¿Se puede ver el dolor? Sí, observa 4.88/5 (33)

Sí, se puede ver el dolor. A veces es muy difícil que veas el dolor, las personas que lo sufren se vuelven en verdaderas “expertas” en camuflarlo. Y lo camuflan para “sobrevivir”, cuando han querido mostrarlo han conseguido rechazo.
Y cuando se convive con el dolor. Si algo no se quiere es vivir con más dolor.

Pero sí el dolor se puede ver sólo hace falta frenar y escuchar (seguramente no hablaran)…o observar. Algo que hemos olvidado, sino es enfrente de la pantalla de un dispositivo (estamos perdiendo la capacidad de ver) de mirar lo que tenemos cerca.

Primero si quieres verlo, deshazte de ideas erróneas. El dolor no tiene cara de mujer, el dolor tiene cara de hombre también y de niños y de adolescentes.

De niños que aún no han aprendido a saber qué es lo que le pasa y decir que les pasa. Tras una rabieta salida de tono, o unas malas notas. Puede que le inunde la tristeza de no poder hacer lo que los demás niños quieren hacer y ellos no pueden. En estos casos no es una opción verlo, hay que detectarlo y combatirlo.

El niño necesita ayuda, y hay niños que sufren dolor crónico. Muchos de los enfermos de fibromialgia han tenido dolores en su infancia, han convivido con ellos y no se han tratado. No le des la espalda al dolor en la infancia.

¿Pero como puedes ver el dolor?

Sí de verdad quieres poner en marcha tus mejores sentimientos…empieza a empaparte de gestos. Pequeños gestos que caracterizan a las personas que conviven con dolor.

Antes daba abrazos largos que te rodeaban de cariño, ahora los evita. Lo ves distante.

Hubo un tiempo en el que era la primera/o en llegar y el último/a en irse. Ahora es el último en llegar y la primera en marcharse.

Se reía a carcajadas…¿hace tiempo que no lo ves? No es que no sienta alegría…probablemente su mandíbula se resienta a hacerlo. No caigas en errores de juzgar emociones.

¿Hace tiempo que evita dar ideas o hacer planes para juntaros? No te evita, no sabe cómo va a ser su próximo día y no quiere hacerte un feo, comprometiendo tu tiempo.

Ha dejado de participar en las reuniones, no habla, sonríe…sigue con la mirada…pero no habla. El dolor no le permite seguir vuestros ritmos no es que se haya vuelto un aburrido/a.

Antes te hablaba de cientos de planes futuros, ahora lo evita. El dolor lo impide, ha perdido la libertad de planificar su tiempo.

Te llama y no lo esperabas. El dolor le ha dejado cinco minutos y quiere compartirlo contigo.

Antes volaba…ahora no puede seguir tu ritmo. El dolor no le deja… ahora lo ralentiza.

Se toca sus manos, su cara, sus rodillas, sus piernas. El dolor le atenaza, sus manos intentan dar alivio allí donde duele.

Ha sido intrepida/o…ahora ya rehuye participar en aventuras.

Rehuye tus llamadas. No quiere decirte NO.

No se deja de vivir, se revive

Y así en cientos de cosas que compartías, cientos y que ahora echas de menos. Tú las echas de menos.
Quien la sufre tiene la incapacidad de volver a vivirlas.  El dolor impide a  compartir contigo cientos de momentos que anhela. El dolor le incapacita a vivir ciertas cosas físicas, no a sentir. Se aprende a sentir mucho más para aferrarte a la vida.

Queda la mente para ser libre, y en ella tú eres el protagonista de tantos momentos en los que fuisteis felices. Recuerda el dolor es visible, sólo es invisible para quien es incapaz de enfrentarse a la realidad y lo evita.

se puede ver el dolor

Necesitamos que veas el dolor, se puede ver el dolor

Para mirar al dolor frente a frente hace falta mucha valentía. Si eres capaz de ver el dolor verás fuerza, mucha fuerza. Y generosidad que se confunde con apatía, no querer arrastrarte a la tiranía del dolor físico supone mucho sacrificio. Supone renuncias. Sabe que tú eres libre y no quiere interponerse, entorpecer tu vida. Generosidad, mucha generosidad que se confunde con desamor o falta de ilusión.

Se puede ver el dolor sólo si estás dispuesto a querer comprender. El dolor no es invisible. El dolor se puede ver si sabes hacia donde dirigir tu mirada y tu corazón.

Fibromialgia Noticias ©

¿Quieres ayudar a visibilizar el dolor? ¿Lo muestras?

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Valora esta información

2 comentarios
  1. vicky cañadas
    vicky cañadas Dice:

    Es tan real este escrito, me siento tan identificada, uno empieza a no programar mucho, a dejar temprano reuniones familiares o simplemente a no asistir, y no es que no pongamos lo mejor de nosotros, es simplemente que nuestro cuerpo no da más y necesita reposo…..aunque en lo particular ese reposo no me sea en mas de una ocasión para nada reparador.

    Responder
  2. Anónimo
    Anónimo Dice:

    Gracias por compartir las ideas más profundas de mi cabeza y por mostrarme a mí y a muchos que vivimos en duda, que es real lo que sentimos y hay gente que está pasando por lo mismo pero principalmente que no estamos solos, nos entendemos. Gracias.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *