tendinosis del temporal

Tendinosis del temporal y dolor orofacial

La tendinosis del temporal, es una forma de tendinopatía, una «condición poco reconocida y tratada», a pesar de que es «una de las quejas más comunes de los pacientes que acuden a médicos o dentistas» y una causa frecuente de dolor orofacial crónico.

Un artículo reciente en Current Pain and Headache Reports ( 2020; 24 [5]: 18 ) revisa la fisiopatología y el tratamiento de la enfermedad.

«Decidimos escribir esta revisión porque hemos visto que esta afección a menudo se pasa por alto o se diagnostica erróneamente», dijo el autor principal y médico del dolor crónico Hart Bressler, profesor asistente en el Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria de la Universidad de Toronto. 

“El dolor facial también tiende a pasar desapercibido porque los médicos que se ocupan de los tendones, como los cirujanos ortopédicos, fisiatras y reumatólogos, tienen poca experiencia con el dolor facial”, dijo Bressler. «Por otro lado, los que se ocupan del dolor facial, como los otorrinolaringólogos, neurólogos, anestesiólogos y odontólogos, normalmente no se ocupan de los trastornos de los tendones». 

Además, «muchos profesionales médicos y dentales tienen poca formación en el manejo del dolor crónico».

Como resultado, “la capacitación específica para el diagnóstico y manejo de [la tendinosis del temporal] es inadecuada, por lo que los pacientes a menudo pasan por demaisadas pruebas y exámenes médicos innecesarios con un manejo subóptimo y ningún alivio de su dolor orofacial”, dijo.

Tendinitis versus tendinosis

Los trastornos crónicos de los tendones se debaten en la literatura médica y no tienen definiciones claras. 

Por ejemplo, la «tendinitis» se usa a menudo incluso cuando no hay evidencia de inflamación, dijo Bressler. La «tendinosis«, por otro lado, generalmente se define como un trastorno crónico del tendón sin signos clínicos o histológicos clásicos de inflamación que conducen a cambios patológicos con el tiempo. 

Los radiólogos tienden a favorecer el término tendinosis, ya que estos cambios degenerativos estructurales se observan en la ecografía o la resonancia magnética.

‘Ubicación, ubicación, ubicación’

«Los agentes inmobiliarios hablan de ‘ubicación, ubicación, ubicación’ y lo mismo se puede decir del tendón temporal», observó Bressler, y agregó que la tendinosis del temporal generalmente se presenta como «dolor facial localizado inferior a la región del arco cigomático medio».

«A un paciente que se queja de dolor se le suele pedir que señale dónde está el dolor», dijo. «Sin embargo, el dolor experimentado en el punto de inserción en la apófisis coronoides en un lugar en realidad puede ser un dolor referido hacia arriba del tendón al músculo temporal».

Además, «el músculo temporal, el tendón y las estructuras anatómicas vecinas, incluidos los nervios somáticos y autónomos, están encerrados en un espacio pequeño y enterrados profundamente dentro de la compleja anatomía de la cara, lo que hace que el tendón sea difícil de palpar y visualizar», según al artículo de revisión.

“La anatomía de la mandíbula es compleja y la tendinosis del temporal ocurre en una ubicación profunda que a menudo se describe de manera incompleta o se omite por completo en la mayoría de los libros de texto de anatomía médica o dental”, observó Bressler.

Normalmente, las lesiones del tendón temporal se originan en algún tipo de traumatismo directo o hiperextensión de la mandíbula, como procedimientos dentales prolongados o intubación traumática repentina. 

Muchos casos se resuelven a corto plazo sin secuelas a largo plazo. Sin embargo, a veces se desarrollan a largo plazo, lo que conduce a una tendinosis del temporal crónica. Una presentación típica es de dolor facial crónico progresivo y rigidez con inicio gradual agravado por la actividad de la mandíbula, dijo Bressler.

Otras causas incluyen la tensión repetitiva anormal de larga duración o la masticación del movimiento de la mandíbula durante muchos años.

La presentación clínica de la tendinosis del temporal incluye dolor facial localizado unilateral sin dolor referido, similar a la tendinopatía rotuliana o de Aquiles, y los pacientes frecuentemente señalan justo debajo del arco cigomático como la ubicación del dolor, pero lejos de la articulación temporomandibular; y dolor que se irradia desde el tendón temporal distal al músculo temporal posiblemente con o sin cefalea temporal unilateral, similar al dolor del antebrazo asociado con la epicondilitis lateral.

Los patrones de dolor pueden variar, «por lo que es importante evaluar el dolor caso por caso», aconsejó Bressler.

Diagnóstico de la tendinosis del temporal

La palpación de la tendinosis del temporal puede ser un desafío, ya que su posición es profunda en el arco cigomático, afirmó Bressler. Las técnicas sugeridas incluyen:

  • palpación intraoral de un solo dedo en la cara medial de la apófisis coronoides;
  • utilizar la técnica de agarre en pinza para tensar dinámicamente el tendón en las direcciones medial y lateral; y
  • diagnóstico por imagen, que junto con el examen clínico, «permite un diagnóstico más preciso».

Aunque las imágenes pueden detectar patología crónica del tendón o tendinosis, no pueden detectar tendinitis aguda o inflamación general inespecífica.

Bressler recomendó la ecografía preferiblemente a la resonancia magnética porque es “eficiente en el tiempo, menos costosa, más disponible” y permite el examen de la articulación temporomandibular y el tendón temporal simultáneamente.

Manejo de la tendinosis del temporal

Para la tendinosis del temporal aguda, los tratamientos no invasivos incluyen el cese de la actividad física, aparatos dentales bucales, fisioterapia profunda pasiva, fármacos antiinflamatorios y ejercicios de fisioterapia para fortalecer el músculo temporal. Sin embargo, estos enfoques no son efectivos para la tendinosis crónica.

La tendinosis del temporal crónica suele requerir abordajes intratendinosos más invasivos. Con mayor frecuencia, las inyecciones de corticosteroides anestésicos locales se han documentado con éxito a largo plazo en la tendinopatía del temporal ( J Ultrasound Med 2017; 36 [10]: 2125-2131 ; Br J Sports Med 2014; 48 [21]: 1553-1557 ).

Sin embargo, al igual que con cualquier otro tendón, las inyecciones repetidas conllevan riesgos, incluidos cambios estructurales a largo plazo. Otros posibles enfoques de manejo incluyen la intervención con aguja guiada por ultrasonido, la proloterapia y las inyecciones de plasma rico en plaquetas.

La proloterapia es una terapia de inyección regenerativa para tratar el dolor crónico relacionado con ligamentos, tendones y articulaciones.

A pesar de la disponibilidad de estas opciones, «el tratamiento óptimo sigue sin estar claro», anotó Bressler.

«Hay que fomentar el desarrollo de una formación más completa para médicos y dentistas, y una mayor investigación para construir la base de evidencia para el tratamiento óptimo de la tendinosis temporal».

Otras causas de dolor Facial:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *