Mitos de la fibromialgia

Es necesario derribar los mitos de la fibromialgia. La información es la clave.

La fibromialgia es una enfermedad crónica del sistema nervioso central que implica dolor en todo el cuerpo, así como fatiga.

Las personas que tienen fibromialgia la experimentan de manera diferente, esta es una de las  razones por la que esta enfermedad está rodeada de malentendidos y mitos.

Separando los mitos y la realidad de la fibromialgia

Conocer la realidad de la fibromialgia, y separarlo de mitos que se han creado, es primordial para tomar mejores decisiones para controlar la enfermedad.

La información al paciente la clave

«Cuanto más informado y activo es el paciente, está en mejores condiciones para afrontar la enfermedad», dijo el Doctor Don L. Goldenberg, reumatólogo y profesor emérito de medicina y enfermería en la Universidad de Ciencias y de Salud en la Universidad de Oregon en Portland.

«Realmente es muy necesario que tengan  información médica sólida al alcance para poder gestionar la enfermedad y tener cierto control».

Con ese espíritu, aquí se muestran 10 conceptos erróneos ampliamente difundidos sobre la fibromialgia, y en contrapartida la información que es real:

¿Cuáles son los mitos de la fibromialgia más extendidos?

Mito 1: todo está en tu cabeza

Realidad: Para las personas que experimentan el dolor y otros síntomas asociados con la fibromialgia, el trastorno es demasiado real, dice el Dr. Goldenberg.

La fibromialgia causa «dolor muscular crónico y generalizado». «Cuando la persona decide pedir ayuda, usualmente han pasado muchos meses o años» desde que comenzaron los síntomas.

Muchos médicos, lamenta Goldenberg, todavía no entienden o desconocen la enfermedad.

«La mayoría de los médicos piensan que si duele el codo, rodillas o hombros, la patología está directamente en esas áreas», dice. «En fibromialgia, eso no funciona. El dolor en realidad proviene del cerebro «.

Mito # 2: la fibromialgia es un diagnóstico ‘Paratodo’

Realidad: La fibromialgia tiene criterios diagnósticos específicos, desarrollados por el Colegio Americano de Reumatología (ACR).

Muchas personas tienen la impresión de que la fibromialgia es un diagnóstico «generalizado» o de «recuperación» porque no existe una prueba única o síntomas concluyentes para diagnosticarla.

«En el examen físico poco se puede ver», dice Goldenberg. Y añade «Las pruebas de laboratorio no arrojan resultados».

Según la Academia Americana de Reumatologia, la fibromialgia se diagnostica en función de los siguientes factores:

  • Múltiples áreas dolorosas del cuerpo (en ambos lados, arriba y debajo de la cintura)
    Síntomas que se suman, como fatiga, falta de sueño y dificultad para pensar o concentrarse.
    Síntomas que duran al menos tres meses.
    Ninguna otra causa aparente de estos síntomas.

Mito # 3: la fibromialgia solo afecta a las mujeres

Realidad: entre el 75 y el 90 por ciento de las personas diagnosticadas con el trastorno son mujeres, según la Asociación Nacional de Fibromialgia (NFA).

La fibromialgia afecta a unos 10 millones de adultos en los Estados Unidos, dice la NFA, lo que significa que entre 1 millón y 2.5 millones de hombres en los Estados Unidos han sido diagnosticados con fibromialgia.

Pero Goldenberg dice que la incidencia real entre los hombres puede ser aún mayor, ya que el sesgo de género puede desempeñar un papel en la forma en que los médicos diagnostican la fibromialgia. Aumento de diagnósticos de hombres con fibromialgia

Mito # 4: la fibromialgia y la artritis son la misma enfermedad

Realidad: la fibromialgia y la artritis tienen poco en común, aparte de las sensaciones de dolor y fatiga.

A diferencia de la artritis, la fibromialgia «no afecta a las articulaciones”. «Afecta los músculos y los tejidos blandos ”, dice Goldenberg.

Y a diferencia de la artritis y otros trastornos reumáticos (similares a la artritis), la fibromialgia no es una enfermedad caracterizada por inflamación. De hecho, los marcadores de inflamación tienden a ser normales.

En fibromialgia el dolor no proviene de inflamación, «El dolor en realidad proviene del cerebro, del sistema nervioso central», dice Goldenberg.

Mito #5: se necesita una dieta especial para la fibromialgia

Realidad: No se ha demostrado que una dieta específica reduzca los síntomas de la fibromialgia, según los Institutos Nacionales de Salud (NIH).

En cambio, simplemente debe centrarse en seguir una dieta sana y equilibrada que incluya granos integrales, fuentes de proteínas magras, productos lácteos bajos en grasa, frutas y verduras y mucha agua.

También es una buena idea limitar su consumo de cafeína, azúcares refinados, alimentos fritos, carnes rojas, alimentos procesados ​​y alcohol.

Mito #6: los tratamientos complementarios y alternativos carecen de sentido

Realidad: las terapias meditativas del movimiento, como el tai chi, el yoga y el qigong, parecen mejorar los síntomas de la fibromialgia, según una revisión publicada en enero de 2013 en la revista Rheumatology International. (1)

En este estudio, se observaron mejoras medidas en las áreas de interrupción del sueño, fatiga y depresión.

Y en un estudio publicado en noviembre de 2017 en la misma revista, se descubrió que un masaje de tejido conectivo ayuda con el dolor, la fatiga y la interrupción del sueño en mujeres con fibromialgia. (2)

Mito # 7: debe evitar el ejercicio

Realidad: El ejercicio es el tratamiento más efectivo para la fibromialgia, según el Colegio Americano de Reumatologia.

El ejercicio aeróbico, en particular, ha demostrado ser útil para reducir los síntomas de la fibromialgia. Esto incluye actividades como caminar, andar en bicicleta, nadar y hacer aeróbicos acuáticos.

Goldenberg cree que el estiramiento y el entrenamiento de fuerza también son útiles para muchas personas. El entrenamiento de fuerza puede significar el uso de pesas, máquinas de ejercicio, bandas de ejercicio o su propio peso corporal para la resistencia.

