Síndrome de intestino irritable y alimentación

El síndrome del intestino irritable (SII) es una enfermedad que se caracteriza por cambios drásticos en las deposiciones. Algunas personas experimentan diarrea, mientras que otras pueden padecen estreñimiento. Los calambres y el dolor abdominal pueden hacer que las actividades diarias sean insoportables.

El seguimiento médico es importante en el tratamiento del SII, pero ¿sabe que ciertas dietas pueden mejorar sus síntomas? A continuación puede consultar las dietas disponibles que pueden ayudar a reducir los síntomas y llevar una vida con mejor calidad de vida.

Síndrome de intestino irritable y alimentación. ¿Qué dietas son parte del tratamiento?

Dieta rica en fibra

La fibra agrega volumen a las heces, lo que facilita el movimiento intestinal. Un adulto de promedio debe comer de 20 a 35 gramos de fibra por día. Si bien parece simple, el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales estima que la mayoría de las personas sólo comen de 5 a 14 gramos por día.

Los alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras y cereales integrales, son nutritivos y ayudan a prevenir el estreñimiento. Sin embargo, si experimenta hinchazón debido al aumento de ingesta de fibra, intente concentrarse únicamente en la fibra soluble que se encuentra en las frutas y verduras en lugar de granos.

Dieta baja en fibra

La fibra puede ayudar a algunas personas con SII, pero aumentar la ingesta de fibra puede empeorar los síntomas si tiene gases y diarrea con frecuencia. Antes de eliminar completamente la fibra de su dieta, concéntrese en las fuentes de fibra soluble que se encuentran en verduras y frutas, como manzanas, bayas, zanahorias y avena.

La fibra soluble se disuelve en agua en lugar de añadir volumen de más. Las fuentes más comunes de fibra insoluble son granos integrales, nueces, tomates, pasas, brócoli y repollo.

También existen medicamentos antidiarreicos que se pueden consumir 30 minutos antes de comer fibra con el fin de reducir los síntomas. Esto es de ayuda cuando se viaja y come en restaurantes. Pero no se debe convertir en un hábito.

Dieta sin gluten

El gluten es una proteína que está presente en productos elaborados a base de cereales como el pan y la pasta. La proteína puede dañar en el intestino en personas intolerantes al gluten. Algunas personas con sensibilidad o intolerancia al gluten también sufren síndrome de intestino irritable. En estos casos, una dieta sin gluten puede reducir los síntomas.

Eliminar la cebada, el centeno y el trigo de su dieta puede ayudar ver si existe mejoría en los problemas gastrointestinales. Si se es un fanático del pan y la pasta, todavía hay esperanza. En la actualidad existen productos sin gluten en las tiendas naturistas y en muchos supermercados.

Dieta de eliminación

La dieta de eliminación se centra en evitar ciertos alimentos durante un período de tiempo prolongado y observar si mejoran los síntomas del Síndrome de intestino irritable. La International Foundation for Functional Gastrointestinal Disorders (IFFGD) recomienda eliminar estos cuatro culpables comunes:

  • café
  • chocolate
  • fibra insoluble
  • nueces

Debe eliminar cualquier alimento que considere sospechoso durante 12 semanas de forma continua. observe las diferencias en los síntomas de Síndrome de intestino irritable y pase al siguiente alimento de la lista.

Dieta baja en grasas

El consumo continuado de alimentos con alto contenido de grasas es un factor que contribuye a desencadenar varias enfermedades a largo plazo, como la obesidad. En las personas con síndrome de intestino irritable pueden empeorar drásticamente los síntomas.

Los alimentos con alto contenido de grasa son generalmente bajos en fibra, lo que es un agravante en el estreñimiento relacionado con el SII. Los alimentos grasos son perjudiciales para las personas con SII mixto, este se caracteriza por una combinación de estreñimiento y diarrea. Una dieta baja en grasas es bueno para la salud cardiovascular y puede mejorar los síntomas intestinales.

En lugar de comer alimentos fritos y grasas animales, opte por carnes magras, frutas, verduras, cereales y productos lácteos bajos en grasa.

Dieta baja en FODMAP

FODMAP son carbohidratos difíciles de digerir para los intestinos. Estos carbohidratos añaden más agua al intestino, las personas con IBS pueden experimentar más gases, hinchazón y diarrea después de comer estos alimentos.

El acrónimo significa «Fermentable Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles». Restringir o limitar temporalmente la ingesta de alimentos con alto contenido de FODMAP por un periodo de seis a ocho semanas puede mejorar los síntomas del SII.

Es importante tener en cuenta que no todos los carbohidratos son FODMAP. Se obtienen mejores resultados, si se eliminan los alimentos adecuados. Los alimentos que se deben evitar:

  • lactosa (leche, helado, queso, yogur)
  • ciertas frutas (melocotones, sandías, peras, mangos, manzanas, ciruelas, nectarinas)
  • legumbres
  • jarabe de maíz con alta contenido de fructosa
  • edulcorantes
  • pan, cereales y pasta a base de trigo
  • anacardos y pistachos
  • ciertas verduras (alcachofa, espárragos, brócoli, cebollas, coles de Bruselas, coliflor, setas)

Se tiene que tener en cuenta que, si bien esta dieta elimina algunas frutas, nueces, verduras y productos lácteos, no se eliminan todos los alimentos de estas categorías. Si bebe leche, elija leche sin lactosa u otras alternativas como leche de arroz o de soja.

La forma de evitar dietas demasiado restrictivas es consultar con un experto en nutrición antes de comenzar esta dieta.

La mejor dieta, su dieta

Ciertos alimentos pueden ayudar al síndrome de intestino irritable, pero somos diferentes. Examine sus síntomas y hable con su médico antes de comenzar una nueva dieta. Observe la forma en que su cuerpo reacciona a ciertas dietas, puede que sea posible que deba modificar su alimentación.

Beber mucha agua, hacer ejercicio con regularidad y disminuir el consumo de cafeína promueven la estabilidad y minimizan los síntomas del Síndrome de intestino irritable

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *