Entradas

Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo

Las personas con Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo informan en una nueva encuesta de más desencadenantes e intensificadores del dolor. Además de tener más diagnósticos relacionados con el dolor, depresión, ansiedad, síntomas somáticos y cambios corporales que los pacientes con otras enfermedades del dolor y controles sin dolor.

Un recorrido por los cambios corporales, sensibilidad sensorial y dolor comórbido en personas con condiciones complejas de dolor crónico. ¿Qué papel juega el intestino en los síntomas?

Los investigadores de la Universidad de Bath en el Reino Unido realizaron una encuesta en línea de 452 personas diagnosticadas con pacientes con fibromialgia, 390 con pacientes con Síndrome de Dolor Regional Complejo, 88 pacientes con ambos diagnósticos, 311 con otras enfermedades de dolor y 441 sin dolor. Las mujeres son la gran parte de los encuestados.

En general:

Aquellos con FM informaron más cambios en la visión y la audición, en la función urinaria e intestinal, y relacionados con alimentos (p. Ej., Estómagos más sensibles, aumento o pérdida de peso, etc.) que los pacientes con otras formas de dolor y el grupo de control sin dolor.

Las personas con Síndrome de Dolor Regional Complejo informan que experimentan más cambios en el cabello, piel y uñas, e infecciones (es decir, tener una mayor susceptibilidad a enfermedades, tasas más lentas de curación de heridas y hematomas).
Aquellos con fibromialgia, Síndrome de Dolor Regional Complejo o Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo informan de más cambios en el movimiento (por ejemplo, más dificultad para caminar, problemas de equilibrio, temblores) que otros grupos.

Las personas con fibromialgia o fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo también informan de otras afecciones de dolor, entre las que se encuentran:

  • dolor de espalda, afecta al 52% de los pacientes con Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo y al 41% de los pacientes con fibromialgia
  • migraña, afecta al 30% de los pacientes con Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo y al 32% de los pacientes con fibromialgia
  • osteoartritis, afecta al 32% de los pacientes con FM / Síndrome de Dolor Regional Complejo y al 28% de los pacientes con FM.
  • casi la mitad de los encuestados con fibromialgia y un tercio con FM / Síndrome de Dolor Regional Complejo tenían síndrome de intestino irritable.

Hallazgos esperados e inesperados en fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo

Como sospechaban investigadores del Reino Unido, los cambios corporales y de sensibilidad sensorial son más comunes en pacientes con Síndrome de Dolor Regional Complejo y / o FM.

Sin embargo, los investigadores se sorprendieron al descubrir que estos síntomas no eran tan comunes en pacientes con otras enfermedades de dolor en comparación con aquellos sin dolor crónico, añade la coautora principal, la Dra. Antonia ten Brink, del Departamento de Psicología y Centro de Investigación del Dolor de la Universidad de Bath. .

También, «las personas con fibromialgia, en particular, tienen más probabilidades de reportar malestar cuando se exponen a desencadenantes como luces brillantes y sonidos fuertes, pero hubo menos diferencias entre los grupos con respecto al dolor o la angustia desencadenada por las mismas señales ambientales», según la Dra. Ten Brink.

«Nuestros hallazgos muestran que ninguno de los cambios corporales o sensibilidades sensoriales fueron exclusivos del Síndrome de Dolor Regional Complejo o la fibromialgia, y no todas las personas con Síndrome de Dolor Regional Complejo o fibromialgia informan de cambios corporales y mayor sensibilidad sensorial», agrega la Dra. Janet Bultitude, autora principal de la investigación y profesor titular en el Departamento de Psicología y Centro de Investigación del Dolor de la Universidad de Bath.

No obstante, señaló el Dr. Bultitude, «los médicos deben tener en cuenta que si alguien ha sido diagnosticado con Síndrome de Dolor Regional Complejo o fibromialgia, tiene una mayor probabilidad de que también le molesten estos síntomas».

Consideraciones clínicas para pacientes con diagnóstico dual: Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo

Curiosamente, los sujetos con ambas condiciones crónicas ( Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo ) no informan de más sufrimiento en términos de intensidad del dolor, depresión o ansiedad que aquellos con solo una de esas condiciones. El Dr. Bultitude señaló: «Entonces, aunque las personas con ambas afecciones pueden tener necesidades clínicas más complejas, nuestros resultados muestran que no hay un mayor riesgo de problemas de salud mental».

Sin embargo, estas personas pueden tener más problemas con el microbioma, señala Gordon Ko. El Dr. Ko es director médico de las Clínicas de Medicina Integrativa de Fibromialgia en el Centro de Ciencias de la Salud de Sunnybrook y el Centro Canadiense de Medicina Integrativa.

Señala que, «En estas condiciones, una fisiopatología subyacente común es la inflamación neurogénica, cuya causa raíz, desde la perspectiva de la medicina funcional, puede incluir la disbiosis intestinal».

“La disbiosis intestinal a menudo se manifiesta con síntomas cutáneos”, podrían estar relacionados con los cambios cutáneos informados por los pacientes con Síndrome de Dolor Regional complejo. Además, “ el 75% de nuestro sistema inmunológico está alojado en el intestino; quizás este sea el factor de las tasas altas de infección y las dificultades en las curas en pacientes con Síndrome de Dolor Regional complejo”, se muestra que estos pacientes son más propensos a la disfunción del sistema inmunológico.

Actualización clínica: cómo abordar el tratamiento en Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo

Los médicos de familia, en el tratamiento de Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo, generalmente, comienzan con analgésicos neuropáticos, informa el Dr. Ko. Pregabalina, duloxetina y milnaciprán aprobados por la FDA para el síndrome de fibromialgia y el dolor neuropático. También se pueden recetar gabapentina y / o amitriptilina.1

Si bien “se desaconseja el uso de opioides a largo plazo en dosis altas en personas con fibromialgia, los analgésicos (con acciones opioides y SNRI) tramadol y tapentadol pueden ser la opción más segura y eficaz. Los relajantes musculares como la ciclobenzaprina, el baclofeno y la tizanidina también se utilizan con frecuencia ”, señaló el Dr. Ko.

El uso no autorizado de los cannabinoides farmacéuticos nabilona, ​​dronabinol y Sativex también se ha estudiado para aliviar el dolor, sin embargo , señala el Dr. Ko, «La dificultad con el uso a largo plazo de todos estos medicamentos es el desarrollo de tolerancia (generalmente después de aproximadamente 2 años) y el posible agravamiento de la disbiosis intestinal subyacente».

Los médicos especialistas en dolor intervencionistas pueden agregar infusiones intravenosas de lidocaína-ketamina, bloqueos nerviosos guiados y denervación por radiofrecuencia a los medicamentos anteriores. Algunos médicos, incluido el Dr. Ko, han encontrado beneficios con las inyecciones de Botox para la FM y el dolor neuropático.

Finalmente, los problemas de hábitos de vida son importantes en el manejo adecuado tanto de la fibromialgia como el Síndrome de Dolor Regional Complejo, en ellos se incluyen los síntomas corporales y sensoriales estudiados en la encuesta, incluidos en este documento.

Estas intervenciones pueden incluir:

  • Cambios en la dieta (eliminación de posibles irritantes como el gluten y alérgenos alimentarios; ayuno intermitente y reducción de la ingesta de azúcar, aceites, alimentos procesados ​​y animales y sal). Los cambios en los alimentos deben realizarse de forma individual, por ensayo y error, ya que la evidencia de todos ellos en el manejo de la fibromialgia es baja.
  • Ejercicio, incluye entrenamiento dirigido por fisioterapia y terapia de espejo para pacientes con Síndrome de Dolor Regional Complejo, y ejercicios cardiovasculares, acuáticos y centrales para aquellos con fibromialgia. Las terapias de movimiento (es decir, yoga, Pilates) pueden ayudar.
  • Suplementos nutricionales (especialmente vitamina D y probióticos).
  • Técnicas y psicoterapias para el manejo del estrés como atención plena, la terapia cognitivo-conductual.
Bodily changes and sensory sensitivity in complex regional pain syndrome and fibromyalgia
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32049896/

neuropatía periférica


El sistema nervioso periférico se refiere a las partes que están fuera del sistema nervioso central como el encéfalo o la médula espinal. El sistema nervioso periférico envía señales de diferentes zonas del cuerpo al cerebro. El trabajo de estos nervios es enviar señales sobre sensaciones físicas a su cerebro. Las zonas desde las que se envían estas señales:

  • brazos
  • manos
  • pies
  • piernas
  • órganos internos
  • boca
  • cara

La neuropatía periférica es la consecuencia del mal funcionamiento de los nervios. Cuando hay un problema en su funcionamiento,es posible que envíen señales de dolor cuando no hay nada que lo cause, o puede ser posible que no envíen señal de dolor si existe un daño. Entre sus causas pueden estar:

  • una herida
  • enfermedad sistémica
  • una infección
  • un trastorno hereditario

Este trastorno es incómodo, pero existen tratamientos que ayudan. Lo más importante para determinar es si la neuropatía periférica es el resultado de una afección subyacente grave.

¿Cuáles son los tipos de neuropatía periférica?

Existen más de 100 tipos diferentes de neuropatía periférica. Cada tipo tiene sus propios síntomas y opciones de tratamiento específicas. Las neuropatías periféricas se clasifican además por el tipo de daño nervioso involucrado. En la mononeuropatía solo está dañado un nervio. Las polineuropatías, que son más comunes, ocurren cuando se dañan varios nervios.

Existen tres tipos de nervios periféricos:

  • nervios sensoriales, que se conectan a la piel
  • nervios motores, que se conectan a los músculos
  • nervios autónomos, que se conectan a los órganos internos

La neuropatía periférica puede afectar un grupo de nervios o los tres.

Síntomas de la neuropatía periférica

Entre los síntomas de la neuropatía periférica se incluyen:

  • hormigueo en las manos o los pies
  • sensación de usar guantes o calcetín ajustado
  • dolores agudos y punzantes
  • entumecimiento en las manos o los pies
  • una sensación de debilidad y pesadez en los brazos y las piernas, que a veces puede parecer que vaya a sufrir un bloqueo de piernas o brazos
  • soltar regularmente cosas de tus manos
  • adelgazamiento de la piel
  • caída en la presión arterial
  • disfunción sexual, especialmente en hombres
  • estreñimiento
  • dificultades digestivas
  • Diarreas
  • sudoración excesiva

Estos síntomas también pueden indicar otros problemas médicos. Informe a su médico sobre todos sus síntomas.

¿Cuáles son las causas de la neuropatía periférica?

Las personas que tienen antecedentes familiares de neuropatía periférica tienen más probabilidades de desarrollar el trastorno. Sin embargo, existen una variedad de factores y condiciones subyacentes que también pueden causar esta condición.

El daño causado por la diabetes a los nervios es una de las formas más comunes de neuropatía. Esto provoca entumecimiento, dolor y pérdida de sensibilidad en las extremidades.

El riesgo de neuropatía aumenta en personas que:

  • tienen sobrepeso
  • tiene presión arterial alta
  • tiene más de 40 años
  • tiene diabetes

Según el Centro de Neuropatía Periférica de la Universidad de Chicago, casi el 60 por ciento de las personas con diabetes tienen algún tipo de daño nervioso. Este daño a menudo se debe a niveles altos de azúcar en sangre.

Existen enfermedades crónicas y/o problemáticas que pueden causar daño a los nervios entre ellos:

Enfermedades crónicas

  • trastornos renales en los que se acumula una gran cantidad de toxinas en el cuerpo y dañan el tejido nervioso
  • hipotiroidismo, ocurre cuando el cuerpo no produce suficiente hormona tiroidea, lo que provoca retención de líquidos y presión alrededor de los tejidos nerviosos
  • enfermedades que causan inflamación crónica y pueden extenderse a los nervios o dañar el tejido conectivo que rodea los nervios
  • deficiencias de vitaminas E, B-1, B-6 y B-12, que son esenciales para la salud y el funcionamiento de los nervios

El trauma físico es la causa más común de lesión de los nervio

  • Esto puede incluir accidentes automovilísticos, caídas o fracturas. La inactividad, o permanecer quieto demasiado tiempo en una posición, también puede causar neuropatía. El aumento de la presión sobre el nervio mediano, un nervio en la muñeca que proporciona sensación y movimiento a la mano, es la causa más común del síndrome del túnel carpiano. Este es un tipo común de neuropatía periférica.

Alcohol y toxinas

El alcohol tiene un efecto tóxico sobre el tejido nervioso, lo que lleva a las personas con alcoholismo a tener mayor riesgo de neuropatía periférica.

La exposición a sustancias químicas tóxicas como pegamento, solventes o insecticidas, ya sea por abuso de sustancias químicas o en el lugar de trabajo, también puede llegar a causar daños. Además, la exposición a metales pesados ​​como el plomo y el mercurio también puede causar esta condición.

Infecciones y trastornos autoinmunes

Ciertos virus y bacterias atacan directamente el tejido nervioso.

Los virus como el herpes simple, el virus de la varicela-zóster, que causa la varicela y el herpes zóster, y el virus de Epstein-Barr, dañan los nervios y provocan episodios intensos de dolor.

Las infecciones bacterianas como la enfermedad de Lyme también pueden causar daños y dolor en los nervios si no reciben tratamiento. Las personas con VIH o SIDA también pueden desarrollar neuropatía periférica.

Las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus afectan el sistema nervioso periférico de varias maneras: debido a la inflamación crónica puede llegar a dañar a los tejidos de todo el cuerpo. O por la presión causada por la inflamación, puede provocar un dolor neuropático severo en las extremidades.

Medicamentos

Ciertos medicamentos también pueden causar neuropatía. Entre ellos:

  • anticonvulsivos
  • medicamentos para combatir infecciones bacterianas
  • algunos medicamentos para la presión arterial
  • medicamentos utilizados para tratar el cáncer
  • Las estatinas, una clase de medicamentos que se usan para reducir el colesterol y prevenir enfermedades cardiovasculares, también pueden causar daño a los nervios y aumentar el riesgo de neuropatía.

¿Cómo se diagnostica la neuropatía periférica?

Primero, el médico realizará un examen físico y le puede hacer preguntas sobre antecedentes médicos. Si esto no es suficiente y según los síntomas no puede establecer una conexión con la neuropatía periférica, puede realizar otras pruebas, entre ellas:

  • Análisis de sangre con el objetivo de medir los niveles de vitamina y azúcar en sangre y determinar si su tiroides está funcionando correctamente.
  • Su médico también puede ordenar una tomografía computarizada o una resonancia magnética con el fin de indagar si algo está presionando un nervio, como podría ser el caso de una hernia de disco o un tumor.
  • En última instancia, su médico puede determinar que sea necesaria una biopsia de nervio. Es una cirugía menor que consiste en extraer una pequeña cantidad de tejido nervioso para hacer un exámen con un microscopio.

Electromiografía

La electromiografía puede indicar alteraciones de las señales nerviosas llegan hacia sus músculos. En esta prueba, su médico colocará una pequeña aguja en su músculo. Luego, le pedirá que mueva el músculo suavemente. Las sondas de la aguja medirán la cantidad de electricidad que se mueve a través de su músculo. En esta prueba notará como si le estuvieran inyectando. A veces, en el área puede persistir dolor durante días después.

Estudio de conducción nerviosa

En un estudio de conducción nerviosa, el médico coloca electrodos en su piel. Luego pulsan pequeñas cantidades de electricidad a través de los nervios, con ello se comprueba que existe una transmisión de señal correcta. Puede resultar doloroso mientras se realiza, pero no debería alargarse en el tiempo.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la neuropatía periférica?

El tratamiento se basa en tratar el trastorno subyacente. Si la causa es la diabetes, es importante asegurarse de controlar los niveles de glucosa en sangre. Si es una deficiencia de vitaminas la causa del problema, corregir la deficiencia será la base del tratamiento. Muchos tratamientos pueden ayudar a aliviar el dolor y restablecer sus actividades habituales. A veces, una combinación de tratamientos pueden ser la mejor opción.

Medicamentos para el dolor

Los analgésicos de venta libre como paracetamol y antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno, resultan muy útiles en el control del dolor moderado. Si se excede en su uso, estos medicamentos pueden afectar la función del hígado o estómago. Es importante evitar el uso durante un período prolongado, especialmente si se toma alcohol de forma regular.

Medicamentos con receta

Muchos analgésicos con receta también pueden ofrecer el control del dolor. Estos incluyen analgésicos opioides, medicamentos antiepilépticos y algunos antidepresivos. Otros medicamentos con receta:

  • inhibidores de la ciclooxigenasa-2
  • tramadol
  • inyecciones de corticosteroides
  • medicamentos para las convulsiones, como gabapentina o pregabalina
  • antidepresivos, como amitriptilina
  • Cymbalta, inhibidor de la recaptación de serotonina y norepinefrina

Otras opciones de tratamientos médicos

El médico puede utilizar varios tratamientos médicos para controlar los síntomas de la neuropatía periférica.

Plasmaféresis

La plasmaféresis es una transfusión de sangre que elimina los anticuerpos potencialmente irritantes del torrente sanguíneo. .

Bloqueo de nervios periféricos

Mediante bloqueo nervioso, su médico le inyectará un anestésico directamente en sus nervios.

Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS)

La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) no garantiza resultados por igual para todos, pero es una terapia elegida por muchos porque no se toman fármacos. Los electrodos que se colocan en la piel envían pequeñas cantidades de electricidad a través de ella. El objetivo de este tratamiento es impedir que los nervios transmitan señales de dolor al cerebro.

Férulas ergonómicas

  • pies
  • piernas
  • brazos
  • manos

Su función es dar apoyo a la parte del cuerpo en la que se sienten molestias. Esto puede llegar a aliviar el dolor. Por ejemplo, una férula que mantiene las muñecas en una posición adecuada mientras duerme puede llegar a aliviar la incomodidad del síndrome del túnel carpiano.

Otros tratamientos

Además de los analgésicos de venta libre, muchas personas encuentran alivio para la neuropatía periférica a través de:

  • masaje
  • meditación
  • yoga
  • Ejercicio regular y moderado.

Si bebe alcohol o fuma, considere reducir o dejar de hacerlo. Tanto el alcohol como el tabaco agravan el dolor de la neuropatia y pueden dañarlos cuando el usan ha sido durante períodos prolongados.

Tomar precauciones en casa

Si tiene neuropatía periférica, tiene un riesgo potencial mayor de accidentes en el hogar. Estas medidas pueden ayudar a reforzar la seguridad:

  • Usar siempre zapatos para proteger los pies.
  • Mantenga la casa libre de cosas con las que pueda tropezar.
  • Verificar la temperatura del baño o lavavajillas con el codo, no con la mano o el pie.
  • Instalar pasamanos en su bañera o ducha.
  • Usar alfombras de baño que puedan evitar resbalones.
  • No permanecer en una posición por mucho tiempo. Levántese y muévase un par de veces cada hora. Es especialmente importante cuando el trabajo implica estar sentado durante largos períodos de tiempo en un escritorio.

¿Cómo puedo prevenir la neuropatía periférica?

Incluso si el trastorno es causado por antecedentes familiares, puede ser de ayuda en su prevención teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • evitar el alcohol o beber con moderación
  • evitar fumar o dejar de fumar si fuma
  • comer una dieta saludable
  • hacer ejercicio regular y moderado

Puede reducir su riesgo de neuropatía periférica al:

  • saber a qué toxinas podría estar expuesto en el trabajo o la escuela
  • proteger sus pies durante los deportes, especialmente en aquellos que se producen patadas
  • nunca inhalar toxinas como pegamento
  • Si tiene diabetes, tenga especial cuidado con los pies. Lavar e inspeccionar los pies todos los días y mantener la piel húmeda con cremas hidratantes.

¿Cuál es la perspectiva a largo plazo?

La neuropatía se debe a una enfermedad tratable, es posible que se pueda detener la neuropatía periférica tratando la enfermedad. Sin embargo, si no es el caso, se pueden controlar con éxito los síntomas de la neuropatía periférica. Encontrar un médico para determinar el mejor tratamiento médico y, además, explorar opciones alternativas y de autocuidado pueden complementar el tratamiento médico.

National Institute of Neurological Disorders and Stroke. (2014). Peripheral neuropathy fact sheet [Fact sheet].
ninds.nih.gov/disorders/peripheralneuropathy/detail_peripheralneuropathy.htm
Diabetic neuropathy. (2010).
peripheralneuropathycenter.uchicago.edu/learnaboutpn/typesofpn/diabetes/diabetes.shtml
Vulvodinia

Síntomas de vulvodinia

La mayoría de las mujeres con vulvodinia tienen dolor, escozor, enrojecimiento y dolor punzante en el área vaginal. A veces, el dolor es constante. Otras veces, solo se siente cuando hay presión en el área. Ese dolor lo puede desencadenar:

  • sexo
  • insertar un tampón
  • estar sentado
  • usar ropa ajustada

El tejido vulvar a menudo se ve sano y normal en personas con vulvodinia.

Tipos de vulvodinia

Hay cuatro tipos principales de dolor vulvar.

Vulvodinia generalizada

La vulvodinia generalizada comienza de forma espontánea. Provoca dolor vulvar generalizado y puede durar meses o incluso años.

Vulvodinia localizada

El dolor que se centra alrededor de un área determinada de la vulva se conoce como vulvodinia localizada. Por ejemplo, el dolor puede estar en los pliegues o «labios» de la vagina. Este dolor a menudo aparece y luego desaparece.

Vulvitis cíclica

Este dolor vulvar aparece y desaparece con el ciclo menstrual de la mujer. Por lo general, el dolor tiende a empeorar justo antes de que comience la menstruación.

Vestibulodinia

Es un dolor vulvar que ocurre en la abertura o vestíbulo de la vagina.

Causas de vulvodinia

No se conocen bien sus causas. No es contagiosa ni se transmite a través del sexo. Tampoco es un signo de cáncer.

Los investigadores han visto un vínculo entre vulvodinia algunas enfermedades y factores en algunas mujeres, como las siguientes.

Infecciones por levaduras recurrentes

En un estudio, los ratones fueron sometidos y tratados por candidiasis tres veces tenían más probabilidades de encontrar dolor vulvar que los ratones sin candidiasis. Los investigadores teorizaron que las múltiples infecciones por hongos aumentaron la producción de fibras nerviosas en los ratones. El aumento de las fibras nerviosas provocó más dolor vulvar.

El estudio utilizó ratones, no humanos, por lo que se necesita más investigación para determinar el vínculo entre la candidiasis y el dolor vulvar en las mujeres.

Desórdenes genéticos

Algunas mujeres nacen con diferencias genéticas que hacen que las células reaccionen de forma exagerada a la inflamación o las hormonas. Eso puede causar dolor cuando se produce inflamación en la región vulvar. La inflamación hace que el tejido se hinche, se llene de más sangre y se sienta ardor y dolor.

Trauma físico o sexual

Las terminaciones de los nervios vulvares pueden dañarse durante el parto, el abuso sexual o las relaciones sexuales sin suficiente lubricación vaginal. Las actividades que ejercen mucha presión sobre la región vaginal, como andar en bicicleta o montar a caballo, también pueden dañar las terminaciones nerviosas y los tejidos.

Enfermedades de dolor crónico

Las mujeres con vulvodinia pueden tener de 2 a 3 veces más probabilidades de tener enfermedades de dolor crónico como fibromialgia y síndrome del intestino irritable. Este tipo de vulvodinia también puede estar relacionado con la inflamación.

Alergias

Los jabones, geles y productos desodorantes femeninos pueden causar una reacción alérgica en la región vulvar en algunas mujeres. Eso puede provocar irritación, inflamación y dolor.

Terapia hormonal

Un estudio encontró que las mujeres con dolor vulvar crónico tenían más probabilidades de haber usado terapia hormonal que aquellas que no tenían dolor. Sin embargo, según otro estudio, Trusted Source, no parece haber un vínculo entre el dolor vulvar y el uso de anticonceptivos.

Cuándo es necesario buscar ayuda

Es importante hablar abiertamente con el médico sobre el dolor vulvar. El dolor vulvar puede afectar el estilo de vida y las relaciones. El médico puede ayudarlo a identificar la causa de su dolor para que pueda comenzar el tratamiento.

Diagnosticar de vulvodinia

Su médico le hará su historial médico y sexual. Pueden preguntar si:

  • ha sido tratada por infecciones vaginales
  • El dolor empeora con el sexo
  • tiene sequedad vaginal

El médico realizará un examen pélvico para buscar signos de inflamación o infección. También pueden tomar una muestra de tejido para detectar una infección bacteriana o por hongos. Pueden usar un hisopo de algodón para sondear suavemente el área vaginal para ayudar a determinar si su dolor es generalizado o está ubicado en un solo lugar.

 Si detecta algún problema o cualquier cambio en la piel, es posible que usted necesite una biopsia . Esto significa que su médico extraerá un pequeño trozo de tejido de la vulva y lo enviará a un laboratorio para que sea analizado a fin de encontrar la causa del dolor. Su médico también puede recomendarle un examen llamado colposcopia para examinar más de cerca las células de la vulva.

Si no se encuentra la causa del dolor recibirá el diagnóstico de vulvodinia

Tratamientos para el dolor vulvar

Si la infección le está causando dolor, el médico la tratará. Si el dolor es causado por una reacción alérgica a un producto, su médico le recomendará que deje de usar ese producto. También puede recetar una crema antiinflamatoria.

Si no se puede encontrar la causa de su dolor, el médico ayudará a controlar el malestar. Pueden recomendar algunos de los siguientes tratamientos:

  • cremas para aliviar el dolor, como las que contienen lidocaína, aplicadas directamente sobre la piel
  • antidepresivos tricíclicos (ATC) en dosis bajas para ayudar a bloquear los receptores del dolor
  • anticonvulsivos, que también pueden funcionar de manera similar a los antidepresivos tricíclicos
  • biorretroalimentación, sensores colocados en la vagina envían impulsos para ayudar a fortalecer los músculos del piso pélvico y relajarlos
  • masaje para relajar los músculos tensos y las áreas contraídas
  • Terapia cognitivo-conductual, un tipo de terapia psicológica, para ayudar a controlar el dolor crónico.

En casos raros, se puede recomendar la cirugía para mujeres con dolor alrededor del vestíbulo o abertura vaginal. El procedimiento, que implica la extirpación de tejido irritado, se llama vestibulectomía.

Pronóstico

Existe un tratamiento eficaz. Busque ayuda de un ginecólogo, un urólogo o un especialista en manejo del dolor.

Consejos de prevención

Hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a prevenir el dolor vulvar. Entre ellos:

  • Use ropa interior de algodón 100 por 100. Es más absorbente que los materiales sintéticos.
  • Evite llevar ropa interior a la cama.
  • Use ropa holgada en el área vulvar.
  • Limpia el área vulvar solo con agua. Evite los jabones, champús y productos perfumados que puedan contener irritantes.
  • Evite los tampones y las toallas sanitarias con desodorantes. En su lugar, opte por productos de higiene femenina sin perfume.
  • Use un lubricante vaginal durante las relaciones sexuales, especialmente si tiene sequedad vaginal.
  • Si su piel está particularmente seca, aplique suavemente una capa fina de vaselina en la vulva después del baño para sellar la humedad y agregar una capa protectora a la piel.
  • Enjuague y seque suavemente la vulva después de orinar.
  • Límpiate de adelante hacia atrás, hacia el ano, para que no traigas gérmenes del ano hacia tu vagina.
  • Si la vulva está sensible o dolorida, aplique un paquete de gel frío.
  • Alivie la comezón y el dolor con una compresa de agua fría y baños frescos. No se rasque la zona.
  • Manténgase activa. Pero limite los ejercicios que puedan irritar la vulva, como montar en bicicleta o a caballo.

Si experimenta dolor con regularidad, hable con su médico. Puede deberse a una afección subyacente que requiere tratamiento.

Vulvodinia: una puesta al día Vulvodynia: Up to date
dolor crónico

Todo el mundo experimenta en ocasiones dolor y molestias. De hecho, el dolor repentino es una reacción importante del sistema nervioso que ayuda a alertar sobre una posible lesión. Cuando ocurre una lesión, las señales de dolor viajan desde el área de la lesión hasta la médula espinal y cerebro.

El dolor, generalmente, a medida que cicatriza la lesión será menos severo. Sin embargo, el dolor crónico es diferente del dolor típico. En el dolor crónico, el cuerpo continúa enviando señales de dolor al cerebro, incluso después de una lesión haya curado. Esto puede durar de varias semanas a años. El dolor crónico puede limitar la movilidad, reducir la flexibilidad, fuerza y ​​resistencia. Esto puede dificultar las tareas y actividades diarias.

Se define como dolor que dura al menos 12 semanas. El dolor se puede sentir agudo o sordo, causando una sensación de ardor o dolor en las áreas afectadas. Puede ser constante o intermitente, yendo y viniendo sin razón aparente. El dolor crónico puede ocurrir en casi cualquier parte de su cuerpo. Se puede sentir el dolor de forma diferente en las áreas afectadas.

Algunos de los tipos más comunes de dolor crónico incluyen:

  • dolor de cabeza
  • dolor posquirúrgico
  • dolor postraumático
  • dolor lumbar
  • dolor de cáncer
  • Dolor de artritis
  • dolor neurogénico (dolor causado por daño a los nervios)
  • dolor psicógeno (dolor que no es causado por una enfermedad, lesión o daño a los nervios)

La Academia Estadounidense de Medicina del Dolor, estima que más de 1.500 millones de personas en todo el mundo padecen dolor crónico. Es la causa más común de discapacidad a largo plazo en Estados Unidos y afecta a unos 100 millones de estadounidenses.

¿Qué causa el dolor crónico?

Generalmente es causado por una lesión inicial, como un traumatismo de espalda o un tirón muscular. Se cree que el dolor crónico se desarrolla cuando se afectan los nervios. El daño en los nervios hace que el dolor sea más intenso y duradero. En estos casos, el tratamiento de la lesión subyacente puede no resolver el dolor crónico.

En algunos casos, sin embargo, las personas experimentan dolor crónico sin ninguna lesión previa. No se comprenden bien las causas exactas del dolor crónico sin lesiones.

En ocasiones, el dolor puede deberse a una enfermedad crónica, como:

  • Síndrome de fatiga crónica: caracterizado por un cansancio extremo y prolongado que a menudo se acompaña de dolor
  • Endometriosis: ocurre cuando el revestimiento uterino crece fuera del útero
  • Fibromialgia: dolor generalizado en los huesos y músculos
  • Enfermedad inflamatoria intestinal: un grupo de afecciones que causa inflamación crónica y dolorosa en el tracto digestivo.
  • cistitis intersticial: un trastorno crónico marcado por presión y dolor en la vejiga
  • Disfunción de la articulación temporomandibular (ATM): causa un chasquido doloroso o bloqueo de la mandíbula.
  • vulvodinia: dolor vulvar crónico que ocurre sin una causa obvia

¿Quién está en riesgo de padecer dolor crónico?

Puede afectar a personas de todas las edades, pero es más común en los adultos mayores. Además de la edad, otros factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar dolor crónico incluyen:

  • sufrir una lesión
  • pasar una cirugía
  • ser mujer
  • sobrepeso u obesidad

¿Cómo se trata el dolor crónico?

El objetivo principal del tratamiento es reducir el dolor y mejorar la movilidad. Esto ayuda a volver a las actividades diarias sin molestias.

La gravedad y la frecuencia del dolor crónico pueden diferir entre las personas. Por eso, los médicos crean planes de manejo del dolor que son específicos para cada persona. El tratamiento del dolor dependerá de sus síntomas y cualquier enfermedad crónica que además pueda tener. Se pueden usar tratamientos médicos, autocuidados en el estilo de vida o una combinación de estos métodos para tratar el dolor.

Medicamentos para el dolor crónico.

Hay varios tipos de medicamentos disponibles que pueden ayudar en su tratamiento. Aquí están algunos ejemplos:

  • Analgésicos de venta libre, como paracetamol o medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como aspirina o ibuprofeno.
  • analgésicos opioides, que incluyen morfina, codeína e hidrocodona
  • analgésicos adyuvantes, como antidepresivos y anticonvulsivos

Tratamientos para el dolor crónico.

Existen tratamientos médicos que pueden aliviar. Un ejemplo de algunos son:

  • estimulación eléctrica, reduce el dolor enviando descargas eléctricas leves a los músculos
  • bloqueo nervioso, evita que los nervios envíen señales de dolor a su cerebro
  • acupuntura, consiste en pinchar ligeramente la piel con agujas para aliviar el dolor
  • Cirugía, corrige lesiones que pueden haberse curado incorrectamente y que pueden estar contribuyendo al dolor.

Autocuidados para el dolor crónico

Además, se encuentran disponibles varios terapias que ayuden a mejorar el de estilo de vida, buscando ayudar aliviar el dolor crónico. Ejemplos incluyen:

  • terapia física
  • Tai Chi
  • yoga
  • terapia de arte y música
  • mascotas
  • psicoterapia
  • masaje
  • meditación

Hacerle frente al dolor crónico

No existe cura para el dolor crónico, pero se puede controlar con cierto éxito. Es importante ceñirse a un plan para manejar el dolor que ayude a aliviar los síntomas.

El dolor físico está relacionado con el dolor emocional, por lo que el dolor crónico puede aumentar con el estrés.

Desarrollar habilidades emocionales: puede ayudar a lidiar con cualquier estrés relacionado con la enfermedad. A continuación, se indican algunos pasos que puede seguir para reducir el estrés:

Cuidar bien el cuerpo: comer bien, dormir lo suficiente y hacer ejercicio con regularidad pueden mantener el cuerpo sano y reducir la sensación de estrés.

Continuar participando en las actividades diarias: puede mejorar el estado de ánimo y disminuir el estrés participando en actividades que disfruta y socializando con amigos. El dolor crónico puede dificultar la realización de ciertas tareas. Pero aislarse puede dar una perspectiva más negativa sobre la enfermedad y aumentar la sensibilidad al dolor.

Buscar apoyo: los amigos, la familia y los grupos de apoyo pueden ayudar y ofrecer consuelo durante los momentos difíciles. Cuando tenga problemas en el desempeño de la vida diaria o cuando necesite un impulso emocional, un amigo cercano o un ser querido puede brindarle el apoyo que necesita.

dolor de espalda mecánico o inflamatorio

¿Existen diferentes dolores de espalda? ¿Es el ¿Es el dolor de espalda mecánico o inflamatorio? Conocer la diferencia puede ayudar a encontrar el tratamiento adecuado para el dolor de espalda.?
Conocer la diferencia puede ayudar a encontrar el tratamiento adecuado para el dolor de espalda.

Cuando el dolor de espalda se identifica con dormir en un colchón diferente o a uno de pésima calidad, haberse pasado en las rutinas del gimnasio o arquear la espalda después de levantar algo pesado, todos estos factores se identifican como causas «mecánicas» de dolor de espalda.

Sin embargo, existe otro tipo de dolor de espalda, y mucho menos conocido, que se considera dolor de espalda inflamatorio y tiene diferencias con el dolor mecánico.

Este tipo de dolor de espalda, es una forma de artritis inflamatoria, el sistema inmunitario está atacando por error las articulaciones de su columna vertebral. A este dolor de espalda se conoce como espondilitis anquilosante o espondiloartritis axial.

La espondilitis anquilosante generalmente afecta los huesos en la parte inferior de la columna y donde la columna se conecta con la pelvis (conocidas como las articulaciones sacroilíacas).

También puede existir inflamación donde los ligamentos y tendones se unen al hueso, como el tendón de Aquiles en el tobillo. Los síntomas más comunes de Espondilitis axial son brotes intermitentes de dolor y rigidez en la espalda baja, caderas y glúteos.

¿Cómo diferenciar el dolor de espalda mecánico o inflamatorio?

¿Cómo verificar el de dolor de espalda inflamatorio?

Si tiene sospechas que podría tener Espondilitis axial pueden haber algunas claves basadas en el dolor de espalda y otros síntomas a los que debería prestar atención.

Si responde que sí a la mayoría de las siguientes preguntas, es probable que su dolor de espalda sea inflamatorio y no mecánico.

  • ¿Comenzó su dolor de espalda cuando era menor de 40 años?
  • ¿Su dolor de espalda lo despierta en la mitad / segunda mitad de la noche y le impide quedarse dormido?
  • ¿Se alivia el dolor de espalda si hace ejercicio o se mueve?
  • ¿Empeora su dolor de espalda cuando descansa o se sienta por largos períodos?
  • ¿Tiene la espalda rígida a primera hora de la mañana durante al menos 30 minutos?
  • ¿El dolor de espalda mejora cuando toma medicamentos AINE, como el ibuprofeno?
  • ¿El dolor de espalda ha durado, de vez en cuando, durante más de tres meses?
  • ¿Su dolor de espalda ocurre con otros síntomas que parecen no relacionados? Entre ellos ¿Están inflamación de los ojos, enfermedad inflamatoria intestinal, psoriasis o dolor en las articulaciones periféricas, como los tobillos o las rodillas?

¿Qué importancia tiene si su dolor de espalda es inflamatorio o mecánico?

Importa y mucho

Si el dolor de espalda es mecánico, la mejor manera de tratarlo es a menudo dar tiempo para que las cosas sanen o probar la fisioterapia.

Los cambios en el estilo de vida, como perder peso, dejar de fumar, mejorar la postura y hacer más ejercicio también pueden ayudar, al permitir una mejor circulación a los discos en la espalda y aliviar la presión sobre la columna vertebral.

Las inyecciones de esteroides pueden usarse para aliviar el dolor que no mejora con la fisioterapia y los cambios en el estilo de vida; La cirugía se considera un último recurso.

Sin embargo, si su dolor de espalda es inflamatorio, la inflamación continua de su sistema inmunitario continuará causándole dolor incluso cuando intente tratar su dolor de espalda con las opciones anteriores.

Los medicamentos más nuevos, como los medicamentos biológicos que reducen la actividad del sistema inmunitario, proporcionan un tratamiento más específico y efectivo para la Espondilitis axial .

Si intenta tratar el dolor de espalda inflamatorio con tratamientos que alivian el dolor de espalda mecánico, no mejorará. La espondilitis anquilosante es progresiva, por lo que podrá debilitarse más.

Con el tiempo, la espondilitis anquilosante puede hacer que las vértebras de la columna se fusionen, lo que da como resultado un daño permanente y una postura encorvada.

Cómo los síntomas de dolor de espalda inflamatorio conducen a un diagnóstico de espondilitis anquilosante

Una de las cosas más importantes que puede hacer para garantizar un diagnóstico rápido y preciso es realizar un seguimiento de sus síntomas de dolor de espalda. Diferenciar cuando el dolor empeora y cuando se consigue alivio.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que no hay una sola prueba o síntoma de alerta que pueda confirmar un diagnóstico de espondilitis anquilosante.

Es un juicio clínico de su médico, basado en los aportes de un examen físico, análisis de sangre, imágenes y los síntomas de los que informe.

Los síntomas anteriores, junto con otros resultados, como pruebas de rayos X o imágenes por resonancia magnética que confirmen inflamación o daño en las articulaciones sacroilíacas o la presencia del marcador genético HLA-B27 en un análisis de sangre, hacen que sea más probable que la espondilitis anquilosante sea la responsable de su dolor de espalda.

Abstract presentado en el Encuentro Anual de la Academia de Reumatologia celebrado en Atlanta, Georgia del 8 al 13 de Noviembre 2019

Does Fibromyalgia Change the Evaluation of Spondyloarthritis Activity? A Meta-analysis of Observational Studies

Enlace de interés

El Grupo para el estudio de la Espondiloartritis de la Sociedad Española de Reumatología (GRESSER) está formado por un grupo de expertos en el campo de la espondiloartritis en España y fue constituido en 1999.

bursitis

La bursitis es la inflamación dolorosa de la bursa (un saco plano y lleno de líquido que proporciona amortiguación entre la piel, músculos,tendones y ligamentos cercanos a los huesos).

El dolor en la bursitis

El movimiento suele ser doloroso, y las bolsas cerca de la piel se inflaman y se vuelven sensibles.

El dolor cercano a las bolsas dá la clave en el diagnóstico, a veces se puede necesitar un análisis del líquido de la bolsa o pruebas de imagen.

Reposo, férulas, medicamentos antiinflamatorios no esteroides y, en ocasiones, inyecciones de corticosteroides son necesarios para aliviar los síntomas.

La bolsa normalmente contiene una pequeña cantidad de líquido, el cual proporciona amortiguación. Las bolsas reducen la fricción y previenen el desgaste que puede ocurrir cuando una estructura roza a la otra.
Algunas bolsas se encuentran justo debajo de la piel (bolsas superficiales). Otros están localizados debajo de los músculos y los tendones (bolsas profundas).

Si se lesiona o se usa en exceso, la bursa puede inflamarse y puede acumularse líquido.

Causas de la bursitis

Irritación por uso inusual o uso excesivo.

También puede ser causado por una lesión, gota , seudogota , artritis o ciertas infecciones,especialmente las causadas por Staphylococcus aureus.

A menudo, la causa de la bursitis es desconocida.

El hombro es la parte más susceptible a la bursitis, pero las bolsas en los codos, las caderas (bursitis trocantérea), la pelvis, las rodillas, los dedos de los pies y los talones ( bursitis del tendón de Aquiles ) son las zonas más comunes afectadas.

Las personas con bursitis del hombro generalmente tienen una inflamación de los tendones alrededor del hombro ( tendinitis del manguito rotador: los tendones y otras estructuras que se mueven, giran y sostienen el hombro en su lugar).

Síntomas

La bursitis causa dolor y tiende a limitar el movimiento, pero los síntomas específicos dependen de la ubicación de la bolsa que esté inflamada. Por ejemplo, cuando se inflama la bursa del hombro, levantar el brazo, como cuando se pone una chaqueta, es doloroso y difícil.
Sin embargo, la bursitis del codo puede causar hinchazón sin apenas molestia.

La bursitis aguda se puede desarrollar en horas o días. El área inflamada suele doler al movimiento o al tacto. Las bolsas ubicadas cerca del pie, como las que se encuentran cerca de la rodilla y el codo, puede aparecer enrojecida e inflamada.
La bursitis aguda causada por infección o gota puede ser particularmente dolorosa y el área afectada se encuentra roja y cálida.

Bursitis crónica

La bursitis crónica puede deberse a episodios repetidos o persistentes de bursitis aguda o lesiones repetidas. A veces las paredes de la bursa se vuelven gruesas. Si las bolsas dañadas se someten a un ejercicio o esfuerzo inusual, la inflamación tiende a empeorar.

El dolor prolongado y la hinchazón pueden limitar el movimiento y debilitar los músculos. Los brotes de bursitis crónica pueden durar varios meses y pueden reaparecer con frecuencia.

Diagnóstico

Evaluación de un médico

A veces puede ser necesario el examen del fluido de la bursa.

A veces pueden ser necesarias pruebas de imagen

Un médico sospecha bursitis si el área alrededor de una bolsa superficial está adolorida al tocarla o cuando ciertos movimientos de las articulaciones que se mueven o ejercen presión sobre las bolsas profundas duelen en el examen.

Si una bursa superficial, particularmente en la rodilla o el codo, está notablemente inflamada, un médico puede extraer una muestra de líquido de la bolsa con una aguja. La muestra se analiza para determinar las causas de la inflamación, como una infección o gota.

Por lo general, se realizan radiografías si la bursitis no mejora con el tratamiento o sigue regresando, o si el médico sospecha de problema en la articulación, como la artritis.

La resonancia magnética (RM) o la ecografía se pueden usar para ayudar a confirmar la bursitis en bolsas profundas.

Tratamiento

Analgésicos, antiinflamatorios y reposo.

Tratamiento de gota o infección, si es la causa.

A veces, inyecciones de corticosteroides.

La bursitis aguda, si no es causada por una infección, generalmente se trata con lo siguiente:

Descanso

Inmovilización temporal (como con una férula) de la articulación afectada

Hielo aplicado al área dolorosa.

Altas dosis de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

Ocasionalmente, se necesitan analgésicos más fuertes.

Cuando se requiera, el médico puede inyectar un anestésico local y corticosteroides directamente en la bolsa, especialmente si está afectada la zona del hombro. Este tratamiento, con frecuencia, después de unos días proporciona alivio. La inyección puede tener que repetirse después de unos meses. Retirar el líquido con una aguja también puede ayudar a reducir el dolor.

Cuando es considerada aguda y grave, en ocasiones, pueden recibir un corticosteroide, como prednisona , por vía oral durante unos días. A medida que el dolor cede, las personas pueden hacer ejercicios específicos para aumentar el rango de movimiento de la articulación.

Es crónica, si no es causada por una infección, se trata de manera similar, aunque es menos probable que el reposo y la inmovilización ayuden. En ocasiones muy raras, se puede realizar cirugía para extirpar la bursa.

A menudo, la terapia física ayuda a restaurar la función. Los ejercicios pueden ayudar a fortalecer los músculos debilitados y restablecer la amplitud de movimiento de la articulación.

Se deben drenar las bolsas infectadas y administrar los antibióticos apropiados, a menudo contra Staphylococcus aureus .

La bursitis recurren si los motivos subyacentes, como gota , artritis reumatoide o el uso excesivo crónico, no se tratan ni se corrigen.

Bursitis para niños

Fuente
https://www.merckmanuals.com/
esclerosis múltiple padecen tres veces más fibromialgia

Los pacientes de esclerosis múltiple padecen tres veces más fibromialgia es una de las conclusiones, entre varias, de una investigación de la Universidad de Columbia Británica. En sus resultados muestra que los cincos años anteriores a que las personas desarrollen los primeros signos clínicamente reconocidos de la esclerosis múltiple (EM), tienen hasta cuatro veces más probabilidades de ser tratados por trastornos del sistema nervioso, como dolor o problemas para dormir. Por lo que tienen un 50% más de probabilidades de visitar un psiquiatra.

Una constelación de síntomas presagia primeros signos de esclerosis múltiple

El estudio podría permitirles a los médicos diagnosticar la enfermedad y comenzar a tratarla antes, y probablemente evitar el daño al cerebro y médula espinal.

Síntomas de la esclerosis múltiple, demasiado comunes con otras enfermedades

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad crónica del Sistema Nervioso Central. Está presente en todo el mundo y es una de las enfermedades neurológicas más comunes entre la población de 20 a 30 años. Puede producir síntomas como fatiga, falta de equilibrio, dolor, alteraciones visuales y cognitivas, dificultades del habla, temblor, etc.

El papel del sistema inmune en la Esclerosis múltiple

El sistema inmune ataca a la mielina, que es la sustancia que envuelve las fibras nerviosas o neuronas. La mielina se deteriora y presenta cicatrices, conocidas como esclerosis, entonces aparece la inflamación. Los impulsos nerviosos que circulan por las neuronas se ven entonces entorpecidos o directamente interrumpidos, con los consiguientes efectos en el organismo.

Cuando se daña la mielina, se interrumpe la comunicación entre el cerebro y otras partes del cuerpo, lo que lleva a problemas de visión, debilidad muscular, dificultad para el equilibrio y la coordinación y deficiencias cognitivas.

Diagnóstico de la Esclerosis múltiple

Debido a que los síntomas son variados, a menudo asociados con otros trastornos, y pueden ser transitorios, por lo que el  diagnóstico de esclerosis múltiple puede ser un desafío. La confirmación de la enfermedad por lo general se realiza mediante resonancia magnética.
Los médicos también podrían solicitar pruebas de potenciales evocados, que usa electrodos sobre la piel y señales eléctricas indoloras para medir cuán rápida y precisamente responde el sistema nervioso a la estimulación.

Además, puede ser necesaria una punción lumbar para obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo.

Esto les permite buscar proteínas y células inflamatorias asociadas con la enfermedad y descartar otras enfermedades que pueden parecer similares a la Esclerosis múltiple, incluyendo algunas infecciones y otras enfermedades.

Conclusiones del estudio

En los cinco años previos al desarrollo de signos y síntomas clínicos que conducen al diagnóstico de esclerosis múltiple (EM), las personas tienen cuatro veces más probabilidades de ser tratadas por problemas neurológicos como dolor o trastornos del sueño y un 50 por ciento más de probabilidades de ver a un psiquiatra, según a un estudio realizado en la Universidad de Columbia Británica.

Los investigadores examinaron los registros de salud de 14,000 personas con esclerosis múltiple de Columbia Británica, Saskatchewan, Manitoba y Nueva Escocia entre 1984 y 2014, comparándolos con los historiales  de salud de 67,000 personas sin Esclerosis múltiple.

Descubrieron que:

  • La fibromialgia (enfermedad que causa dolor musculoesquelético generalizado) fue más de tres veces más común en las personas que posteriormente fueron diagnosticadas con Esclerosis múltiple.
  • El síndrome del intestino irritable (SII) fue casi dos veces más común.
  • Las tasas de migraña y los trastornos del estado de ánimo y ansiedad también fueron marcadamente más altos.

Esta investigación sugiere que la esclerosis múltiple puede tener un pródromo, es decir, un grupo de síntomas tempranos que no se consideran manifestaciones «clásicas» de la enfermedad. Diagnosticar y tratar la esclerosis múltiple en sus inicios podría ayudar a frenar o prevenir el daño neurológico causado por la enfermedad, según los investigadores canadienses.

Five years before multiple sclerosis onset: Phenotyping the prodrome
 esclerosis múltiple
entender el dolor

Así empieza una entrevista «Todos somos seres humanos, pero no todos somos iguales» sobre la actualidad en dolor, como hoy se debe entender el dolor.

Fibromialgia Noticias©

¿Cómo entender el dolor?

Cada persona experimenta el dolor de manera diferente, tanto desde el punto de vista emocional como físico, y responde al dolor de manera diferente. Eso significa que los médicos como yo necesitamos evaluar a los pacientes de forma individual y encontrar la mejor manera de tratar su dolor.

Hoy, sin embargo, los médicos están bajo presión para limitar los costes y prescribir tratamientos basados ​​en pautas estandarizadas. Existe una gran brecha entre la experiencia de dolor del paciente y el tratamiento limitado «estandarizado» que los médicos podemos ofrecer.

Las preocupaciones sobre la epidemia de opioides empeoran el problema.

Los opiáceos, incluida la heroína y el fentanilo, han causado la muerte de más de 42.000 personas en los EE. UU.
En 2016,  Cuatro de cada 10 de estas muertes tomaba analgésicos recetados como la hidrocodona y la oxicodona. Los médicos son cada vez más reacios a prescribir opioides para el dolor, por temor al escrutinio del gobierno o demandas por negligencia médica.

¿Dónde deja esto al paciente cuya experiencia de dolor está fuera de lo conocido o «estipulado»? ¿Cómo pueden los médicos de todas las especialidades identificar a estos pacientes y hacer todo lo posible para controlar su dolor, incluso cuando sus necesidades no coinciden con nuestras expectativas o experiencia?

Diferencias de dolor

Algo de dolor forma parte natural de la curación. Pero ese dolor puede variar según quién lo esté experimentando.

Comencemos con una pregunta que durante años dejó perplejos a los médicos que se especializan en anestesiología: ¿Las pelirrojas requieren más anestesia que otros pacientes? Anecdóticamente, muchos anestesiólogos pensaron que sí, pero pocos tomaron la pregunta en serio.

Finalmente, un estudio examinó a las mujeres con cabello rojo natural en comparación con las mujeres con cabello naturalmente oscuro cuando estaban bajo anestesia general estándar. Efectivamente, la mayoría de las mujeres pelirrojas requirieron significativamente más anestesia antes de que no reaccionan en respuesta a una descarga eléctrica inofensiva pero desagradable. El análisis de ADN muestra que casi todas las pelirrojas tienen distintas mutaciones en el gen del receptor de melanocortina-1, qué es la fuente probable de la diferencia en las experiencias de dolor.

Las normas culturales también pueden determinar cómo los diferentes grupos de personas reaccionan ante el dolor.

En EE. UU., por ejemplo, los niños que practican deportes y los hombres jóvenes en entrenamiento militar, tradicionalmente son animados a actuar estoicamente y «sacudirse» cuando están heridos, mientras que el dolor es aceptado socialmente que entre las niñas y las mujeres «reaccionan emocionalmente en circunstancias similares».

El resultado, el médico puede tomar las «experiencias del dolor masculino» de forma subconsciente como más serio, se asume que un hombre tiene un dolor severo si se queja.

Muchas personas creen que el dolor de las mujeres no recibe tratamiento suficiente, y a menudo se les atribuye a las «hormonas» o a los «nervios». Las mujeres sufren fibromialgia, enfermedades autoinmunes como el lupus y la artritis inflamatoria, y migrañas, entre otras enfermedades del dolor12 que pueden ser difíciles de controlar.

Controlar el dolor

Recientemente, la investigación ha identificado explicaciones genéticas de por qué estas afecciones afectan más a las mujeres que a los hombres.

Las mujeres tuvieron al menos una receta más que hombres para opiáceos en 2016.
Aunque es menos probable que las mujeres mueran por sobredosis de opioides, pueden volverse dependientes de forma más rápida a los opiáceos recetados.

La raza y la etnia también pueden desempeñar un papel en la experiencia del dolor.

El tratamiento desigual del dolor, incluso el dolor relacionado con el cáncer, entre pacientes minoritarios es parte trágica del legado de la discriminación racial en los Estados Unidos. En 2009, un importante artículo de revisión concluyó que existen «disparidades raciales y étnicas en el tratamiento del dolor agudo, dolor crónico de cáncer y la atención en el dolor paliativo continúa persistiendo».
Por ejemplo, los pacientes minoritarios que acudieron a los servicios de urgencias con dolor abdominal tienen entre un 22 y un 30 por ciento menos de probabilidades de recibir medicamentos analgésicos que los pacientes blancos con quejas similares.

A pesar de las investigaciones que muestran que los pacientes blancos no hispanos muestran menos sensibilidad al dolor que los pacientes negros y los de ascendencia hispana, estas inequidades persisten. El estereotipo del «estoico paciente del norte de Europa» puede tener una base en la genética más que en la personalidad. Los pacientes de etnias minoritarias demostraron un umbral más bajo para experimentar el dolor y una tolerancia menor a el dolor agudo, lo que sugiere que necesitan más medicación para el alivio adecuado del dolor.

La esperanza de la investigación genética

Mi suposición es que las próximas décadas traerá una explosión en la investigación que iluminará los mecanismos genéticos detrás de las experiencias de dolor. Las diferencias genéticas pueden ayudar a explicar por qué algunos pacientes desarrollan ciertas enfermedades, mientras que otros, expuestos a los mismos factores ambientales, nunca las desarrollan. Sin duda, algunos pacientes son más sensibles al dolor desde el principio que otros, basándose en factores genéticos que la comunidad médica aún no comprende.

En UCLA, donde trabajo, el Institute for Precision Health obtiene una muestra de sangre de casi todos los pacientes quirúrgicos. Al analizar los datos genéticos de cada paciente, esperamos explicar por qué los pacientes a menudo responden de forma diferente después del mismo tipo de cirugía, lesión o enfermedad.

Canadá y los EE. UU.

Han visto aumentos alarmantes en la prescripción de opiáceos y en las muertes por sobredosis relacionadas con opiáceos.
La trágica muerte relacionada con los opiáceos de Prince reforzó aún más este problema internacional de salud pública.

De hecho, el espectro -y la realidad- de los límites de opioides ha hecho surgir el descontento de las comunidades que conviven con el dolor crónico. La gran mayoría de los individuos a los que se prescriben opiáceos los toman de manera responsable, pero ahora se encuentran sujetos a leyes creadas para prevenir el uso ilícito de opiáceos.

Los grupos de pacientes

Los grupos de defensa de los pacientes han denunciado en voz alta la atención médica injusta para el dolor crónico.

Según ellos, limitar los opiáceos puede evitar algunas muertes por sobredosis de opioides, pero ¿qué pasa con el sufrimiento indecible – y los suicidios – que pueden ocurrir cuando los pacientes no pueden tolerar el dolor agudo continuo? Las vidas de las personas con dolor crónico también son importantes y deben tratarse como pacientes, no como adictos.

El debate sobre los opiáceos genera fuertes emociones para ambas partes: el acceso a los opioides frente a los límites que se deben imponer. ¿Es realmente un juego, un grupo debe sufrir para que el otro grupo pueda sobrevivir?

Incluso cuando los opiáceos se toman exactamente como lo prescriben, los pacientes modélicos, presentan una gama de riesgos para la salud que incluyen la muerte por sobredosis.

¿Cómo abordamos la necesidad de reducir los riesgos para la salud mientras tratamos el dolor crónico?

¿Los opioides ayudan a algunas personas con dolor crónico?

Absolutamente. Por este motivo, los prescriptores deben tener la habilidad para prescribir,, al tiempo que recuerda que será para una minoría de pacientes. Los opiáceos pueden ayudar, pero no pueden ser la base de toda la enfermedad.

No tenemos datos óptimos para demostrar que el promedio de las personas que toman opiáceos a largo plazo mejora en términos de dolor o su función. Algunas personas lo hacen, pero los estudios muestran que la mayoría no.

Sin embargo, tenemos datos para mostrar que la mayoría de las personas tienen efectos secundarios que no son triviales.

Efectos secundarios

Algunos efectos secundarios de los opiáceos incluyen empeoramiento del dolor, un aumento de las dosis de opiáceos debido al aumento de la sensibilidad al dolor o tolerancia al medicamento, hormonas alteradas, estreñimiento y, a veces, una sobredosis mortal.

El problema es que no contamos con sistemas nacionales para tratar el dolor crónico de otra manera.

Este es el gran problema que simplemente debe abordarse. Es hora de que los gobiernos nacionales pongan dinero, inviertan y se concentren en iniciativas importantes de investigación del dolor y programas de tratamiento integrales que nos permitirán tratar mejor el dolor.

Sabemos que los opioides solos tampoco son una gran estrategia de tratamiento del dolor crónico.

Los estudios demuestran que los pacientes mejoran con un tratamiento combinado que incluye un aumento gradual de la actividad y al mismo tiempo utilizan otras habilidades clave de autocontrol.

Todo el dolor físico se procesa en el sistema nervioso (cerebro y médula espinal). Las personas con dolor crónico pueden usar regularmente habilidades simples para amortiguar el procesamiento del dolor en su propio sistema nervioso. Pueden reducir su propio sufrimiento, dolor y necesidad y uso de opioides.

¿Curará el dolor? No.

¿Ayudará a reducir la necesidad de medicamentos? A menudo, sí.

¿Reducirá el sufrimiento? Absolutamente.

Las restricciones

Como psicólogo del dolor, comparto las preocupaciones de los pacientes sobre la limitación de los opiáceos y no proporcionar acceso a alternativas. En sí mismo, limitar los opioides no es un plan para cuidar y tratar del dolor. Actualmente, Canadá y Estados Unidos tienen la tarea de proporcionar rápidamente a sus ciudadanos acceso a alternativas a los opiáceos para el dolor crónico.

El cuidado ético del dolor debe enfatizar primero en los programas e iniciativas que empoderan a las personas para controlar mejor su propio dolor. Cuando las personas están tienen herramientas para ayudarse a sí mismas a mejorar, necesitan menos médicos y tratamientos.

Existen excelentes programas de autocontrol del dolor crónico.

Es hora de que se financien programas de empoderamiento de los pacientes; al hacerlo, les dará a los médicos y otros prescriptores los recursos necesarios para tratar mejor el dolor crónico.

La esperanza de la investigación genética

Mi suposición es que las próximas décadas traerán una explosión en la investigación, mostrando los mecanismos genéticos que hay detrás de las experiencias del dolor. Las diferencias genéticas pueden ayudar a explicar por qué algunos pacientes desarrollan ciertas enfermedades, mientras que otros, expuestos a los mismos factores ambientales, nunca lo hacen.

Sin duda, algunos pacientes son más sensibles al dolor desde el principio que otros, esto se basa en factores genéticos que la comunidad médica aún no comprende.

En UCLA, donde trabajo, el Institute for Precision Health se obtiene una muestra de sangre de casi todos los pacientes quirúrgicos. Al analizar los datos genéticos de cada paciente, esperamos explicar por qué los pacientes a menudo responden de forma diferente después del mismo tipo de cirugía, lesión o enfermedad.

Expresión génica

Además, el dolor crónico se asocia con cambios duraderos en la expresión génica en el sistema nervioso central.

En pocas palabras, la experiencia del dolor cambia el sistema nervioso de un paciente a nivel molecular. Estos cambios están relacionados con las expresiones conductuales del dolor. Los factores emocionales, que incluyen antecedentes de estrés traumático o depresión anteriores, y aumenta las posibilidades de que un paciente dependa de los opioides después de experimentar dolor.

Lo mejor que podemos hacer los médicos a corto plazo es respetar lo que los pacientes nos dicen y tratar de obtener información,  nuestros propios sesgos podrían llevarnos a subestimar la experiencia de dolor del paciente.

Why it’s so hard for doctors to understand your pain
 April 25, 2018
 https://theconversation.com/why-its-so-hard-for-doctors-to-understand-your-pain-93526