Si bien el ejercicio puede ser doloroso o difícil al principio si tiene fibromialgia, la actividad física regular puede ayudar a mejorar sus síntomas.

Mito # 8: Mucho más que cansado

Realidad: La fatiga en fibromialgia va mucho más allá de estar cansado. Goldenberg señala, la enfermedad causa «una tremenda cantidad de fatiga. La gente está muy agotada «.

Si bien la fatiga es un síntoma de la fibromialgia, un artículo publicado en noviembre de 2013 en la revista Arthritis Research & Therapy concluye que no ocurre de forma aislada, sucede en el resto de enfermedades reumáticas. (3)

Además, la fatiga en la fibromialgia se entrelaza con otros síntomas, incluidos el dolor, el insomnio y los trastornos del estado de ánimo, y todos estos síntomas pueden interrelacionarse negativamente entre ellos.

Mito # 9: tomar una pastilla hará que desaparezcan los síntomas de la fibromialgia

Realidad: Los tratamientos farmacológicos no funcionan bien para muchas personas con fibromialgia.

«La verdad es que no hay medicamentos que funcionen en el manejo de los sintomas«, dice Goldenberg. «Funcionan bien en quizás uno de cada tres o cuatro pacientes».

El beneficio que se puede tener al tomar un medicamento indicado en el tratamiento de la fibromialgia, hará que los síntomas probablemente disminuyan, no desaparecerán.

Probablemente también deba incorporar medidas de estilo de vida diferentes, ejercicio, reducción del estrés, buenos hábitos de sueño y posiblemente terapia cognitiva conductual (TCC) en el plan de tratamiento.

Mito # 10: No puedes hacer nada

Realidad: Si bien no existe una cura para la fibromialgia, y los medicamentos no funcionan para todos, todavía hay una amplia gama de opciones disponibles para el tratamiento.

«Los enfoques no farmacológicos realmente funcionan tan bien, o tal vez incluso mejor», que los medicamentos para muchas personas con fibromialgia, señala Goldenberg.

Si su tratamiento actual no le brinda el alivio que necesita, trabaje con su médico para probar algo nuevo, ya sea ejercicio, medicamentos recetados, analgésicos de venta libre (OTC) o tratamientos alternativos, como masajes o movimientos meditativos.

©Fibromialgia Noticias

Investigadores de los institutos de Salud de Oslo y el instituto de Atencion primaria y ciencias de la salud de Inlagterra colaboran en un estudio en la vivencia de la enfermedad, antes del diagnóstico y después de él.

La experiencia de los pacientes diagnosticados de fibromialgia

Investigación que muestra la realidad vivida a lo largo de la cronicidad del enfermo de fibromialgia, desde el diagnóstico hasta los años de convivencia con la enfermedad y la frustración con los tratamientos.

Analizar cómo las personas experimentan el proceso y las consecuencias de recibir un diagnóstico de síndrome de fibromialgia.

Métodos

Se realizó una búsqueda sistemática de estudios cualitativos en la literatura hasta mayo de 2016. Se han incluido veintiocho informes con información sobre las experiencias con el diagnóstico de los pacientes. Han sido sometidos a un análisis interpretativo de acuerdo con los principios de la ¹meta etnografía.

Resultados

Por lo general, hasta llegar a el diagnóstico pasan los años consultando a especialistas para tratar de confirmar la realidad de los síntomas y darle sentido a la enfermedad.
Se siente un gran alivio al lograr finalmente el diagnóstico del síndrome de fibromialgia. Sin embargo, el alivio disminuye a medida que los tratamientos resultan ineficaces. Los pacientes son cuestionados, si realmente están enfermos, por los profesionales de la salud y el entorno, si la enfermedad tiene un carácter psicológico y si quien lo sufre está haciendo lo posible para recuperarse.

El diagnóstico no proporciona una explicación significativa  y tiene un poder limitado para legitimar la enfermedad. Los pacientes se sienten culpados por su fracaso para recuperarse, y esto amenaza su credibilidad personal e identidad moral.

Conclusión

El diagnóstico del síndrome de fibromialgia tiene limitaciones para validar y dar sentido a las experiencias con la enfermedad de los pacientes y proporcionar una legitimación social de la enfermedad.

Las relaciones sociales se tensan durante el proceso de diagnóstico y durante el fracaso de los tratamientos.

¹La Etnografía analiza grupos de personas con el fin de comprender lo que hacen, dicen y piensan personas con lazos culturales, sociales o de cualquier otra índole.

 Diagnostic experience of patients with fibromyalgia – A meta-ethnography
fibromialgia primaria y fibromialgia secundaria

Los síntomas y la gravedad de la fibromialgia son prácticamente idénticos entre las personas con fibromialgia primaria y secundaria, según una nueva investigación, y las dos, por tanto, deben considerarse igual.

Fibromialgia primaria y fibromialgia secundaria deberían ser lo mismo

Actualmente, los pacientes clasificados como fibromialgia primaria tienen un conjunto de síntomas definidos de dolor, fatiga, cognitivos y psicológicos en ausencia de trastorno inflamatorio clínico importante, mientras que la fibromialgia secundaria ocurre en el contexto de una (segunda) enfermedad como la artritis reumatoide.

Fibromialgia primaria y secundaria: la Universalidad de la escala de estrés polisintomático

En una investigación publicada en el Journal of Rheumatology, el grupo de investigadores dirigidos por el Dr. Frederick Wolfe, MD, del Banco Nacional de Datos para Enfermedades Reumáticas y la Universidad de Kansas en Wichita, trataron de comprender si los pacientes con diagnósticos primarios y secundarios «tenían el mismo nivel de resultados, síntomas y características «, usando la escala de estrés polisintomático (polysymptomatic distress [PSD] scale), una medida para evaluar la gravedad en la fibromialgia.

La escala de estrés polisintomático

Evaluar la gravedad del dolor con el WPI (rango de puntuación 0 a 19) y la gravedad de los síntomas con la escala SS modificada (rango de puntuación de 0 a 12), con el sumatorio de ambos se obtiene un nuevo índice denominado escala de estrés polisintomático (polysymptomatic distress [PSD] scale) cuya puntuación máxima posible es de 31.

Las puntuaciones más altas en la escala de estrés polisintomático se correlacionan con la discapacidad y la peor calidad de vida.

La investigación

El Dr. Wolfe y sus colegas compararon los registros de 1.525 pacientes (edad media 57, 95% mujeres) con fibromialgia del National Data Bank con 12.037 personas con artritis reumatoide (edad media 61, 82% mujeres) y no diagnosticadas de fibromialgia. También analizaron los datos sobre los síntomas de la fibromialgia de una muestra de población general en Alemania.

Un total del 22% de los pacientes con artritis reumatoide cumplieron los criterios para un diagnóstico de fibromialgia según los criterios de ACR actuales (2016).Los investigadores encontraron que la magnitud y la severidad de los síntoma difirieron muy poco entre los grupos de AR y fibromialgias.

Los que no tenían artritis reumatoide tenían un estrés polisintomático promedio de 21.9 (de un máximo de 31) y aquellos con artritis reumatoide que cumplían además con los criterios de fibromialgia tenían un puntaje promedio de 20.7.

Los investigadores han descubierto que la enfermedad de fibromialgia se comporta de manera similar, independientemente de que ocurra sola o que esté unida a la artritis reumatoide. Los pacientes con puntuaciones más altas de estrés polisintomático experimentaron peores resultados en todos los dominios sintomáticos, independientemente del estado de la artritis reumatoide. En el caso de la artritis reumatoide los puntajes de discapacidad y el recuento de articulaciones dolorosa es levemente más alto.

Siempre tener en cuenta la fibromialgia

«La fibromialgia puede existir ya sea que haya o no otro trastorno presente», dijo el Dr. Wolfe en una entrevista, «pero no tendemos a pensarlo de esa manera». Los médicos, dijo el Dr. Wolfe, » deben poder identificar la fibromialgia dentro de otros trastornos. No se puede tener en cuenta sólo cuando se descarte todo lo demás «.

Los médicos deben tener en cuenta los puntajes del escala de estrés polisintomático en las opciones de tratamiento, dijeron los investigadores, en lugar de considerar sólo si la fibromialgia es primaria o secundaria.

Las dificultades para la investigación

El Dr. Wolfe muestra que el concepto bifurcado actual de la enfermedad también crea dificultades para la investigar tratamientos en fibromialgia.

Por ejemplo, el uso de pacientes con AR como un grupo de comparación en un ensayo clínico es problemático porque los pacientes con AR, como demuestra este estudio, también tienen una carga sustancial de fibromialgia.
Y el uso de los llamados controles sanos en los estudios de fibromialgia también es un problema, dijo el Dr. Wolfe.

«La gente dice que ha probado esta droga o tratamiento en personas con fibromialgia y en controles normales. Pero no existen grupos de control «normales» para la fibromialgia. ¿El término grupo de control significa personas con cero fatiga o dolor? ¿O miramos lo que es «normal» entre las personas que tienen esclerosis múltiple o artritis reumatoide? Si vas a probar cosas en personas con fibromialgia, en realidad nunca tienes grupos de control normales porque depende la fase en la que se encuentre «.

Facilitar el estudio de la enfermedad

Además esta nueva investigación aporta,  hasta ahora «no se podía estudiar fácilmente a las personas con fibromialgia y otro trastorno, ahora no importa si se tiene artritis reumatoide u otro trastorno además de la fibromialgia. Con este método se obtiene la gravedad independientemente del trastorno que se sufra. La enfermedad subyacente no afectaría en la identificación de los síntomas de la fibromialgia «.

El Dr. Wolfe y sus colegas describieron la limitación en su estudio de la falta de grupos de comparación además de los pacientes con AR. La fibromialgia secundaria también se asocia de forma muy común con la osteoartritis, añdieron.

El estudio no contó con financión externa y los investigadores informan de que no hay conflictos de intereses.

 Primary and Secondary Fibromyalgia Are The Same: The Universality of Polysymptomatic Distress

No existe suficiente evidencia que demuestre beneficio de la estimulación eléctrica craneal en pacientes adultos con enfermedades de dolor, según la búsqueda de revisiones analizadas hasta octubre de 2017.

 

Esta revisión sistemática, publicada en Annals of Internal Medicine (2018; 168 [6]: 414-421),también evaluó las ventajas y desventajas de la estimulación eléctrica craneal (CES) para tratar la depresión, la ansiedad y el insomnio, en 28 artículos de 26 ensayos aleatorizados.

Al igual que con el dolor crónico, la evidencia sobre estimulación eléctrica craneal es insuficiente para llegar a conclusiones sobre la efectividad en el insomnio; sin embargo, si hubo evidencia (baja) para sugerir un modesto beneficio para los pacientes que tienen ansiedad y depresión.

Tratar el dolor con métodos alternativos

El autor principal, el Dr. Paul Shekelle, jefe de medicina interna del Centro Médico de la Administración de Veteranos del Oeste de Los Ángeles (VA), dijo que este centro está interesado en opciones de tratamiento no tradicionales que mejoren la salud y el bienestar de los veteranos. «La estimulación eléctrica craneal es una de esas opciones de tratamiento que está recibiendo un interés creciente, y la  se ha proporcionado en algunos centros de veteranos en algunos pacientes previamente seleccionados».

El Dr. Shekelle manifiesta que frente a la crisis de opiáceos es un factor importante tener en cuenta opciones de tratamientos alternativos para tratar el dolor crónico, por lo que se consideró el uso de la estimulación eléctrica craneal para realizar esta revisión.

Los 26 estudios aleatorizados de estimulación eléctrica craneal abarcan cuatro condiciones (dolor, depresión,ansiedad,insomnio): Estos se agrupan en 14 para afecciones dolorosas; tres para la depresión; cinco para depresión y ansiedad; uno para la ansiedad; dos para el insomnio; y uno para el insomnio y la ansiedad.

«Por varias razones, desafíos metodológicos en los ensayos, pequeños tamaños de muestras,cortos tiempos de seguimiento y resultados inconsistentes, no pudimos llegar a conclusiones sólidas sobre la efectividad de la estimulación eléctrica craneal para estas cuatro afecciones», dijo el Dr. Shekelle.

¿Cómo podría actuar la estimulación eléctrica craneal?

El mecanismo de acción de estimulación eléctrica craneal no se conoce aún bien, la revisión cita tres posibles efectos: cambio en los niveles de neurotransmisores; interrupción de la actividad cerebral patológica) mediante la introducción de «ruido cortical», interfiriendo así con el comportamiento oscilatorio eléctrico en el cerebro; y una desactivación significativa de las regiones frontal y parietal.

El Dr Shekelle dijo que es prematuro «aconsejar la eficacia» de la estimulación eléctrica craneal porque «no encontramos suficiente evidencia para concluir que la estimulación eléctrica craneal sea efectiva».

A pesar de esto, según la revisión «la estimulación eléctrica craneal probablemente sea segura», dijo. «Sin embargo, algunos pacientes han notado irritaciones menores. Además, un estudio muy antiguo informó de algún deterioro en el estado de salud mental en los pacientes. Pero los estudios más recientes no han reportado ningún problema serio de seguridad «.

El Dr. Shekelle informa que la principal preocupación es la seguridad con estimulación eléctrica craneal y es evitar que los pacientes se traten a sí mismos para cualquiera de estas afecciones sin ser primero vistos por un profesional de la salud. «La estimulación eléctrica craneal solo debe administrase mientras el paciente está bajo los cuidados de un profesional para su problema de salud».

Su esperanza es que las partes involucradas lleven a cabo estudios más definitivos de estimulación eléctrica craneal para ayudar a responder los interrogantes sobre la eficacia.

Muchas dudas por despejar

El Dr. Timothy R. Deer presidente y CEO de The Spine and Nerve Center de Virginia en Charleston, Virginia Occidental, y miembro de la junta asesora editorial Pain Medicine News, cree que los hallazgos de esta revisión reflejan el uso temprano de esta terapia que queda por depejar aún muchas dudas. Pero no sorprendería que los médicos se estén adelantando a la evidencia «.

El Dr. Deer dijo que la falta de estudios no es indicador de que la terapia no tenga éxito. «Sin embargo, cuestiona el uso de nuevas tecnologías de forma generalizada antes de que se establezca una base».

La necesidad de estudios

Para la mayoría de las nuevas innovaciones, el Dr Deer recomienda que primero se completen estudios en computadora o animal, seguido de un estudio piloto, una investigación prospectiva abierta y, finalmente, un estudio prospectivo aleatorizado o comparativo. «El hecho de la estimulación eléctrica craneal no haya pasado por este proceso crítico hace que el uso de la terapia esté menos definido».

Aún así, dado que la estimulación eléctrica craneal es un procedimiento de bajo riesgo, «el uso de estos dispositivos es una alternativa razonable cuando se incorpora a un algoritmo de tratamiento basado en la respuesta del paciente», dijo el Dr. Deer, señalando que la viabilidad de la terapia se determinará los próximos años. «Es necesaria evidencia para respaldar la eficacia y seguridad para que estos dispositivos se conviertan en una opción principal para nuestros pacientes».

En el futuro, se necesita investigación para definir mejor el uso y futuro de la estimulación eléctrica craneal , de acuerdo con el Dr. Deer.

Paul B Shekelle, M.D., M.P.H., Ph.D

Benefits and Harms of Cranial Electrical Stimulation for Chronic Painful Conditions, Depression, Anxiety, and Insomnia: A Systematic Review
https://www.painmedicinenews.com/Complementary-and-Alternative/Article/07-18/Evidence-Insufficient-to-Support-Cranial-Stimulation-for-Chronic-Pain/50157?sub=5A5B947ED8E2EEEE7E2A18A17CA3C3FAC8E774C3DB1986F1AE96C9D8911331C4&enl=true
Mareos y mal equilibrio en fibromialgia

En la fibromialgia es una queja común, sufrir mareos, mal equilibrio y  caídas . Para algunas personas, son pequeñas molestias ocasionales. Para otros, pueden ser severamente debilitantes y llevar a lesiones.

Las caídas son un problema serio y más si sucede de forma repetitiva. Unir al dolor las consecuencias de las caídas lleva a un deterioro en la salud del enfermo.  Sufrir caídas frecuentes y/o  problemas de equilibrio también generan más miedo a las caídas.

El miedo y la inactividad

Ese miedo puede, a su vez, puede ayudar a la inactividad. Según un estudio en reumatología clínica, el 73 por ciento de las personas con fibromialgia tienen miedo a la actividad física y casi el 75 por ciento tiene problemas con el equilibrio.

La caída más que un síntoma es la consecuencia de sufrir mareos y de un equilibrio deficiente. Las caídas y los problemas de equilibrio también pueden estar relacionadas con cambios en la marcha, en la forma de caminar.

Mareos y mal equilibrio en fibromialgia

¿Por qué en fibromialgia se pueden sumar estos problemas? ¿Y como se puede tratar?

Fibromialgia y mareos

En fibromialgia, los mareos casi siempre aparecen al levantarse. Es similar a la sensación de levantarse demasiado rápido, suceder cada vez que se pasa de estar acostado o sentado a ponerse de pie. La aparición repentina de mareos puede hacer que se balancee sobre los pies, se tambalee o que incluso lo haga caerse o desmayarse.

Un subgrupo particular que lo padecen, quienes tienen niveles más altos de dolor

Los mareos y desmayos en esta condición estarían vinculados a un subgrupo en particular, según un estudio de 2017 publicado en el European Journal of Pain.

Sumados a los mareos y desmayos, este subgrupo también tenía los niveles más altos de dolor y una variedad de síntomas y condiciones superpuestas que incluyen disfunción cognitiva («fibroniebla»), vejiga irritable, vulvodinia y síndrome de piernas inquietas.

El papel de la disautonomía en fibromialgia

La investigación sugiere que este síntoma proviene de la disfunción del sistema nervioso autónomo (SNA), y se llama disautonomía. El sistema nervioso autónomo está involucrado con funciones críticas en el cuerpo, que incluyen la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la frecuencia respiratoria, la temperatura corporal, el metabolismo y la digestión.

El mareo resultante de la disautonomía recibe el nombre de intolerancia ortostática, hipotensión mediada neuralmente o síndrome de taquicardia ortostática postural (POTS).

Esto, esencialmente, significa que el corazón y el cerebro no se comunican correctamente entre sí.

¿Qué sucede en el sistema nervioso autónomo?

Al pasar de una posición acostada o sentada, el sistema nervioso autónomo aumenta la presión arterial para luchar contra la gravedad y mantener un suministro suficiente de sangre en el cerebro. En la disautonomía, esto no sucede de forma correcta.

En disautonomia, la presión arterial puede disminuir al pararse, y el resultado es mareo o aturdimiento. En la taquicardia ortostática postural, la frecuencia cardíaca se acelera a medida que disminuye la presión arterial.

Los mareos pueden estar asociados con palpitaciones del corazón, visión borrosa, aumento del pulso, dolor en el pecho y un tipo de desmayo llamado síncope vasovagal.

Sin embargo, no todas las personas con mareos relacionados con la fibromialgia se desmayan.

En un estudio de 2008, los investigadores dijeron que los mareos y las palpitaciones eran más comunes que los desmayos. También dicen que el síndrome de taquicardia ortostática postural fue uno de los síntomas de fibromialgia más comunes que se observaron durante las pruebas de la mesa basculante, prueba que mide la respuesta a los cambios de posición.

Problemas en la marcha en fibromialgia

Además de la posibilidad de caídas, la investigación sugiere que las personas con fibromialgia caminan de manera diferente que las personas sanas.

Un estudio de 2009 encontró que alrededor del 28 por ciento de las personas con esta enfermedad tienen una marcha anormal (forma de caminar).

En un estudio de rendimiento funcional realizado en 2017, los investigadores concluyeron que la marcha y el equilibrio se veían gravemente afectados en esta afección.
Se incluyeron las siguientes diferencias:

  • longitud de zancada significativamente más corta
  • Paso lento
  • la forma en que el cuerpo se balancea al caminar

Más dolor, más problemas de marcha y equilibrio

Los investigadores observaron que las diferencias de marcha y equilibrio eran peores en las personas que tenían más dolor, rigidez, fatiga, ansiedad y depresión. Recomendaron que los médicos evalúen la marcha y la postura en los pacientes con fibromialgia para encontrar que tipo de rehabilitación era la adecuada para la prevención de caídas que necesitaban los enfermos.

Este estudio es parte de un aumento en la literatura científica que demuestra problemas de equilibrio y andar pueden provocar caídas. Aún así, evaluar y tratar estos síntomas pueden no ser prioritarios. Si le preocupan, asegúrese de ponerlos en conocimiento en su próxima cita.

Aliviar los mareos y el riesgo de caídas en la fibromialgia

Mientras más éxito tenga el tratamiento de su fibromialgia, estos síntomas deberían ser menos problemáticos. Sin embargo, si necesitan más atención o si no ha podido encontrar tratamientos eficaces para la fibromialgia, tiene varias opciones.

Para mareos causados por POTS, hipotensión ortostática o hipotensión mediada neuralmente, es posible que su médico le recomiende medicamentos que lo ayuden. Estos pueden incluir ISRS / IRSN, benzodiazepinas y bloqueadores beta.
Algunos de estos medicamentos pueden ayudar a aliviar otros síntomas de fibromialgia, así como los ISRS e IRSN se recetan comúnmente para esta enfermedad. Su médico también puede recomendar cambios en el estilo de vida.

Modifique los cambios en el estilo de vida.

Si fuma, la investigación publicada en el diario reumatológico Joint, Bone, Spine sugiere que dejar de fumar puede ayudar a aliviar los desmayos y otros síntomas de la fibromialgia.
Tratar el equilibrio y marcha mediante la fisioterapia. Realizar yoga, tai chi o qigong es seguro para el tratamiento ,hasta que encuentre la forma de mejorar estos síntomas.
Ayudarse de un bastón o un andador pueden ayudarlo a mantenerse de pie. Realizar ejercicios sentado pueden ser la opción más segura de forma que se evite la inactividad total.

¿Cómo mejorar el equilibrio? Estrategias para mejorar.

Costa ID, Gamundi A, Miranda JG, et al. Altered functional performance in patients with fibromyalgia. Frontiers in human neuroscience. 2017 Jan 26;11:14.
 SS, et al. Smoking habits influence pain and functional and psychiatric features in fibromyalgia. Joint, bone, spine. 2011 May;78(3):259-65.
Staud R. Autonomic dysfunction in fibromyalgia syndrome: postural orthostatic tachycardia. Current rheumatology reports. 2008 Dec;10(6):463-6.
Russek L, Gardner S, Maguire K, et al. A cross-sectional survey assessing sources of movement-related fear among people with fibromyalgia syndrome. Clinical rheumatology. 2015 Jun;34(6):1109-19.
Watson NF, Buchwalk D, Goldberg J, et al. Neurologic signs and symptoms in fibromyalgia. Arthritis and rheumatism. 2009 Sep;60(9):2839-44.
Yim YR, Lee KE, Park DJ, et al. Identifying fibromyalgia subgroups using cluster analysis: relationships with clinical variables. European journal of pain. 2017 Feb;21(2):374-384.
fibromialgia y esclerosis múltiple

Una nueva investigación de la Universidad de Colombia Británica muestra que los cincos años anteriores a que las personas desarrollen los primeros signos clínicamente reconocidos de la esclerosis múltiple (EM), tienen hasta cuatro veces más probabilidades de ser tratados por trastornos del sistema nervioso, como dolor o problemas para dormir por lo que tienen un 50% más de probabilidades de visitar un psiquiatra.

Una constelación de síntomas presagia primeros signos definitivos de esclerosis múltiple

El estudio podría permitirles a los médicos diagnosticar la enfermedad y comenzar a tratarla antes, y probablemente evitar el daño al cerebro y médula espinal.

Síntomas de la esclerosis múltiple, demasiado comúnes con otras enfermedades

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad crónica del Sistema Nervioso Central. Está presente en todo el mundo y es una de las enfermedades neurológicas más comunes entre la población de 20 a 30 años. Puede producir síntomas como fatiga, falta de equilibrio, dolor, alteraciones visuales y cognitivas, dificultades del habla, temblor, etc.

El papel del sistema inmune

El sistema inmune ataca a la mielina, que es la sustancia que envuelve las fibras nerviosas o neuronas. La mielina se deteriora y presenta cicatrices, conocidas como esclerosis, entonces aparece la inflamación. Los impulsos nerviosos que circulan por las neuronas se ven entonces entorpecidos o directamente interrumpidos, con los consiguientes efectos en el organismo.

Cuando se daña la mielina, se interrumpe la comunicación entre el cerebro y otras partes del cuerpo, lo que lleva a problemas de visión, debilidad muscular, dificultad para el equilibrio y la coordinación y deficiencias cognitivas.

Diagnóstico de la Esclerosis multiple

Debido a que los síntomas son variados, a menudo asociados con otros trastornos, y pueden ser transitorios, por lo que el  diagnóstico de esclerosis múltiple puede ser un desafío. La confirmación de la enfermedad por lo general se realiza mediante resonancia magnética.
Los médicos también podrían solicitar pruebas de potenciales evocados, que usa electrodos sobre la piel y señales eléctricas indoloras para medir cuán rápida y precisamente responde el sistema nervioso a la estimulación.

Además, puede ser necesaria una punción lumbar para obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo.

Esto les permite buscar proteínas y células inflamatorias asociadas con la enfermedad y descartar otras enfermedades que pueden parecer similares a la Esclerosis múltiple, incluyendo algunas infecciones y otras enfermedades.

Conclusiones del estudio

En los cinco años previos al desarrollo de signos y síntomas clínicos que conducen al diagnóstico de esclerosis múltiple (EM), las personas tienen cuatro veces más probabilidades de ser tratadas por problemas neurológicos como dolor o trastornos del sueño y un 50 por ciento más de probabilidades de ver a un psiquiatra, según a un estudio realizado en la Universidad de Columbia Británica.

Los investigadores examinaron los registros de salud de 14,000 personas con esclerosis múltiple de Columbia Británica, Saskatchewan, Manitoba y Nueva Escocia entre 1984 y 2014, comparándolos con los historiales  de salud de 67,000 personas sin Esclerosis múltiple.

Descubrieron que:

La fibromialgia (enfermedad que causa dolor musculoesquelético generalizado) fue más de tres veces más común en las personas que posteriormente fueron diagnosticadas con Esclesrosis múltiple.
El síndrome del intestino irritable (SII) fue casi dos veces más común.
Las tasas de migraña y los trastornos del estado de ánimo y la ansiedad también fueron marcadamente más altos.

Esta investigación sugiere que la esclerosis múltiple puede tener un pródromo, es decir, un grupo de síntomas tempranos que no se consideran manifestaciones «clásicas» de la enfermedad. Diagnosticar y tratar la esclerosis múltiple en sus inicios podría ayudar a frenar o prevenir el daño neurológico causado por la enfermedad, según los investigadores canadienses.


Five years before multiple sclerosis onset: Phenotyping the prodrome
 esclerosis múltiple
Asociaciones de esclerosis múltiple
La fibromialgia es una enfermedad real

P. Mi amiga fue diagnosticada recientemente con fibromialgia, pero cree que imagina sus sintomas. ¿Es la fibromialgia una enfermedad real?

La fibromialgia es una enfermedad real

R. La respuesta corta a tu pregunta es sí.

La fibromialgia es una enfermedad real que afecta a unos cuatro millones de estadounidenses. Es un síndrome de dolor crónico,los expertos creen que puede ser causado por alteraciones en el sistema nervioso central. Los investigadores con apoyo de imágenes de resonancia magnética han examinado los cerebros de personas con fibromialgia. Con ello han encontrado anomalías en la parte del cerebro que procesa las señales de dolor que se producen en diferentes áreas del cuerpo. Parece que esta parte del cerebro básicamente aumenta la intensidad de las señales de dolor, lo que puede causar que el cuerpo sienta dolor sin una causa física.

Las personas con fibromialgia experimentan dolor muscular y sensibilidad en todo el cuerpo junto con otros síntomas, como fatiga extrema, trastornos del estado de ánimo (como ansiedad y depresión), dolores de cabeza y problemas de sueño y memoria.

Si bien los médicos no saben qué causa la fibromialgia, a veces se presenta en varios miembros de la familia, lo que puede indicar una predisposición genética subyacente a la enfermedad.

Hay tratamientos para personas con fibromialgia. Los síntomas se pueden controlar con medicamentos, terapia cognitivo conductual e intervenciones en el estilo de vida, como el ejercicio y la reducción del estrés.

Por los Dres. Hope Ricciotti, y Hye-Chun Hur Jefes Editores de Harvard Women’s Health Watch¹

Más datos de interés:

La FM fue reconocida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1992, y tipificada en el manual de Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10)2 con el código M79.0.²

 ¹Is fibromyalgia real?
 ²Clasificación de la fibromialgia. Revisión sistemática de la literatura 30 julio 2008
Mirtazapina en fibromialgia

Mirtazapina en fibromialgia. El antidepresivo mirtazapina puede ser una opción de tratamiento segura y efectiva para los pacientes con fibromialgia, según una revisión sistemática publicada en Reumatología Internacional.

La mirtazapina es un antagonista alfa-2 central actualmente aprobado por la FDA para el tratamiento del trastorno depresivo mayor. Es un potente antagonista de los receptores de serotonina 5-HT2 y 5-HT3, así como de los receptores de histamina H1.

El papel de la mirtazapina en pacientes con fibromialgia: una revisión sistemática.

«La diferencia clave en comparación con otras opciones de tratamiento es que la mirtazapina se dirige a muchos de los síntomas de la fibromialgia con su mecanismo de acción y una sola dosis diaria», explicaron los autores.

