síndrome piriforme

El síndrome piriforme es un trastorno neuromuscular poco común. Se produce cuando el músculo piriforme comprime el nervio ciático.  El músculo piriforme es un músculo plano en forma de banda ubicado en las nalgas cerca de la parte superior de la articulación de la cadera. Este músculo es clave en el movimiento de la parte inferior del cuerpo porque estabiliza la articulación de la cadera además de levantar y rotar el muslo alejándolo del cuerpo. Esto permite caminar, cambiar el peso de un pie a otro manteniendo el equilibrio. Su uso en deportes que impliquen levantar y rotar los músculos es crucial.También se utiliza en deportes que implican levantar y rotar los muslos, en resumen, este músculo (piriforme) está implicado en todos los movimientos de las caderas y piernas.

El nervio ciático es un nervio grueso y largo del cuerpo. Pasa a lo largo o atraviesa el músculo piriforme, baja por la parte posterior de la pierna y finalmente se ramifica en nervios más pequeños que terminan en los pies. La compresión nerviosa puede estar producida por un espasmo del músculo piriforme.

Signos y síntomas del síndrome piriforme

Los primeros síntomas del síndrome piriforme suelen sel el dolor, hormigueo o entumecimiento en las nalgas. El dolor puede ser intenso y extenderse a lo largo del nervio ciático (llamado ciática). 

La causa del dolor reside en que el músculo piriforme comprime el nervio ciático. Los detonantes más comúnes suelen ser estar sentado en el asiento del automóvil o correr. Otros desencadenantes comunes suelen ser subir escaleras, al aplicar una presión firme directamente sobre el músculo piriforme o al estar sentado durante largos períodos de tiempo. Hay que diferenciar que la mayoría de los casos de ciática no se deben al síndrome piriforme.

Diferencias ciática y síndrome pirifome (síndrome piramidal)

En el caso del síndrome piramidal, la intensidad del dolor se concentra en el glúteo y de ahí se irradia a las zonas más cercanas. Sin embargo en la ciática, el dolor se inicia en la espalda y se irradia hacia el glúteo y la parte trasera de la pierna. Incluso puede llegar hasta el pie.

Diagnóstico del síndrome piriforme

No existen pruebas definitiva para el síndrome piriforme. 

En muchos casos, hay antecedentes de traumatismo en la zona, o actividades repetitivas y vigorosas, entre ellas estar sentado durante mucho tiempo o correr largas distancias. El diagnóstico del síndrome piriforme (síndrome del piramidal) se realiza mediante el interrogatorio al paciente sobre los síntomas y mediante el examen físico con el uso de una variedad de movimientos que provoquen dolor en el músculo piriforme. En algunas ocasiones, en el examen físico se puede encontrar el músculo piriforme contraído o sensible.

Debido a que los síntomas pueden ser similares a otras puede ser posible que se necesiten pruebas radiológicas con el fin de descartar otras causas de compresión del nervio ciático, como una hernia de disco.

Tratamiento del síndrome piriforme

Si el dolor es causado por ciertas actividades o estar sentado, se deben evitar las posiciones que le provoquen dolor. Para aliviar los síntomas se puede recurrir a reposo, además de hielo o calor. Un fisioterapeuta puede planificar un programa de ejercicios y estiramientos para ayudar a reducir la compresión del nervio ciático. Puede aliviar el dolor y aumentar la amplitud de movimiento. 

El médico puede indicar medicamentos antiinflamatorios, relajantes musculares o inyecciones con un corticosteroide o anestésico. Otras terapias como la iontoforesis, que utiliza una corriente eléctrica suave, y la inyección de toxina botulínica (botox) son técnicas que usan algunos médicos. Algunos creen que, al utilizar las propiedades paralízadoras de la toxina botulínica, las inyecciones de botox alivian la tensión muscular y minimizan el dolor causado por la compresión del nervio ciático.

La cirugía es el último recurso.

¿Cómo prevenir el síndrome del piramidal?

Dado que las causas del síndrome piriforme está en deportes o movimientos que estresan repetidamente el músculo piriforme, como correr, la prevención a menudo está relacionada con las buenas prácticas del movimiento. 

  • Evitar correr o hacer ejercicio en colinas o superficies irregulares. 
  • Calentar de forma adecuada antes del ejercicio
  • Amentar la intensidad del ejercicio de forma gradual
  • Usar buenas posturas al correr, caminar o en la práctica de cualquier ejercicio.

Si aparece el dolor, detener la actividad y descansar hasta que el dolor desaparezca. Consulte a un profesional en medicina según sus necesidades.

Diagnóstico y tratamiento del síndrome piriforme
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *