Entradas

dolor de rodilla por la noche

Es una continua sensación desagradable: estar de pie todo el día, tal vez hacer ejercicio o hacer una carrera son las causas más comunes del dolor de rodilla por la noche. Intentar dormir al acostarse pero es imposible coger el sueño: ¿El culpable? El dolor de rodilla.

El dolor de rodilla nocturno puede llegar a ser frustrante, es probable que no haya tenido ningun tipo de dolor durante el día. Solo después, al acostarte, nota el dolor que avanza e interrumpe el sueño.

Para aclarar el por qué ocurre y qué poder hacer, el cirujano ortopédico Kim Stearns da pautas para saber que hacer cuando se sufre este tipo de dolor.

¿Qué causa el dolor de rodilla por la noche?

El dolor de rodilla puede tener el origen en una variedad de problemas, desde lesiones hasta tendinitis (irritación de los tendones) y bursitis (irritación de los sacos de bursa que amortiguan los huesos y las articulaciones). Pero la causa principal del dolor de rodilla, según el Dr. Stearns, la causa suele ser una forma de artritis. 

“Las personas con rodillas normales y sanas generalmente no sienten dolor por la noche”. «Por lo general, hay una razón, y a menudo es porque tienen artritis, la forma más común es la osteoartritis». Apunta el Dr. Kim Stearns.

La osteoartritis es de naturaleza mecánica, la causa más común es el desgaste de las articulaciones, así como del cartílago y los tendones que rodean las articulaciones. Esto es muy común en la enfermedad de artritis reumatoide, una inflamación de las articulaciones, generalmente causada por un sistema inmunológico hiperactivo. 

Si bien la osteoartritis (artrosis) generalmente se observa en pacientes mayores, también puede ocurrir en pacientes más jóvenes, particularmente aquellos propensos al uso excesivo de ciertas articulaciones o que han sufrido lesiones significativas como desgarros de ligamentos. 

Diferencias entre artritis y artrosis

¿Por qué de noche?

La actividad del día contribuye al dolor que se siente en las rodillas por la noche, pero también lo hace el hecho de que disminuya la actividad y hace presencia el dolor. 

«Cuando se mueven sus articulaciones, también se mantienen lubricadas», dice el Dr. Stearns. «Al cesar el movimiento, no lubrican tanto». 

¿Otra razón por la que empieza a notar el dolor? Cesan las distracciones del entorno. El Dr. Stearns agrega: “No existen otras distracciones del alrededor. Se está tranquilo y quieto, así que se empieza a notar la incomodidad. La falta de movimiento, la falta de lubricación, todo suma en el dolor «.

¿Como tratar el dolor de rodilla por la noche?

El tratamiento del dolor de rodilla está relacionado con eliminar el estrés en esta articulación. Reducir el peso corporal es un buen comienzo para aliviar el dolor. Además de ser clave para un buen estado general, reducir el exceso de peso reduce el estrés diario en las articulaciones y ligamentos de la rodilla.

Pero también hay otras muchas pautas para aliviar el dolor de rodilla.

Hacer ejercicio de forma inteligente

Una gran cantidad de estrés en las articulaciones es causado por el ejercicio de alto impacto, especialmente al correr sobre pavimento. Hay formas de hacer ejercicio que pueden mantener la salud y evitar ese impacto en las articulaciones de la rodilla. “El ejercicio de bajo impacto como nadar, andar en bicicleta y elíptica son buenos porque ejercitan las articulaciones de las rodillas y no las someten a un sobreuso indebido”.

Las rodilleras también pueden ser una herramienta. «Hay aparatos ortopédicos especiales que funcionan para evitar la presión en ciertas partes de la rodilla, ferukas de descarga, que a veces pueden ayudar a aliviar el dolor de la artritis».

Medicamentos

Si tiene la necesidad de tomar analgésicos sin prescripción para ayudar a aliviar el dolor, el Dr. Stearns aconseja tomar naproxeno o ibuprofeno porque tienen propiedades antiinflamatorias y pueden ayudar a aliviar la inflamación que es la causa del dolor de rodilla. 

“Los medicamentos con paracetamol no suelen funcionar ni ser tan efectivo porque enmascaran el dolor pero no hacen nada sobre el origen del dolor”. 

Recomienda tomar la dosis después de la cena, ya que le permite obtener el máximo alivio antes de irse a la cama.

Tener especial cuidado: si está tomando algún medicamento anticoagulante, el tratamiento aconsejado es el paracetamol u otro analgésico pautado por su médico. La interacción entre medicamentos antiinflamatorios puede tener efectos secundarios peligrosos, incluido el hemorragia interna. Es necesario consultar con su médico y ajustar su tratamiento para conseguir ajustarlo a sus necesidades.

Frío y calor en el tratamiento del dolor

El tratamiento con frío, como el hielo, puede aliviar el dolor, como en las lesiones el calor puede hacer que también alivie el dolor en una articulación. La clave, sin embargo, es usar ambos . El Dr. Stearns dice: “Usar calor en la articulación con dolor le hará sentir mejor, pero también aumentará en el área el flujo de sangre. Esto hará que aumente la hinchazón y sienta un dolor palpitante».

Por ello, sugiere usar calor para el alivio inicial, pero luego cambiar a un tratamiento frío como el hielo. «El calor ayuda a que la articulación obtenga alivio, pero es necesario seguir con frío para evitar que la sangre se acumule en la zona». 

Tratamiento del dolor con calor y frío

Los geles tópicos también pueden ayudar. «Los geles con receta, geles de venta libre como e incluso parches antiinflamatorios que ayudan a aliviar las articulaciones con doloro».

Sin embargo, una vez más, consultar a su médico antes de tomar decisiones le evitará efectos secundarios y asegurarse de maximizar el tratamiento.

Cómo dormir cómodamente

Finalmente, puede ayudar en la postura en la cama y reducir la incomodidad y evitar interrumpir el sueño. 

“A veces, si tiene rodillas artríticas, sugerimos que duerma de lado con una almohada pequeña entre las rodillas”, dice el Dr. Stearns. La posición proporciona más apoyo y evita que las rodillas se rocen. 

Si le llega a porducir insomnio, aconseja dormir con una almohada debajo de las rodillas. Además de ofrecer apoyo, esto mantiene las rodillas ligeramente flexionadas, lo que puede evitar que los huesos hagan presión en la articulación con dolor y desgastada. 

“Se trata de encontrar la posición más cómoda y usar una almohada para acolchar para aliviar el dolor. Obtener la postura en la que mejor se sienta» informa el Dr. Stearns. 

afrontar el diagnóstico

Afrontar el diagnóstico en una enfermedad crónica

¿Cómo afrontar el diagnóstico en una enfermedad crónica? Estas son algunas lecciones que aprendí cuando me diagnosticaron por primera vez una enfermedad crónica y me hubiera gustado saber desde un principio. En aquel momento vivía en una continua negación, y me llevó un tiempo descubrir a qué me enfrentaba.

Encontrar un médico es una necesidad vital muy importante

Me llevó un tiempo darme cuenta de que necesitaba un médico en el que pudiera confiar, que pudiera verme regularmente y que me ayudara en mis dudas. También me di cuenta de que necesitaba encontrar a alguien que se especializara en la enfermedad, o que al menos viera a muchos pacientes.

Como no me gustaba que mi primer médico y el seguro de salud limitaran mis opciones tuve que optar a cambiar de seguro. Se que no es una opción para todos. Sufrí mucha incertidumbre. A la larga valió la pena encontrar a alguien en quien confíe mis tratamientos. Debo cuidar de mi, es mi responsabilidad. Nadie más lo hará por mí.

Soy responsable de cuidarme a mí misma.

Esto significa encontrar la atención que necesito, ser asertiva con los médicos, hacer las preguntas que necesito hacer. Buscar las adaptaciones que necesito en el trabajo, pedir ayuda a amigos y familiares cuando la necesito y centrarme en el cuidado personal. No te sientas culpable haciendo estas cosas (¿soy la única que se siente culpable haciendo estas cosas?).

Es mi trabajo cuidarme. Nadie más lo hará por mí.

Los medicamentos tienen efectos secundarios que me dan miedo.

También tengo la opción de encontrarme mejor con ellos.
Tengo miedo al comenzar con todos los medicamentos que he probado, incluidos los leves. Estaba aterrorizada , y mi médico no hizo nada para aliviar mis temores. Finalmente, aprendí a confiar en que si mi médico me recetaba un medicamento determinado, era porque los beneficios superan el riesgo de efectos secundarios.

Leer los efectos secundarios puede ser honorifico. También suelen ser bastante raros. Ahora me arrepiento de no haber probado algún medicamento por miedo a los efectos secundarios. Es importante tener un médico en el que pueda confiar para hablar sobre cualquier inquietud que tenga con respecto a los medicamentos.

Internet puede ayudar, pero también puede ser terrible.

Hay mucha información disponible en internet. Algunos recursos son útiles, precisos y completos. Otros, sin embargo, son inexactos. Esto me crea recelo y miedo. Aprendí a tener cuidado al buscar información sobre mi enfermedad crónica. A veces pido que alguien más busque algo en Google para mí.

De esa manera me ayudan a filtrar la información y decirme lo que necesito saber de una fuente confiable. Los grupos de apoyo y las redes sociales también pueden dar miedo o ser útiles. A veces, me beneficia obtener apoyo de otras personas con mi enfermedad. Otras veces me da miedo escuchar lo que otros están pasando. Si me hubiera unido a un grupo de apoyo cuando me diagnosticaron y mi enfermedad era más leve, creo que me habría escondido debajo de mi cama y no hubiera salido jamás.

A medida que mi enfermedad se volvió más severa, me interesé más en escuchar como otros lidian con los desafíos a los que se enfrentan. A veces es demasiado para soportar y necesito desconectar por unos días. Aprendí a conocerme a mí misma y a tener cuidado en Internet.

No existe una dieta «correcta».

Me he vuelto loca tratando de descubrir la dieta perfecta. Realmente quería que fuera tan simple como cambiar la forma en que como y milagrosamente curarme. Pero a veces no es tan simple. Los alimentos causan diferentes reacciones en las personas.

He descubierto algunos alimentos que provocan mis síntomas y los evito. Intento comer sano con los alimentos que tolero. Pero no me vuelvo loca tratando de encontrar la dieta perfecta y trato de no ser demasiado dura conmigo mismo cuando me dejo llevar.

Mis amigos lo entenderán y querrán ayudar.

Es posible que no hayan oído hablar de mi enfermedad crónica o no entiendan todos lo que implica. Pero sí entendieron que estaba enferma y eran felices ayudando. Tenía miedo de decírselo a mis amigos, pero cuando finalmente lo hice, me sentí muy agradecida por el apoyo que recibí. Compartir mi enfermedad con mis amigos me ayudó a liberarme del gran peso que estaba soportando yo sola.

Escucharás cosas insensibles a veces.

Alguien llegó a decirme «te ves bien» , y eso me molesta porque me siento como una mierda por dentro. En el trabajo con quien no tenía ganas de compartir mi enfermedad me preguntaba constantemente por qué ya no hacía yoga (no tenía la energía).

Alguien muy cercano me preguntó unos días antes de que me hospitalizaran si estaba segura de que no era solo ansiedad y me estaba volviendo loca sin ningún motivo. Me mentalizo que tienen buenas intenciones y que todos decimos cosas insensibles a veces. Y trato de ignorarlo.

No le debo a nadie una explicación de mi enfermedad

pero otras veces me facilita la vida.
No se le dije a nadie en el mundo durante tiempo. Pero llegó un punto en el que había tomado tantas bajas por enfermedad, que era más fácil decirles a mi superiores y compañeros de trabajo lo que estaba sucediendo. Me ayudó a facilitar las cosas.

Fueron comprensivos y dejó de preocuparme lo que todos pensaban. Sé que no tengo la obligación de contarle a nadie nada sobre mi enfermedad. Pero descubrí que las personas también podían simpatizar y estaban dispuestas a ayudar.

Cuidarme es importante.

Mencioné esto antes, pero es tan importante como para hacer una publicación sobre el tema. Puede ser difícil lidiar con una enfermedad crónica, y la depresión y la ansiedad son comunes. Tengo una lista en la mente de las cosas que me hacen feliz y por tanto me relajan, para acceder a ellas fácilmente cuando las necesito.

Incluye programas de televisión que me hacen reír, leer, escuchar música, meditar, hacer ejercicio y llamar a mi hermana. La terapia también ha sido útil para hablar sobre lo que estoy pasando y elaborar estrategias de afrontamiento. He aprendido a no sentirme mal por tomarme el tiempo que necesito para cuidarme mental y físicamente.

Esto no es mi culpa.

Solía ​​volverme loca con que si. Si hubiera sido, hubiera hecho … ¿habría contraído esta enfermedad? ¿Algo que estoy comiendo que empeora los síntomas? Si me hubiera cambiado a un mejor médico antes, ¿la enfermedad nunca hubiera sido tan grave? Lo que sucedió en el pasado es pasado. Algunas personas enferman. No es mi culpa todo lo que puedo y debo hacer es hacer un plan y afrontar el futuro. Y ser amable conmigo misma, no más culpabilidad.

No estoy sola.

Los CDC estiman que la mitad de todos los adultos (117 millones de personas) tienen una o más enfermedades crónicas. Cuando comencé a contarles a mis amigos sobre mi enfermedad, me sorprendió la cantidad de personas que conocían a otra persona con mi misma enfermedad. Dejé de sufrir sola.

¿Qué lecciones has aprendido que desearías haber sabido cuando te diagnosticaron?

Un artículo de Emily Roessel