Investigación Mirtazapina en fibromialgia

Para investigar el papel de la mirtazapina en fibromialgia, los investigadores realizaron búsquedas en diversas bases de datos e identificaron 3 estudios aleatorizados, controlados con placebo y 1 ensayo abierto que se ajustaba a los criterios de inclusión. Los estudios seleccionados duraron de 6 a 13 semanas de duración, incluyeron dosis de mirtazapina que variaban de 15 a 30 mg diarios, y se evaluaban las mejorias en el dolor, el sueño y la calidad de vida.

Con respecto al dolor, 2 estudios informaron, una mejora significativa en comparación con el valor inicial, mientras que otros 2 estudios encontraron una mejoría significativa frente al placebo. Aunque los estudios utilizaron diferentes escalas de evaluación del dolor, se observó una consistencia en la eficacia a pesar del sistema de las puntuaciones en el dolor.

Dos de los ensayos incluyeron pacientes que no habían recibido tratamiento previo, mientras que los otros 2 incluyeron pacientes con experiencia en el tratamiento de la fibromialgia y pacientes que fracasaron con tratamientos en fibromialgia.

Mejorías en dolor

En los 2 estudios se evaluaron la calidad de vida, y se observó una mejora significativa en el funcionamiento de las funciones emocionales y el dolor corporal en pacientes con fibromialgia tratados con mirtazapina versus placebo. También se observaron mejoras significativas en otros dominios (p. Ej., Salud general, salud mental, funcionamiento físico, vitalidad).

Se observó una mejora significativa en la calidad del sueño entre los pacientes tratados con mirtazapina en 2 estudios.

En uno de estos ensayos, se detectó a un mayor número de pacientes con mejoría en  insomnio en el grupo tratado con mirtazapina frente al grupo tratado con placebo (Yeephu et al.). Otro estudio mostró una mejora significativa en la fatiga, alrededor del 50% de los pacientes, tratados con mirtazapina, mientras que el 73% experimentó una mejoría en las alteraciones del sueño (Samborski et al.).

Efectos adversos con mirtazapina

Los efectos adversos más comunes asociados con el uso de mirtazapina fueron boca seca, aumento del apetito, somnolencia, somnolencia, hipotensión, aumento de peso y nasofaringitis.

Conclusiones

Según los resultados del estudio, los autores concluyeron que «la mirtazapina en una dosis de 15-30 mg al día parece ser una opción de tratamiento efectivo y seguro para mejorar el dolor, el sueño y la calidad de vida en pacientes con fibromialgia». Los beneficios clínicos se observaron tanto en pacientes sin tratamiento previo como en aquellos que fracasaron con terapias anteriores con fibromialgia.

Material complementario

¿Qué es una revisión sistemática?

Una revisión sistemática (RS), es un artículo de «síntesis de la evidencia disponible», en el que se realiza una revisión de aspectos cuantitativos y cualitativos de estudios primarios, con el objetivo de resumir la información existente respecto de un tema en particular. Los investigadores luego de recolectar los artículos de interés; los analizan, y comparan la evidencia que aportan con la de otros similares.

Las razones que justifican la realización de una RS son: cuando existe incertidumbre en relación al efecto de una intervención debido a que existe evidencia contrapuesta respecto de su real utilidad; cuando se desea conocer el tamaño del efecto de una intervención; y, cuando se desea analizar el comportamiento de una intervención en subgrupos de sujetos.¹

The role of mirtazapine in patients with fibromyalgia: a systematic review

¹Revisiones sistemáticas de la literatura. Qué se debe saber acerca de ellas


Evitar alimentos en fibromialgia

¿Se obtiene una mejor calidad de vida al evitar alimentos en fibromialgia? Una investigación muestra como la mayoría de los pacientes de fibromialgia lleva un control sobre su dieta.

Investigadores de la Universidad de Almería confirman que las pacientes con fibromialgia evitan ciertos alimentos que relacionan subjetivamente con la enfermedad.

La fibromialgia es una enfermedad crónica de origen desconocido caracterizada por dolor muscular y óseo. Estos pacientes sufren con mayor frecuencia desórdenes alimentarios, obesidad, problemas metabólicos, como diabetes o hipertensión, y algunos síntomas gastrointestinales.

Investigadores del departamento de Enfermería, Fisioterapia y Medicina de la Universidad de Almería y el Hospital Torrecárdenas han demostrado que las pacientes con fibromialgia siguen una dieta variada similar a la de personas sanas, pero evitan ciertos alimentos con mayor frecuencia en su intento por eliminar los síntomas de la enfermedad. A pesar de este patrón en el que apartan alimentos calóricos, los resultados apuntan que las pacientes poseen un mayor índice de masa corporal y más probabilidad de sobrepeso.

Estudio sobre hábitos dieteticos y evitación alimentaria en fibromialgia

En un estudio, publicado en la revista Endocrinología, Diabetes y Nutrición los investigadores almerienses han descrito los hábitos dietéticos y las conductas de evitación alimentaria en pacientes con fibromialgia comparándolos con los datos de población sana.

Los resultados apuntan a unas cifras superiores en el índice de masa corporal y una mayor probabilidad de sobrepeso y obesidad en el grupo con fibromialgia.

Evitar alimentos en fibromialgia más común que en en personas sanas

“La fluctuación del peso, el consumo de productos de herboristería y la realización de dietas en las que se eliminan ciertos alimentos son más frecuentes en pacientes que en la muestra sana.

Entre los productos que evitan, hemos confirmado que las personas diagnosticados ingieren menos cereales, frutas, azúcares, alcohol y refrescos”, afirma la investigadora de la Universidad de Almería Mª del Mar López, autora del artículo.

La nutrición como factor de control

Según manifiesta este trabajo, los pacientes intentan llevar una alimentación sana, eliminando productos con alto contenido en azúcares, lácteos, alcohol o cafeína en su lucha por mejorar los síntomas de la enfermedad y su calidad de vida. Los expertos intentan localizar un patrón dietético que pudiera relacionarse con el desarrollo y sintomatología de la fibromialgia y, aunque diferentes estudios han señalado la nutrición como factor relevante en el control de esta dolencia, no hay conclusiones determinantes que la asocien a un grupo de alimentos concreto.

La muestra total estuvo compuesta por 120 mujeres con edades entre los 40 y los 65 años a las que se ha evaluado su perfil sociodemográfico, sus hábitos alimentarios, la frecuencia de consumo de alimentos y las restricciones o suplementos que han incluido en su dieta. De ellas, la mitad estaba diagnosticada con la enfermedad.

En el grupo con fibromialgia, la mayoría de mujeres hacía dieta

Además, un 87% utilizaba productos de herboristería y un 26,6% consumía suplementos nutricionales, sobre todo multivitamínicos genéricos. Aún así, los resultados incluyen que las pacientes valoran de forma baja la eficacia de estos productos en relación a la mejora de la enfermedad.

Las restricciones de algunos productos en la alimentación tampoco está asociada a una mejora en la calidad de vida de las pacientes, como podría ser el caso de la sustitución de la leche por la soja.

Menos lácteos y dulces más presencia de sobrepeso y obesidad

Por otro lado, los investigadores han observado que los enfermos que presentan sobrepeso y obesidad son los que menos lácteos y dulces consumen.

El estudio, financiado por el plan propio de la Universidad de Almería y en colaboración con el Complejo Hospitalario Torrecárdenas, contribuye a profundizar en algunos elementos subjetivos que pueden rodear a esta patología como la eliminación del gluten, la fruta o los lácteos de la dieta, y permiten descartar cómo ciertas conductas nutricionales no favorecen la eliminación de los síntomas asociados a la fibromialgia.

“Es necesario descubrir nuevas dianas terapéuticas que conduzcan a un conocimiento más detallado de la enfermedad y a la disminución de sus síntomas. Quienes la sufren se enfrentan a una realidad incierta ya que, por el momento, no existen respuestas válidas y fiables”, concluye la investigadora.

Acceso a una equilibrada alimentación en fibromialgia

Patrones de evitación y conductas alimentarias en pacientes con fibromialgia
Tratamiento de la ansiedad en fibromialgia

Cualquier enfermedad supone un estrés emocional y físico en el cuerpo y, a menudo, acompañando este estrés se desarrolla una sensación de ansiedad. La ansiedad puede expresarse como sentimiento de miedo o terror y también se pueden experimentar ataques de pánico (palpitaciones cardíacas, dificultad para respirar, dolor en el pecho).
La ansiedad no siempre es estrictamente un problema emocional.

En enfermedades con problemas del sistema nervioso autónomo como SFC /EM, Síndrome de Taquicardia Postural Ortostática y fibromialgia, los problemas con el sistema nervioso autónomo, el flujo sanguíneo, el volumen sanguíneo o el trastorno del procesamiento sensorial pueden producir estados de ansiedad o incluso de pánico.

Síntomas de la ansiedad

  • Palpitaciones o elevación de la frecuencia cardiaca (taquicardia).
  • Sensación de ahogo, con respiración rápida.
  • Opresión en el pecho.
  • Miedo o pánico. Literalmente, sentirse a morir.
  • Sudoración o escalofríos.
  • Temblores.
  • Náuseas o molestias abdominales.
  • Mareo o incluso desmayo.
  • Sensación de irrealidad.
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo.

La sintomatología puede variar en cada persona, pero se considera que se ha producido una crisis de ansiedad cuando se producen cuatro o más de los anteriores síntomas.

1.Medicamentos para el tratamiento de la ansiedad en fibromialgia y/o SFC/EM

1.ISRS (Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina):

Tales como Citalopram y Paroxetina se pueden usar para aumentar los niveles de serotonina y aliviar la ansiedad en cierta grado. Es importante tener en cuenta que muchas personas se sienten peor antes de encontrar una mejoría con los ISRS y aquellos con SFC y/o fibromialgia pueden experimentar efectos secundarios de leves a graves en las etapas iniciales de este medicamento.

2.Benzodiazepinas:

Tales como Lorazepam y Alprazolam son medicamentos que disminuyen la velocidad del sistema nervioso central (SNC) y proporcionan un efecto tranquilizante. Este efecto calmante puede ayudar a controlar la ansiedad y el nerviosismo. Ambos medicamentos son potencialmente adictivos, por lo que solo se recetan para el uso a corto plazo.
A menudo se usan cuando un paciente está comenzando a tomar ISRS para aliviar el potencial aumento de la ansiedad al comenzar con los ISRS.

2.Tratamientos alternativos para el tratamiento de la ansiedad en fibromialgia y/o SFC/EM

2.1.Mindfulness:

Mindfulness es una práctica que tiene muchos beneficios para la salud, incluido el control de la ansiedad.El Mindfulness es un conjunto de habilidades para desarrollar técnicas como la intuición, la percepción, la calma, la capacidad de recuperación y la esperanza para contrarrestar el estrés que las enfermedades crónicas conlleva. La atención plena tiene un flujo positivo en los afectos y en cada aspecto de la vida de una persona.

2.2.Música:

Aparte de los gustos musicales individuales, la música lenta y relajante puede promover sensaciones de relajación que ayudan a aliviar la ansiedad.

2.3.Yoga y Taichi:

Promueve la buena respiración, la calma mental y el ejercicio suave. Es importante comenzar lentamente y seguir el ritmo de manera acorde para garantizar permanecer dentro de los límites individuales y evitar esfuerzos innecesarios. Algunos pacientes pueden beneficiarse de ejercicios de respiración si el movimiento es contraproducente.

2.4.​Terapia Cognitivo Conductual:

Técnica que ayuda a identificar cuándo se sufren patrones de pensamiento negativos y ayudar a reemplazar estos pensamientos negativos con pensamientos positivos. Tiene resultados mixtos que causa que algunas personas empeoren, sin embargo, producen buenos resultados en una minoría, se debería hablar con el especialista y decidir si la terapia puede ayudar según cada necesidad particular.

Siempre hay que contar con el consejo de un médico antes de comenzar cualquier tratamiento. Los tratamientos pueden afectar a todos de manera diferente