Entradas

dolor menstrual

¿Qué es el dolor menstrual?

El dolor menstrual es el término que se usa para referirse al dolor y los calambres que ocurren durante o alrededor de la menstruación. Unas estadisticas recogidas en Epidemiologic Reviews en una revisión de 2014, pone de manifiesto que entre el 16% y el 91% de las personas que menstrúan experimentan dismenorrea, y entre el 2% y el 29% experimentan dolor intenso.

El dolor menstrual puede ser un inconveniente leve o puede ser una enfermedad grave que afecta la capacidad de una persona para realizar las tareas diarias. El nivel y la duración del dolor también pueden cambiar con el tiempo.

A continuación, se recogen los tipos y causas del dolor menstrual, estrategias de afrontamiento y cuándo es necesario buscar ayuda.

¿Qué es el dolor menstrual? 

El dolor menstrual es un dolor que ocurre justo antes o durante un período menstrual. La experiencia del dolor menstrual en cada persona es diferente, pero puede causar:

  • dolor ardiente en el abdomen
  • sensación como calambres
  • dolor que se puede sentir como gases
  • dolor que irradia a la espalda, las caderas o las piernas

Algunas personas también pueden tener síntomas digestivos junto con el dolor menstrual, entre ellos:

  • Diarrea
  • estreñimiento
  • náuseas o vómitos
  • hinchazón

Otros síntomas asociados a la dismenorrea son irritabilidad y dolores de cabeza. El dolor y los calambres menstruales pueden variar de leves a intensos.

Tipos de dolor menstrual

Existen dos tipos de dolor menstrual: primario y secundario.

Dismenorrea primaria

La dismenorrea primaria es el resultado de la menstruación. No existe otra enfermedad subyacente que lo cause.

Los investigadores creen que las prostaglandinas son las que causan la dismenorrea primaria. Las prostaglandinas son sustancias similares a hormonas que controlan la inflamación. Al comienzo del periodo el cuerpo libera prostaglandinas. Esto lleva a desencadenar contracciones en el útero y da lugar a que el revestimiento del útero se desprenda.

Estas contracciones pueden ser más fuertes dos primeros días de un período. Antes de que comience un período, los niveles de progesterona también disminuyen, y este descenso podría causar un aumento de las prostaglandinas antes de que comience el período.

La cantidad que libera el cuerpo de prostaglandinas se correlaciona con la intensidad de estas contracciones y, por tanto, con la intensidad del dolor menstrual. En la dismenorrea primaria también se suele experimentar períodos más abundantes y largos.

Existen factores de riesgo que pueden contribuir, entre otros:

  • comienzo de los periodos a una edad temprana
  • exceso de peso
  • hacer dieta
  • fumar
  • estrés
  • ansiedad o depresión
  • no haber estado embarazada
  • antecedentes familiares de períodos dolorosos

Dismenorrea secundaria

La dismenorrea secundaria es el resultado de una enfermedad subyacente. Ejemplos de enfermedades que pueden causar dismenorrea secundaria.

  • Endometriosis : el tejido uterino crece fuera del útero. Los períodos dolorosos son el principal síntoma.
  • Crecimientos uterinos:  fibromas, quistes y pólipos pueden aumentar el dolor durante los períodos, junto con dolor abdominal que persiste fuera de la menstruación. También se pueden tener síntomas como hinchazón, estreñimiento y  dolor lumbar.
  • Adenomiosis : La causa de esta enfermedad es cuando el revestimiento del útero atraviesa la pared muscular del útero.Esto provoca calambres, presión e hinchazón antes de los períodos.
  • Enfermedad inflamatoria pélvica : es una inflamación grave del útero y de los órganos pélvicos, su origen puede estar enuna infección, como una infección de transmisión sexual.
  • Diferencias estructurales: algunas personas nacen con diferencias estructurales en el útero que pueden causar períodos más dolorosos.
  • Dispositivo intrauterino (DIU): algunas personas informan más dolor menstrual con un DIU. Las personas que usan DIU también tienen riesgo elevado alto en Enfermedad inflamatoria pélvica.

Es posible que en una misma persona tenga dismenorrea primaria y luego desarrolle dismenorrea secundaria, lo que empeora el dolor ya existente.

Cómo controlar el dolor menstrual 

Hay varias estrategias para reducir el dolor menstrual. Estas estrategias de afrontamiento pueden reducir el dolor actual, otras pueden ayudar a reducir la probabilidad de dismenorrea.

Sobrellevar el dolor menstrual

Algunas estrategias que pueden ayudar a aliviar el dolor menstrual cuando se presenta incluyen :

  • medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como ibuprofeno
  • terapia de calor, como una almohadilla térmica, una bolsa de agua caliente o un baño tibio
  • Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS).
  • tener un orgasmo, ya sea solo o en pareja
  • ejercicio suave
  • acupuntura o acupresión

Prevenir el dolor menstrual

Algunos enfoques que pueden reducir o ayudar a prevenir la dismenorrea incluyen:

Descanso y reducción del estrés

Algunas investigaciones sugieren que el estrés puede aumentar la probabilidad o la gravedad del dolor menstrual y el síndrome premenstrual.

Una encuenta realizada en Hungría en 2008 , relacionó que las mujeres en entornos laborales más estresantes experimentó dolor menstrual más severo, la baja seguridad laboral y la falta de apoyo de sus compañeros de trabajo obtuvo puntuaciones más altas.

Evitar el estrés puede ser díficil, pero puede ayudar aprender a manejarlo con:

  • Mantener hábitos saludables con comidas sanas y una buena higiene del sueño.
  • ejercicios de respiración, meditación, yoga o tai chi
  • participar en el cuidado personal durmiendo lo suficiente o comiendo comidas balanceadas
  • canalizar y expresar emociones a través de un diario.

Anticonceptivos

Algunos anticonceptivos pueden ayudar a reducir el dolor del dolor menstrual. Otros pueden detener los períodos por completo. Entre ellos están la píldora, el implante y la inyección.

Los DIU hormonales también pueden reducir o detener los períodos, pero su implantación puede causar calambres. Cuando existen problemas que causan dismenorrea, como la enfermedad inflamatoria pélvica, puede ser necesario evitar los DIU hormonales.

Ejercicio

Un estudio realizado en 2018 destaca que el ejercicio regular tiene un impacto beneficioso sobre el dolor menstrual. De 70 estudiantes seleccionados, los que hicieron 30 minutos de ejercicio aeróbico tres veces por semana vieron una reducción en los síntomas de dismenorrea después de 8 semanas.

Las objecciones a este estudio, está centrado en una pequeña y solo se centró en mujeres jóvenes. Otros estudios han concluido que no existe asociación entre el ejercicio y la reducción del dolor menstrual.

Tratar las enfermedades subyacentes

En los casos de dismenorrea secundaria, es esencial identificar y manejar la causa para aliviar el dolor menstrual. Una persona con endometriosis puede beneficiarse de la cirugía.

Impacto del dolor menstrual y barreras al tratamiento

La dismenorrea es una enfermedad común que tiene un impacto significativo en la salud pública.

Un gran estudio de 2019 realizado en Países Bajos reveló que durante un período de 4 meses, casi el 14% de los encuestadas faltaron debido a su periodo al trabajo o escuela. De hecho, el 3.4% faltó a la escuela o al trabajo en todos o casi todos los ciclos menstruales.

Aún así, las personas con dismenorrea pueden tener dificultades para recibir tratamiento. Esto se basa en la creencia de que los períodos dolorosos son normales. Otros componentes son los prejuicios resultantes del sexismo, racismo y otras fuentes de prejuicios.

Una revisión de la literatura de 2018 , señala que las mujeres tienen más probabilidades de vivir con enfermedades de dolor crónico que los hombres. En contrapartida los médicos también son más propensos a culpar de ese dolor a una enfermedad mental o al acto de fingir, lo que desemboca en una «lucha» para las mujeres con el objetivo de ser creídas.

Esto puede dar lugar a no obtener un diagnóstico o el adecuado tratamiento. Un ejemplo de ello es que la estimación de mujeres que tienen endometriosis es el 10% y necesitan entre 8-12 años de promedio en obtener un diagnóstico.

Cuando buscar ayuda 

El dolor menstrual leve es común pero nadie tiene que soportar un dolor intenso. Existen banderas rojas como:

  • los períodos se vuelven mucho más o dolorosos de lo normal
  • los períodos con demasiada frecuencia le impide acudir al trabajo o la escuela
  • no funcionan los analgésicos como los AINE

También se debe hablar con un médico si tiene períodos dolorosos junto con otros síntomas, como:

  • dolor durante o después del sexo
  • sangrado entre periodos
  • necesidad frecuente de orinar
  • secreción grisácea o con mal olor

Resumen

El dolor menstrual, o dismenorrea, es un problema de salud demasiado común que puede disminuir la calidad de vida de una persona. Los autocuidados en el hogar pueden tratar el dolor menstrual leve o/y ocasional. Pero si los períodos son severos y debilitantes, es importante que el médico investigue la causa y siempre que sea posible trate el dolor.

dolor por la noche

El dolor por la noche es un problema médico, las personas se acuestan no tiene problemas para dormirse, pero a medida que duermen, el dolor aumenta y las despierta.

El número de personas que sufren este problema no está claro, en un estudio de 2014 en el Journal of Pain encontró que hasta el 88 por ciento de las personas que viven con dolor crónico tienen dificultad para dormir, mientras que el 50 por ciento de los insomnes sufren de dolor crónico.

El problema es cuando se convierte en un círculo vicioso, ya que además de causar mala memoria, ansiedad y depresión cuando se mantiene en el tiempo. La falta de sueño también puede aumentar la sensibilidad al dolor, esto aumenta las posibilidades de los despertares. Existen hipotésis que la falta de sueño provoca un aumento de las sustancias químicas sustancias químicas inflamatorias llamadas citocinas, esto tiene un efecto directo sobre las células nerviosas y, por lo tanto, en el aumento del dolor.

Pero, ¿por qué aumentaría el dolor mientras dormimos? Existen muchas razones por las que el dolor puede despertar, explica el Dr. Ilan Lieberman, consultor en medicina del dolor en la Fundación del Hospital de la Universidad de Manchester, «desde la forma en que dormimos hasta un problema de salud subyacente». 

¿Que puede causar el dolor por la noche?

La inflamación ataca por la noche. 

En algunos casos, es el resultado del reloj biológico, que no solo influye en nuestro sueño, sino que también controla otros mecanismos corporales, incluida la inflamación.

Enfermedades inflamatorias

Ciertas enfermedades inflamatorias, como la artritis reumatoide (su causa está en el sistema inmunológico del cuerpo que ataca las articulaciones), la inflamación funciona según un horario de reloj corporal, explica la Dra. Julie Gibbs, cronobióloga de la Universidad de Manchester. 

«Es una ironía, la inflamación parece estar más activa en fases de reposo (mientras se duerme) y no tenemos claro por qué sucede esto.»

Las señales de dolor que se transmiten entre los nervios y el cerebro atosiga las vías cerebrales. Esto, generalmente, reduce o somete la conciencia para permitir dormir y despertarse.

En otros casos, es el resultado del reloj biológico, que no solo influye en nuestro sueño, sino que también controla otros mecanismos corporales, incluida la inflamación.

Los ataques de gota, un tipo de artritis que causa dolor articular repentino y severo también relacionado con la inflamación, ocurren con el doble de frecuencia durante la noche y a primeras horas de la mañana que en el resto del día, según un estudio de 2014 de la Escuela de Medicina de Harvard.

Una teoría es que puede ser por un mecanismo de una caída nocturna en la hormona cortisol. «Los niveles altos de cortisol pueden suprimir la inflamación», explica el Dr. Gibbs. Tomar un antiinflamatorio antes de dormir o al despertar podría ayudar a aliviar el dolor antes de que empeore. 

Acostarse hace que aparezca dolor articular 

El solo hecho de estar acostados en la cama puede provocar dolor.

Dolor por la noche en las articulaciones

El dolor en las articulaciones puede ser una causa persistente de dolor nocturno, especialmente si se debe a un problema preexistente, explica Steven Allder, neurólogo consultor de la clínica Re: Cognition Health en Londres, y quien a veces se despierta por el dolor de un cartílago.

‘Si se tiene dolor por la noche en las articulaciones, puede ser porque la articulación está rígida por la falta de movimiento. Me rompí el cartílago porque corría demasiado y el dolor me despertaba alrededor de las 4 de la mañana y necesitaba tomar analgésicos », explica.

«No poder estirar la rodilla por la noche cuando dormía me provocaba dolor».

La ciática (donde el nervio ciático, que va desde la parte baja de la espalda hasta los pies, está irritado o comprimido) puede aparecer por la noche, cuando se acuesta se ejerce presión sobre el nervio irritado y causa dolor punzante en la parte inferior de la espalda o las nalgas. y en las piernas a la mañana siguiente. Usar hielo y medicamentos antiinflamatorios antes de acostarse puede ayudar. 

Tony Kochhar, cirujano ortopédico consultor del London Bridge Hospital y profesor de ciencias del deporte en la Universidad de Greenwich, explica que el dolor de cadera, hombro y rodilla a menudo causa palpitaciones leves, que suelen aliviarse con los movimientos.

«Durante el día se mueve la articulación afectada para que se mantenga flexible», explica. Pero por la noche, el tejido irritado se tensa. Eso aumenta la presión dentro y alrededor de la articulación, lo que genera dolor.

Las posiciones para dormir pueden empeorar las cosas: puede presionar una articulación irritada o adoptar una mala postura mientras se duerme y esto causará dolor y puede despertarlo. Es por eso que los pacientes con dolor de hombros duermen abrazados a una almohada para aliviar la presión sobre estos ‘.

La ciática (donde el nervio ciático, que va desde la parte baja de la espalda hasta los pies, está irritado o comprimido) puede ocurrir por la noche, ya que cuando se acuesta, esto puede ejercer presión sobre el nervio ya irritado y causar un dolor punzante en la parte inferior de la espalda o las nalgas. y piernas a la mañana siguiente. 

Dolor de cabeza  

A veces, el dolor empeora por la noche, incluso si molesta durante el día. Este es el caso del dolor de muelas: acostarse hace suba más sangre a la cabeza, lo que ejerce presión en áreas de la boca, dice el Dr. Charles Ferber, dentista de Londres.

Existe un dolor por la noche de cabeza y son conocidos como «despertador»‘, reciben este nombre porque suelen ocurrir a la misma hora, generalmente entre la 1 y las 3 de la madrugada, tienden a afectar a los mayores de 50 años, y con mayor frecuencia. a mujeres. Pueden durar desde 15 minutos hasta algunas horas.

Aunque los médicos no tienen seguras sus causas, una teoría es que están relacionados con la etapa del sueño, algunas investigaciones sugieren, de manera contraria a lo conocido, que beber cafeína por la noche puede ayudar, aunque no está claro por qué. Si el dolor es intenso, su médico puede recetarle naproxeno.

Aún más dolorosos son los dolores de cabeza en racimo, ya que pueden despertar al mismo tiempo durante semanas, explica el Dr. Andy Dowson`. Afecta principalmente a los hombres y causa un dolor punzante, generalmente detrás de un ojo.

«Los analgésicos de venta libre no suelen aliviar, por lo que debe consultar a su médico para obtener un medicamento más eficaz».

Los dolores de cabeza nocturnos también pueden ser un signo de deshidratación. Cuando los tejidos que rodean su cerebro (y que están compuestos principalmente de agua) se encogen, pueden ejercer presión sobre el cerebro.

«Si el dolor por la noche de cabeza aparece de la nada, consulte a su médico de cabecera para comprobar que no tiene un dolor de cabeza secundario causado por un problema principal, como un aumento de la presión en el cerebro o en la parte posterior de los ojos», añade el Dr. Allder.

Dolor por la noche de estómago

Un dolor de estómago repentino y severo que despierta por la noche puede indicar que la vesícula biliar está inflamada que tenga un cálculo biliar (piedras pequeñas, generalmente hechas de colesterol, que se forman en la vesícula biliar). El dolor tiende a aparecer por la noche, generalmente varias horas después de una comida copiosa.

Se debe investigar cualquier dolor por la noche que sea persistente. Se pueden tomar medicamentos por breves espacio de tiempo, como el paracetamol, por la noche si cree que conoce la causa del dolor ”, dice el Dr. Lieberman. Si te despiertas todas las noches, necesitas un diagnóstico. Acude a tu médico de cabecera.

Asociación del sueño y el dolor: una actualización y camino a seguir
somnolencia

¿Qué es la somnolencia?

Sentir sueño durante el día o cansacio durante el día se conoce comúnmente como somnolencia. La somnolencia puede provocar síntomas que se pueden sumar, como olvidos o quedarse dormido en momentos inapropiados.

Causas de la somnolencia

Varias pueden ser las causas de la somnolencia. Pueden variar desde estados mentales y elecciones en el estilo de vida hasta enfermedades médicas graves.

Hábitos de estilo de vida

Ciertos hábitos en el estilo de vida pueden provocar el aumento de la somnolencia, desde trabajar muchas horas o cambiar a un turno de noche. En la mayoría de los casos, la somnolencia disminuye a medida que el cuerpo se adapta a los cambios.

Estado de ánimo y enfermedad mental

La somnolencia también puede ser el resultado del estado mental, emocional o psicológico.

La depresión puede aumentar la somnolencia, como los altos niveles de estrés o ansiedad. El aburrimiento es otra causa conocida de somnolencia. Si se vive con alguna de estas enfermedades mentales, también puede ir acompañado de fatiga y apatia. .

Enfermedades

Algunas enfermedades pueden causar somnolencia. Una de la más comun es la diabetes. Otras enfermedades que pueden provocar somnolenciason las que causan dolor crónico o afectan al metabolismo o al estado mental, como el hipotiroidismo o la hiponatremia (causado cuando el nivel de sodio es demasiado bajo). 

Otras enfermedades que pueden causar somnolencia pueden ser la mononucleosis infecciosa y el síndrome de fatiga crónica .

Medicamentos

Muchos medicamentos, en particular los antihistamínicos , tranquilizantes y pastillas para dormir, todos estos fármacos nombran la somnolencia como un posible efecto secundario. Su prospecto advierte de extremar las precauciones al conducir y el uso de de maquinaria pesada durante su consumo.

Hable con su médico si la somnolencia aumenta debido a lo medicamentos. Puede recetar una alternativa o ajustar su dosis actual.

Trastornos del sueño

El exceso de somnolencia sin una causa conocida puede ser un signo de un trastorno del sueño. Existe una variedad de trastornos del sueño y cada uno tiene sus propios efectos únicos.

En la apnea obstructiva del sueño, el bloqueo de las vías respiratorias superiores provoca ronquidos y pausas en la respiración durante la noche. Esto hace que se despierte con frecuencia con sensación de asfixia.

Otros trastornos del sueño incluyen narcolepsia, síndrome de piernas inquietas) y trastorno de la fase tardía del sueño.

Tratamiento de la somnolencia

El tratamiento de la somnolencia depende de la causa.

Autocuidado

Cierta somnolencia se puede tratar en casa, sobretodo si es el resultado de factores del estilo de vida, como trabajar más horas, o un estado mental, como el estrés .

En estos casos, es útil descansar lo suficiente y distraerse. También es importante investigar qué está causando el problema, por ejemplo, si es estrés o ansiedad, y tomar medidas.

En la consulta médica:

Durante la cita, elmédico intentará identificar la causa de la somnolencia estableciendo un diálogo. Es posible como duerme y si se despierta con frecuencia por la noche .

Puede realizar preguntas sobre:

  • hábitos de sueño
  • la cantidad de horas de sueño
  • si se ronca
  • con qué frecuencia se duerme durante el día
  • con qué frecuencia se siente somnoliento durante el día

el médico puede pedirle que lleve un diario de los hábitos de sueño durante un espacio de tiempo, documentando cuánto tiempo duerme por la noche y qué hace cuando siente somnoliencia en el día.

También puede necesitar detalles específicos, como si se queda dormido durante el día y si se despierta sintiéndose descansado.

Si el médico sospecha que la causa es psicológica, le puede derivar a un terapeuta para que ayude a encontrar una solución.

La somnolencia debida a efectos secundarios de fármacos es reversible. El médico puede cambiar el medicamento por otro o cambiar su dosis hasta que desaparezca la somnolencia. Nunca hay que cambiar la dosis o suspenderlos sin antes hablar con su médico.

Si no hay una causa aparente de su somnolencia, es posible que haya que realizar algunas pruebas. La mayoría generalmente no son invasivas e indoloras. El médico puede solicitar :

  • hemograma completo (CBC)
  • análisis de orina
  • electroencefalograma (EEG)
  • Tomografía computarizada de la cabeza

Prueba del sueño

Si el médico sospecha que puede tener apnea obstructiva del sueño, Síndrome de piernas inquietas u otro trastorno del sueño, es posible que realize una prueba de estudio del sueño. Para esta prueba, se necesita una noche en el hospital o en un centro del sueño bajo observación y cuidado de un especialista en sueño.

La presión arterial, frecuencia cardíaca, ritmo cardíaco, respiración, oxigenación, ondas cerebrales y ciertos movimientos corporales serán monitorizados durante la noche para detectar cualquier signo de un trastorno del sueño.

Cuándo buscar ayuda inmediata

Es necesario buscar atención médica si tiene somnolencia después de:

  • comenzar una nueva medicación
  • tomar una sobredosis de medicamentos
  • sufrir una lesión en la cabeza
  • exposición al frío

¿Qué se puede hacer para prevenir la somnolencia?

La cantidad regular de sueño cada noche puede prevenir la somnolencia. La mayoría de los adultos necesitan unas ocho horas de sueño para sentirse descansados. Algunas personas pueden necesitar más, especialmente aquellas con enfermedadess o un estilo de vida excesivamente activo.

Hable con el médico lo antes posible si experimenta algún cambio en su estado de ánimo, síntomas de depresión o sentimientos incontrolables de estrés y ansiedad.

Si no se recibe tratatamiento

Es posible que descubra que la somnolencia desaparece por si misma medida que su cuerpo se acostumbra a un nuevo horario o cuando se siente menos estresado, deprimido o ansioso.

Sin embargo, si la somnolencia se debe a un problema médico o un trastorno del sueño, es poco probable que mejore por sí solo. De hecho, la somnolencia puede empeorar sin recibir tratamiento.

Algunas personas logran vivir con somnolencia. Pero esto puede limitar la capacidad para trabajar de forma segura, conducir y utilizar maquinaria.

Pagel JF y col. (2009). Somnolencia diurna excesiva.
aafp.org/afp/2009/0301/p391.html Hartse KM. (Dakota del Norte). Somnolencia: causas, tratamientos y prevención.
sleepassociation.org/sleep-disorder/drowsiness-causes-treatments-prevention Smolley L y col. (2016) ¿Siempre cansado? Somnolencia diurna decodificada.
my.clevelandclinic.org/health/transcripts/3815_always-tired-daytime-sleepiness-decoded
Medicamentos que pueden afectar el sueño. (2010).
health.harvard.edu/newsletter_article/medications-that-can-affect-sleep
hablar del dolor

Para controlar el dolor hay que cambiar la forma de hablar del dolor

Tanto pacientes como profesionales de la salud deberían hacer cambios en la forma de hablar del dolor. ¿Por qué?

¿Qué connotaciones negativas tiene hablar del dolor?

  • El lenguaje que usamos tanto en palabras como en pensamientos juega un papel clave en cómo el cerebro procesa la información y produce dolor.
  • A menudo los síntomas que ocurren cuando el cerebro detecta una amenaza, incluido el dolor, se confunden con una enfermedad o trastorno.
  • Los profesionales de la salud, sin saberlo, mediante el uso de un lenguaje alarmista o desesperanzador puede aumentar la preocupación de una persona por su salud y bienestar.
  • Reducir la sensación de amenaza en el cerebro, y que reduce también el dolor, puede comenzar simplemente cambiando la forma en que la gente habla del dolor.

Gusta compartir las luchas con los demás, recibir apoyo y sentirnos comprendidos. Pero ¿realmente eso es positivo?

Depende. Hablar sobre el dolor mantiene el dolor en el centro de nuestra atención, lo que a su vez mantiene el cerebro en modo de amenaza. Cuando el cerebro detecta una amenaza, el resultado puede ser un aumento del dolor. Afortunadamente, este ciclo descendente hacia el dolor se puede detener.

¿Por qué es importante la educación sobre el dolor?

En la rehabilitación del dolor un pilar importante a ofrecer a pacientes y sus familias es educación sobre el dolor. El dolor crónico no solo afecta a la persona que sufre, sino también a su entorno, la familia, amigos y compañeros de trabajo.

La mayoría de las personas comparten conceptos erróneos comunes sobre el dolor crónico: imaginan que una lesión, un problema mecánico se ha apoderado de la vida de una persona y se produce el dolor incontrolable. Todos estos conceptos erróneos llevan a una gran cantidad de conversaciones sobre el dolor.

Los que sufren de dolor crónico a menudo hablan sobre sus niveles de dolor, las últimas inyecciones, las visitas al médico y las cirugías. Los amigos y la familia preguntan se preocupan sobre lo hábitos y los problemas para dormir, los medicamentos, los tratamientos y las terapias. Todo el mundo siente impotencia por lo poco que se puede hacer para controlar el dolor y sufre preocupaciones por el bienestar de quien lo sufre. Esto es comprensible pero ¿realmente es útil?

¿Qué le hace al cerebro las «conversaciones sobre el dolor»?

La educación en neurociencia del dolor comienza a ayudar a las personas a comprender el papel del lenguaje en cómo el cerebro procesa la información y produce dolor. A medida que nuestro cerebro monitoriza el sistema nervioso periférico, está recogiendo evidencia de peligro y la evidencia de seguridad. El cerebro sopesa la evidencia disponible para determinar si realmente existe una amenaza que requiera que se produzca una respuesta protectora.

Síntomas de alerta

La respuesta protectora del cerebro puede ser dolor, pero también puede ser una variada cantidad de respuestas que pueden ser confundidas con «síntomas». 

Las formas comunes en las que el cerebro traduce esas respuestas y avisa que «algo anda mal» pueden ser temblores, convulsiones no epilépticas, dolor de estómago, dolor de cabeza, mareos, urticaria, náuseas, visión borrosa, tensión muscular, palpitaciones cardíacas, dolor de pecho o contracciones musculares.

A menudo confundimos con una enfermedad o trastorno los síntomas que ocurren cuando el cerebro detecta una amenaza. El dolor crónico es a menudo el resultado de un sistema nervioso hiperactivo que constantemente detecta una amenaza y produce dolor a pesar de que el dolor no tiene la función de ayuda ni protección. Por tanto, el dolor crónico no es necesariamente una enfermedad o trastorno que pueda tratarse directamente con intervención médica.

Los profesionales de la salud, desde el desconocimiento, pueden aumentar la preocupación de una persona por su salud y bienestar mediante el lenguaje que usan cuando hablan con los pacientes. Aquí hay algunas frases médicas comunes que el cerebro puede usar como evidencia de peligro: 

  • Su resonancia magnética no es normal. 
  • Este es el peor caso que he visto en mi vida.  
  • Me sorprende que todavía puedas caminar. 
  • Los medicamentos fuertes apenas parecen aliviar su dolor. 
  • Tiene una enfermedad degenerativa de disco. 
  • Tu madre tuvo el mismo problema. Es herencia en tu familia.
  • Puedes necesitar más cirugía. 
  • Debería empezar a usar un bastón o un andador para desplazarse. 

El cerebro interpreta estas afirmaciones como alarma o peligro. Cuando las personas tienen dolor crónico, su cerebro carece de una buena respuesta de evidencia creíble de seguridad. El cerebro tienen pocas razones para creer que no debería tener dolor, pocas razones para creer que el movimiento no causa daño y pocas razones para creer que pueden aprender a manejar el dolor de manera efectiva.

El dolor depende de cómo el cerebro interpreta la información que recibe (Neurologia.com 2017)

¿Cómo cambiar la conversación sobre el dolor?

Reducir la sensación de amenaza en el cerebro puede comenzar simplemente cambiando la forma en que la gente habla sobre el dolor. El objetivo de cambiar la forma en que hablamos sobre el dolor es desviar la atención del dolor y dirigirnos hacia la dirección en la que queremos avanzar con nuestra vida a pesar del dolor

El Dr. James Hudson, especialista en dolor crónico, proporciona a los nuevos pacientes con dolor crónico dos sencillas instrucciones escritas en su talonario de recetas. Ayuda a los pacientes con dolor a que cambien la forma en que hablan y piensan sobre el dolor.

La primera receta es simple: «Deja de hablar sobre el dolor». La gente pregunta a los que sufren de dolor sobre él insistentemente, pero el paciente con dolor necesita aprender a redirigir las preguntas para centrarse en otros aspectos de la vida. Se pueden reencauzar la conversación a: “Gracias por preguntar. Prefiero no hablar más del dolor. Sería más féliz si te contara los planes de esta semana”

La segunda receta es similar: «Deja de exagerar sobre el dolor con los demás o incluso cuando hables contigo mismo». A menudo utilizamos un lenguaje extremo cuando nos referimos al dolor, como «Este dolor me está matando» o «Mi dolor está en un nivel 12 de 10 en este momento». Este tipo de lenguaje solo refuerza la idea de que existe una amenaza extrema; cuando el cerebro detecta que existe una amenaza, a menudo actúa protegiendo y, por tanto, produciendo más dolor.

Cuando los pacientes llevan estas dos instrucciones a casa, necesitarán un tiempo para volver a reeducar a amigos, familiares y compañeros de trabajo. Los amigos y la familia suelen sufrir ansiedad y preocupación por quien sufre dolor, por eso preguntan. Pero si el tema de conversación cambia, los resultados suelen ser alentadores. Parar conversaciones de años centradas en conversaciones en el que eje es el dolor, los pacientes con dolor comienzan a hablar sobre cosas significativas, esperanzadoras y agradables. 

Se centran en lo que pueden hacer, no en lo que no pueden hacer. 

Por pequeños que parezcan estos cambios, el lenguaje que usamos todos los días afecta la forma en que el cerebro califica y produce el dolor. Un buen comienzo es decirles hoy a sus amigos y familiares que aprecia su preocupación, pero es hora de comenzar a tener nuevas conversaciones, necesita una que se centre en el crecimiento, la esperanza y un futuro mejor.  

“En la vida, no hay nada que temer, solo hay que comprender.” La vida no es fácil, para ninguno de nosotros. Pero… ¡qué importa! Hay que perseverar y, sobre todo, tener confianza en uno mismo. Hay que sentirse dotado para realizar alguna cosa y que esa cosa hay que alcanzarla, cueste lo que cueste.”.- Marie Curie.

Articulo de Evan Parks profesor asistente adjunto en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Michigan, forma parte del personal del Hospital de Rehabilitación Mary Free Bed en Grand Rapids (Michigan).

polimialgia y fibromialgia

¿Cuál es la diferencia entre polimialgia y fibromialgia?

Hacia el conocimiento de las dos enfermedades ¿Qué diferencias hay entre polimialgia y fibromialgia?

Sentir dolor, rigidez y fatiga en los músculos es común en muchas enfermedades. Sí sospecha que puede tener una de estas dos enfermedades hable con su médico. Solo un médico puede proporcionar un diagnóstico. Pero ¿Cómo diferenciar dos enfermedades que tienen síntomas similares?

Similitud de síntomas entre polimialgia reumática y fibromialgia

La polimialgia reumática y la fibromialgia son enfermedades musculoesqueléticas con síntomas difíciles de diferenciar por la similitud en los síntomas. En la polimialgia reumática, se siente dolor y rigidez en los músculos de los hombros y la parte superior de los brazos (cintura escapular) y caderas (cintura pélvica). El dolor y la rigidez a menudo se presenta después de pasar tiempo sin actividad y se intensifica al despertar.

La fibromialgia también puede causar dolor muscular en las mismas zonas del cuerpo. Pero está más extendido y el dolor es más intenso. Las personas con fibromialgia también tienden a experimentar otros síntomas, que incluyen:

  • cansancio
  • problemas para dormir
  • problemas de memoria
  • problemas intestinales y de vejiga

¿Cuándo se recibe cada diagnóstico?

No siempre es fácil diferenciar quién tiene una mayor probabilidad de desarrollar cualquiera de estas enfermedades. Sin embargo, algunos factores de riesgo pueden proporcionar algunas pistas. Los adultos mayores, generalmente mayores de 65 años, tienen más probabilidades de ser diagnosticados con polimialgia reumática. Es raro en personas menores de 50 años.

Por otro lado, cualquiera puede desarrollar fibromialgia. Pero tiende a ser más común en mujeres que en hombres y puede ocurrir a cualquier edad.

Causas

La polimialgia reumática se diagnostica con mayor frecuencia en temporadas especificas. Esto puede llevar a que algo en el medio ambiente, como un virus, puede influir.

Algunas enfermedades como la artritis reumatoide (AR) y otros trastornos autoinmunitarios se asocian con una mayor incidencia de fibromialgia. El trastorno de estrés postraumático y otros traumas emocionales o físicos también se han relacionado con la fibromialgia.

¿Que relación hay entre dolor crónico y estrés postraumático?

¿Cómo se diagnostica cada enfermedad?

¿Cómo se puede diferenciar entre estas dos enfermedades? Los síntomas que pueda describir pueden llevar al médico a realizar una serie de pruebas para hacer el diagnóstico de polimialgia reumática, entre ellas se incluyen:

  • análisis de sangre que buscan marcadores inflamatorios
  • pruebas de imagen como radiografías o ultrasonido
  • biopsia para detectar y descartar una enfermedad llamada arteritis de células gigantes

Sin embargo, el diagnóstico de fibromialgia puede ser más complejo de obtener. No existe ninguna prueba de laboratorio o de diagnóstico que pueda confirmar con precisión el diagnóstico. El médico puede intentar descartar primero enfermedades con síntomas similares mediante análisis de sangre.

¿Qué medicamentos estan indicados en polimialgia y fibromialgia?

La polimialgia reumática se diagnostica principalmente por los síntomas de dolor y rigidez de hombros y caderas y análisis de sangre inflamatorios (VSG) altos . El tratamiento de primera línea suele incluir corticosteroides como prednisona para lograr el alivio rápido de los síntomas.

Los tratamientos para la fibromialgia buscan un enfoque combinado para combatir la fatiga y el dolor. Su médico puede recomendarle opciones como paracetamol. También puede sugerir medicamentos antidepresivos para controlar el dolor y ayudar con los problemas del sueño. Otros medicamentos especificos para el tratamiento de la fibromialgia:

  • Cymbalta
  • Lyrica
  • Savella

Sin embargo, la investigación ha demostrado que el ejercicio es el enfoque más beneficioso para el tratamiento de la fibromialgia.

¿Cómo adaptarse a las enfermedades?

