polifarmacia y disfunción cognitiva

Durante años, la mujer ni siquiera se dio cuenta de que los medicamentos que estaba tomando podrían ser peligrosos. A los 66 años de edad, la paciente desconocía que estaba poniendo en riesgo el futuro de su salud cognitiva.

Sus médicos también lo desconocían, con el tiempo, le recetaron múltiples medicamentos para tratar su fibromialgia, depresión y neuropatía periférica que tuvieron varios efectos en su cuerpo, todos compartían una propiedad.

agentes anticolinérgicos

Todos eran agentes anticolinérgicos (ACH), bloquean la acción de acetilcolina, el neurotransmisor que interactúa con otras células involucradas en el aprendizaje y la memoria.

Por fortuna, también fue paciente en Kaiser Permanente Northwest, con sede en Portland, Oregon, donde los especialistas intentan reducir la carga de ACH de los pacientes mayores, después de que datos recientes vinculen esta clase de medicamentos al deterioro cognitivo. Como parte de la actuación, un farmacéutico habló con la paciente y le explicó los riesgos de sus medicamentos para la ACH. En el periodo de tiempo que abarcó unos meses, la paciente cambió a opciones más seguras, disminuyendo la fluoxetina, la ciclobenzaprina y la desipramina, y reemplazándolas con duloxetina y gabapentina.

Beneficios de la REDUCCIÓN de FÁRMACOS

«Este tratamiento desciende el riesgo de deterioro cognitivo», dice Marti Groeneweg, PharmD, supervisor de los servicios de farmacia clínica en Kaiser Permanente, durante una sesión sobre polifarmacia en AMCP Nexus 2019. El cambio además de no empeorar al paciente de otras enfermedades , la paciente «dijo que no se había sentido mejordesde hace años, vuelve a vivir otra vez» remarca el Dr. Groeneweg

Los riesgos: polifarmacia y disfuncion cognitiva

La polifarmacia en los ancianos puede ser peligrosa, incluso potencialmente mortal, y los especialistas de todo el país están tratando ayudar a los pacientes mayores a abandonar el uso de múltiples medicamentos con potencial riesgo, incluidos los agentes ACH. Los medicamentos que activan el sistema nervioso central (SNC), y opioides y benzodiacepinas.

Todos estos esfuerzos son muy necesarios, debido a los riesgos que plantea la polifarmacia. En una revisión, los pacientes mayores con cinco recetas o más tenían un riesgo 88% mayor de experimentar un evento adverso farmacológico en comparación con aquellos que tomaban menos medicamentos, y la polifarmacia se asoció con costes médicos 30% más altos (Expert Opin Drug Saf 2014; 13 [1 ]: 57-65).

Gran volumen de datos apuntan a los riesgos presentados por tipos específicos de polifarmacia. Por ejemplo, en un estudio, los pacientes de 70 años de edad y mayores que tomaron un fármaco activador del SNC, como un antipsicótico, antidepresivo o benzodiacepina, en combinación con opioides tuvieron un riesgo 1.5 veces mayor de caídas. Cuando los pacientes tomaron dos o más medicamentos activadores del SNC, el riesgo de caídas aumentó a 2.3 (Gerontology 1998; 44 [4]: ​​217-221).

Riesgo de caídas en fibromialgia

Combinaciones de gran riesgo

Solo la combinación de benzodiacepinas y opioides puede ser mortal: un estudio realizado en veteranos estadounidenses descubrió que la mitad de las personas que murieron por una sobredosis de drogas estaban usando benzodiacepinas y opioides (Br Med J 2015; 350: h2698).

Los riesgos planteados por los medicamentos para la ACH también han sido estudiados

Un artículo reciente encontró que los adultos mayores que tomaron la mayor cantidad de dosis de medicamentos de esta clase (es decir, antihistamínicos, antiarrítmicos, antieméticos y antimuscarínicos) tenían un riesgo 49% mayor de desarrollar demencia en comparación con aquellos que no tenían recetas de ACH antes del estudio (JAMA Intern Med 2019; 179 [8]: 1084-1093). Aunque los hallazgos surgen de un estudio retrospectivo, «despertó la alarma de que esta asociación es real», dijo Sunshine Sommers, Director de servicios de farmacia clínica en Kaiser Permanente.

