Posibilidades terapéuticas de la Nutrición en fibromialgia

Nutrición en fibromialgia

Dos décadas después de que la Organización Mundial de la Salud reconociera la fibromialgia (FM) como entidad clínica en la Clasificación Internacional de Enfermedades, 1 y a pesar de actualizar los criterios diagnósticos, 2,3 su diagnóstico diferencial y tratamiento efectivo siguen siendo desafiantes y poco definidos. Reconocida como una de las enfermedades del dolor crónico más común, se estima que la FM afecta entre el 3% y el 6% de la población mundial y aproximadamente a 10 millones de personas en los Estados Unidos, afectando desproporcionadamente a más mujeres que a hombres. 4

La FM se caracteriza por dolor crónico generalizado y extrema sensibilidad,su etiología desconocida, a menudo viene acompañada de varios síntomas asociados que incluyen fatiga, trastornos del sueño, dolor de cabeza, deterioro cognitivo, rigidez matutina, depresión y trastornos gastrointestinales. 5-7

Superposición de enfermedades complica el diagnóstico

La superposición significativa con varias enfermedades, incluyendo el síndrome de fatiga crónica, la migraña, el síndrome del intestino irritable y el trastorno de la articulación temporomandibular complica el diagnóstico diferencial de Fibromialgia y su tratamiento óptimo. A pesar de estos desafíos, a la FM se le ha asignado su propio código de diagnóstico, el M79.7, que reconoce el síndrome por primera vez como un diagnóstico clínico oficial. 8

Actualmente, no hay cura para la fibromialgia.

A falta de una comprensión clara de la etiología y la fisiopatología de la FM, el tratamiento efectivo y curativo es difícil de alcanzar. El tratamiento actual de FM es multifacético en su enfoque, incorporando opciones farmacológicas y no farmacológicas.

¿En  qué se basa el tratamiento?

El primer enfoque incluye ejercicio físico, terapia cognitiva conductual e intervenciones para minimizar los desencadenantes de la FM, incluidos los trastornos del sueño como la apnea del sueño y los problemas del estado de ánimo como el estrés, la ansiedad, el trastorno de pánico y la depresión. 9-11

Se recomienda la terapia farmacológica cuando los enfoques no farmacológicos no controlan adecuadamente los síntomas de la Fibromialgia.

En los Estados Unidos, 3 medicamentos han sido aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU, para el tratamiento de la fibromialgia; 2 de estos medicamentos, duloxetina (Cymbalta) y milnacipran (Savella), alteran las sustancias químicas del cerebro (serotonina y norepinefrina) para ayudar a controlar los niveles de dolor. 9

La pregabalina (Lyrica) actúa bloqueando las células nerviosas hiperactivas implicadas en la transmisión del dolor.

Otros agentes farmacológicos se utilizan para controlar otros síntomas que se pueden presentar, como problemas de sueño y depresión.

A pesar de las diversas opciones de tratamiento farmacológico disponibles, ningún fármaco, o su combinación, ha demostrado eficacia en el tratamiento de todos los síntomas de la FM.

Los efectos adversos se asocian a muchos de los agentes farmacológicos 12, requieren una mejor comprensión de la etiología, fisiopatología y las influencias de los hábitos y elecciones personales sobre los síntomas de la FM, que pueden proporcionar una nueva dirección en el tratamiento de FM.

Entre los enfoques de tratamiento no farmacológico, la nutrición está emergiendo como una herramienta prometedora para el manejo de FM.

Nutrición en fibromialgia

Deficiencias nutricionales en fibromialgia

Se ha propuesto que las deficiencias o el desequilibrio en ciertos componentes nutricionales esenciales pueden provocar una disfunción de los mecanismos inhibidores del dolor, incluidos la fatiga y otros síntomas de FM.

De hecho, las deficiencias en ciertos aminoácidos, magnesio, selenio y vitaminas B y D se asocian con un aumento del dolor muscular, 5 y los beneficios de la dieta específica y la suplementación nutricional se han estudiado en pacientes con FM. 13

Los esfuerzos recientes han intentado mejorar la comprensión de la relación entre la FM y la nutrición;

Específicamente, la relación entre el estado metabólico y el dolor muscular y el papel de las vitaminas, los metales y los antioxidantes. 5-7

Por ejemplo, una dieta rica en antioxidantes, alimentos que pueden aumentar el nivel de óxido nítrico y vitaminas específicas que incluyen vitamina B 12 / ácido fólico y suplementos de creatina se asocian con una mejoría en los síntomas de FM. 5

También se observan deficiencias nutricionales específicas, con mayor frecuencia en individuos con FM, incluida la deficiencia de vitamina B y D, magnesio, yodo, hierro, melatonina, selenio y aminoácidos ramificados. 5,6

En contraste, los alimentos ricos en histamina y metales pesados, incluyendo mercurio, cadmio y plomo, exacerban los síntomas de la FM.

nutricion en fibromialgia


 Fuente: Dietacoherente.com

Se ha sugerido que una dieta rica en proteínas y vegetales puede tener un efecto beneficioso en la reducción del dolor muscular, posiblemente debido a concentraciones más altas de aminoácidos específicos que proporcionan energía para la función y fuerza muscular y el aumento de la ingesta de antioxidantes de las verduras. 5,6

Sin embargo, no todos los aminoácidos son beneficiosos porque los niveles elevados de homocisteína en el líquido cefalorraquídeo están asociados con el dolor musculoesquelético relacionado con la FM. 5

Un estudio en el que individuos con FM y síndrome de intestino irritable se trataron con una dieta rica en glutamato empeoró los síntomas de FM en comparación con los participantes de control que no fueron sometidos a la prueba de glutamato. 7

Los resultados sugieren que el glutamato puede jugar un papel en los síntomas de FM en algunos pacientes.

La obesidad empeora el dolor

Los estudios también han examinado los efectos del ejercicio físico, el peso corporal y la obesidad en el desarrollo o en la exacerbación de los síntomas de la FM. 5-7 Una revisión sistemática reciente encontró que las personas con FM generalmente tienen un estilo de vida sedentario, tienen un mayor índice de masa corporal y tienen más probabilidades de tener sobrepeso u obesidad.

Además, las personas obesas muestran una mayor sensibilidad al dolor, una menor calidad de vida y una mayor prevalencia de fatiga. Estos síntomas también se han relacionado con un consumo reducido de alimentos ricos en proteínas y verduras, un patrón de sueño deficiente y depresión. 5,6

El vínculo entre la nutrición y la FM puede proporcionar un enfoque viable para explicar la variación  de síntomas de la FM en cada individividuo vinculados directamente a los hábitos nutricionales personales y puede presentar un enfoque potencial para individualizar la gestión de la enfermedad.

Alcanzar una correcta nutrición ¿El fin del dolor?

Cuando se alcanzan niveles óptimos de nutrición, los niveles de dolor FM generalmente se reducen. 5

Actualmente, sin embargo, la investigación que respalda la ingesta dietética y la FM es prematura para vincular categóricamente la causa-efecto y permite la formulación de recomendaciones nutricionales específicas para la gestión de la FM.

Sin embargo, de acuerdo con la evidencia actual, existe una clara correlación entre los síntomas de FM y la dieta saludable, el ejercicio físico y el mantenimiento de un peso corporal saludable.

Entre las personas con FM, hay que proporcionar orientación para mejorar los hábitos  alimentarios, que puede incluir suplementos para lograr un estado nutricional óptimo e intervenciones para mantener un peso corporal normal, esto puede contribuir a un mejor control de los síntomas de la FM.

Escrito por la Dra. Helen Fosam

Saber más de la alimentación en fibromialgia

https://www.rheumatologyadvisor.com/fibromyalgia/fibromyalgia-therapeutic-possibilities-of-nutrition/article/768730/
Print Friendly, PDF & Email
4.2/5 (5)

Valora esta información

Comparte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.