Síntomas del síndrome de fatiga crónica (SFC/ EM)

La denominación “síndrome de fatiga crónica”(1) es inespecífica pero adecuada para una enfermedad entre cuyos muchos síntomas la fatiga y el agotamiento son los más llamativos y constantes. Sin embargo, la fatiga, que probablemente es el síntoma más extendido, es el más grave sólo en la mitad de los pacientes.

Severidad de síntomas

Para los demás el síntoma más severo son las cefaleas, los dolores musculares, los dolores articulares, los trastornos de la visión, las perturbaciones emocionales, la pérdida de memoria, la confusión, el dolor en los ganglios linfáticos o el dolor abdominal.

Cada síntoma por separado puede presentarse con mayor o menor intensidad, pero el cuadro conjunto permanece notablemente invariado.

Estos síntomas pueden ser totalmente incapacitantes y persistir durante años, o pueden ser leves hasta el punto de significar tan sólo una molestia.

En general, el examen físico sólo pone de manifiesto ligeras anomalías, tales como inflamación de garganta o sensibilidad dolorosa de los músculos y ganglios linfáticos.

Verdaderamente llama la atención que un paciente pueda encontrarse tan mal con un aspecto exterior relativamente bueno.

sintomas del sindrome de fatiga cronica

sintomas del sindrome de fatiga cronica

¿qué descubren las pruebas de laboratorio?

Al igual que el examen físico, las evaluaciones usuales de laboratorio sólo descubren anomalías mínimas o ninguna.

Hay pruebas complejas de laboratorio que pueden arrojar resultados anormales, pero son difíciles de interpretar para la mayoría de los médicos y apenas se les ha prestado atención.

La conjunción de múltiples y fuertes padecimientos somáticos con sólo leves anomalías en el examen físico y en las pruebas usuales de laboratorio es la razón de que muchos médicos hayan desestimado esta enfermedad tildándola de hipocondría.

Hace medio siglo que la medicina insiste en distribuir las enfermedades en categorías según la naturaleza de los síntomas.

Según eso, un especialista en las articulaciones vería el SFC como una forma de artritis, un psiquiatra la vería como una enfermedad mental y un alergólogo la vería como una manifestación de alergias.

Los médicos ante el síndrome de fátiga crónica

Resulta irónico que en esta época de especialización los médicos generales hayan sido el único grupo de médicos capaces de reconocer la multiplicidad de síntomas del SFC como un síndrome específico.

Pero en nuestra era tecnológica es infrecuente que los especialistas escuchen a los generalistas. Y los especialistas no han podido hacer grandes progresos en el estudio de esta enfermedad, primordialmente por la ausencia de “patología” en los órganos de su especialidad.

Es decir, aunque los músculos duelan, las biopsias de músculo son normales o descubren sólo alteraciones mínimas. Aunque haya cefaleas, las tomografías cerebrales son normales. Los especialistas se interesan por las enfermedades que se originan en su área de especialidad.

En estos tiempos de medicina de especialidades, un paciente del SFC podría consultar a una docena de especialistas diferentes sin que ninguno de ellos supiera dar con la causa de sus padecimientos. Cualquiera que sea la causa que produce los síntomas del SFC, cae fuera de las especialidades circunscritas.

Estamos ante una enfermedad tan fundamental en su origen que afecta a todos los sistemas corporales y al mismo tiempo produce muy pocas lesiones.

lista de los múltiples síntomas que aparecen en el SFC.

Con una estimación aproximada del porcentaje de pacientes que presentan cada síntoma. Los que ocasionan mayor sufrimiento a los pacientes van marcados con un asterisco (*).

Fatiga o agotamiento 95 % *
Dolor de cabeza 90 % *
Malestar general 80 % *
Pérdida de la memoria reciente 80 % *
Dolor muscular 75 % *
Dificultad para concentrarse 70 % *
Dolor en las articulaciones 65 % *
Depresión 65 % *
Dolor abdominal 60 % *
Dolor en los ganglios linfáticos 50 % *
Dolor de garganta 50 % *
Falta de sueño reparador 90 % *
Debilidad muscular 30 %
Sensación de sabor amargo o metálico 25 %
Trastornos del equilibrio 30 %
Diarrea 50 %
Estreñimiento 40 %
Meteorismo 60 %
Crisis de ansiedad 30 %
Dolor ocular 30 %
Irritación ocular 60 %
Visión borrosa 80 %
Visión doble 10 %
Sensibilidad a las luces intensas 80 %
Adormecimiento y/o hormigueo en las extremidades 60 %
Desmayos 40 %
Mareo 75 %
Vértigo 30 %
Torpeza 30 %
Insomnio 65 %
Fiebre o sensación de fiebre 85 %
Escalofríos 30 %
Sudores nocturnos 50 %
Aumento de peso 40 %
Alergias 60 %
Sensibilidad a sustancias químicas 25 %
Palpitaciones 55 %
Disnea 30 %
Ronchas y enrojecimiento en la cara y las mejillas 40 %
Hinchazón de las extremidades o de los párpados 20 %
Escozor al orinar 20 %
Disfunción sexual 20 %
Caída del cabello 20 %
Una lista de síntomas del SFC puede conducir a engaño, dado que a primera vista parece como si casi todos los síntomas posibles pudieran entrar en ella.

Realidad del sindrome de fátiga crónica

Esta es otra razón de que muchos médicos no hayan aceptado la realidad del SFC: sencillamente hay demasiados síntomas.

Pero el paciente que refiere estos síntomas no los enumera al azar, antes bien componen un cuadro de perfiles muy definidos que resulta casi idéntico de un paciente a otro.

El cuadro sintomático es tan reproducible en los casos típicos que los pacientes saben diagnosticar el SFC en otros al instante.

1. En el texto original el autor no designa el síndrome de fatiga crónica con el nombre de CFS, acrónimo de chronic fatigue syndrome (“síndrome de fatiga crónica”), sino con el más específico, que algunos pacientes y médicos de habla inglesa prefieren, de CFIDS, acrónimo de chronic fatigue and immune dysfunction syndrome (“síndrome de fatiga crónica y disfunción inmunitaria”).

Se ha juzgado oportuno mantener en la traducción el nombre más antiguo y difundido. (Nota de la traductora.) (Del libro de David S. Bell, M.D., The Disease of a Thousand Names [Lyndonville, Pollard Publications, 1991]. Traducido y reproducido con permiso del autor. Traducción de María Luisa Balseiro.)

Cambio en el año 2007 de la denominación de Síndrome de Fátiga Crónica

Nuevo nombre para el Síndrome de Fátiga Crónica

Un grupo de investigadores y de clínicos conocidos del CFS se reunió el 12 de enero en Florida para discutir si el “síndrome de fátiga crónica” era un nombre apropiado para la enfermedad, y para sugerir un nombre alternativo en caso de necesidad.

Los pacientes y los clínicos del CFS tienen desde hace mucho tiempo que el “síndrome de fatiga crónica» trivializa la naturaleza seria del desorden, y ha decidido un cambio del  primer nombre adoptado por la CDC en 1988.

Panel de expertos

La necesidad para montar al grupo era la creencia que un panel de los expertos mundiales podría proporcionar legitimidad y credibilidad científica a los pacientes que buscaban un nuevo nombre.

El comité, llamado «Por el cambio del nombre del CFS; el panel consultivo»  está formado por su organizador, Carson paciente de CFS y los doctores Lucinda Bateman, David Bell, Paul Cheney,de lapón Charles, Nancy Klimas, Anthony Komaroff, Leonard Jason, y Daniel Peterson.

El Dr. Peterson no pudo assistir a la reunión, pero fue consultado por telefono posteriormente.

comite cambio nombre sindrome de fátiga crónica

sentado (a la derecha): DRS. Anthony Komaroff, David Bell, Nancy Klimas, Leonard Jason, lapón de Charles, Lucinda Bateman, Paul Cheney

Los miembros del comité convinieron que el CFS no recoge la severidad de la enfermedad y  hace daño a los pacientes, y se centraron en encontrar nombres alternativos.

El primer nombre conocido fue acuñado  en un editorial publicado en el Lancet en 1956 por sir Donald Acheson, MD. “ME”  utilizado en muchos países, incluyendo Gran Bretaña.

“ME”  se han utilizado históricamente para describir el “Encephalomyelitis de Myalgic” (inflamación nerviosa del sistema que implica dolor del músculo) – un término que no describe exactamente el proceso de la enfermedad en todos los pacientes.

Encefalopatia Miálgica

Los miembros del comité prefirieron la “encefalopatía de Myalgic” (patología nerviosa del sistema con dolor asociado del músculo), que también se abrevia “ME”. Los avances científicos recientes  señalan la utilidad de esta etiqueta, pues la patología del cerebro con consecuencias a menudo dolorosas, especialmente en músculo, se documenta cada vez más en pacientes con esta condición.

El grupo reconoció eso CFS que caía de un nuevo nombre podría causar totalmente problemas con demandas de la inhabilidad y del seguro médico, y recomendó que el “CFS” deba acompañar cualquier nuevo nombre, por lo menos por un período del tiempo.

Reconocimiento del ME/CFS

Fue reconocido que el CFS tiene actualmente cierto reconocimiento médico conocido, aunque según la CDC, menos de 20 por ciento de los pacientes han sido diagnosticados. Los investigadores expresaron su creencia que el término “ME/CFS” (o “CFS/ME”) es de diagnóstico exacto y, se aleja del CFS, no siendo peyorativo para los pacientes.

También fue observado que este movimiento es constante cambiando el nombre en diversos países, tales como Canadá, en donde el “CFS” fue cambiado recientemente a “ME/CFS”.

En un acontecimiento relacionado reciente, la junta directiva de la asociación internacional para CFS (IACFS) votó para recomendar que el nombre de esa organización esté cambiado al IACFS/ME. Este movimiento está siendo votado actualmente encendido por sus miembros, y si está aprobado, el nombre de esa organización pronto será cambiado.

Guardar

Guardar

Redacción Fibromialgianoticias.com 14-01-2007
Aunque las personas con mayor educación y títulos académicos tienen menos incidencia de padecer trastornos físicos y mentales, porque sus prácticas nutricionales son más sanas, fuman y consumen alcohol en menores cantidades y realizan actividades físicas regularmente, lo cierto es que en las grandes urbes sufren de afecciones tales como alergias y síndrome de fatiga crónica por las altas cargas de trabajo, revela un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Incremento del «estrés académico»

En el estudio «Los rendimientos de la educación: relación entre la educación, el crecimiento económico y los resultados sociales» , ese organismo advierte que la salud mental de los adolescentes y adultos jóvenes de los países afiliados a la organización, entre ellos México, ha «empeorado» y ha suscitado «preocupación» debido al incremento del «estrés académico» que presentan y la falta de apoyo en los sistemas escolares.

Incremento de «trastornos de ansiedad

La investigación realizada por la OCDE aborda el impacto que tiene en la población obtener mayores niveles de educación en tres aspectos: el de los ingresos y el empleo; los comportamientos relacionados con la salud y los efectos sicosociales.
El reporte de la OCDE también advierte sobre el incremento de «trastornos de ansiedad» entre la población de mayor nivel eductivo y los jóvenes que son sometidos a evaluaciones de concurso internacional como las que aplica a través de PISA.

Medir la calidad de la educación en las áreas de lectura, matemáticas y ciencias.

Además, en las ciudades es creciente el número de personas que con altos grados de educación padece transtornos alimenticios y el llamado síndrome de fatiga crónica debido a las altas cargas de trabajo.

El sindrome de Fátiga Crónica causa de invalidez permanente

El sindrome de Fátiga Crónica causa de invalidez permanente por el Tribunal superior de Cataluña.
Edición | fibromialgianoticias.com 5 de Enero del 2007

Después de un proceso que comenzó en el año 2001, El tribunal superior de Justicia de Cataluña ha dictado setencia a favor de Isabel M. N. por el padecimiento de la enfermedad de sindrome de fátiga crónica y el reconocimiento al derecho de ser beneficiaria de una Invalidez permanente absoluta.

La sentencia recoge que para acceder a una incapacidad absoluta permanente el beneficiario ha de haber visto mermadas sus capacidades para desarrolar sus quehaceres diarios con un mínimo de continuidad, profesionalidad y eficacia precisandose en la setencia que no existe profesión en el mercado laboral que no se requiera un mínimo de estas tres caracteristicas, necesarias en cualquier oficio por más básico que sea.

mayo del 2005 fué denegada la incapacidad

En mayo del 2005 fué denegada la incapacidad por el juzgado de lo social Nº 3 de Girona en el que se presentaba la causa por fibromialgia, trastorno depresivo-ansioso y radiculopatía. En septiembre del 2005 la dirección provincial del INSS de Girona reconoció a Isabel que padecia fibromialgia reumática, síndrome depresivo-ansioso y síndrome de fatiga crónica, pero no fue aceptada la invalidez permanente absoluta por considerar que estas dolencias no causaban un grado necesario para acceder a dicha prestación.

Un nuevo proceso iniciado en Abril del 2005 presentando como causa mayor el padecimiento de sindrome de fatiga crónica siendo reconocida la invalidez por el Juzgado de lo social Nº 1 de Girona y ratificada a hora por el tribunal Superior de Justicia, reconociendose a percibir el 100% de la base reguladora con efectos retroactivos desde julio de 2005.

Antonio Díaz Tarragó , abogado del Bufet Jurídic Díaz-Tarragó Advocats & Associats ha sido quien ha llevado adelante este proceso y señala la necesidad de revisar el catálogo de enfemedades ya que nuevas dolencias no reflejadas están a día de hoy totalmente desde el punto de vista médico reconocidas y justificadas.

«ABRIENDO CAMINO. Principios Básicos de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica e Intolerancia Química Múltiple»

Libro de Fibromialgia Abriendo camino

Libro de fibromialgia abriendo camino

 

La Fibromialgia, el Síndrome de Fatiga Crónica y la Intolerancia Química Múltiple son enfermedades diferentes de gran impacto social, laboral y personal que, lamentablemente, no tienen el reconocimiento necesario y presentan muchas veces síntomas comunes en los que el dolor, una fácil fatigabilidad, sensibilidad ante sustancias químicas y alteraciones en el estado de ánimo, tienen un papel relevante.

El Dr. Ferran J. García-Fructuoso, con gran experiencia profesional en estas patologías

Es frecuente que todas estas enfermedades sean consideradas psicosomáticas o incluso directamente psiquiátricas, cuando todos los estudios indican claramente que muy pocos pacientes podrían ser incluídos en un diagnóstico psiquiátrico concreto. El Dr. Ferran J. García-Fructuoso, con gran experiencia profesional en estas patologías, aborda en este libro el estado actual del conocimiento sobre estas enfermedades y plantea con claridad la revisión histórica y los procesos diagnósticos, pronósticos y terapéuticos de cada una de ellas.

ABRIENDO CAMINO. PRINCIPIOS BASICOS DE FIBROMIALGIA, FATIGA CRONI CA E INTOLERACIA QUIMICA MULTIPLE

Guardar

¿Cómo se diagnostica el síndrome de fátiga crónica?

¿Cuales son los criterios para diagnosticar el síndrome de fátiga crónica?

¿Es la depresión mayor un criterio de diagnóstico?

Dr. Ferrán -responde-

«En medicina, los diagnósticos de las enfermedades se dan mediante el cumplimiento de los llamados «Criterios de Diagnóstico». No damos diagnósticos por intuición. Esto es así, porque la medicina es una ciencia y por lo tanto necesitamos segmentar bien los grupos de enfermos para poder saber que hablamos de lo mismo aquí que en Australia, por poner un ejemplo, sino sería imposible avanzar.

Los criterios que actualmente se utilizan para el diagnóstico de sindrome de fátiga crónica, son los de Fukuda (CDC) de 1994 y están avanzando mucho los canadienses de 2003 que han demostrado ser más fiables para delimitar el sindrome de fátiga crónica /EM de otras causas de fatigabilidad anormal, sobre todo al exigir un claro impacto cognitivo.

Para dar un diagnóstico,

el paciente debe cumplir los criterios, pero además no debe tener ninguna circunstancia de exclusión. Las circunstancias de exclusión son situaciones clínicas o enfermedadesconcretas que, por la similitud de sus síntomas, podrían confundir el cuadro, en tal forma, que el diagnóstico se pudiese ver comprometido.
Independientemente de mi criterio, que no tiene mayor valor, como tampoco el de otros compañeros.

El comité que elaboró tanto los criterios CDC de 1994 como los Canadienses de 2003, decidió que la Depresión Mayor (insisto, Depresión Mayor), es un criterio de exclusión para el diagnóstico de sindrome de fátiga crónica, por lo tanto, no se pueden dar los dos diagnósticos simultáneamente con la ciencia en la mano.
Nuestras impresiones clínicas son otra cosa, pero si yo fuese el perito de la «parte contraria» tumbaría el caso en una intervención inferior a dos minutos, con tal contundencia documental que sería irrefutable.

Son contadísimos los casos de sindrome de fátiga crónica que, sin psicopatología previa, desarrollan una Depresión Mayor en el curso de la enfermedad y en estos casos, los síntomas como fiebre, adenopatías, odinofagia, trastornos inmunológicos, pérdida de peso, etc. contribuyen a precisar el tema, pero en mi opinión hay que dejar aparcado el diagnóstico de sindrome de fátiga crónica hasta que ceda el episodio de Depresión Mayor y retomar el diagnóstico si el cuadro continúa como previamente.

En la Depresión Mayor Melancólica y/o en la Recurrente, el diagnóstico de SFC es simplemente imposible si somos científicamente responsables.
Tal vez lo comprenda mejor si piensa que una persona con obesidad (como yo mismo), con una obesidad superior al 35% de la IMC, no puede tampoco ser diagnosticado de sindrome de fátiga crónica .

Quien no tenga en cuenta estas cosas no sabe de sindrome de fátiga crónica, así de simple.

Espero haber contribuído a la clarificación del tema y en todo caso vuelvo a recomendar la lectura del documento de consenso abreviado que he revisado en su traducción en castellano»

Esta aclaración está recogida del foro IFR el cual está moderado y a la vez realiza una gran labor divulgativa por el Dr. Ferrán, reumatólogo con gran capacidad investigadora y que entre otras acciones está dedicando muchos de sus esfuerzos a resolver las causas de la fibromialgia, sindrome químico Múltiple y sindrome de fátiga crónica.

¿Existe una mayor tasa de suicido en los enfermos de sindrome de fátiga crónica?

Dr. Ferrán -responde-

«No existe una mayor incidencia de suicidio en los síndrome fátiga crónica que en el resto de la población. Se hizo un estudio de seguimiento de largo plazo a 1201 pacientes con fatigabilidad anormal (2006 Univ. de Washington) y el resultado fue muy claro:
Curiosamente el suicidio se incrementaba en ocho veces respecto a la población general, pero sólo en aquellos que NO cumplian los criterios de SFC y tenían historia de Depresión Mayor, es decir, los que sí cumplían criterios, los verdaderos SFC/EM, no tenían un incremento de suicidio. «

Dr. Ferrán J. Garcia Fructuoso

Esta aclaración está recogida del foro IFR el cual está moderado y a la vez realiza una gran labor divulgativa por el Dr. Ferrán, reumatólogo con gran capacidad investigadora y que entre otras acciones está dedicando muchos de sus esfuerzos a resolver las causas de la fibromialgia, sindrome químico Múltiple y sindrome de fátiga crónica.

SFC como fallo cardíaco secundario a malfunción mitocondrial: Protocolo de apoyo nutricional

¿Proceden los síntomas del SFC de una especie de «fallo cardíaco» asociado con la ineficiente producción de energía a nivel celular?

La especialista en SFC con base en el Reino Unido, Dra. Sarah Myhill, MD, cree que es esto – en base a sus propias observaciones al tratar a sus pacientes, y en un estudio cuidadoso de la evolución de la ciencia.
La Dra. Myhill explica que su enfoque es preventivo; se basa en el cuidado de la salud y en la educación del paciente .
En el siguiente manual para pacientes, reproducido aquí con permiso de la página web informativa para el paciente de la Dra. Myhill ( www.DrMyhill.co.uk ):

·Explica la teoría subyacente en términos simples.
·Detalla un protocolo de dieta/suplementos para dirigirse a la condición.
·Y explica las pruebas básicas requeridas para determinar las deficiencias del paciente individual con respecto a esto, si las hay.

El manual de la Dra. Myhill se basa específicamente en las investigaciones innovadoras y en el trabajo clínico de los fisiólogos cardiopulmonares americanos, Dr. Arnold Peckerman, PhD, y Dr. Stephen T. Sinatra, MD – y presagia la continuación del trabajo del especialista en SFC, Dr. Paul Cheney, MD, para definir más esta
condición y testar estrategias para su tratamiento. (Los pacientes interesados en las publicaciones de estos expertos se pueden dirigir a las consultas de pie de página.)

El SFC fallo cardíaco secundario a la malfunción mitocondrial

Por Sarah Myhill, MD
Creo que este es uno de los manuales más importantes que he hecho hasta ahora con respecto a mi comprensión del SFC y de lo que se puede hacer para recuperarse.

Léalo por favor varias veces con atención – porque para muchos sufridores contiene las llaves para abrir su enfermedad.
Recientemente he leído 2 trabajos que tienen mucho sentido, tanto para mis observaciones clínicas, como para confirmar la idea que el SFC es un síntoma de fallo mitocondrial.

sindrome de fatiga cronica mitocondrial

Mitocondria 3D

Los dos síntomas que busco para diagnosticar el SFC son,

primero muy poco vigor y segundo una fatiga retrasada. Creo que puedo explicar lo que ocurre dentro de las células y sus efectos en los órganos mayores del cuerpo (primariamente en el corazón). Máses importante destacar que se hace necesario un test para detectar el SFC y avanzar en el manejo de la enfermedad y por tanto en su recuperación.
Si las mitocondrias (lpequeñas baterías dentro de cada célula del cuerpo) no funcionan como es debido, se deteriora el suministro de energía a todas las células del cuerpo, incluido el corazón.

· Muchos de los síntomas del SFC pueden explicarse con el fallo cardíaco porque el músculo del corazón no puede trabajar como es debido.
· Los cardiólogos e otros médicos están acostumbrados a manejar el fallo cardíaco debido al pobre suministro de sangre el corazón.
· En el SFC el fallo cardíaco es causado por la pobre función muscular, y por esto, estrictamente hablando, es una cardiomiopatía.

Significa que la función del corazón será muy anormal, pero las pruebas tradicionales del fallo cardíaco, como ECG, ECHOs, angiogramas, etc., son normales.
Gracias al trabajo de Arnold Peckerman, PhD sabemos ahora que el output cardíaco en pacientes con SFC está deteriorado. ( http://www.cfids-cab.org/cfs-inform/Coicfs/peckerman.etal.03.pdf )

[Nota: El Dr. Peckerman,es fisiólogo cardiopulmonar en el VA Medical Center en East Orange, New Jersey, publicó en 2.003 el artículo innovador»Abnormal Impedance Cardiography Predicts Symptom Severity in Chronic Fatigue Syndrome,».1

Dr. Paul Cheney, eminente investigador Americano está centrado en investigar más la disfunción y el tratamiento cardíaco, ha hecho referencia a este artículo como «La mejor y mas importante publicación [sobre SFC] en 20 años.

«2] Además, el nivel del deterioro se correlaciona muy íntimamente con el nivel de incapacidad de los pacientes. Los NIH americanos pidieron que Dr. Peckerman desarrollase un test para el SFC, para ayudarles a evaluar el nivel de incapacidad de los pacientes que reivindican sus derechos de invalidez ante la Seguridad Social. Dr. Peckerman es cardiólogo, y en base a que el SFC se presenta con la presión y el volumen sanguíneo bajos, y con defectos de perfusión, conjeturó que los pacientes con SFC tenían un fallo cardíaco. Para comprobar esto, presentó las «puntuaciones Q».

PUNTUACIONES Q

«Q» significa output cardíaco en litros por minuto, se puede medir con un método que no es nada invasivo, llamado Impedance Cardiography. Esto permite medir exactamente el output cardíaco, midiendo la impedancia eléctrica a través de la pared torácica.

Cuanto mayor el flujo sanguíneo, menor la impedancia. Para obtener una medición fiable se puede ajustar según el tamaño del pecho y del cuerpo (mediante un algoritmo estándar). Es importante que se haga en posición vertical, y otra vez en posició supina (acostado de espaldas).

Esto es porque el output cardíaco en personas que están sanas y en forma varía de 7 litros por min. en supino, a 5 litros por min. de pie. En la gente sana esta caída no basta como para afectar al funcionamiento, pero en el SFC, los sufridores pueden tener una caída de 5 litros acostado hasta 3.5 litros de pie. A este nivel el afectado tiene un output cardíaco que causa un límite de fallo orgánico.

Esto explica porque los pacientes con SFC se sienten mucho mejor acostados

que es cuando tienen un output cardíaco aceptable, pero de pie están en el límite del fallo cardíaco e orgánico.Esto es un síntoma que evita que el paciente desarrolle un fallo cardíaco completo. Ahora, todo el mundo se siente más descansado sentado con los pies en alto, ¡y mis hijas no son las únicas! Resulta subsconcientemente que el corazón tiene que trabajar menos cuando estás sentado con los pies en alto, y esto es lo que hacemos, porque así nos sentimos más confortables.

LOS SÍNTOMAS DEL SFC EXPLICADOS

El trabajo del corazón es mantener la presión sanguínea. Si esta cae, los órganos empiezan a fallar. Si el corazón no hace bien su misión de bomba, la única forma para sostener la presión sanguínea es bajar el suministro de sangre a los órganos. Se van cerrando los órganos en términos de prioridad – es decir, primero la piel, luego músculos, después hígado, intestinos, cerebro, y finalmente corazón, pulmones y riñones. A medida que se van cerrando los sistemas orgánicos, se crean más problemas en los cuerpos con sobrecarga tóxica, y es mayor la susceptibilidad a losvirus que dañan lass mitocondria, exacerbando así más todos los problemas del afectado de SFC.

1. Efectos en la piel

El cierre del suministro de la sangre hacía la piel tiene, sobre todo dos efectos.
· El primero es que la piel es la responsable del control de la temperatura corporal. Esto significa que los pacientes con SFC se vuelven intolerantes al calor. Si el cuerpo se calienta demasiado, no puede soltar el calor por la piel (porque no tiene suministro de sangre) y la temperatura basal sube.

La única manera que el cuerpo tiene para compensar esto, es apagar la glándula tiroidea (responsable del nivel de actividad metabólica en el cuerpo y por esto de la generación del calor) – y así uno tiene una tiroides infra-activa compensatoria. Esto slo ya empeora los problemas de fatiga.

· El segundo problema es que,

si se corta la microcirculación en la piel, el cuerpo no puede sudar. La sudoración es la manera más importante de librarnos de las toxinas, particularmente de metales pesados, pesticidas y compuestos orgánicos volátiles. Por esto el cuerpo del áfectado de SFC es más vulnerable a la hora deacumular toxinas, lo que evidentemente daña más las mitocondrias.

2. Síntomas en los músculos

Si el suministro de sangre a los músculos está deteriorado, cuando empiezas a hacer ejercicios los músculos rápidamente se quedan sin oxígeno. Sin oxígeno en los músculos, las células pasan a un metabolismo anaeróbico, que produce ácido láctico – y esto es que causa que los músculos duelen tanto.
Igual que el problema mencionado arriba, los músculos del paciente con SFC tienen muy poco vigor porque funcionan mal las mitocondrias que les suministran la energía.

3. Síntomas en el hígado y el intestino

El suministro pobre de sangre al intestino acaba en una ineficiente digestión, pobre producción de jugos digestivos y en el síndrome del intestino permeable. El síndrome del intestino permeable causa otros muchos problemas, como alergias, autoinmunidad, malabsorción, etc., que agravan aún más los problemas del SFC.
Si es inadecuada la circulación en el hígado, resultará en una desintoxicación pobre, no solamente de metales pesados, pesticidas y compuestos orgánicos volátiles, también de toxinas producidas como resultado de la fermentación en el intestino, otra vez envenenando a las mitocondrias.

4. Efectos en el cerebro

En octubre participé en una conferencia patrocinada por el fallecido Dr. John Richardson. Un físico Canadiense, Byron Hyde, nos mostró unos escáneres funcionales del cerebro de pacientes con SFC. De no saber el diagnóstico, hubiera diagnosticado infartos. Esto se debe a que el pobre suministro de sangre estaba deteriorando ciertas áreas del cerebro.
Este fallo es temporal, y con el descanso, el suministro de sangre se recupera. Esto explica, sin embargo, la multiplicidad de los síntomas del cerebro que los pacientes sufren, como pobre memoria a corto plazo, dificultades para hacer multi-tareas, lento procesamiento mental, etc. Es más, las células del cerebro no tienen particularmente muchas mitocondrias, y por esto se quedan rápidamente sin energía.

5. Efectos en el corazón

Hay 2 efectos en el corazón.

· El primer efecto de la pobre microcirculación del corazón es el deterioro de la conductividad eléctrica que causa disrítmias. Muchos pacientes con SFC se quejan de palpitaciones, saltos de latidos cardíacos, u otras cosas. Esto es particularmente el caso en los pacientes con envenenamiento por productos químicos, ya que estos tóxicos afectan directamente a las células nerviosas.
· El segundo resultado obvio es la falta de tolerancia al ejercicio. El músculo del corazón se fatiga exactamente de la misma manera que los otros músculos. Sintomáticamente, esto causa dolor de pecho y fatiga. En un plazo más largo puede causar defectos en la válvula cardíaca porque también se fatigan los músculos que normalmente mantienen abierta la válvula mitral.

La diferencia entre este tipo de fallo cardíaco y el médicamente reconocido fallo cardíaco congestivo, es que los pacientes con SFC se protegen con sus síntomas de fatiga los fallos de los órganos.
Inicialmente, los pacientes con fallo cardíaco congestivo no se fatigan, y a menudo presentan fallos orgánicos, como fallo renal o una insuficiencia cardíaca manifiesta. En este momento no conozco porque hay esta diferencia.
O sea que los pacientes con angina, alta tensión sanguínea, fallo cardíaco, cardiomiopatía, ciertos defectos en válvulas, y los pacientes con disritmias cardíacas también tienen problemas mitocondriales y responden de la misma manera a terapias nutricionales y de desintoxificación. El abordaje para tratar la enfermedad cardíaca es exactamente el mismo, no importa al diagnóstico convencional.

6. Efectos en pulmones y riñones

Los pulmones y riñones están relativamente protegidos contra la pobre microcirculación porque tienen el sistema renino angiotensino más grande, lo que mantiene alta la tensión sanguínea en estos órganos vitales. Por esto en SFC, clínicamente no se ven pacientes con fallo renal o hipo-perfusión pulmonar.

EXPLICACIÓN DE LOS PROBLEMAS DE FATIGA EN PACIENTES CON SFC

La energía corporal es suministrada por las mitocondrias que producen NAD (nicotinamida adenosina difosfato) y ATP (adenosina trifosfato). Estas moléculas son la «corriente» de energía en el cuerpo.

Casi todos los procesos corporales que requieren energía tienen que ser «pagados»elaborados con NAD y ATP, pero sobre todo con ATP. Las reservas de ATP en las células son muy pequeñas. En momentos dados en las células del músculo cardíaco, hay ATP solamente para unas 10 contracciones.

O sea que, para mantener la célula constantemente repleta de energía, las mitocondrias tienen que ser eficientes en reciclar ATP. Si la célula no es muy eficiente en el reciclaje del ATP, la célula se queda rápidamente sin energía y esto causa los síntomas de debilidad y falta de vigor. La célula literalmente tiene que «hibernar» esperando a la fabricación de más ATP.

Se produce energía cuando el ATP (tres fosfatos) se convierte en ADP (dos fosfatos). El ADP es entonces otra vez reciclado por las mitocondrias para crear más ATP para una futura producción de energía.

Sin embargo, cuando se empuja la célula sin que haya ATP, empezará a utilizar en su sitio ADP. El cuerpo puede crear energía de ADP a AMP (un fosfato), pero el problema es que el AMP no puede ser reciclado. La única manera de regenerar ADP es hacerlo con ingredientes frescos, pero esto lleva días. Esto explica la fatiga retrasada que se ve en el SFC.
Para resumir:

La patología básica en el SFC es el lento reciclado de ATP en ADP y de vuelta en ATP.

Si los pacientes se fuerzan y demandan más energía, el ADP se convierte en AMP que no puede ser reciclado, y esto es responsable de la fatiga que no se recupera; Es porque el cuerpo necesita varios días para hacer ATP fresco con nuevos ingredientes.
Cuando los pacientes se pasan y «golpean una pared de ladrillos» es porque no tienen ATP o ADP, ni siquiera para funcionar.

IMPLICACIONES PARA EL TRATAMIENTO:
LOS CONCEPTOS

La gran mayoría de pacientes que veo mejora con mi trabajo estándar respecto a vitaminas y minerales, dieta, acompasamiento, sueño, B12, magnesio, desintoxicación, etc., etc.

Todas estas cosas deben mantener su equilibrio para prevenir daño en las mitocondrias, permitiendo así que se recuperen. Para recuperarse las mitocondrias necesitan todas las vitaminas, minerales e ácidos grasos esenciales y aminoácidos para que la maquinaria celular que restaura la función normal trabaje de forma regular.

Sin embargo, a pesar de hacer esto, queda un núcleo duro de pacientes con los que luchar.

Aquí el directo apoyo de micronutrientes para las mitocondrias puede probarse como una intervención extremadamente útil. He aprendido lo que hay que hacer cuando leí «The Sinatra Solution: New Hope for Preventing and Treating Heart Disease» 3 – un libro escrito por el cardiólogo metabólico Americano, Dr. Stephen T. Sinatra, quien utilizó estas técnicas para tratar a los pacientes con enfermedades cardíacas, como el fallo cardíaco congestivo, anginas, arritmias, etc.
El Dr. Sinatra trabajaba inicialmente solamente con técnicas convencionales – medicamentos, marcapasos, cirugía, lo indicado. Sin embargo, se dio cuenta que la enfermedad cardíaca no consistía solamente en el suministro pobre al corazón.

Para muchos, el problema era una enfermedad del músculo cardíaco debido a un fallo mitocondrial. En cuanto cofrontó este aspecto, los pacientes se recuperaron espectacularmente, fueron capaces de dejar la medicación, evitar la cirugía y de volver a sus trabajos y actividades deportivas normales.

Para comprender sus ideas, hay que entender un poco el trabajo que realizan las mitocondrias.

Cómo trabajan realmente las mitocondrias

CO-Enzima Q10: El manejador de electrones

El trabajo de las mitocondrias es conseguir la energía que hay en los alimentos (azúcares y grasas) y convertirla en formas que el cuerpo pueda utilizar (NAD y ATP).

Esto requiere una serie de reacciones (ciclo Krebs de ácido cítrico, para los químicos). A este proceso se le llama fosforilación oxidativa – y químicamente hablando necesita electrones para moverse de una molécula hacía otra, cambiando cuando se van. Estas reacciones requieren enzimas, que están hechas por muchas y diferentes vitaminas, minerales, ácidos grasos y aminoácidos. Uno de los manejadores de electrones más importantes es la Co-Enzima Q10.

L-carnitina: El transportador

Una vez fabricado, el ATP tiene que ser entregado donde sea necesario fuera de las mitocondrias. Esto se hace con una reacción transportadora. El ATP se fabrica dentro de las mitocondrias con ADP, y tiene que ser transportado a través de la membrana de las mitocondrias para que la célula pueda utilizar la energía dentro del ATP convirtiéndolo otra vez en ADP.

El ADP luego tiene que ser transportado otra vez a través de la membrana celular. Esta reacción de transporte/cambio implica a la acetil L-carnitina, que cambia efectivamente la energía en forma de ATP desde dentro de la mitocondria, a través de la membrana de la célula mitocondrial dentro de la célula, donde entrega su energía y la convierte en ADP.

La L-carnitina luego transporta el ADP otra vez a través de la membrana mitocondrial, donde está otra vez reformada en ATP.
Obviamente, si no se hace sucesivamente esta reacción de cambios, el suministro de energía se verá deteriorado.

Magnesio: la bujía

Todas las moléculas implicadas aquí están recicladas. Hay otro elemento esencial, el magnesio. Si piensas en la glucosa y en losácidos grasos de cadena corta como el combustible del motor, ¡la acetil L-carnitina y la Co-enzima Q10 son el aceite y el magnesio es la bujía!

D-Ribosa: Precursor de ATP

Para poder fabricar ATP nuevo, se necesita un azúcar, la D-ribosa. Normalmente lo puede manufacturar el cuerpo solo, desde la glucosa, pero si el nivel de energía es muy bajo, puede ser incapaz de sintetizar este azúcar esencial. Así, cuando un afectado de SFC se pasa, el ADP se convierte en AMP que no se puede reciclar. Usualmente se necesitan unos días para fabricar nuevo ATP a partir de D-ribosa, pero puede que el afectado de SFC ni siquiera sea capaz de fabricarla(D-Ribosa).

Vitamina B3

Para fabricar NAD nuevo, se necesita vitamina B3.

IMPLICACIONES PARA EL TRATAMIENTO:
LOS DETALLES

Cuando el cuerpo funciona normalmente y tiene acceso a todos los esenciales minerales, vitaminas, ácidos grasos y aminoácidos, es capaz de fabricar todos estos ingredientes esenciales, en particular la co-enzima Q 10, acetil L-carnitina y D-ribosa. El magnesio, hay que suministrarlo. Esto explica porque la mayoría de pacientes se pone bien con mi tratamiento estándar, porque suministra todos los ingredientes esenciales para que el cuerpo se sane. Para los que no sanan, sin embargo, es probable que haya algún tipo de defecto metabólico que evite la fabricaciónestos ingredientes esenciales.

¡A esto lo llamo «dislexia metabólica»!

Es bien posible que el problema sea solamente una pobre función mitocondrial genética, o que en el sistema hay toxinas o pesticidas bloqueadas que evitan que funcionen bien las mitocondrias.

Es posible que, una vez que el paciente haya caído debajo de cierto nivel crítico, todos los procesos celulares vayan tan lentos que el sufridor es incapaz de manufacturar las cosas necesarias para restaurar la salud. De todos modos, con la edad nuestro metabolismo se vuelve menos eficiente, y puede que necesitemos más materia prima para mantener el status quo.

De cualquier manera,

hay un cóctel de micronutrientes que se puede tomar para dar un revulsivo para que el sistema empiece a mejorar. Ya se ha probado y valorado este cóctel.

Ha sido utilizado con mucho éxito en América por muchos cardiólogos metabólicos para tratar las cardiomiopatías, enfermedades coronarias isquémicas, disritmias, fallo cardíaco congestivo, alta tensión sanguínea y la angina.

No solo se sentían mejor los pacientes, pero pudieron dejar la medicación e evitar intervenciones con peligro de muerte, como transplantes de corazón, cirugía arterial, marcapasos, etc.
El Dr. Sinatra ha desarrollado varios esquemas para manejar edad, alta tensión sanguínea, arritmias, prolapso de la válvula mitral, fallo cardíaco congestivo, síndrome X, para atletas profesionales y de talla mundial, pero también para Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y para citopatías mitocondriales.

El Dr. Sinatra recomienda el siguiente cóctel diario para el SFC

[Referencia The Sinatra Solu tion: Metabolic Cardiology.4]:
Co-enzima Q 10 – 300 – 360 mg (el aceite del motor, mueve los electrones de una molécula a otra)
L-carnitina – 2,000 – 3,000 mg (el aceite del motor, mueve ATP y ADP entre las membranas de las mitocondrias)
D-ribosa – 15 gramos (la materia prima para hacer ATP nuevo)
Magnesio – 400 – 800 mg (las bujías, dispara muchas reacciones enzimáticas)
A esto yo también añadiría niacinamida, 500 mg diario (la materia prima para fabricar NAD).

Creo que este cóctel de suplementos funciona mejor cuando se toma todo junto, no como suplementos individuales. He probado este cóctel en unos cuantos pacientes y he recibido algún feedback muy animador.
Esto ayuda a explicar por que ciertos sufridores de SFC tienen tantos problemas con el tratamiento medicamentoso, y esto efectivamente podría ayudar a señalar un tratamiento. Todos mis pacientes con SFC se sienten peor cuando toman estatinas, porque estas no dejan que el cuerpo haga su propia Co Q 10. Los betabloqueadores, antidepresivos tricíclicos y fenotiazinas también bloquean la síntesis de la Co Q 10.

DETALLES PRÁCTICOS

No tiene sentido tomar este cóctel hasta que se hayan efecuado los tests para tratar el SFC. Esto es debido porque normalmente el cuerpo es perfectamente capaz de hacer su propia Coenzima Q 10 y su propia D-ribosa, siempre y cuando tenga todas las vitaminas, minerales,ácidos grasos esenciales e aminoácidos para hacerlo.
La vitamina B3 y el magnesio vienen de suplementos, y la acetil L-carnitina de la carne roja (el cordero es específicamente mucho más rico en L-carnitina que cualquier otra carne roja).
Los suplementos del protocolo de Sinatra son caros, o sea que para los que lo quieren probar, les sugiero lo siguiente: [Note que los pacientes de Inglaterra y Gales pueden contactar con la consulta de la Dra. Myhill para encargar kits para estos tests, que se pueden recibir por correo para entregárselos a sus médicos personales. Información de contacto y detalles sobre la fuente de los suplementos para los pacientes del Reino Unido disponibles en la web de la Dra. Myhill – DRMyhill.co.uk ]
Medición del nivel de la Co Q 10 para mostrar que está deficiente.
Medir el nivel de NAD.
Medir el magnesio en las células rojas.

TRATAR UNA DEFICIENCIA

Co-enzima Q 10. Tiene que ser en forma hidrosoluble o en aceite para que se absorba bien. Co Q 10 es bastante disponible.
Acetil L-carnitina. Es un aminoácido con niveles más altos en carne (la palabra carnitina viene de «carne»). Esto puede explicar por que los vegetarianos corren riesgo de tener SFC. También explico porque mis pacientes con SFC mejoran parcialmente con dietas ricas en proteínas. Comer diariamente carne roja para tener acetil L-carnitina: la mejor fuente es el cordero. Los vegetarianos tendrán que tomar un suplemento. Si tiene problemas con la digestión necesitará de todos modos un suplemento de L-carnitina.
D-ribosa. Hay que tomarlo durante el día.
Niacinamida. 500 mgs.
Magnesio. En un suplemento mineral.En caso de severa deficiencia, puede requerir una inyección de magnesio.

¿CUÁNTO TIEMPO HACE FALTA ANTES DE UNA VER MEJORÍA?

No estoy segura en este momento. Un paciente con transplante de corazón cuyo output cardíaco mejora en un día puede necesitar hasta 1 año antes de volver a sentirse completamente bien. Sin embargo, supongo que los afectados podrían ver una mejoría después de pocas semanas iniciados los suplementos.
Lo importante es que estas intervenciones se hagan en combinación con todas mis otras recomendaciones con respecto a dieta, micronutrientes, acompasamiento, sueño, desintoxicación, etc. Primero hay que asegurar el régimen, luego se encuentra la mejoríay después se podrá aumentars la actividad.
_______
This article (#373) is reproduced with permission of the author from DRMyhill.co.uk R Sarah Myhill Limited, Registered in England and Wales: Reg. No. 4545198. Reference footnotes 1 through 4 below have been added by ProHealth, Inc. for the benefit of readers wishing to access related
source materials. Note that this information is not meant to diagnose, treat, or cure any disease. Any decisions on additions to or changes in your health support plan should be discussed with your healthcare
provider.

References:

1. «Abnormal Impedance Cardiography Predicts Symptom Severity in Chronic Fatigue Syndrome,» A. Peckerman, et al., The American Journal of Medical Sciences, 2003 Aug; 326(2):55-60.
2. See «The Heart of the Matter,» by Carol Sieverling, at the website of the CFS & FM Support Group of Dallas-Fort Worth http://www.dfwcfids.org/medical/cheney/heart04.part1a.htm . Also, on September 9, 2006, the DFW Support Group hosted Dr. Cheney’s presentation of his treatment protocol and latest study findings. DVD
recordings of the presentation are available for purchase at http://www.dfwcfids.org/videos/video200609cheney_about.shtml .
3. The Sinatra Solution: New Hope for Preventing and Treating Heart Disease, by Stephen T. Sinatra, MD, FACC, available from Amazon.com at http://www.amazon.com/Sinatra-Solution-Preventing-Treating-Disease/dp…
4. The Sinatra Solution: Metabolic Cardiology, by Stephen T. Sinatra, MD, FACC, from Amazon.com at
http://www.amazon.co.uk/Sinatra-Solution-Metabolic-Cardiology/dp/1591…
Fuente | ImmuneSupport.com

Una extraña enfermedad que puede llegar a acabar con la vida laboral de una persona, afecta a más de un millón de individuos en Estados Unidos, y lo más preocupante es que el 85 por ciento de quienes la padecen, no lo sabe.

El síndrome de fatiga crónica (SFC) es una enfermedad devastadora que provoca un agotamiento tan fuerte y prolongado que reduce prácticamente a la mitad la capacidad de una persona para realizar las actividades cotidianas.

alarmante aumento en el número de personas con el SFC

Debido al alarmante aumento en el número de personas con el SFC y viendo la urgencia de que la población se haga un diagnóstico, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) lanzó una campaña para alertar sobre la existencia del mal.

Como sugiere su nombre, la enfermedad se presenta acompañada de sensación de fatiga; no obstante, el agotamiento no es igual al que una persona experimenta después de un día agitado o de una semana pesada de trabajo, pues es considerablemente mayor.

Tal es el caso de Marly Silverman, de 52 años, quien tuvo que poner punto final a su carrera en la banca luego de que le diagnosticaran el SFC, 13 meses después de estar sufriendo los síntomas.

Silverman solía despertarse muy cansada en las mañanas y, como ella describe, con la sensación de que le hubiera pasado un camión por encima, hasta que su médico le explicó la causa de su agotamiento crónico. »No pude trabajar más, en el banco me dijeron que estaba muy mal de la salud, que debía usar el seguro de incapacidad física y tomar un tratamiento», contó Silverman.

Los síntomas son variados

Los síntomas son variados, de acuerdo con Nancy Klimas, una profesora de la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami y directora de investigación del SFC en el Miami BA Medical Center.

»Van desde dolores de cabeza, dolor de garganta y dolor muscular hasta problemas de concentración y pérdida de memoria. Otros pueden ser tos crónica, dolor en el pecho y náuseas», explicó Klimas.

También se puede experimentar irritabilidad, cambios de ánimo, ansiedad y ataques de pánico. En ocasiones puede llegar a confundírsele con la depresión o el flu.

»Los pacientes con SFC no tienen necesariamente depresión. Lo que sí puede suceder es que quienes tienen la enfermedad pueden llegar a desarrollar depresión y cierto grado de frustración debido a los síntomas», aclaró la médica.

Infórmese, obtenga un diagnóstico y busque ayuda

La campaña del CDC, llamada »Get Informed. Get Diagnosed. Get Help» (Infórmese, obtenga un diagnóstico y busque ayuda), tiene como propósito crear conciencia sobre el mal, tanto en quienes trabajan en el sector de la salud como en el público en general.

El tratamiento para el SFC puede incluir una combinación de medicamentos y sicoterapia.

Rosa Barroso sufre del SFC desde que nació, por lo que ha hecho un gran esfuerzo para poder continuar con su carrera.

Barroso, de 37 años, es actualmente subdirectora de ventas del hotel Wyndham Miami Airport y ha logrado controlar la enfermedad.

»El tratamiento empieza con pastillas antidepresvias y pastillas para dormir. También me hicieron terapia del sueño a punta de somníferos y suero, para ver si yo podía desestresar mi cuerpo entero», afirmó Barroso, quien ahora utiliza medicina alternativa para el dolor.

El tratamiento para el SFC puede incluir una combinación de medicamentos y sicoterapia. Algunas recomendaciones médicas para tratar el dolor son técnicas de relajación muscular, estiramientos, masajes al igual que yoga y tai chi para reducir la ansiedad.

»Afortunadamente existen terapias para esta enfermedad que pueden reducir el dolor y el sufrimiento, por eso es importante estar seguros de que quienes la padecen sepan que la tienen, éste es nuestro objetivo con la campaña», comentó Gerberding.

El sindrome de fátiga crónica fue identificado por primera vez en 1988 en Nevada

El SFC fue identificado por primera vez en 1988 en Nevada, en un grupo de pacientes con quienes hicieron varias pruebas. Desde entonces se vienen adelantando diversas investigaciones para hallar las causas y la posible cura de este mal que ciertamente, no es contagioso.

Las mujeres tienen cuatro veces más riesgo de sufrirla que los hombres, y las personas entre 40 y 50 años son más propensas.

»El CDC considera el síndrome de fatiga crónica un problema preocupante de salud pública, por tal motivo estamos comprometidos con la investigación para detectar un diagnóstico temprano y, por tanto, desarrollar mejores tratamientos», expresó Gerberding.

achaparro@miamiherald.com

El Nuevo Herald

EE.UU. invertirá 4 millones de dólares en estudiar las causas y posibles tratamientos para este síndrome. Expertos temen que en Chile aumente el número de pacientes.

«La comunidad médica no puede seguir ignorando esta epidemia de salud pública», dijeron ayer expertos del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), de Estados Unidos, al anunciar un programa de investigación de US$ 4 millones para estudiar las causas y posibles tratamientos del síndrome de fatiga crónica.

Las personas realmente están sufriendo por la fatiga crónica

«Las personas realmente están sufriendo por la fatiga crónica. Necesitamos tomarlo en serio como una enfermedad real que afecta a muchas personas», dijo la doctora Julie Gerberding, directora de los CDC.

Se estima que sólo en EE.UU. más de un millón de personas sufre este cuadro, que se caracteriza por un cansancio profundo, dolor de articulaciones y problemas para concentrarse, entre otros síntomas.

En Chile

En Chile no hay datos de su incidencia. «No se ha estudiado porque es un diagnóstico bien complejo que se hace por descarte. La fatiga crónica se define porque el paciente no tiene ganas de moverse, ni levantarse, ni de hacer las actividades de su vida diaria. No tiene tanto dolor como quien padece fibromialgia, ni se explica por una depresión», explica el siquiatra de la Cínica Alemana, Guillermo Gabler.

Activos

A Mónica L. le diagnosticaron fatiga crónica hace 10 años. «Mucha gente cree que esto es estrés o un cansancio que se pasa durmiendo. Ni siquiera la familia o los compañeros de trabajo lo toman en serio. No entienden que es un cuadro clínico, que llega a ser muy invalidante, porque se acompaña de dolores y hay días en que la fatiga impide incluso levantarse o concentrarse», dice.

Uno de los principales problemas en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad es que los propios médicos no lo consideran una enfermedad.

«El concepto está muy poco validado entre los especialistas. Y ese es un gran problema, porque si los médicos no creen en el diagnóstico, no lo diagnostican. De hecho, muchos ven la fatiga crónica como una depresión enmascarada», explica el doctor Gabler. En Estados Unidos, explica el especialista, este cuadro es más reconocido.

Un estudio publicado en la edición de septiembre de la revista British Medical Journal por investigadores australianos de universidades de Sydney y de New South Wales (UNSW), indica que no hay rasgos predictores de quién desarrollará fatiga crónica. «Analizamos edad, sexo, educación, personalidad y salud mental y ninguno fue un predictor», dijo Andrew Lloyd, investigador de la UNSW.

expertos chilenos

Sin embargo, los expertos chilenos coinciden en que quienes padecen fatiga crónica son en general personas laboralmente activas, que bordean los 30 años.

Aún no están claras las causas de esta patología, pero según el reumatólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile Omar Valenzuela «en algunos casos los pacientes presentan alteraciones en los neutrotransmisores centrales y periféricos, es decir, en los que determinan el ánimo y el dolor». Algunos estudios la han asociado a una convergencia de factores que incluyen factores genéticos, anormalidades cerebrales, una respuesta hiperreactiva del sistema inmune, agentes virales y algunas condiciones siquiátricas o emocionales serias, como una depresión. Pese a ello, se ignora la secuencia de eventos que podría llevar a gatillar el cuadro.

tratamiento es muy parecido al de la fibromialgia

Según el sicólogo Juan Pablo Westphal, de la Clínica Santa María, el estrés y la sobreexigencia de la vida diaria podrían llevar a un aumento de pacientes en el país.

«El tratamiento es muy parecido al de la fibromialgia. Por eso se recetan antidepresivos y ejercicios aeróbicos», agrega el doctor Gabler.

Para Mónica L., lo principal es «asumir que se debe convivir con esta enfermedad. Además, a mí me ayuda despertar de forma natural, hacer ejercicio, escuchar cuando el cuerpo te reclama y parar un poco».

Diagnóstico 80% de las personas que padecen fatiga crónica no lo saben, según estimaciones de los CDC.

El Mercurio (Chile)

Amalia Torres y Paula Leighton