnos a futuro.

Pero les diré algo, esa mujer de la foto corría todo el día para hacer todo lo necesario para sacar adelante su proyecto, comía poco y mal, tomaba medicamentos para regular el sueño y otros para activarse en la mañana porque el cansancio la estaba volviendo loca. Ya había empezado y ella no escuchaba lo que su cuerpo quería decirle.

Ahora veo la foto de nuevo y pienso que me gustaría abrazarla, decirle que se de permiso para dormir, para descansar, para decir no puedo, para ser, no sólo para hacer.

Así es como se resignifica una historia.

Los hechos del pasado no pueden cambiarse, pero la interpretación que le das al pasado sí. Yo no quiero hablar de mí como una historia partida, antes y después de la fibromialgia, yo soy una, habitando en una piel estrecha, porfiada, agotada, que amo, porque es la única que tengo, que trato de escuchar más. Que sabe decirme cuando es suficiente.

Redefinámonos, somos más que el diagnóstico que tenemos, somos más que lo que éramos en el pasado, somo más de lo pensamos y vamos a generar un cambio en nuestra vida y luego veremos las fotos y estaremos orgullosas del camino recorrido, de saber que aún en los momentos más oscuros puedes prender una luz.
Abrazos!

Escrito por Claudia Tapia Flores Autora de la Fibromialgia y otras historias.

Cedido para su redistribución en FibromialgiaNoticias.com

 

*Ilustración de Fernando Vicente

¿Quieres mostrar? ¿Qué aprenden los pacientes con fibromialgia? ¿Quieres compartir? Envía tus pensamientos, tus aprendizajes

Print Friendly, PDF & Email
5/5 (4)

Valora esta información

Comparte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.