fibromialgia y lupus

La fibromialgia y lupus son enfermedades crónicas que comparten algunos síntomas. En realidad, el diagnóstico se complica por la similitud de las enfermedades.

Cada enfermedad necesita un completo examen físico, análisis del historial médico y pruebas de laboratorio.

En algunos casos, se puede tener ambas enfermedades.

Lupus

El lupus es un trastorno autoinmune que hace que el sistema inmunológico del cuerpo se ataque a sí mismo.

En una enfermedad autoinmune como el lupus, el cuerpo produce autoanticuerpos. En lugar de matar bacterias, los autoanticuerpos actúan contra el sistema inmunológico. Confunden las células sanas del cuerpo con agentes dañinos y las atacan.

Como resultado, puede desarrollar fatiga, erupciones cutáneas, dolor en las articulaciones e inflamación de varios órganos del cuerpo.

Fibromialgia

La fibromialgia causa dolor musculoesquelético generalizado. También provoca fatiga y, a veces, ansiedad.

A diferencia del lupus, la fibromialgia no causa inflamación, hinchazón ni daño a los tejidos del cuerpo. Se ha especulado que la fibromialgia también es un trastorno autoinmune, sin embargo, hasta la fecha no hay evidencia que demuestre que la fibromialgia lo sea.

Los investigadores creen que la fibromialgia afecta la forma en que el cerebro procesa las señales de dolor y, como resultado, desencadena el dolor crónico.

Síntomas de fibromialgia y lupus

La similitud común entre el fibromialgia y lupus es el dolor. En ambas enfermedades, el dolor puede exacerbarse durante los brotes de la enfermedades. Sin embargo, los síntomas del lupus muestran signos más visibles.

Ambas enfermedades pueden alterar la calidad de vida, el lupus puede presentar complicaciones potencialmente mortales.

Los síntomas del lupus

  • dolor en las articulaciones
  • hinchazón
  • fatiga
  • erupción en la cara en forma de mariposa
  • lesiones de la piel
  • erupciones corporales
  • dolor en el pecho
  • dolores de cabeza
  • dificultad para respirar

En casos más graves de lupus, la inflamación puede afectar los órganos principales. Algunas complicaciones del lupus incluyen:

  • daño o insuficiencia renal
  • convulsiones
  • pérdida de memoria
  • anemia
  • coagulación de la sangre
  • neumonía
  • infarto de miocardio

El lupus puede afectar a cualquier persona a cualquier edad. Esta condición es más común en mujeres. Los brotes, o episodios de lupus, pueden ser provocados por la luz solar, infecciones y ciertos medicamentos.

Los síntomas de la fibromialgia

La fibromialgia por sí sola no es un trastorno potencialmente mortal. Sin embargo, puede causar una serie de síntomas dolorosos e incómodos.

La fibromialgia a menudo se asocia con dificultades cognitivas, lo que a veces causa niebla mental. Esto puede afectar su capacidad para concentrarse en las actividades. También puede provocar lapsus de memoria.

Si bien no existe una transmisión genética directa de la fibromialgia, puede ocurrir en grupos en familias y afectar a cualquier persona de cualquier edad. Puede desencadenarse por una lesión traumática o estrés. También puede presentarse como síntoma de otras enfermedades crónicas.

Las personas con fibromialgia no tienen más probabilidades de contraer lupus. Sin embargo, las personas con lupus son susceptibles de desarrollar dolor por fibromialgia.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento para fibromialgia y lupus son completamente diferentes.

El tratamiento de la fibromialgia

Se centra en reducir el dolor y mejorar el sueño. Si su dolor es el resultado de otra enfermedad crónica, es posible que su médico desee tratar esa enfermedad primero. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • medicamentos para el dolor
  • antidepresivos para reducir el dolor y mejorar el sueño
  • medicamentos anticonvulsivos para tratar los síntomas del dolor
  • Terapia física y ocupacional para promover la flexibilidad, mejorar la movilidad y fortalecer los músculos.
  • asesoramiento para mejorar la fuerza mental y promover estrategias para afrontar mejor los síntomas de la fibromialgia

El tratamiento del lupus

Se centra en reducir la inflamación y controlar el dolor. Las opciones de tratamiento comunes incluyen:

  • medicamentos para el dolor
  • medicamentos antipalúdicos para reducir los episodios de lupus
  • esteroides para reducir la inflamación
  • inmunosupresores para reducir la actividad de los autoanticuerpos en el sistema inmunológico

Pronóstico

Fibromialgia y lupus actualmente no tienen cura, pero pueden tratarse.

Comparten algunos síntomas similares, pero el lupus puede causar más complicaciones potencialmente mortales si no se trata. No es raro que ambos trastornos ocurran simultáneamente.

Si le han diagnosticado fibromialgia, lupus o ambos, hable con su médico sobre el tratamiento.

Fibromialgia y lupus eritematoso sistémico: una asociación con implicaciones clínicas relevantes
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *