Un estudio de cohorte con 26.068 pacientes muestra la relación entre fibromialgia y úlcera péptica

La correlación del síndrome de fibromialgia (FMS) con la úlcera péptica (PUD) no está clara. Por lo tanto, se llevó a cabo un estudio de cohortes¹ para investigar si la fibromialgia se correlaciona con un mayor riesgo de úlcera péptica.

Estudio muestra relación entre fibromialgia y úlcera péptica

Métodos

En este estudio, se estableció una cohorte de fibromialgia, que comprende 26.068 pacientes mayores de 20 años que fueron diagnosticados con FMS de 2000 a 2011. Además, establecimos una cohorte de control mediante la selección aleatoria de 104.269 personas sin fibromialgia que fueron emparejados a los pacientes con fibromialgia por género, edad y año índice. Todos los pacientes estaban libres de úlcera péptica en la línea de base. Se realizaron regresiones proporcionales de riesgo de Cox para calcular la razón de riesgo de PUD después del ajuste para características demográficas y comorbilidades.

Resultados

La prevalencia de comorbilidades fue significativamente mayor en los pacientes con FMS que en los controles. La incidencia de úlcera péptica fue de 29,8 y 19,4 por 1000 personas-año en el FMS y las cohortes de control, respectivamente. Además, la cohorte de FMS exhibió un riesgo 1,40 veces mayor de úlcera péptica (intervalo de confianza del 95% = 1,35-1,45) en comparación con la cohorte de control.

Después del control de los factores de confusión², los medicamentos (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, inhibidores de la recaptación de serotonina-norepinefrina y antidepresivos) tomados por los pacientes con FMS no aumentaron el riesgo de PUD.

Conclusión del estudio relación entre fibromialgia y úlcera péptica

Los pacientes con FMS presentan un mayor riesgo de PUD que el de los pacientes sin FMS.

Los fármacos tomados para el control de los síntomas de  fibromialgia no influyen en el desarrollo de úlcera péptica

fibromialgia y úlcera péptica

¿Qué es un estudio de cohortes?

¹es un estudio epidemiológico, observacional, analítico, longitudinal prospectivo, en el que se hace una comparación de la frecuencia de enfermedad (o de un determinado desenlace) entre dos poblaciones, una de las cuales está expuesta a un determinado factor de exposición o factor de riesgo al que no está expuesta la otra. Los individuos que componen los grupos de estudio se seleccionan en función de la presencia de una determinada característica o exposición.

Estos individuos no tienen la enfermedad de interés y son seguidos durante un cierto periodo de tiempo para observar la frecuencia con que la enfermedad aparece en cada uno de los grupos. También se llama estudio de seguimiento, de proyección o de incidencia, y tienen por objetivo medir la causalidad entre factores de riesgo y la enfermedad a estudiar.

Los estudios de seguimiento son los estudios prospectivos clásicos, caracterizados por el hecho de que el planteamiento del estudio se produce con anterioridad al desarrollo de la enfermedad. A pesar de que se trata de estudios muy costosos, al requerir grandes recursos económicos y de tiempo, y de gran solidez ya que la probabilidad de que estén sesgados es menor, hay que cuidar extremadamente los aspectos del diseño y evitar sesgos, especialmente de clasificación y el de los trabajadores sanos.

Association between fibromyalgia syndrome and peptic ulcer disease development
 Kevin A. Wang, Jia-Chi Wang, Cheng-Li Lin, Chun-Hung Tseng
Published: April 6, 2017 https://doi.org/10.1371/journal.pone.0175370
Redactado y traducido por Fibromialgia Noticias©

Fibromialgia y los problemas de comunicación, un gran handicap para el enfermo que vé seriamente afectado las relaciones con su entorno.
El dolor, el cansancio asociado a la enfermedad puede resultar un gran obstáculo para el enfermo.
Cada vez más hay investigaciones que muestran como el dolor puede influir en las capacidades cognitivas del enfermo y que pueden guardar relación directa entre intensidad del dolor y deterioro cognitivo.

Fibromialgia y los problemas de comunicación

Existe la creencia de que el enfrmo de fibromialgia se vuelve «antisocial», de que llega un momento que rechaza las relaciones sociales queda un largo por delante para asentar las bases de que papel juegan las funciones cognitivas como un «deterioro en la relación social».

Fibromialgia y los problemas de comunicación
Preguntas como un enfermo con ciertas intensidades de dolor continuo pueda estar preparado para mantener conversaciones fluidas, o el dolor continuo puede menoscabar parte de las funciones cognitivas responsables de la memoria o de la ejecución de tareas rápidas son preguntas que ya la ciencia está empezando a responder.

Barreras en la comunicación

Lo que si ya empieza a tener sentido es como, por ejemplo, el uso del telefono móvil puede ocasionar problemas al enfermo rechazando su uso, o racionalizando su uso.

El dolor que le produce mantenerlo en las manos, la fotofobia que le produce la pantalla o la exarcerbación que le produce en el dolor el mantener un uso continuado o exigente de medios inmediatos de comunicación como el whatsapp hacen que opten por un uso discreto de él así se pudo comprobar el fibromialgia y el uso del móvil.

En 2007 ya se recogía como habian cambios cerebrales que podrían explicar estos sintomas en fibromialgia.

Problemas en la comunicación interpersonal

La comunicación interpersonal puede verse también afectada por el dolor. Daños colaterales del dolor en las funciones cognitivas:

Alteración del orden de las palabras de las frases, incapacidad para recordar algunas palabras pueden empezar a causar estragos en la seguridad del paciente de fibromialgia tal y como muestran sus comentarios.

Perder la habilidad de las relaciones sociales fluidas, sentirse «avergonzado» por sus limitaciones y discapacidad a la hora de comunicarse puede ser la causa de «enclaustramiento social».

Experimentar rechazo

Discriminación por la pérdida de habilidades sociales, algo tan importante como ser capaz de mantener una conversación a tres puede ser una gran barrera difícil de sortear entre muchas problemáticas.

Quizás sería conveniente empezar a trabajar el campo de la función cognitiva deteriorada para resolver toda la problemática que puede interferir en su comunicación diaria, y por tanto una pérdida más de calidad de vida.

La experiencia del paciente recogida a través de sus propias vivencias. Una muestra de las muchas dificultades que se encuentra , con el fin de ayudarle y reforzar todas estas pérdidas de habilidades necesarias para la interrelación personal.

Ayudas a practicar

¿Necesitas ayuda? ¿Quieres sortear fibromialgia y los problemas de comunicación? ¿Quieres mejorar tus capacidades cognitivas y recuperar la seguridad en tus relaciones sociales? ¿o te está ocasionando graves problemas en tu trabajo?
Quizás te pueda ayudar esta guía elaborada para ayudar en los síntomas de la fibroniebla.

Escrito por Fibromialgia Noticias

Un recién diagnosticado puede leer la frase brote de fibromialgia y desconocer en que consiste

El brote de Fibromialgia

¿Qué es realmente un brote de fibromialgia?

Recibe este nombre cuando los dos síntomas más relevantes de la enfermedad, se manifiestan con dureza.

El dolor crónico que hasta ahora te permitía hacer, no te deja y puede suceder igual con la fatiga y sumarse los dos: Dolor y fatiga junto a otros síntomas, dolores de cabeza, fotofobia, etc…
Cuando el impulso es no «poder-controlarlo» y la medicación deja de hacer efecto, estás pasando por uno de ellos.

Antes de continuar si experimentas un recrudecimiento del dolor y te ves obligado a un cambio en la medicación, seguramente este cambio será hasta que vuelvas a restablecer, cuando lo consigas podrás volver a tus antiguos tratamientos.
Siempre identificando las causas, evitandolas y con los cuidados necesarios.

Causas brote de fibromialgia

Asegura que no sea otra enfermedad, como una de nueva aparición u otra crónica que curse con dolor o cansancio y que también padezcas. Con el tiempo un enfermo crónico aprende a diferenciar un brote de fibromialgia o un brote de artritis.

Redacción Fibromialgia Noticias©

Realmente es una recaída en los síntomas y las causas pueden ser múltiples, la mejor estrategia para minimizar los brotes (si puedes controlarlos) es identificarlos y ejercer el control que puedas sobre ellos.

Hay que tener en cuenta que este «empeoramiento» en el tiempo puede tener control y atenuar los síntomas hasta que vuelvas al punto de partida anterior al brote, sólo es cuestión de cuidados y tiempo, sé paciente.

¿Qué puede desencadenar un brote de fibromialgia?

Algunos brotes no se pueden controlar y son oscilaciones propias de la enfermedad, esto sucede con todas las enfermedades crónicas, otras crisis son causadas por factores que más o menos puedes controlar.

El poder identificar algunas causa controlable, puede evitar sufrir en el futuro, menos brotes.

Esto sería lo controlable de la enfermedad.
Brote de Fibromialgia

Exceso de actividad: No te sobreexijas, ya sabes hasta dónde puedes llegar y no, conoces las consecuencias.

Dormir mal: El sueño no-reparador puede intensificar los síntomas y precipitar un círculo vicioso en el que los síntomas y el dormir mal se refuerzan entre sí.

Contraer una enfermedad aguda o tener múltiples enfermedades crónicas puede reducir la energía y empeorar los síntomas.

El estrés: situaciones emocionales, económicas, laborales, especialmente duros son los momentos de revisión de incapacidades

Postural. Inconscientemente se puede adoptar una postura para evitar el dolor o realizar posturas que desencadenan dolor, muchos enfermos tiene identificada posturas que les desencadena brote.

Una sesión de cine para muchos es una auténtica tortura durante y después. (Hay muchos más desencadenantes posturales)

Una excursión, una boda o las vacaciones, viajar, organizar un encuentro familiar pueden desencadenar un brote. La presión de tener que estar con las expectativas de energía más altas que en la rutina diaria  puede desencadenar un nuevo brote.

dolor de manos en fibromialgia

¿Qué no permite hacer el dolor de manos en fibromialgia?

Abrir frascos, puertas de coches o cajones.
Dolor cuando simplemente te apoyas en tus manos
Asir cualquier objeto
Sacar la ropa de la lavadora
Cortar y preparar los alimentos
Usar utensilios
Atar cordones
Arreglar el pelo
Llevar bolsas de supermercado
hacer la cama
Coger una escoba,aspirar
Sacar un enchufe de una salida
Escritura manual
Escritura en teclados de ordenador
Usar herramientas
No poder coger un libro
Usar el móvil

Tipos de dolor en la manos en fibromialgia

Las parestesias

Las parestesias en las manos y brazos de la fibromialgia se asocia con un entumecimiento u hormigueo (por ejemplo, en las manos o los pies). También conocida como parestesia, la sensación se puede describir como picazón o ardor.
La parestesia también incluye pérdida de sensibilidad, pérdida de las sensaciones, sensación de hormigueo y entumecimiento, adormecimiento o ardor, o pérdida de la sensibilidad superficial y profunda. 

En fibromialgia estos síntomas aparecen y desaparecen sin causa justificada.

Hinchazón exclusiva de Fibromialgia

Una queja común es que el anillo ya no le cabe. Sin embargo, este tipo de hinchazón no es equivalente a la inflamación asociada con la artritis; más bien, es una anomalía localizada de la fibromialgia cuya causa es desconocida actualmente.

Otros tipos de dolor de manos en fibromialgia

El dolor puede ser profundo, agudo, sordo y continuo, palpitante, este es el dolor que está localizado en los músculos, tendones y ligamentos alrededor de las articulaciones. (Arthritis Foundation).
El dolor no está localizado en las articulaciones, los dedos no muestran signos de artritis como dolor e hinchazón.

Pero la fibromialgia, además,  puede ocurrir junto con otra forma de artritis como la artritis reumatoide o la osteoartritis, que podrá amplificar el dolor que se siente con estas dos últimas enfermedades.

¿Pero por qué se sufre dolor de manos en Fibromialgia?

Conociendo que la enfermedad de fibromialgia es un proceso de amplificación del dolor debido a mecanismos de sensibilidad central , que las manos son las herramientas que se usan a lo largo de todo el día para cualquier tarea, se olvida la complejidad de estos instrumentos que son capaces de intepretar por medio del sentido táctil cualquier estimulo.  El frío, calor, o definir sin mirar cualquier objeto, complejos procesos que hace junto al cerebro gracias a todas las terminaciones nerviosas que tienen las manos para llevar a cabo estas complicadas tareas.

Es común oír las quejas de los estímulos táctiles, como el dolor al roce de las sábanas, de los tejidos de la ropa, de los abrazos en las manos se está expuesto las veinticuatro horas del día a estímulos exteriores constantes.

El impacto de los movimientos, es conocido que la fibromialgia y sus brotes o determinados dolores son producidos por los movimientos, el dolor de la fibromialgia se produce en tendones y músculos y como herramientas que proporcionan la habilidad de hacer complejos movimientos, se olvida la cantidad de músculos, tendones, ligamentos que hay implicados para hacer cualquier movimiento.

El dolor de la fibromialgia en las manos y la conexión con la neuropatias

A continuación comprobamos la similitud del dolor en fibromialgia con otras neuropatías de difícil tratamiento y manejo para el profesional del dolor.

«El dolor neuropático a menudo puede estar relacionado con una sensibilización exagerada de los receptores del dolor en la piel, haciendo que las personas sientan un dolor fuerte (alodinia) por estímulos que normalmente no duelen. Por ejemplo, algunas personas pueden sentir dolor con el roce de las sábanas que cubren ligeramente el cuerpo». ¹

Neuropatía del nervio cubital y síndrome de túnel carpiano

El esfuerzo repetitivo con frecuencia causa neuropatías de compresión neural, en que los nervios se dañan porque se encuentran comprimidos o atrapados.

El daño acumulativo puede ser el resultado de actividades repetitivas, con posturas poco naturales, o en las que se ejerce una presión grande y que requieren movimiento de cualquier grupo de articulaciones durante períodos prolongados. La irritación resultante puede hacer que los ligamentos, tendones y músculos se inflamen e hinchen, restringiendo las vías estrechas por donde pasan algunos nervios.

La neuropatía del nervio cubital y el síndrome del túnel carpiano son ejemplos de los tipos más comunes de neuropatía de compresión o atrapamiento de los nervios en el codo o en la muñeca.¹

Se sufre dolor de manos en fibromialgia y los resultados pueden ser perfectamente negativos y seguir habiendo dolor. La complejidad del desarrollo del dolor en fibromialgia es suficiente para sufrirlo sin lesión en el nervio, hay dolor que bien por movimiento o estímulos táctiles son traducidos por la sensibilización central por dolor.

La sintomatología es muy similar y lo que en un principio se puede evaluar como neuropatía del nervio cubital o síndrome de túnel carpiano, la electromiografía puede que no indique que  haya lesiones en nervios y sea calificado como un síntoma más de la fibromialgia, síntoma que deberá tratarse con los tratamientos para el dolor en fibromialgia

Por el contrario si sale positiva también en fibromialgia se pueden padecer las dos neuropatías cubital o síndrome del túnel carpiano, además de fibromialgia.

Así llega la información táctil desde los dedos al cerebro

Dirigido por Ardem Patapoutian, del Instituto Médico Howard Hughes, este otro grupo de investigación ha averiguado que el importante papel de las células de Merkel para la detección del tacto se debe a una proteína llamada Piezo2.

Incrustada en la membrana celular, esta proteína se comporta como una compuerta -o canal- que se abre con la presión sobre la piel, dejando pasar iones positivos que provocan una corriente eléctrica que se transmite a las terminaciones nerviosas y viaja en forma de impulso nervioso hasta el cerebro a la nada despreciable velocidad de 70 metros por segundo.

De hecho, se había observado con anterioridad que las células de Merkel establecían contactos parecidos a las sinapsis con las fibras nerviosas y que también tienen neurotransmisores.

Estos hallazgos pueden ayudar a comprender mejor y a tratar algunos síndromes en los que las sensaciones táctiles ligeras, como el roce de una prenda de vestir sobre la piel o de una sábana, desencadenan un dolor intenso, un fenómeno que se conoce como alodinia.

Y es que, el tacto y el dolor están íntimamente relacionados.

Alta precisión táctil

Estos nuevos hallazgos destacan el papel de estas células de Merkel, de las que hasta hace poco se desconocía su función exacta en la formación de las sensaciones táctiles.

Ahora pasan a ocupar un papel destacado, ya que son esenciales para iniciar y mantener la transmisión del impulsos en las terminaciones nerviosas de la piel y al parecer son las responsables de la alta precisión de las sensaciones táctiles finas.

En concreto se encargaría de transformar la presión en estímulos eléctricos que puedan viajar al cerebro. Estas células receptoras de la piel forman un “equipo” inseparable con las terminaciones nerviosas que hacen posible que las yemas de nuestros dedos o nuestra boca, dos zonas ricas en células de Merkel, tengan una sensibilidad tan acusada y precisa.

El tratamiento posible aunque no eficaz para todos

1 https://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/neuropatia_periferica.htm 
Así llega la información táctil desde los dedos al cerebro
  • Actualización a 04/08 de 2020

Edición, redacción y traducción por Fibromialgia Noticias©

Síndrome premenstrual y el síndrome de fibromialgia. Los síntomas de la fibromialgia son peores en las mujeres que pasan a experimentar un ciclo menstrual severo y debilitante (un período de semanas conocido como síndrome premenstrual o PMS), perjudicando su calidad de vida (QoL), según un estudio.

El estudio «Síndrome premenstrual y fibromialgia: frecuencia de la coexistencia y efectos sobre la calidad de vida», fue publicado en la revista Endocrinología Ginecológica.

Estudio síndrome premenstrual y el síndrome de fibromialgia

El síndrome premenstrual y trastorno disfórico premenstrual (PMDD) se caracterizan por síntomas emocionales y físicos, los ejemplos más comunes son los cambios de humor y el dolor abdominal, respectivamente.

El síndrome premenstrual y el síndrome de fibromialgia (FMS) se describen como pertenecientes a la familia del síndrome de sensibilidad central, un término que incluye varias condiciones relacionadas por un el principio de nocicepción desregulada patológica (es decir, la sensación o percepción del dolor), denominada «sensibilización central . »

Los investigadores tenían como objetivo investigar la asociación entre síndrome premenstrual y síndrome de fibromialgia, e identificar síntomas comunes y preocupaciones de QoL. Para ello, se realizó un estudio prospectivo de casos y controles que incluyó una cohorte con 55 pacientes con PMS y un grupo control de 52 mujeres sanas y de edad igual.

El diagnóstico de síndrome de fibromialgia se basó en el relativamente en los nuevos criterios de diagnósticos de fibromialgia del Colegio Americano de Reumatología 2010 (ACR), basados en dos parámetros: el índice de dolor generalizado (WPI) y el puntaje de gravedad de los síntomas (SS) . El síndrome de fibromialgia se dividió además en dos subgrupos según la presencia / ausencia de síndrome de fibromialgia.

Frecuencia del 20% de síndrome de fibromialgia en el grupo de síndrome premenstrual

Los investigadores detectaron una frecuencia del 20% de síndrome de fibromialgia en el grupo de síndrome premenstrual, mientras que ninguno de los controles sanos mostraron evidencia de síndrome de fibromialgia. En consecuencia, el número de participantes en el grupo síndrome premenstrual con signos de síntomas relacionados con el síndrome de fibromialgia fue mayor que en el grupo control, al igual que el número de puntos sensibles.

Los autores evaluaron la calidad de vida a través del índice 36 (SF-36), un cuestionario de 36 ítems que mide la calidad de vida a través de ocho esferas físicas y emocionales. El síndrome premenstrual y la gravedad de los síndrome de fibromialgia se evaluaron mediante el cuestionario de impacto de la fibromialgia (FIQ) y el formulario de evaluación premenstrual, respectivamente.
Síndrome premenstrual y el síndrome de fibromialgia

«La puntuación media del componente mental (MCS) del SF-36 fue baja en el grupo de síndrome premenstrual. La puntuación media PAF [forma de evaluación premenstrual] en síndrome premenstrual con subgrupo síndrome de fibromialgia fue mayor que en el subgrupo [sin] síndrome de fibromialgia. El resumen de componentes físicos promedio de SF-36 fue bajo en el paciente de PMS con síndrome de fibromialgia «, escribieron los autores.

El síndrome de fibromialgia es común entre los pacientes con síndrome premenstrual

En general, los resultados sugieren que el síndrome de fibromialgia es común entre los pacientes con síndrome premenstrual. La frecuencia de síndrome de fibromialgia es particularmente notable en pacientes con síndrome premenstrual que tienen quejas severas premenstruales. Siempre que el síndrome de fibromialgia y el síndrome premenstrual están presentes, los pacientes muestran mayor discapacidad funcional.

Editado y traducido por Fibromialgia Noticias

Premenstrual syndrome and fibromyalgia: the frequency of the coexistence and their effects on quality of life.
 Soyupek F1, Aydogan C1, Guney M2, Kose SA2.Gynecol Endocrinol. 2017 Mar 5:1-6. doi: 10.1080/09513590.2017.1296126.

Fibromialgia el entumecimiento y hormigueo y otras causas comunes de entumecimiento en las piernas y manos.

Un síntoma muy molesto en fibromialgia, y que pueden llegar a experimentar de un 25 a 30% de los pacientes, es el entumecimiento y hormigueo en las piernas (también en las manos).

El entumecimiento y hormigueo que se sufre en fibromialgia también se sufren en otras enfermedades.

Fibromialgia el entumecimiento y hormigueo

Las personas con fibromialgia pueden experimentar entumecimiento u hormigueo en las piernas y los pies, que también pueden estar presentes en sus manos o brazos. Este entumecimiento y hormigueo se llama parestesia, y aproximadamente 1 de cada 4 personas con fibromialgia se ve afectada por este síntoma.

Fibromialgia el entumecimiento y hormigueo

Entumecimiento y hormigueo en manos

Nadie sabe exactamente qué causa que las personas con fibromialgia experimentan parestesia. Dos posibles teorías incluyen la rigidez  y los espasmos musculares que propician que los músculos presionen los nervios.

Estos espasmos se conocen como una condición de vasoespasmo inducido por el frío, donde los vasos sanguíneos de las extremidades como los pies y las manos sufren espasmos y se cierran. La consecuencia es  que la sangre no fluya hacia ellos y produzca entumecimiento.

El entumecimiento y el hormigueo pueden desaparecer y reaparecer sin explicación alguna.

Fibromialgia el entumecimiento y hormigueo

Otras causas de entumecimiento y hormigueo

Hay una variedad de razones por las que la gente podría experimentar entumecimiento en los pies y las piernas, la fibromialgia es sólo uno. Otras enfermedades son la esclerosis múltiple, la diabetes, el síndrome del túnel del tarso, enfermedad arterial periférica y la presión excesiva sobre los nervios.

Esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es un trastorno autoinmune que afecta al sistema nervioso central. Es causada por daño a la vaina de mielina. La EM es una condición crónica que progresa con el tiempo. Muchas personas tendrán remisiones y recaídas en los síntomas.

Otros síntomas comunes de esclerosis múltiple incluyen:

espasmos musculares
pérdida del equilibrio
mareo
fatiga

El entumecimiento y hormigueo es un signo común de EM. Por lo general es uno de los primeros síntomas que lleva a las personas a sus médicos. Estas sensaciones pueden ser leves, o lo suficientemente graves como para causar problemas de pie o al caminar. En la EM, los casos de entumecimiento y hormigueo tienden a entrar en remisión sin tratamiento.

Neuropatías diabéticas

Las neuropatías diabéticas son un grupo de trastornos nerviosos causados ​​por el daño nervioso de la diabetes. Estas neuropatías pueden afectar cualquier parte del cuerpo, incluyendo las piernas y los pies. Aproximadamente del 60 a 70 por ciento de las personas con diabetes experimentan alguna forma de neuropatía.

El adormecimiento u hormigueo en los pies es el primer síntoma para muchos con daño nervioso de la diabetes. Esto se llama neuropatía periférica. El entumecimiento y los síntomas que acompañan suelen empeorar durante la noche.

Otros síntomas comunes de esta neuropatía periférica de la diabetes incluyen:

Dolores agudos o calambres en las zonas afectadas
Extrema sensibilidad al tacto
pérdida del equilibrio

Con el tiempo, ampollas y llagas se pueden desarrollar en el pie cuando las lesiones pasan desapercibidas debido al entumecimiento. Estos pueden conducir a infecciones, y junto con la mala circulación, puede conducir a amputaciones. Muchas de estas amputaciones son prevenibles si las infecciones se detectan temprano.

Síndrome del túnel del tarso

El síndrome del túnel del tarso es una compresión del nervio tibial posterior, que se localiza a lo largo de la parte interna del talón. Esto puede producir síntomas que se extienden  desde el tobillo hasta el pie, incluyendo hormigueo y entumecimiento en cualquier parte del pie. Es la versión del pie del túnel carpiano.

Otros síntomas comunes de este trastorno incluyen:

Dolor, incluyendo dolor repentino
Sensación similar a una descarga eléctrica
ardor

Los síntomas suelen sentirse en el interior del tobillo y en la parte inferior del pie. Estas sensaciones pueden ser esporádicas o venir de repente. Es esencial buscar tratamiento . El síndrome del túnel del tarso puede causar daño permanente al nervio si no se trata a tiempo.

Enfermedad arterial periférica

La enfermedad arterial periférica (PAD) es una condición en la cual la placa se acumula en las arterias. Con el tiempo, esta placa puede endurecerse, estrechando las arterias y limitando el suministro de sangre y oxígeno a partes del cuerpo.

La enfermedad arterial periférica puede afectar las piernas, por lo que se sufre entumecimiento en las piernas y los pies. También puede aumentar el riesgo de infección en esas áreas. Si la enfermedad arterial periférica es lo suficientemente severa, podría resultar en gangrena y amputación en las piernas.

Debido a que la enfermedad arterial periférica aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, debe consultar a su médico de inmediato si experimenta alguno de los siguientes síntomas:

Dolor en las piernas cuando caminas o subes escaleras
Frialdad en la parte inferior de la pierna o el pie
Llagas en los pies, pies o piernas que no sanan
Cambio en el color de las piernas
Pérdida de cabello, crecimiento más lento del cabello en las piernas o los pies
Pérdida o crecimiento lento de las uñas de los pies

Fenómeno de Raynaud

Es una afección por la cual las temperaturas frías o las emociones fuertes causan espasmos vasculares. Estos bloquean el flujo sanguíneo a los dedos de las manos y de los pies, las orejas y la nariz.
Causas

El fenómeno de Raynaud se denomina «primario» cuando no está asociado con otro trastorno. En la mayoría de los casos, comienza en mujeres menores de 30 años de edad. El fenómeno de Raynaud secundario se asocia con otras afecciones y generalmente ocurre en personas mayores de 30 años.

Las causas comunes del fenómeno de Raynaud secundario son:

Enfermedades de las arterias (como aterosclerosis y la enfermedad de Buerger).
Fármacos que causan estrechamiento de las arterias (como anfetaminas, ciertos tipos de betabloqueadores, ciertos fármacos para el cáncer, ciertos fármacos empleados para las migrañas).
Artritis y afecciones autoinmunitarias (como esclerodermia, síndrome de Sjogren, artritis reumatoidea y lupus eritematoso sistémico).
Uso o lesión repetitiva (como, por ejemplo, por escribir a máquina, tocar el piano o el uso excesivo de herramientas manuales).
Tabaquismo.
Quemadura por frío.
Síndrome de la abertura torácica superior

Aliviar el entumecimiento y hormigueo

Descanso

Si las lesiones han causado entumecimiento o dolor, mantener un descanso puede ayudar a su cuerpo a sanar sin causar más daño.

Hielo

Para algunas condiciones, como el síndrome del túnel del tarso, aplicar hielo en el área afectada puede reducir el entumecimiento y el dolor. No deje el hielo durante más de veinte minutos.

Calor

Para algunas personas, la aplicación de una compresa de calor a el área entumecida puede aumentar el suministro de sangre y también relajar los músculos. También puede tomar un baño caliente o ducha.

Almohadillas/plantillas

Para las personas que experimentan demasiada presión sobre los nervios, las plantillas pueden ayudar a aliviar esa presión, y cualquier dolor y entumecimiento. Usar zapatos cómodos y con tacón de dos cm para repartir el peso del pie.

Revisar

Asegúrese de inspeccionar sus pies para detectar llagas y ampollas. Esto es importante independientemente de la causa . El adormecimiento puede impedir que se sientan lesiones, lo que puede conducir a infecciones que podrían propagarse a otras áreas del cuerpo.

Masajes

Masajear los pies aumenta la circulación sanguínea, además de ayudar a estimular los nervios y los músculos, lo que puede mejorar su función.

Baños de pies

La inmersión de los pies en sales de Epsom puede ayudar a aliviar los síntomas. Tienen magnesio, que puede elevar la circulación sanguínea. Se cree que el magnesio puede ayudar a tratar entumecimiento y hormigueo y potencialmente evitar que estas sensaciones se repitan.

La Fatiga cronica sintomas neurologicos
El mayor conocimiento sobre la fatiga en los trastornos neurológicos permitirá la ampliación de las estrategias terapéuticas.

Fatiga en los Trastornos Neurológicos

Introducción

El 20% de los pacientes de atención primaria refieren fatiga crónica. El trastorno puede formar parte de entidades médicas y neurológicas (anemia, esclerosis múltiple), puede ser un rasgo integral de una enfermedad (posictus, síndrome de fatiga crónica), ser el resultado de un trastorno psiquiátrico (trastorno somatoforme) o corresponder a efectos adversos farmacológicos.

La prevalencia de los trastornos neurológicos que cursan con fatiga es desconocida, aunque probablemente represente una proporción importante de todos los pacientes con fatiga crónica. En el mundo, varios millones de sujetos padecen este trastorno. El conocimiento de las bases neurobiológicas de la fatiga no es perfecto y las opciones terapéuticas son limitadas. En consecuencia, la alteración puede ser considerada por algunos como un síntoma inexplicable debido a la somatización.

Sin embargo, la mayor comprensión del tema permitirá la creación de metodologías de investigación apropiadas y de terapias eficaces. En la presente experiencia los autores repasan los aspectos neurológicos de la fatiga y su tratamiento actual.

Definición de fatiga

La percepción de la fatiga es subjetiva y no existe una definición exacta debido a la superposición entre la noción del paciente de cansancio y la sintomatología clínica de fatiga. No es lo mismo que debilidad muscular, depresión ni fatigabilidad muscular y tampoco es el resultado inespecífico de enfermedades crónicas. En clínica médica, la fatiga es definida como la dificultad en el inicio o mantenimiento de actividades voluntarias. La actividad física es una variable dependiente que está controlada por estímulos motivacionales y regulada por sistemas sensitivos, motores y cognitivos que establecen el nivel de esfuerzo percibido.

Otros sistemas de control comprenden factores ambientales como la temperatura y el medio interno.

La actividad voluntaria depende del flujo de los impulsos nerviosos en los principales sistemas sensitivos y motores. Las señales sensitivas de la piel, sistemas cardiorrespiratorio, músculos y articulaciones, así como los sentidos, proporcionan impulsos aferentes. Después del procesamiento cognitivo de esta información, la corteza motora primaria activa los núcleos motores del tronco encefálico y células del asta anterior de la médula (vía eferente).

Las señales de las neuronas motoras inferiores llegan al músculo mediante nervios periféricos y la unión neuromuscular.

Fatiga cronica sintomas neurologicos

En el músculo, una serie de eventos metabólicos proporcionan energía química para la contracción. La interrupción de esta compleja cadena de eventos puede afectar el esfuerzo percibido.

La fatiga patológica puede entenderse como la sensación amplificada de la fatiga fisiológica que puede ser inducida por cambios en una o más de las variables que regulan el trabajo físico. La fatiga puede producirse en el transcurso de una enfermedad debido a disociación entre el nivel de estímulo interno y el esfuerzo percibido.

Abordaje clínico a la fatiga

Debido a que la fatiga no es especifica de trastornos clínicos, se requiere un enfoque estructurado para su evaluación apropiada. La fatigabilidad muscular temprana es típica de los trastornos miopáticos, defectos en la transmisión de la unión neuromuscular, enfermedad de los nervios periféricos y de las neuronas motoras inferiores.

En estos casos, la reducción de la fuerza muscular suele asociarse con debilidad muscular, denominada fatiga muscular o miopática. El término fatiga periférica puede ser apropiado en el caso de fatigabilidad muscular debido a trastornos musculares y de la unión neuromuscular.

La reducción objetiva de la potencia muscular en la fatigabilidad muscular puede medirse como la velocidad de reducción de la fuerza máxima generada durante la contracción muscular voluntaria máxima.

La sensación subjetiva de fatiga es percibida esencialmente a nivel del sistema nervioso central y se denomina fatiga central. Este tipo de fatiga se observa en lesiones que afectan las vías asociadas con el despertar y la atención, sistemas reticular y límbico y los ganglios basales. La fatiga central también tiene un importante componente cognitivo o mental. Si bien es una percepción subjetiva, los efectos de la fatiga central pueden valorarse mediante la evaluación del procesamiento cognitivo en determinado tiempo.

Fatiga periférica

El patrón topográfico distintivo de la debilidad muscular es esencial para determinar el origen periférico de la fatiga. En la miastenia gravis, la actividad repetida o persistente de un grupo muscular produce debilidad progresiva, aunque la fuerza se restablece parcialmente con el descanso (seudoparálisis).

Las contracturas son indicativas de patologías musculares metabólicas. La presencia de fatiga muscular, calambres y contracturas son características de la deficiencia muscular de fosforilasa (enfermedad de McArdle). En el hipotiroidismo puede producirse rigidez visible y retraso de la contracción muscular con los cambios de postura, generalmente junto con mioedema y relajación retrasada de los reflejos tendinosos.

El incremento de la potencia con contracciones musculares voluntarias repetidas es característico de la miotonía y del síndrome miasténico de Lambert-Eaton. La parálisis periódica hipopotasémica cursa con paroxismos de fatiga, fatigabilidad muscular y debilidad de las extremidades.

La estimulación eléctrica repetida de ciertos nervios motores a baja frecuencia (prueba de Jolly) es el procedimiento electrofisiológico de referencia para la detección de trastornos miasténicos. La electromiografía es útil para distinguir entre causas miopáticas y neuropáticas de debilidad muscular.

La electromiografía de fibra única es una técnica especial de registro de potenciales de acción de una fibra muscular en los trastornos de la trasmisión de la unión neuromuscular. Los pacientes con alteraciones en el metabolismo del glucógeno no pueden resistir más de un minuto en la prueba isquémica del antebrazo. La alteración en la producción de lactato sugiere bloqueo metabólico en la vía glucogenolítica o glucolítica, como en la enfermedad de McArdle.

La falta de aumento de amoníaco posterior al ejercicio indica deficiencia de mioadenilato desaminasa. En la actividad física del antebrazo aeróbica máxima, la medición de la saturación de oxígeno en sangre venosa antes y después del ejercicio permite la detección de miopatía mitocondrial, con escasa variación de la saturación de oxígeno. Los trastornos miasténicos y las enfermedades musculares primarias son ejemplos típicos de fatiga neuromuscular periférica.

Los estudios electrofisiológicos generalmente permiten el diagnóstico de miastenia gravis y del síndrome miasténico de Lambert-Eaton. La fatigabilidad muscular prematura, los calambres inducidos por el ejercicio y la mialgia constituyen la tríada de las miopatías metabólicas. La mayoría de las miopatías metabólicas son producidas por trastornos en el metabolismo de los carbohidratos y lípidos y cursan con episodios de debilidad muscular y fatigabilidad.

La fatiga por esfuerzo, la fatigabilidad muscular, con debilidad muscular o sin ella, son síntomas de enfermedades metabólicas atribuibles a mutaciones en el ADN mitocondrial.

Los hallazgos de la biopsia muscular son diagnósticos de miopatía mitocondrial. El diagnóstico de la fatiga neuromuscular generalmente se establece mediante una combinación de evaluación clínica y de exámenes de laboratorio. En algunos casos también se requiere la biopsia muscular. El tratamiento de la fatiga neuromuscular generalmente está dirigido a la patología de base. Algunas drogas, como betabloqueantes, agentes bloqueantes neuromusculares, antibióticos, antipsicóticos y antidepresivos empeoran los síntomas de la miastenia gravis.

En las personas con fatiga deben revisarse cuidadosamente los procedimientos anestésicos. La incapacidad de recuperación de la anestesia es una complicación en sujetos con distrofia miotónica, trastornos de la trasmisión de la unión neuromuscular y fatiga pospoliomielitis.

Fatiga central

La sensación de agotamiento constante es una característica de la fatiga central.

Los trastornos neurológicos asociados con fatiga incluyen vasculitis cerebral, enfermedades cerebrovasculares, trastornos del desarrollo, estados disautonómicos, encefalitis letárgica, enfermedades hipotalámicas e hipofisarias, migraña, esclerosis múltiple y enfermedad de la neurona motora, entre otros.

La intensidad de la fatiga no está asociada con la naturaleza ni la magnitud de la patología de base. Ocasionalmente, la fatiga puede ser focal, como en la esclerosis múltiple. Luego del ictus cortical, los pacientes con afasia desarrollan rápidamente fatiga mental al hablar. La dificultad para encontrar palabras y la anomia constituyen ejemplos de fatiga mental en pacientes con poliomielitis y síndrome de fatiga crónica. Los individuos con fatiga central experimentan deterioro o fluctuaciones periódicas en la intensidad de la fatiga bajo estímulos fisiológicos y psicológicos.

Los sujetos con síndrome de fatiga crónica también sufren varias combinaciones de dolor, malestar posesfuerzo, alteración del sueño, trastornos cognitivos y cefalea diaria. La escasa motivación, la pérdida del placer, la reducción de la vida social, la culpa excesiva y las ideas suicidas son claves importantes que permiten la identificación de la fatiga depresiva.

Los estudios por imágenes permiten la exclusión de lesiones estructurales y desmielinizantes y la resonancia magnética cerebral es el procedimiento de elección. La fatiga central es común en sujetos con esclerosis múltiple, con una prevalencia del 65%. Estos pacientes presentan fatiga mental en los dominios cognitivos de memoria, aprendizaje, atención y procesamiento de información.

En contraste, los individuos con poliomielitis no sufren alteraciones en la memoria verbal, aunque experimentan deficiencias en la atención y en la velocidad de procesamiento de la información. Los sobrevivientes de ictus presentan deterioro cognitivo y fatiga mental, que parecen ser independientes de la localización anatómica de la lesión isquémica.

La apatía es un síntoma característico de la enfermedad de Parkinson. El deterioro cognitivo también se observa en pacientes con síndrone de fatiga crónica sin patologías psiquiátricas. La fatiga también es frecuente en la disautonomía, motivo por el cual debe controlarse la presión arterial en posición supina y erecta.

El trastorno autónomo puede ser primario o secundario a otras patologías neurológicas y a trastornos médicos. Algunas personas deben ser evaluadas mediante pruebas del sueño para descartar trastornos primarios que cursan con fatiga y somnolencia diurna. Los hallazgos de estas pruebas también pueden indicar episodios frecuentes de apnea o de desaturación de oxígeno en sujetos con fatiga central y debilidad neuromuscular.

La fatiga es un síntoma de enfermedades que afectan los ganglios basales y que interrumpen las conexiones entre la corteza prefrontal y el tálamo.

Los resultados producidos por la palidotomía bilateral posteroventral para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson indican que la palidotomía bilateral produce fatiga importante, somonolencia, cambios en la conducta y escasa iniciativa en funciones ejecutivas a pesar de la mejoría en el control motor.

En la fatiga pospoliomielitis y en los síndromes de fatiga posviral, los virus comprometen las vías dopaminérgicas del sistema activador reticular ascendente en tronco encefálico, mesencéfalo, núcleo lenticular, ganglios basales, tálamo, hipotálamo y áreas motoras corticales. Pacientes con lesiones en la fosa posterior o con malformaciones de Chiari pueden experimentar fatiga. La fatiga central es una característica de los síndromes hipotalámicos, hipofisarios y diencefálicos.

En las enfermedades hipotalámicas-hipofisarias está asociada con trastornos y variaciones del peso y del sueño.

Fatiga, somnolencia y anorexia conforman una tríada atribuible a las menores concentraciones de citoquinas, sustancia P, leptinas y prostaglandinas.

La narcolepsia se caracteriza por somnolencia diurna excesiva, fatiga y debilidad motora repentina inducida por emociones fuertes. La narcolepsia primaria podría ser ocasionada por la degeneración selectiva de las neuronas que son activadas por la hipocretina en el área perifornical del hipotálamo lateral.

Las hipocretinas regulan el ciclo de la vigilia y el sueño y actúan en la regulación neuroendocrina, conducta alimentaria, equilibrio energético y actividad simpática. Estas sustancias constituyen un vinculo biológico importante entre los síntomas de fatiga y la somnolencia excesiva.

La fatiga también se observa en sujetos con trastornos asociados con un eje hipotálamo-hipofisario subactivo. En estos casos, la fatiga podría atribuirse a las citoquinas proinflamatorias que se activan por la reducción en la liberación de factor de liberación de corticotropina y las bajas concentraciones de cortisol.

El eje está subactivado en sujetos con síndrome de fatiga crónica, estrés postraumático, fibromialgia y fatiga pospoliomielitis. La fatiga crónica afecta al 90% de los pacientes con esclerosis múltiple y es el síntoma más serio y discapacitante en el 40% de los casos.

Los resultados de los estudios electroencefalográficos durante el movimiento en estos pacientes evidencian disfunción cortical con hiperactividad durante el movimiento y alteraciones en los mecanismos inhibitorios en el período posmovimiento. Algunos pacientes con síndrome de fatiga crónica pueden presentar retraso del ritmo en la electroencefalografía, mientras que se observan anomalías en el hemisferio derecho relacionadas con los puntajes de intensidad de la fatiga diaria y las concentraciones de prolactina en la pospoliomielitis.

Ningún cambio específico en la resonancia magnética se correlaciona con la fatiga central. En pacientes con enfermedad de Parkinson, la fatiga excesiva se asoció con el metabolismo anormal de la glucosa o con cambios en el flujo sanguíneo en el putamen y áreas motoras suplementarias.

Los sujetos con esclerosis múltiple presentan mayores volúmenes de lesiones T2 en la resonancia magnética que se correlacionan con el puntaje de intensidad de la fatiga. La fatiga puede ser más frecuente en los sujetos con esclerosis múltiple que presenten lesiones en la materia gris.

La tomografía por emisión de positrones con fluorodesoxiglucosa en los sujetos con esclerosis múltiple y fatiga muestra reducción de áreas de metabolismo en la corteza prefrontal bilateral, corteza premotora y motora suplementaria, putamen y en la materia blanca que se extiende desde el putamen rostral hasta la cabeza del núcleo caudado. Estos pacientes también presentan alteración en la interacción entre las áreas corticales y subcorticales funcionalmente relacionadas, con una asociación inversa entre el puntaje de intensidad de la fatiga y la activación relativa del tálamo ipsilateral durante tareas motoras fáciles.

El aumento regional de las concentraciones de colina detectadas mediante espectroscopia por resonancia magnética se correlaciona con el tamaño del defecto genético en la distrofia miotónica. El papel del estímulo sensitivo aferente en la sensación de fatiga central se observa mejor en pacientes con neuropatías periféricas desmielinizantes inflamatorias. La desmielinización segmentaria en nervios periféricos de gran diámetro retarda y dispersa el flujo sensitivo aferente propioceptivo.

El tratamiento de la fatiga central debe individualizarse para obtener los mejores resultados. Los cambios en el estilo de vida son fundamentales. Debe evitarse el consumo de alcohol porque empeora la fatiga central.

Es importante el tratamiento del dolor, de los trastornos del sueño, de la espasticidad muscular y de la actividad muscular involuntaria ya que estas variables afectan la intensidad de la fatiga. Con frecuencia se utilizan bajas dosis de antidepresivos tricíclicos, antiepilépticos, benzodiazepinas y baclofeno.

Las opciones terapéuticas dirigidas a los componentes fisiológicos de las patologías de base son limitadas. Las aminopiridinas son eficaces en la fatiga asociada con esclerosis múltiple. La amantidina es probablemente el agente más eficaz en el tratamiento de la fatiga de la esclerosis múltiple. La modafilina, una droga estimulante central y agente de primera línea para la somnolencia diurna y la narcolepsia, es eficaz para la fatiga y la somnolencia de los pacientes con esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson y distrofia miotónica.

Los componentes activos de la fatiga podrían responder a los antidepresivos, a la terapia conductual cognitiva o la combinación de ambos. Por otra parte, el apoyo social y la rehabilitación ocupacional son fundamentales en el tratamiento de las enfermedades neurológicas que cursan con fatiga. La inactividad física impuesta por la fatiga conduce a trastornos cardiovasculares y musculares que aumentan los riesgos para la salud. En general es aconsejable un patrón regular de actividad física en todos los casos, de carácter moderado y distribuido a lo largo del día.

Conclusiones

Algunos médicos prefieren la explicación psiquiátrica de la fatiga cuando los síntomas de los pacientes no coinciden con alguna categoría diagnóstica médica o neurológica. Considerar que la fatiga es un síntoma inexplicable no orgánico en sujetos sin diagnóstico psiquiátrico primario es incorrecto e inapropiado.

Como con otros trastornos médicos complejos, los profesionales dispuestos a considerar observaciones y explicaciones en diferentes niveles, tenderán a ofrecer las soluciones adecuadas.

Fatigue in Neurological Disorders. Lancet 363(9413):978-988, Mar 2004

Fibromialgia y Síndrome de Sensibilización Central nuevos enfoques para el tratamiento teniendo en cuenta todos los síndromes asociados y desde la neurofisiologia del dolor.

Revisión de Síndrome de Sensibilización Central y la Evaluación Inicial de un Paciente con Fibromialgia

Fibromialgia y Síndrome de Sensibilización Central

Introducción a la revisión del Síndrome de Sensibilización Central

Tanto en la atención primaria como en las consultas, los pacientes que presentan fibromialgia (FM) suelen tener otros síntomas somáticos (eminentemente corpóreo o material) médicamente inexplicables y, en última instancia, se les diagnostica una sensibilización central.
Fibromialgia y Síndrome de Sensibilización Central
La sensibilización central abarca muchos trastornos donde el sistema nervioso central amplificando la entrada sensorial a través de muchos sistemas hacía los órganos y da como resultado una miríada de síntomas.

Es necesario un enfoque pragmático para evaluar la fibromialgia y us síntomas relacionados , incluyendo una revisión centrada de los registros médicos, técnicas para entrevistar y observar, se recogen en este articulo, dando valiosas herramientas para identificar y abordar los síntomas más relevantes.

En el momento de la evaluación clínica, la consideración temprana del Síndrome de Sensibilización puede mejorar ser eficaz en las consultas, reducir las pruebas excesivas y ayudar a diferenciar entre casos típicos y atípicos para evitar un diagnóstico inexacto.

El tratamiento del dolor desde la neurofisiología y la sensibilización puede ayudar y ser útil.

Foto propiedad de la clinica Mayo. Edición y traducción Fibromialgia noticias©

Central Sensitization Syndrome and the Initial Evaluation of a Patient with Fibromyalgia: A Review
 Kevin C. Fleming, M.D.1,* and Mary M. Volcheck, R.N.2
 Guest Editor: John H. Davidson, M.D., M.A.H.L.
 Published online 2015 Apr 29. doi: 10.5041/RMMJ.10204
 PMCID: PMC4422459

Un documento para comprender la neurofisiologia del dolor

El uso del móvil en fibromialgia puede ser un gran handicap para quien la sufre. El dolor, la fatiga o la fibroniebla pueden ser síntomas que limiten que el móvil más que una herramienta de comunicación sea una constante fuente de frustración o estrés por lo que puede generar más dolor.
Una herramienta útil para la comunicación que puede ser un grave problema y un obstáculo más que limite la calidad de vida.

¿Que síntomas pueden amplificar el dolor del uso del móvil en fibromialgia?

El cansancio:

el cansancio cuando se sufre de una forma extrema hace imposible poder mantener una conversación por lo que genera más estrés, es un factor estresante y amplifica el dolor.

Asociar ideas, seguir el ritmo del interlocutor junto con muchas preguntas seguidas y levantar la voz cuando no se tiene fuerzas, resultar todo unido factores que se realizan de forma inconsciente cada día, puede ser para quien está sufriendo la fatiga procesos muy difíciles de realizar.

El interlocutor demandará más o exigirá que se alce la voz, se vaya más rápido, cuando realmente no se puede esto puede ser una fuente de conflictos cuando realmente NO se puede. Cosas sencillas que se realizan de forma automática cuando se sufre fatiga crónica son grandes barreras para seguir una conversación con el móvil.

El enfermo puede llegar a rechazar inconscientemente comunicarse a través del móvil para el es una fuente de dolor. Demasiadas exigencias juntas cuando se tiene fatiga.

Fotofobia:

la fotofobia y/o los problemas oculares pueden ser otro handicap que suponga un alto coste para el enfermo, cada vez más el uso de textos escritos para la comunicación hace que se fuerce la vista a una constante fuente de estres, estar sensibilizado el dolor por los sentidos como sufrir fotofobia te puede llevar a que su uso forzado amplifique el dolor, la luz es detectada como un «enemigo» en tu cerebro.

Fibroniebla o problemas cognitivos:

cuando un enfermo sufre estos sintomas, inevitablemente en algún momento desconectará de la conversación por lo que se perderá. Retomar o hacer que te entiendan en esta situación conllevará a fuentes de discusión, no podrá seguirte y forzar la situación empeora su dolor. Es un factor estresante que amplificara el dolor. También habrán momentos que empiecen a perder palabras, querrán seguir en la conversación pero su cerebro está demasiado cansado para continuar. Está dando signos de alerta.

Dolor:

El dolor puede aparecer al estar tiempo con el brazo levantado, o puede pesar el móvil cuando se está sufriendo el móvil, fijate si el enfermo rechaza cogerlo. Puede ser un indicador que le resulta un problema comunicarse por él.


Una por una pueden ser barreras para establecer y seguir el ritmo de las relaciones sociales con el uso del móvil. Lo que es en la salud una forma de comunicación, en la enfermedad de fibromialgia puede suponer una fuente de aislamiento al rechazar la comunicación por evitar la amplificación de síntomas.

¿Te has dado cuenta como puede amplificar el dolor? ¿Reconoces porque aunque insistas evita la comunicación por el móvil?

Todos estas barreras no son psicológicas, ni que el enfermo no tenga voluntad. Son para muchos GRANDES DISCAPACIDADES que nacen de mecanismos que se producen en la enfermedad y tiene que ver con mecanismos de actuación cerebrales, procesos del complejo mundo del cerebro podrás encontrar respuestas en sensibilidad central.
uso del móvil en fibromialgia
Hay que tener en cuenta que estas limitaciones también se pueden tener a la hora de usar un teléfono fijo:

  • ¡OJO! todos estos síntomas depende de la persona y pueden variar en el mismo día pueden existir momentos en lo que esté discapacitado para hacerlo y otros en los que pueda realizarlo sin ningún problema. ¡NO JUZGUES POR LO QUE VEAS! Será una fuente de disputas y no ayudará en las relaciones, aislando al enfermo.

Soluciones del uso del móvil en fibromialgia

Según los problemas que identifiques que te pueden causar puedes poner en práctica:

-Eliminar todos los avisos con sonido o dejar los más importantes, silencialo cuando tengas días realmente malos.

-Usar las funciones con voz como en voz si whatsapp o el manos libres .

-Usar gafas de sol para evitar la fotofobia.

-Si ya has comprobado que la comunicación instantánea te produce problemas como whatsapp, facebook, twitter eliminalo de tú móvil, es lo más higienico para tú salud.

-Si no quieres renunciar limita su uso cuando no tengas síntomas, con dolor, fotofobia, o cansancio te generará más síntomas perpetuandose.

-Vuelve a las llamadas «normales» y si te cansan acostumbra a tu interlocutor a que lo use en caso de necesidad.

-Si ves que la conversación no es productiva cortala, pidele educadamente a tu interlocutor que lo deje para otro momento. Prioriza lo que para los demás es inmediato para tí seguramente puede esperar.

-Puedes aprovechar la tendencia de volver a los antiguos móviles, cada vez más los usuarios se conciencian del uso indebido y la saturación de estar todos los días interconectados a todas horas ha resucitado a los modelos antiguos, busca en tus reliquias o puedes acceder a nuevos terminales por precios muy asequibles el NOKIA 3310 es el último furor en telefonía movi. Ahora la última moda es tener un móvil sólo para llamadas o mensajes, usala en tu beneficio lo tienes más fácil que nunca para empezar  a eliminar barreras que te pueden llevar a encontrarte peor.

Recuerda que:

  • TODO lo que has leido para una parte de los enfermos pueden ser fuertes discapacidades, no son caprichos si tienen necesidades que te comunican escuchales, si no les escuchas estás DISCRIMINANDO a un ENFERMO con DISCAPACIDADES. Sé solidario.

Mira lo que puede frustrar dejar de hacer lo que Tú puedes hacer!

Redactado por Fibromialgia Noticias©

«En fibromialgia muchos enfermos además tienen ansiedad, conoce lo común que es la ansiedad en el dolor y como no es caracteristico sólo de la enfermedad de fibromialgia»  Redacción Fibromialgia Noticias

Investigadores del Grupo de Neuropsicofarmacología y Psicobiología de la Universidad de Cádiz, que forman parte del Cibersam (Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental del Instituto de Salud Carlos III de Madrid), han demostrado que, a nivel cerebral, existe una relación directa entre ansiedad y dolor.

Además se ha descubierto que el dolor que se activa en el sistema nervioso central, sus mecanismos son difernetes según la patología que los produzca.

En el estudio, publicado en la revista Progress in Neuro – Psychopharmacology & Biological Psychiatri y realizado en animales, se ha evaluado el dolor neuropático causado por un pinzamiento del nervio ciático y el generado por una diabetes mal controlada.

Investigadores españoles demuestran una relación directa en el cerebro entre la ansiedad y el dolor

En ambas dolencias, el dolor crónico deriva en el desarrollo de ansiedad, una enfermedad grave que afecta aproximadamente a un 35% de los pacientes que sufren dolor crónico, tal y como se ha descrito en diversos estudios epidemiológicos.

ansiedad en el dolor

De hecho, y según datos recogidos en este trabajo académico, entre un 10% y 30% de diabéticos padecen dolor crónico y de estos más de un 20% desarrolla ansiedad derivada de este sufrimiento.

Ansiedad en el dolor

No obstante, este desarrollo se manifiesta en el cerebro mediante procesos diferentes. Cuando el dolor se origina por una diabetes mal controlada, este se refleja en el sistema nervioso central a través de una disminución en la producción de noradrenalina y una disfunción en la actividad del Locus Coeruleus, una región del cerebro que está implicada en diversos procesos fisiológicos tales como el sueño, el control de la presión arterial o el estrés.

Sí el dolor es consecuencia de una lesión del nervio ciático, los investigadores observaron el efecto inverso: una hiperactividad del sistema noradrenergico. «Es decir, hay una mayor producción de noradrenalina, pero esta resulta insuficiente, con lo cual no se bloquea o elimina completamente el malestar», explica  la científica Cristina Alba Delgado, perteneciente al grupo de investigación Neuropsicofarmacología y Psicobiología de la Universidad de Cádiz.

Entre un 10% y 30% de diabéticos padecen dolor crónico y de estos más de un 20% desarrolla ansiedad derivada de este sufrimiento