dolor crónico primario

El dolor crónico primario cuenta con nuevas recomendaciones desde NICE que instan a ofrecer alternativas en la variedad de tratamientos existentes para personas con dolor primario crónico y pide a los profesionales de la salud que reconozcan y traten el dolor de una persona como válido y exclusivo para ellos.

¿Qué es NICE?

NICE (Instituto Nacional para la Calidad de la Sanidad y de la Asistencia) es un organismo independiente vinculado al Departamento de Salud y Atención Social del Reino Unido.

A las personas con dolor crónico primario se les debe ofrecer una variedad de tratamientos para ayudarles a controlar su condición, dijo NICE en su guía sobre la evaluación y el manejo del dolor crónico publicada hoy (7 de abril 2021).

El Dr. Paul Chrisp, director del Centro de Directrices de NICE, dijo: “Queremos que esta directriz marque una diferencia positiva para las personas con dolor crónico, sus familias y cuidadores».

“Destaca que comprender cómo el dolor está afectando la vida a una persona y los que la rodean y saber qué es importante para la persona es el primer paso para desarrollar un plan de atención y apoyo eficaz que reconozca y trate el dolor de una persona como válida y única para ellos «.

El dolor que dura más de 3 meses se conoce como dolor crónico primario. En el Reino Unido, la prevalencia del dolor crónico es incierta, pero es común y afecta quizás a entre un tercio y la mitad de la población. Se desconoce la prevalencia del dolor primario crónico, pero se estima que está entre el 1 y el 6% en Inglaterra. 

Diferencias entre dolor crónico primario y dolor crónico secundario

El dolor crónico causado por una afección subyacente (por ejemplo, osteoartritis, artritis reumatoide, colitis ulcerosa, endometriosis) se conoce como dolor secundario crónico. Cuando no está clara la causa del dolor, se denomina dolor crónico primario.  

El dolor crónico primario (caracterizado por alteración funcional o estrés emocional no explicable por otra causa) y se plantea como una enfermedad en sí misma; y el dolor crónico secundario, que es una entidad donde el dolor es un síntoma de una condición clínica subyacente.

Aunque la guía NICE cubre la evaluación y el desarrollo de un plan de atención y apoyo para todos los tipos de dolor crónico, se centra en los tratamientos para el dolor crónico primario. No está cubierta en esta guía el manejo del dolor como parte de los cuidados paliativos.

Enfásis en la toma de decisiones compartida

La guía enfatiza en la necesidad de una toma de decisiones compartida, colocando a los pacientes en el centro de su atención y fomentando una relación de colaboración y apoyo entre los pacientes y los profesionales de la salud. Destaca la importancia de que los profesionales de la salud comprendan cómo la vida de una persona con dolor ve afectada su vida, entre ellos el trabajo y el tiempo libre, las relaciones con la familia y los amigos y el sueño.

La guía recomienda que se desarrolle un plan de atención y apoyo basado en como las actividades diarias produce efectos en el dolor , así como en las preferencias, habilidades y objetivos de la persona. También destaca la importancia de ser honesto con la persona sobre la incertidumbre del pronóstico.

La guía hace recomendaciones para tratamientos que han demostrado ser efectivos en el manejo del dolor primario crónico. Estas recomendacione incluyen programas de ejercicio y terapias psicológicas así como la terapia de aceptación y compromiso (ACT). Otra opción que se recomienda es la acupuntura.

Fármacos en dolor crónico primario

Las personas con dolor crónico primario no deben comenzar con medicamentos de uso común, como paracetamol, antiinflamatorios no esteroideos, benzodiazepinas u opioides. Esto se debe a que hay poca o ninguna evidencia de que influyan en la calidad de vida, el dolor o la angustia psicológica de las personas, pero pueden causar daños, incluida una posible adicción.

La guía recomienda que se pueda considerar un antidepresivo en personas mayores de 18 años o más para controlar el dolor primario crónico, después de una discusión completa de los beneficios y los daños. Esto se debe a que la evidencia muestra que los antidepresivos pueden ayudar con la calidad de vida, el dolor, el sueño y la angustia psicológica, incluso en ausencia de un diagnóstico de depresión.

El Dr. Chrisp agrega: “Esta guía es muy clara al resaltar que, según la evidencia, para la mayoría de las personas es poco probable que algún tratamiento farmacológico para el dolor primario crónico, además de los antidepresivos, exista un equilibrio adecuado entre los beneficios que puedan ofrecer y los riesgos que se asocian a ellos.

Lograr una comprensión de cómo el dolor está afectando la vida de una persona y a quienes la rodean y saber qué es importante para la persona es el primer paso para desarrollar un plan de atención y apoyo eficaz. Dr. Paul Chrisp, director del Centro de Directrices de NICE

“Pero la gente no debe preocuparse por que les pidamos que dejen de tomar sus medicamentos sin brindarles opciones alternativas, más seguras y más efectivas. En primer lugar, las personas que están tomando medicamentos para tratar su dolor primario crónico que no se recomiendan en la guía deben pedirle a su médico que revise su prescripción como parte de la toma de decisiones compartidas.

 Esto podría implicar acordar un plan para continuar tomando sus medicamentos si brindan un beneficio en una dosis segura y/o pocos daños, o apoyo para que reduzcan y suspendan el medicamento si es posible. Al tomar decisiones compartidas sobre si dejar de fumar, es importante que cualquier problema asociado con la abstinencia sea discutido y abordado adecuadamente «

Nick Kosky, presidente del comité de directrices ypsiquiatra consultor de Dorset HealthCare NHS University Foundation Trust dice: “Es comprensible que las personas con dolor crónico esperen un diagnóstico claro y un tratamiento eficaz. Pero su complejidad y el hecho de que tanto los médicos de cabecera como los especialistas encuentran que el dolor crónico es muy difícil de manejar, se traduce en que a menudo esto no es posible.

Todas las personas con dolor crónico experimentan el dolor de manera diferente, por lo que creo que cuantas más opciones haya disponibles para ayudar a las personas a manejar su dolor de manera efectiva, mejor. Lucy Ryan, representante de pacientes en el comité de directrices

«Esta guía subraya la importancia de la evaluación adecuada, la elección cuidadosa de los medicamentos, los programas de ejercicio, las terapias psicológicas y la consideración de la acupuntura para mejorar la experiencia y los resultados de la atención de las personas con dolor crónico primario».

Lucy Ryan, representante del comité de pacientes de estas directrices, explica: “ Esta directriz proporcionará más consistencia en el tratamiento y apoyo en el NHS para las personas que experimentan dolor crónico. Me complace que haya destacado los riesgos potenciales de algunos de los medicamentos que se usan para tratar el dolor primario crónico, ya que creo que las personas a veces no son conscientes de ellos. 

También me complace que la guía proporcione opciones de tratamiento alternativas y que se hayan identificado lagunas en la investigación. Espero que esto signifique que después de más investigaciones en el futuro se incorporarán muchas más opciones para las personas que manejan el dolor primario crónico. Todas las personas con dolor crónico experimentan el dolor de manera diferente, por lo que creo que cuantas más opciones estén disponibles para ayudar a las personas a manejar su dolor de manera efectiva, sea mejor «.

NICE también está redactando pautas sobre la toma de decisiones compartida y la prescripción segura y el manejo de la abstinencia de medicamentos asociados con la dependencia o los síntomas de abstinencia. Se espera que estas pautas se publiquen en junio de 2021 y noviembre de 2021, respectivamente.

Comunicado de NICE
Guía NICE para Profesionales
La nueva clasificación internacional de enfermedades
(CIE-11) y el dolor crónico. Implicaciones prácticas (2019)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *