perimenopausia y dolor crónico
, ,

Perimenopausia y dolor crónico

Los síntomas de la perimenopausia pueden duplicar el riesgo de dolor crónico
Un estudio basado en datos de la Administración de Salud de Veteranos sugiere una relación entre los síntomas de la perimenopausia y múltiples problemas de salud crónicos.

¿Qué es la perimenopausia?

Perimenopausia o “alrededor de la menopausia” y es el tiempo de transición hacia la menopausia y marca el final de los años reproductivos.

Síntomas de la perimenopausia

  • Periodo menstrual irregular
  • Calores
  • Sudores nocturnos
  • Problemas para dormir
  • Cambios vaginales que generan sequedad o molestias durante las relaciones sexuales.
  • Infecciones urinarias o de la vejiga
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Debilidad de los huesos

Manifestaciones de la deficiencia estrogénica a corto plazo:

  • Síntomas vasomotores, bochornos, sudoración
  • Trastornos del sueño, insomnio
  • Trastornos a nivel cognitivo, pérdida de la capacidad de solución de problemas
  • Cambios de carácter, irritabilidad, depresión, llanto fácil
  • Resequedad de mucosas, vagina, ojos, etc.
  • Disminución de la Líbido

Este conjunto de signos y de síntomas, es la causa más frecuente de consulta, 58% al 93% de las mujeres lo presentan en los dos primeros años alrededor de la menopausia y se calcula que un 30%, busca atención médica y que aproximadamente un 25% permanece sintomática por más de 5 años

Perimenopausia y dolor crónico ¿Cómo se relacionan?

Además de otros problemas de salud crónicos (osteoporosis, problemas cardiovasculares…)  que surgen por la pérdida de estrógenos,  también queda demostrado que puede afectar a la sensibilidad al dolor.

La investigación basada en el análisis de más de 200,000 registros de la Administración de Salud de Veteranos  demuestra una relación entre los síntomas de la menopausia y el dolor crónico.

Los resultados del estudio se publican en línea hoy en Menopause, Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS).

Las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir problemas que cursan con dolor crónico, como dolor de espalda, fibromialgia, artritis y osteoartritis.

Las mujeres también reportan mayor gravedad y discapacidad relacionada con el dolor que sus homólogos masculinos.

No se conocen bien las causas que provocan mayor riesgo de tener dolor crónico, se ha documentado que el riesgo de problemas que causan o exacerban el dolor es mayor en las mujeres de mediana edad, cuando existe fluctuaciones en los niveles de estrógeno coincidiendo con la entrada en la perimenopausia o posmenopausia.

Los cambios comunes relacionados con la menopausia y el envejecimiento incluyen el aumento de peso y la disminución de la actividad física, lo que puede contribuir a sufrir dolor crónico, al igual que la falta de sueño y el estado de ánimo negativo, que también se sabe que afectan la sensibilidad de los síntomas y la tolerancia al dolor.

En este último estudio a gran escala de mujeres veteranas, los investigadores plantearon la hipótesis de que, incluso después de explicar la edad y otros factores de riesgo conocidos, los síntomas de la menopausia se asocia con mayores probabilidades de dolor crónico diagnosticado y morbilidad por dolor crónico.

Resultados de la investigación perimenopausia y dolor crónico

La investigación muestra es que las mujeres que sufren más síntomas en la perimenopausia o climaterio pueden ser las más vulnerables al dolor crónico.
Más específicamente, las mujeres con más síntomas en la perimenopausia pueden tener casi el doble de probabilidades de tener dolor crónico y más diagnósticos relacionados con el dolor crónico.

“Los niveles cambiantes de hormonas alrededor de la menopausia tienen interacciones complejas con la modulación del dolor y la sensibilidad al dolor, que pueden estar asociadas con la vulnerabilidad al desarrollo o la exacerbación de las condiciones de dolor”, dice la Dra. JoAnn Pinkerton, directora ejecutiva de NAMS.

“Este estudio sugiere que la carga de los síntomas de la menopausia también puede estar relacionada con el desarrollo de dolor crónico”.

Los resultados de la investigación aparecen en el artículo “Síntomas de la menopausia y dolor crónico en una muestra nacional de mujeres veteranas de mediana edad”.

edades fibromialgia

Edades fibromialgia

En fibromialgia el mayor número de casos se observa a partir de los 40 años 

Menopause symptoms and chronic pain in a national sample of midlife women veterans
 Gibson, Carolyn J., PhD, MPH1,2; Li, Yongmei, PhD1; Bertenthal, Daniel, MPH1; Huang, Alison J., MD, MAS2; Seal, Karen H., MD, MPH1,2

Menopause: March 4, 2019 - Volume Publish Ahead of Print - Issue - p doi: 10.1097/GME.0000000000001312
CONSECUENCIAS DE LA DEFICIENCIA DE ESTRÓGENOS A CORTO, MEDIANO Y LARGO PLAZO
5/5 (2)

Valora esta información

bullying en fibromialgia
,

Bullying en fibromialgia. Datos de una primera investigación

Los niños acosados ​​pueden tener un mayor riesgo de desarrollar fibromialgia en la etapa adulta, según un estudio transversal.

El estudio, “La asociación entre victimización por bullying en la infancia y la fibromialgia. Datos del estudio nacional de salud y apoyo social finlandés (HeSSup) basado en una muestra de 64,797 individuos, se publicaron en el Journal of Psychosomatic Research.

La fibromialgia es una condición compleja caracterizada por síntomas físicos como dolor crónico y fatiga, y síntomas psicológicos como problemas de memoria, depresión y cambios de humor. Se cree que la condición es causada por una combinación de factores como enfermedades infecciosas, traumas físicos o emocionales y cambios hormonales.

Los eventos adversos durante la infancia son factores de riesgo para desarrollar dolor crónico y fibromialgia en la edad adulta, y los individuos con predisposición genética a estas condiciones son más sensibles a estos desencadenantes.

La intimidación es un problema común de la infancia que puede tener un impacto negativo a largo plazo en la salud física y mental, pero no se había estudiado antes su asociación con la fibromialgia .

Investigación bullying en Fibromialgia

En este estudio transversal, los investigadores exploraron si los niños que fueron acosados ​​tenían un mayor riesgo de desarrollar fibromialgia cuando eran adultos.

El estudio incluyó a 11,924 individuos finlandeses que respondieron el cuestionario de Apoyo social y de salud en 1998 y dos encuestas de seguimiento en 2003 y 2012. Las encuestas recogieron datos sobre los participantes, si habían sido acosados ​​de niños y si alguna vez les habían diagnosticado fibromialgia.

Un total de 515 (4,3%) participantes informaron tener fibromialgia. De estos encuestados, el 50.6% reportó intimidación menor, y el 19.6% reportó haber sufrido intimidación severa en la infancia.

Los investigadores descubrieron que aquellos que tenían fibromialgia cuando eran adultos informaron haber sufrido más acoso ​​en la infancia. Los hombres reportaron acoso menor con mayor frecuencia, y las mujeres reportaron casos de acoso más severo.

“Hubo asociaciones estadísticamente significativas entre la victimización por bullying menor y grave en la infancia y la fibromialgia en la edad adulta”, han encontrado los investigadores. “La asociación que se observó y fue más evidente en la intimidación grave, pero también fue estadísticamente significativa en la intimidación menor”.

Conclusiones del estudio

Los resultados sugieren que los niños que han sufrido acoso ​​pueden tener un mayor riesgo de desarrollar fibromialgia cuando son adultos y que los efectos del acoso infantil se sufren a largo plazo. Sin embargo, se necesitan estudios más exhaustivos para comprender  esta relación.

“Esto nos lleva al concepto de resiliencia: ¿por qué algunas víctimas de acoso sufren fibromialgia y otras no? Sin embargo, esto está más allá del alcance de nuestro estudio, pero se puede desarrollar en futuros estudios “, apuntaron los investigadores.

“Los hallazgos enfatizan en la importancia de tomar acciones para prevenir el acoso infantil”.

Recursos web contra el acoso infantil

 2019 Feb;117:48-53. doi: 10.1016/j.jpsychores.2018.12.003. Epub 2018 Dec 12.

The association between bullying victimization in childhood and fibromyalgia. Data from the nationwide Finnish health and social support (HeSSup) study based on a sample of 64,797 individuals.

Varinen A1Kosunen E2Mattila K3Suominen S4Sillanmäki L5Sumanen M3.
Valora la información

Valora esta información

fibromialgia secundaria
,

Fibromialgia Secundaria

El concepto de fibromialgia secundaria (FM) ha ganado un interés creciente en la última década.
Esto se debe a la constatación de que la fibromialgia tiene una comorbilidad con muchos trastornos reumáticos comunes y que influye, o debería influir, en su manejo óptimo 1 , 2 .
En esta edición de The Journal , Wolfe y colegas reconsideran el tema de la FM primaria y secundaria, se preguntan si son equivalentes 3 .
Actualmente, no existe un acuerdo universal en la definición.

El Dr. Kahler Hench, el creador del término fibromialgia , proporcionó esta definición: “La fibrositis se considera primaria cuando no hay un trastorno subyacente asociado y secundaria cuando se presenta en pacientes con enfermedad reumática u otra enfermedad orgánica subyacente” 4 .

El documento del Colegio Americano de Reumatología (ACR, por sus siglas en inglés) de los criterios de 1990 señaló: “Para evitar la discusión sobre la existencia o inexistencia de” fibromialgia secundaria “, que algunos investigadores creen que es fibromialgia causada [cursiva del autor] por otra condición, adoptamos el término fibromialgia concomitante secundaria [cursiva original] para indicar que ocurre fibromialgia en presencia de otro trastorno reumático significativo que puede haber sido causado o simplemente estar asociado con la fibromialgia del paciente ” 5 .
En el documento actual de Wolfe se proporciona la siguiente definición: La FM secundaria es la FM que se produce en presencia de otro trastorno médico dominante y clínicamente importante 3 .
Estamos de acuerdo con esta definición simplificada y observamos que existe una lista cada vez mayor de trastornos asociados con la FM [ Tabla 1]; Si un paciente se designa como que tiene FM primaria se vuelve dependiente de una búsqueda diligente de todas esas comorbilidades asociadas.

 

comorbilidades fibromialgia

comorbilidades fibromialgia

Comorbilidades de la fibromialgia.

En un estudio, solo el 13% de los pacientes con un diagnóstico de FM con criterios ACR de 1990 no tenían otro trastorno de dolor 6 ; sin embargo, este estudio no registró otras comorbilidades potenciales como la apnea del sueño, la migraña, el trastorno temporomandibular, el síndrome de las piernas inquietas, la endometriosis, el síndrome del intestino irritable, el síndrome de vejiga hiperactiva, etc.

Por lo tanto, es muy probable que la prevalencia de la FM primaria sea mínima Si se tienen en cuenta todas las comorbilidades.

Observaciones similares han llevado a algunos a cuestionar la existencia de FM primaria 7 .

Wolfe, et al. llegan a la conclusión que la FM primaria y secundaria son equivalentes con respecto a la carga de síntomas 3 . Esta es la misma conclusión alcanzada en el estudio de criterios de ACR de 1990 5 .

La diferencia entre los dos estudios es el uso de la escala de distrés polisintomático (PSD) como herramienta de análisis.

El estudio actual utilizó datos del Banco Nacional de Datos para Enfermedades Reumáticas (NDB); esto restringe la cantidad de diagnósticos reumáticos utilizados en el análisis, ya que, como se señala, “Otra limitación potencial de estos datos fue nuestra incapacidad de conocer otros diagnósticos”.

Debido a que no es posible extraer una lista completa de comorbilidades de Fibromialgia del NDB , los autores limitaron su análisis a los pacientes con artritis reumatoide (AR) y FM (criterios de 2016).

El primer grupo contenía 1525 participantes con un diagnóstico de FM sin evidencia de trastorno inflamatorio concomitante los pacientes con FM con trastornos no inflamatorios se incluyen en el estudio. Por lo tanto, se podría esperar que el grupo “primario” de FM incluye a pacientes con trastornos como migraña, osteoartritis, endometriosis, dolor posquirúrgico, neuropatía periférica, etc .; en otras palabras, no sería un grupo “limpio”.

El segundo grupo contiene 12,037 pacientes con Artritis reumatoide, con un 22,3% con FM comórbida (según los criterios de 2016). No se da información sobre si alguno de los pacientes con AR tenía comorbilidades significativas distintas de la FM.

Por lo tanto, este estudio comparó las características clínicas de un grupo de pacientes con FM, que pueden o no haber tenido comorbilidades significativas, con 2 grupos de pacientes con AR, aquellos con y sin FM comórbida. Teniendo en cuenta la rareza de la FM primaria como se señala anteriormente, se deberían cuestionar las conclusiones alcanzadas en este documento.

Los autores destacan la importancia de sus hallazgos:

“la demostración de la presencia y la igualdad de los síntomas de la FM y la FM con otros problemas médicos es una razón para dudar de la investigación de la FM, en la que la FM se trata como una enfermedad que se compara con otras enfermedades.

Tales estudios son comunes, pero son defectuosos e inválidos por naturaleza, y llevan a conclusiones erróneas porque la fibromialgia también puede estar presente en lo que se consideraría el grupo de control ” 3 .

El problema con esta afirmación es que los autores no han demostrado la presencia y la igualdad de los síntomas de la FM en todas las condiciones médicas.

Han demostrado que algunos síntomas de FM son comunes en algunas afecciones médicas. Sin embargo, estos puntos comunes incluyen fatiga, falta de sueño, síntomas depresivos y síntomas intestinales intermitentes, que forman parte de los criterios de 2016 y son algunos de los síntomas más comunes observados en la atención primaria 8 .

Un tema importante es la no inclusión de algunos trastornos no inflamatorios comunes; por ejemplo, los dolores de cabeza por migraña ocurren en aproximadamente el 30% de los pacientes con FM 9 y la diabetes se informa en aproximadamente el 18% 10 .

Por “universalidad” de la PSD, se implica que casi todas las afecciones crónicas pueden ubicarse en el espectro de la PSD y compararse sobre la base común de la gravedad de los síntomas.

La afirmación de la universalidad se basa en demostrar que artritis y FM no difieren en la PSD y los síntomas asociados cuando la PSD se controlan estadísticamente. Hay 2 temas aquí. La primera se refiere a la idoneidad de la DSP como medida representativa de la FM y la gravedad de los síntomas en general 11 .

No es sorprendente que se encuentre una similitud de artritis reumatoide/ FM, dado que sus síntomas son comunes a muchas afecciones crónicas (por ejemplo, dolor, fatiga, falta de energía, estado de ánimo deprimido).

Por el contrario, el Symptom Impact Questionnaire (SIQR) 13 contiene más síntomas y puede discriminar entre FM, artritis reumatoide y lupus eritematoso sistémico, utilizando los síntomas de “dificultad para sentarse durante 45 minutos” y “sensibilidad al tacto” 14 .

Además, en un estudio para encontrar los síntomas que distinguen la FM de otros pacientes con dolor crónico, el síntoma de “dolor intenso persistente en la mayor parte del cuerpo” fue mucho más discriminatorio que una escala de dolor de escala analógica visual 15 . Estas preguntas SIQR no se utilizan en el PSD.

La segunda preocupación es el uso de un control estadístico para demostrar la equivalencia de Fibromialgia y artritis reumatoide en la carga de los síntomas. No es sorprendente el hecho de que los resultados mostraron una equivalencia entre los 2 grupos: si la PSD es un determinante principal de las diferencias de los síntomas de la artritis reumatoide / FM, el control de la PSD puede borrar o atenuar las diferencias en la PSD y los resultados que se correlacionan.

Este artículo 3 se centra en la escala PSD como una herramienta de organización para presentar el argumento de que la AR se puede usar como un grupo de control ideal para los estudios comparativos del dolor en la FM.

Debido al  creciente conocimiento de que la fibromialgia tiene asociaciones con muchos otros trastornos, la cuestión de la clasificación en fibromialgia primaria y secundaria ya no es pertinente, ya que la mayoría de los pacientes con fibromialgia “primaria” tendrán comorbilidades.

El Dr. Wolfe llega a las mismas conclusiones

Secondary Fibromyalgia
 ROBERT M. BENNETT and RONALD FRIEND
 The Journal of Rheumatology February 2019, 46 (2) 127-129; DOI: https://doi.org/10.3899/jrheum.180611
5/5 (1)

Valora esta información

reclutamiento investigació Fibromialgia Sevilla
,

Reclutamiento para investigación de fibromialgia-Universidad Pablo de Olavide

Investigación en personas con fibromialgia

En los próximos meses se llevará a cabo una Investigación en personas diagnosticadas de fibromialgia en la Universidad Pablo de Olavide junto con el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (CABD) ubicado en Sevilla.

Voluntarios

Se abre proceso de reclutamiento para aquellas personas que estuvieran interesadas en participar. Una vez cerrado el proceso, se llevará a cabo una selección según criterios:

Criterios para la inclusión en la investigación:

-Se llevarán a cabo mediante tests estandarizados de la enfermedad de fibromialgia para determinarlo.
-Firma de consentimiento informado tras reunión informativa.
-Edad entre 20 y 45 años aproximadamente.
Criterios para la no inclusión en la investigación
-Otras patologías asociadas que pudieran limitar su movilidad o funcionalidad física.
-Movilidad limitada.
-Sin evaluación médica previa acerca del diagnóstico o posible diagnóstico de la enfermedad de fibromialgia.

Investigación

Se llevará a cabo mediante la realización de ejercicio físico adaptado y controlado en bicicleta estática de laboratorio en las instalaciones de la Universidad Pablo de Olavide.
Dicha actividad se realizará dos días (2 sesiones) por semana con una duración por día de unos 30 minutos aproximadamente durante 9 semanas.

La investigación consta de una serie de fases:

-Evaluación previa de la autonomía, calidad de vida e impacto de la enfermedad
mediante cuestionarios, tests y pruebas físicas funcionales estandarizadas para tal fin y evaluación previa valores sanguíneos. (1 sesión)
-Evaluación previa en la bicicleta estática. (1 sesión)
-Periodo de intervención de la investigación 9 semanas. (18 sesiones)
-Evaluación final. (2 sesiones)

Reunión informativa

Una vez cerrado proceso de reclutamiento y a modo de explicar de forma extensa los objetivos y metodología de la investigación así como resolver aquellas dudas que surjan en los posibles participantes, se realizará una reunión informativa en Sevilla capital
(lugar y fecha por determinar).
Contacto: interesados mandar correo a la dirección jcrodbau@alu.upo.es

4.6/5 (10)

Valora esta información

dolor de ojos en fibromialgia
, ,

Dolor ocular y ojo seco en Fibromialgia

Un pequeño estudio centrado en los problemas visuales en fibromialgia ha revelado que estos problemas son comunes también en otros problemas de dolor, como el dolor musculoesquelético.
Se tomó a pacientes con dolor musculoesquelético crónico sin fibromialgia como grupo control.

El estudio “Dolor ocular y ojo seco en pacientes con fibromialgia” publicado en la la Revista Pain Medicine llega a la conclusión que los problemas de visión son comunes en las enfermedades que cursan con dolor.

Dolor ocular

El dolor ocular puede aparecer en la superficie del ojo o dentro de las estructuras más profundas del ojo. El dolor ocular grave, especialmente acompañado de cierto grado de pérdida de visión, esto puede ser una señal de un problema médico más serio.

Sí se presenta en la superficie del ojo se suele describir como picor, ardor o dolor punzante. El dolor ocular superficial a menudo está relacionado con un cuerpo extraño en el ojo, una infección ocular o cualquier cosa que pueda irritar o inflamar la membrana que cubre la superficie del ojo.

Se suele describir el dolor ocular que se origina en el interior del ojo como una palpitación o dolor leve y continuo.

Ojo seco

El síndrome del ojo seco es la causa de una falta crónica de suficiente lubricación y humectación en la superficie del ojo. Sus consecuencias abarcan desde una irritación ocular leve pero constante a una inflamación significativa, y pueden aparecer incluso la aparición de cicatrices en la superficie frontal del ojo.

¿Cuándo consultar al médico? Dolor ocular. Ojo seco

Problemas visuales en fibromialgia

Eye Pain and Dry Eye in Patients with Fibromyalgia
 Alexander Karl-Georg Schuster, MD, MSc Markus Wettstein, PhD Andreas Gerhardt, PhD Wolfgang Eich, MD Christiane Bieber, MD Jonas Tesarz, MD
 Pain Medicine, Volume 19, Issue 12, 1 December 2018, Pages 2528–2535, https://doi.org/10.1093/pm/pny045
4.75/5 (4)

Valora esta información

visibilidad o invisibilidad del dolor
,

La invisibilidad del dolor influye en el tratamiento del dolor por parte de los profesionales.

Un reciente estudio muestra cómo las enfermedades del dolor y la visibilidad o invisibilidad del dolor tiene un impacto en el personal sanitario y el abordaje hacia  los pacientes de dolor crónico.
El estudio llegó a la conclusión de la necesidad del abordaje del dolor en la figura de la atención centrada en el paciente y como mostrar empatía puede tener un impacto beneficioso en el tratamiento en los pacientes de dolor crónico.

La invisibilidad del dolor o la visibilidad tiene un impacto directo en el tratamiento del paciente

En el estudio participaron pacientes de dolor crónico con enfermedades más visibles como artritis reumatoide y síndrome de dolor regional complejo frente a enfermedades con dolor más invisible como el síndrome de Ehler-Danlos  y fibromialgia

Resumen

OBJETIVOS:

El uso de la atención interdisciplinaria centrada en el paciente (PCC) y el comportamiento empático parece ser una vía prometedora para abordar el tratamiento del dolor crónico, pero su uso en este contexto parece ser infravalorado. Varios factores pueden influir a través de la empatía en la atención centrada en el paciente , pero poco se sabe sobre cómo impacta la visibilidad en el tratamiento del dolor.

El objetivo de este estudio fue investigar la influencia de los signos físicos visibles en los comportamientos empáticos y como el cuidador se desenvuelve en el contexto del dolor crónico.

MÉTODOS:

La muestra 21 enfermeras y 21 médicos participaron en un estudio descriptivo. El PCC y la empatía se evaluaron a partir de la autoevaluación y la evaluación mediante grabaciones de video con pacientes reales de dolor crónico.

RESULTADOS:

Los comportamientos empáticos de los participantes fueron significativamente más altos para los pacientes que tienen signos visibles de dolor (artritis reumatoide y síndrome de dolor regional complejo) que para aquellos que no tienen signos visibles (Ehler-Danlos síndrome y fibromialgia) ( p <0,001).

Los participantes muestran una mayor diferencia en el comportamiento centrado en el paciente de acuerdo con la visibilidad del dolor.

DISCUSIÓN:

La visibilidad del dolor en pacientes con dolor crónico es un factor importante que contribuye a un mayor uso de PCC y empatía por parte de enfermeras y médicos, la experiencia clínica puede influir en sus comportamientos. Por lo tanto, la invisibilidad del dolor puede ser una barrera para conseguir una calidad en la atención.

Estos hallazgos refuerzan la relevancia de educar a los cuidadores sobre estos sesgos inconscientes sobre su comportamiento hacia los pacientes con dolor crónico.

Pain Res Manag. 2018 Sep 24;2018:6375713. doi: 10.1155/2018/6375713. eCollection 2018.
The Impact of Pain Invisibility on Patient-Centered Care and Empathetic Attitude in Chronic Pain Management.Paul-Savoie E 1 , Bourgault P 1 , Potvin S 2 , Gosselin E 1 , Lafrenaye S 3 .
 Información del autor
 1 Escuela de Enfermería, Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, Université de Sherbrooke, Sherbrooke, QC, Canadá.
 2 Centro de Investigación de Instituto Universitario en Santé Mentale de Montreal, Departamento de Psiquiatría, Facultad de Medicina, Universidad de Montreal, Montreal, QC, Canadá.
 3 Departamento de Pediatría, Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud, Université de Sherbrooke, Sherbrooke, QC, Canadá.
5/5 (3)

Valora esta información

Técnicas de neuroimagen en el dolor
,

Técnicas de neuroimagen para medir el dolor

Las técnicas de neuroimagen se utilizan más que nunca para investigar el dolor, buscando posibles vías para aliviar el dolor y mejorar el bienestar del paciente.

La investigación muestra que varias áreas del cerebro se activan por estímulos dolorosos, y que la magnitud de esta actividad a menudo se relaciona con la intensidad del dolor,esto ha llevado a los investigadores a extraer características de la actividad cerebral que podrían servir como biomarcadores para medir el dolor de manera objetiva.

Sin embargo, la mayoría de las respuestas cerebrales que se observan cuando el dolor aparece, también se  observan cuando el dolor desaparece.

Un ejemplo, se pueden obtener respuestas cerebrales similares a través de estímulos auditivos, táctiles y visuales  pero no dolorosos, e incluso se pueden registrar tales respuestas en pacientes con analgesia congénita (desorden genético que afecta a una persona en un millón caracterizado por la ausencia de dolor).

Por lo tanto, como se argumentó en esta revisión, todavía hay desacuerdo sobre cómo  la actividad cerebral se relaciona exactamente con el dolor.

En la actualidad parece exagerada la utilidad clínica de los biomarcadores de dolor derivados de la neuroimagen funcional, y la evidencia de su eficacia en la clínica real es escasa.

¿El cerebro contiene neuronas específicas o selectivas para el dolor? En la actualidad, no hay una respuesta clara a esta pregunta.

En conclusión, es importante que se realicen más estudios sobre los biomarcadores cerebrales del dolor.

Existen líneas de investigación que están desarrollando biomarcadores mediante el análisis de datos para predecir la respuesta a la medicación y ofrecer tratamientos personalizados.

Técnicas de neuroimagen en la reumatología

The search for pain biomarkers in the human brain
 André Mouraux, Gian Domenico Iannetti
 Brain, Volume 141, Issue 12, 1 December 2018, Pages 3290–3307, https://doi.org/10.1093/brain/awy281
 Published: 20 November 2018
5/5 (3)

Valora esta información

, ,

La depresión es más frecuente cuando la migraña es comórbida a fibromialgia

La depresión es más frecuente cuando la fibromialgia aparece como enfermedad comórbida a la migraña.
Los pacientes con fibromialgia y migraña sufren depresión con mayor frecuencia que aquellos con migraña sola, según un estudio prospectivo de cohorte de la Clínica Mayo.

Los investigadores de este estudio, publicado recientemente en el Journal of Headache and Pain, utilizaron la información para identificar a 157 pacientes con migraña y fibromialgia comórbida y 471 con migraña y sin fibromialgia. En el estudio se incluía subtipos de migrañas.

Estudio fibromialgia y migraña

Los investigadores han encontrado más discapacidad relacionada con el dolor de cabeza (odds ratio [OR], 1.23; P = 0.004), mayor gravedad de la depresión (OR, 1.467; P <0.0001) y mayor gravedad de la cefalea (OR, 1.149; P = 0.007) en pacientes con fibromialgia y migraña comórbidas frente a aquellos que sufren sólo migraña.

Los pacientes con fibromialgia comórbida también dieron puntuaciones más altas en el Cuestionario de Salud del Paciente (OR, 1,08; P <0,0001) y puntuaciones de más altas en la intensidad de dolor de cabeza (OR, 1,149; P = 0,007).

Fibromialgia y migraña

“No se conoce por qué la fibromialgia está relacionada con la migraña”, dijo el Dr. Vincent Martin, presidente de la National Headache Foundation. “Se piensa que las células nerviosas dentro del sistema nervioso central se sensibilizan al dolor tanto en la fibromialgia como en la migraña. También es posible que el dolor de un lugar lo haga más resistente en otro lugar. La genética también podría ser un factor “.

“La migraña es el resultado de un proceso de dilatación vascular y puede desencadenarse por olores, sabores, luz u hormonas en las mujeres.

La fibromialgia es el resultado de respuesta al dolor amplificado que carecen de un mecanismo para detenerlo “, dijo Yvonne D’Arcy, enfermera especializada en manejo del dolor y cuidados paliativos en Verda Beach, Florida, y miembro del consejo asesor editorial de Pain Medicine News.

“La vía del dolor descendente está abierta y no detiene la respuesta del dolor.”

Fibromialgia comórbida a la migraña

“La fibromialgia comórbida a la migraña es bastante común”. Los pacientes con fibromialgia están formados por grupos muy diferentes.
Algunos tienen consecuencias imperceptibles en su día a día, mientras que otros tienen un dolor muy intenso y síntomas debilitantes. Por lo tanto, ningún paciente con fibromialgia es exactamente igual al siguiente “, agregó.

Los autores llegaron a la conclusión que muchos pacientes con migraña deberían someterse a exámenes de fibromialgia.
“Basándose en este estudio, sería razonable evaluar los síntomas de fibromialgia en un paciente con migraña cuando muestran una serie de síntomas depresivos, sobretodo cuando la intensidad de cefalea es severa y discapacitante”, según declaraciones de los investigadores, agregando que la fibromialgia en general se correlaciona con “menor calidad de vida”.

Migraña crónica por uso excesivo de medicamentos

La migraña crónica, asociada con el uso excesivo de medicamentos presentó limitaciones en la investigación.

“El uso frecuente de medicamentos para el tratamiento de la fibromialgia podría aumentar los dolores de cabeza por migraña (dolores de cabeza de rebote, también conocidos como dolor de cabeza por uso excesivo de medicamentos). Esto podría explicar por qué los dolores de cabeza son más frecuentes, severos e incapacitantes en las personas con migraña y fibromialgia , dijo el Dr. Martin, quien sugirió que los profesionales en el tratamiento del dolor deberían buscar otros trastornos del dolor, entre ellos la fibromialgia.

Soluciones al dolor de fibromialgia y migraña

El Dr. Martin concluye:
“Si se encuentran otros trastornos que provocan dolor como la fibromialgia, podría cambiar la perspectiva en el tratamiento de la migraña. Se podría usar medicamentos preventivos para tratar ambas afecciones y pedir a las personas con fibromialgia que reduzcan los medicamentos para el dolor que desencadenan dolores de cabeza de rebote”

La Sra. D’Arcy añade: “En atención primaria, la detección de pacientes con dolor migrañoso severo y debilitante puede dar resultados positivos cuando se identifica la fibromialgia. “Implementar tratamiento para la fibromialgia puede disminuir el dolor que experimentan los pacientes y explicaría por qué el dolor es tan intenso”.

Fibromyalgia in migraine: a retrospective cohort study
 Mark Whealy Sanjeev Nanda, Ann Vincent, Jay Mandrekar and F. Michael Cutrer
 The Journal of Headache and Pain Official Journal of the "European Headache Federation" and of "Lifting The Burden - The Global Campaign against Headache"201819:61
 https://doi.org/10.1186/s10194-018-0892-9
5/5 (8)

Valora esta información

Prevalencia de la fibromialgia
,

Prevalencia de la fibromialgia

Una reciente revisión en Crochane arroja datos sobre la prevalencia de la fibromialgia.
Existen muchos estudios que han investigado la prevalencia en diferentes entornos y países.
La revisión de Queiroz en 2013 arroja una prevalencia media global del 2,7% (con rangos del 0,4% al 9,3%).

Prevalencia de la fibromialgia por países

Por países existe la siguiente prevalencia: En América del 3,1%, en Europa del 2,5% y en Asia del 1,7%.

Más común en mujeres según Wolfe

La fibromialgia es más común en mujeres, con una proporción mujer / hombre de 3: 1 (4,2%: 1,4%). El cambio en los criterios de diagnóstico no parece haber afectado significativamente las estimaciones de prevalencia (Wolfe 2013).

Estimaciones de prevalencia muy altas en otros países.

Las estimaciones de prevalencia de la fibromialgia en poblaciones específicas varían enormemente, pero pueden llegar a ser tan altas, como el 9% en trabajadoras textiles en Turquía y hasta un 10% en metalúrgicas en Brasil (59% por lesiones por esfuerzo repetitivo; Queiroz 2013).

Pharmacological therapies for fibromyalgia in adults ‐ an overview of Cochrane Reviews
4.67/5 (6)

Valora esta información

fibromialgia y enfermedad inflamatoria intestinal
, ,

Fibromialgia y enfermedad inflamatoria intestinal

Anteriores estudios han demostrado que la enfermedad intestinal inflamatoria puede aumentar el riesgo de  fibromialgia.

En el estudio ¹Fibromialgia y enfermedad inflamatoria intestinal  se llegó a la siguiente conclusión: La fibromialgia es común en enfermedades inflamatorias intestinales: particularmente en la enfermedad de Crohn.

El umbral del dolor disminuido en la enfermedad de Crohn sugiere el impacto de la fibromialgia.

Reconocer la enfermedad en pacientes con enfermedades intestinales inflamatorias puede evitar diagnósticos erróneos y garantizar el tratamiento correcto.

Nuevo estudio sobre fibromialgia y enfermedad inflamatoria intestinal

²En este nuevo estudio se pretende evaluar el riesgo de fibromialgia entre pacientes con enfermedad intestinal inflamatoria de diferente sexo y edad.

Los datos utilizados en esta investigación se seleccionaron de la Base de datos de investigación de seguro de salud nacional de Taiwan (NHIRD).

Se seleccionaron del NHIRD de Taiwán a 4.510 pacientes con enfermedad intestinal inflamatoria y 18.040 pacientes aleatorizados por sexo y edad sin antecedentes de enfermedad intestinal inflamatoria desde principios de 2000 hasta finales de 2005 para analizar el desarrollo de la fibromialgia durante 12 años. (Periodo (2000-2011)).

Metodología

Mediante el uso del modelo de regresión de Cox se evaluó los efectos de la enfermedad intestinal inflamatoria en fibromialgia. Se ajustaron el género, la edad y  comorbilidades, incluida la hipertensión, la diabetes, la hiperlipidemia, la depresión, la ansiedad y el trastorno del sueño.

Después de ajustar las covariables adecuadas, los pacientes con enfermedad intestinal inflamatoria tuvieron un mayor riesgo de fibromialgia (cociente de riesgo ajustado [aHR] 1.70, intervalo de confianza del 95% [IC] 1.59-1.83) que los controles.

Los pacientes masculinos con enfermedad inflamatoria intestinal tenían un riesgo más alto de fibromialgia que las mujeres con enfermedad intestinal inflamatoria (aHR 2.00, IC del 95% 1.79-2.23 y aHR 1.52, IC del 95% 1.38-1.67, respectivamente).

Es mayor el riesgo de FM ocurrió en el subgrupo más joven con enfermedad intestinal inflamatoria(= 39 años) (aHR 1.92, IC 95% 1.68-2.19).

Conclusiones

La enfermedad intestinal inflamatoria se correlaciona con un mayor riesgo de desarrollar fibromialgia. Especialmente en pacientes con enfermedad intestinal inflamatoria masculino y más jóven. Es necesario prestar más atención al manejo de los pacientes con enfermedad intestinal inflamatoria para prevenir la enfermedad de fibromialgia.

Son necesarias más investigaciones en el futuro para confirmar, aún más, los hallazgos en este estudio.

¿Qué es la enfermedad inflamatoria intestinal?

Las enfermedades inflamatorias intestinales  son trastornos crónicos que afectan principalmente el intestino.

Síntomas

Los principales síntomas son el dolor abdominal recurrente y diarrea crónica. Además pueden causar artritis o inflamación de las articulaciones.

Aparecen principalmente entre los 15 y 35 años, afectando tanto a hombres como mujeres.
Existen dos tipos de enfermedades inflamatorias del intestino: la enfermedad de Crohn (EC) y la Colitis Ulcerosa (CU).

Enfermedad de Crohn ¿Qué es la colitis ulcerosa?

ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL Y EMBARAZO
El síndrome de intestino irritable y la importancia de la dieta FODMAP por Juan Revenga

.

 ¹Fibromyalgia in inflammatory bowel disease.
 Buskila D1, Odes LR, Neumann L, Odes HS.
 J Rheumatol. 1999 May;26(5):1167-71

²Is Fibromyalgia Risk Higher Among Male and Young Inflammatory Bowel Disease Patients? Evidence from a Taiwan Cohort of One Million.
 Chen JH1, Chen HJ2, Kao CH3, Tseng CH4, Tsai CH4.
 Pain Physician. 2018 May;21(3):E257-E264.
4.56/5 (9)

Valora esta información