Estrategias que funcionan

Es difícil ayudar a los pacientes a dejar estos fármacos que plantean tantos problemas, señala la copresentadora de la sesión, Rainelle Gaddy, líder de farmacia de programas clínicos Rx con sede en Alabama para Humana Pharmacy Solutions.

Involucrar a los pacientes y educar

Muchos pacientes que toman los medicamentos para el dolor no quieren asumir el riesgo de empeorar, y ahí es donde los farmacéuticos «pueden desempeñar un papel fundamental», dijo el Dr. Gaddy. Por ejemplo, un ensayo aleatorizado de 2018 encontró que una intervención educativa dirigida por un farmacéutico para pacientes y médicos redujo las recetas de riesgo e inapropiadas, como los hipnóticos sedantes, los antihistamínicos de primera generación y los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Resultados

Después de seis meses, el 43% de los pacientes mayores que recibieron la intervención ya no estaban tomando esos medicamentos, frente al 12% de los controles (JAMA 2018; 320 [18]: 1889-1898). «Involucrar a los pacientes y educar, así como educar a sus proveedores también puede ser una intervención de éxito», dice el Dr. Groeneweg.

Comunica a todos tus médicos tu medicación para evitar duplicidades en fármacos

Continuidad en la COMUNICACIÓN

Si los farmacéuticos no tienen suficiente tiempo cara a cara con los pacientes, pueden hacer llamadas telefónicas, apoyarse en el correo electrónico, o incluso usar boletines informativos, pidiendo a los pacientes que les realicen preguntas. «Esta comunicación no solo proporciona al paciente información general. También crea una oportunidad para que los pacientes llamen y realmente hablen con un farmacéutico ”.

Seguimiento e información al paciente

Si los pacientes están dispuestos a cambiar o disminuir los medicamentos, los farmacéuticos pueden ayudar contactando al médico, dice. Algunos médicos no pueden percatarse de que sus pacientes están viendo a otros especialistas que también recetan opioides y otros medicamentos del SNC. Una lista de correos con estos pacientes en esta categoría, se pueden beneficiar de la información, junto con una breve explicación, de los riesgos. El mensaje a través de estas comunicaciones son una «herramienta adicional», dijo el Dr. Gaddy.

Medicamentos con actividad anticolinérgica: decálogo para una prescripción prudente

Actuar sobre las drogas ACH

En 2018, Kaiser Permanente Northwest comenzó a probar una intervención centrada en los medicamentos contra la ACH, en la que proporcionó información que detallaba alternativas seguras y consejos para reducir el uso. Envió cartas a los pacientes firmadas por sus médicos explicando los riesgos. Mediante registros electrónicos de salud actualizados enviaron alertas de mejores prácticas. Pidió a los farmacéuticos que revisaran las listas de medicamentos para pacientes más complejos (como la mujer de 66 años con fibromialgia, depresión y neuropatía periférica).

Resultados

A mediados de año, Kaiser Permanente vio una caída del 28% en el número promedio de recetas para una de las clases de medicamentos ACH más comúnmente recetados. Los antidepresivos tricíclicos, por cada 1,000 miembros de Medicare por mes, dijo el Dr. Groeneweg.

La colaboración del paciente clave

El Dr. Gaddy señaló que Humana ha implementado programas piloto para abordar la polifarmacia en los ancianos. Los resultados están pendientes, pero un enfoque único no funciona para todos los pacientes, enfatiza. Pedir a los pacientes que cambien algo que podría estar funcionando no es fácil. «Es una discusión muy difícil de mantener con cualquier persona que quiera seguir tomando sus medicamentos», apunta.

Alison McCook

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *