La titular del Juzgado de lo Social número 2 de Santa Cruz de Tenerife, María Teresa López González, ha reconocido por primera vez en España el derecho de una paciente que sufre desde hace años fibromialgia a tener la incapacidad permanente absoluta, aunque indica que ésta deberá estar sometida a revisiones anuales.

fibromialgia causa de incapacidad

Esta sentencia, dictada el pasado martes 11 de abril y contra la que cabe recurso, se ha convertido en el primer acto judicial que reconoce esta patología -que causa dolor crónico y cansancio generalizados- como causa de incapacidad laboral, algo que el colectivo de afectados lleva años reivindicando.

En la relación de hechos probados que recoge la sentencia, la jueza relata que la demandante tramitó ante el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) la solicitud necesaria para poder dejar de trabajar, sin embargo, el 9 de noviembre de 2004 se denegó su petición argumentando que «no se objetiva patología o déficit que le limite para realizar vida laboral de manera normalizada».

Asimismo, la magistrada considera demostrado que la afectada padece desde hace tres años fibromialgia y síndrome de fatiga crónica «en forma de cuadro de astenia progresiva que llega a comprometer más del 50 por ciento de su actividad previa».

Alteración de la memoria

Señala que este padecimiento tiene una «marcada alteración de la capacidad de concentración y memoria, cefaleas intensas, sueño irregular no reparador, mio-artalgias generalizadas sin signos de artritis, frecuente sensación febril, adenopatía transitoria, frecuentes mareos con estados presincopales, parestesias en manos, brazos y piernas, además de hipersomnias diurnia».

La juez de lo Social de Santa Cruz de Tenerife añade que a esta sintomatología hay que agregar «el síndrome ansioso-depresivo marcado por una personalidad patológica de tipo paranoide sobre la que se organiza un estado disfuncional de tipo histriónico-compulsivo que distorsiona su funcionamiento a nivel cognitivo, relacional y conductual que conduce a una inadaptación para la vida común». «En síntesis -concluye- la sintomatología que se presenta habitualmente como consecuencia de todo lo anterior consiste en una elevada ansiedad con ataques de pánico, múltiples somatizaciones y un marcado síndrome neurótico-depresivo.»

La magistrada opina que de todos estos hechos, que considera probados, se desprende que el facultativo del INSS «no valoró en toda su extensión y profundidad las patologías de la afectada y sus síntomas que no le permiten realizar tareas laborales sometidas a una disciplina y a un horario».

Apunta también que la incapacidad para dormir por la noche de la denunciante hace que durante el día carezca de memoria, atención y concentración. «Con hipersomnia, más los dolores múltiples, no se le puede exigir trabajo de ningún tipo, ni siquiera sedentario y por muy sencillo que sea», se indica también en la sentencia.

Por todo ello, ante la demanda presentada contra la Seguridad Social, la juez tinerfeña consideró que la afectada «se halla afecta a una situación de incapacidad permanente absoluta», por lo que condenó a la Administración «a estar y pasar por esta declaración, con los efectos inherentes, sin perjuicio de las revisiones anuales que deberán realizarse».

Rosa María González Pérez, enferma de fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, denuncia al INSS y a Telefónica

-Telefónica buenos días, le atiende Rosa-. Esta es la frase que con amabilidad ha repetido hasta la saciedad desde el año 1989, fecha en la que ingresó en el servicio de información al cliente de la más importante empresa del sector de telefonía.

Rosa viene arrastrando diferentes problemas de salud, pero en el año 2001 se le diagnostica un síndrome de fatiga crónica y en el 2003 un síndrome de fibromialgia. Finalmente se ve abocada a pasar un Tribunal Médico que le deniega la invalidez. Recurre el acto administrativo, pero se le vuelve a denegar. La única vía que le queda es la judicial, así que presenta una demanda ante el Juzgado de lo Social de Alicante, que le concede una invalidez permanente total. El INSS recurre la sentencia y llega a la Audiencia Provincial de Valencia.

Rosa recibió hace pocos días la sentencia de Valencia. Le REVOCAN LA INVALIDEZ PERMANENTE TOTAL. Por lo tanto, angustiada por los eventos y con pocas energías para hacerles frente, vuelve a Telefónica para reincorporarse a su puesto de trabajo. La empresa le obliga a pasar una revisión médica y la considera NO APTA para el puesto de trabajo.

dos litigios

Ahora, a Rosa se le plantean dos litigios: uno contra el INSS y el otro contra Telefónica. Mientras tanto, cobrará el paro. Esta situación le ha provocado una fuerte tensión que ha venido a agravar sus patologías.

¿Se imaginan Vds que en su hogar aparecen un día estas dos enfermedades, “okupan” el cuerpo y la mente de alguno de sus seres queridos y le incapacitan para siempre? Sigamos imaginando. Además de verse impedido para realizar una vida normal, a causa del desconocimiento de quienes deberían saber, se ve despojada de sueldo y obligada a enfrentarse a dos gigantes a la vez. ¿Cómo reaccionarían? El mundo gira, y un día, Rosa podemos ser cualquiera de nosotros.

Desde AFIFAC SANT JOAN-MUTXAMEL

Desde AFIFAC SANT JOAN-MUTXAMEL, DENUNCIAMOS PÚBLICAMENTE que el INSS SIGA SIN RECONOCER COMO INVALIDANTES LA FIBROMIALGIA Y/O EL SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA. Asimismo, resulta de cualquier punto de vista INACEPTABLE LA ACTITUD INSOLIDARIA DE TELEFÓNICA para con una trabajadora. Efectivamente, Rosa padece un síndrome de fatiga crónica, fibromialgia y una cocigodinia, patologías que la hacen no apta para el trabajo. Pero ya que Telefónica conoce la situación real de su empleada, podía haber actuado de una forma más solidaria, dándole la oportunidad de seguir en plantilla con una nueva baja laboral. De esta forma la tensión emocional que está viviendo Rosa estaría rebajada, y le permitiría actuar con un mayor margen de tiempo en procesos que no suelen ser cortos.

Menos dinero en publicidad, señores de Telefónica y más solidaridad. Por cierto, sería interesante que permitieran realizar un estudio epidemiológico entre las/los empleadas/dos que trabajan cerca de aparatos que generan campos electromagnéticos. Puede, solo puede, que los resultados fueran sorprendentes para todos.

Sant Joan, 26 de febrero de 2006
FRANCISCA GUTIÉRREZ CLAVERO
Presidenta Honoraria
AFIFAC SANT JOAN-MUTXAMEL

Entre los afectados de fibromialgia surge esta duda: ¿puede ser la Fibromialgia considerada enfermedad profesional?

La fibromialgia no será declarada enfermedad profesional, si bien se financiaran investigaciones sobre esta patología . El Gobierno ha señalado en una respuesta parlamentaria que no se refleja como tal en el borrador de la actualización del listado de este tipo de enfermedades, que sigue recomendaciones internacionales en la materia

La fibromialgia no será declarada enfermedad profesional, aunque se financiarán cuantas propuestas de investigación sobre esta enfermedad se ajusten a los requisitos de calidad científica marcados en las correspondientes convocatorias. En estos términos se ha pronunciado en el Gobierno, en una reciente respuesta parlamentaria.

Y es que, según se dice, no existe relación entre los estudios sobre la enfermedad con el hecho de que la fibromialgia sea considerada como enfermedad profesional a efectos de la normativa de la Seguridad Social.

Reconocer dicha enfermedad como de carácter “profesional” implica dar por sentado que la misma ha sido contraida a consecuencia del trabajo realizado en algunas de las actividades previamente especificadas y que aquella ha sido provocada por la acción de un determinado elemento o sustancia, lo que no parece que pueda ser aplicable en estos momentos con relación a la fibromialgia.

El Gobierno explica que, en el borrador de actualización de lista de enfermedades profesionales, elaborado por el Grupo Técnico de la Administración General del Estado en el seno de la Mesa de Diálogo Social, que está próximo a presentarse, no aparece la patología fibromialgia como enfermedad profesional.

Y comenta que, en los trabajos que se han desarrollado para la elaboración de esta actualización, se han tenido en cuenta el contenido de la Recomendación de la Comisión Europea 20037670/CE, que actualiza la lista europea de enfermedades profesionales, así como las listas oficiales de enfermedades profesionales de otros países.