Los medicamentos pueden ser una opción que el médico indique para combatir el malestar de la polimialgia reumática y la fibromialgia, pero no es lo único que puede servir de ayuda. Una dieta antiinflamatoria, ejercicio regular y buenos hábitos de sueño pueden marcar la gran diferencia en el manejo de los síntomas.

En la polimialgia reumática, también se pueden tomar medidas para que las tareas diarias sean más fáciles. Por ejemplo, usar maletas con ruedas cuando se viaja y evita usar tacones altos para evitar caídas. Las personas con fibromialgia pueden obtener mejor calidad de vida si practican buenos hábitos de sueño y controlan el ritmo de las actividades diarias.

El autoconocimiento la clave

Vivir con los síntomas de enfermedades como la polimialgia y fibromialgia puede llegar ser frustante y un gran desafio. Las personas con polimialgia reumática suelen tener que tomar medicación diaria para reducir el dolor y la rigidez.

Además de lidiar con el dolor y la fatiga, las personas con fibromialgia a veces también pueden sentirse incomprendidas por otras personas que no tienen la enfermedad.

Usar lo que sabe sobre su enfermedad puede ayudarle a encontrar puntos de apoyo entre familiares, amigos, compañeros de trabajo y el médico. Tomar medidas y mantener una cierta disciplina puede ayudar a controlar sus síntomas y obtener una sensación de control y alivio. El autoconocimiento clave para el control de las enfermedades.

¿Qué diagnósticos diferenciales hay que tener en cuenta para diagnosticar fibromialgia?

¿Se pueden confundir los diagnósticos de polimialgia y fibromialgia?
https://espanol.arthritis.org/espanol/la-artritis/preguntas-frecuentes/diferencia-polimialgia-fibromialgia/

dolor crónico y trastorno de estrés postraumático

¿Cuál es la conexión del dolor crónico y el trastorno de estrés postraumático? Al sufrir trastorno de estrés postraumático, el médico le puede explicar que puede aumentar el riesgo de tener otros problemas de salud como depresión y enfermedades cardíacas. Pero puede sorprender saber que las personas con trastorno de estrés postraumatico tienen más probabilidades de tener problemas de dolor que las personas que no lo tienen. 1 

Dolor crónico y trastorno de estrés postraumático

Trastorno de estrés postraumático y frecuencia del dolor

Los estudios muestran que el dolor es uno de los problemas físicos más comunes que informan las personas con trastorno de estrés postraumático. 2  Estos hallazgos son ciertos y no importa qué tipo de eventos traumáticos se experimenten, por ejemplo, un accidente de automovil, agresión física o estar en combate. Las personas con trastorno de estrés postraumático también tienen más probabilidades de sufrir discapacidad relacionada con el dolor.

  • Un estudio de bomberos voluntarios con trastorno de estrés postraumático, aproximadamente el 50% tenía dolor (principalmente dolor de espalda) en comparación con sólo el 20% de los bomberos sin trastorno de estrés postraumático.
  • En otros dos estudios, del 20% al 30% de los pacientes con trastorno de estrés postraumático presentan de forma frecuente síntomas de dolor crónico.

También se puede dar la vuelta a esta situación. 

Muchos pacientes con dolor crónico también pueden llegar a sufrir trastorno de estrés postraumático. De hecho, entre el 10 y el 50 por ciento de las personas que son tratadas para el dolor crónico también padecen trastorno de estrés postraumático. Estas tasas de trastorno de estrés postraumático son más altas que las que se encuentran en la población general . 

¿Por qué ocurren juntos?

Una razón es obvia: muchos eventos traumáticos causan dolor. Los eventos traumáticos graves, como vivir un desastre natural, agresiones físicas o una guerra, pueden causar lesiones graves que acaben en dolor crónico.

Cuanto más severo sea el suceso traumático, más probable es que se produzcan lesiones graves, unido a el trastorno de estrés postraumático.

La segunda razón por la que el trastorno de estrés postraumático y el dolor se unen con tanta frecuencia no es tan obvia, pero es igualmente importante: algunos síntomas del trastorno de estrés postraumático pueden causar dolor. Por ejemplo, los síntomas de hiperactividad relacionados con el trastorno de estrés postraumático a menudo provocan tensión y dolor muscular que puede volverse crónico.

Síntomas del trastorno de estrés postraumático 

Recuerdos intrusivos

Los síntomas de los recuerdos intrusivos pueden ser:

  • Recuerdos recurrentes, involuntarios y angustiantes del hecho traumático
  • Revivir el hecho traumático como si estuviera sucediendo otra vez (reviviscencia)
  • Sueños perturbadores o pesadillas acerca del hecho traumático
  • Angustia emocional grave o reacciones físicas a las cosas que te recuerdan el suceso traumático

Evasión

Los síntomas de la evasión pueden ser:

  • Tratar de evitar pensar o hablar acerca del suceso traumático
  • Evitar lugares, actividades o personas que te recuerden el suceso traumático

Cambios negativos en el pensamiento y en los estados de ánimo

Los síntomas de los cambios en el pensamiento y en el estados de ánimo pueden ser:

  • Pensamientos negativos sobre ti mismo, otras personas, o el mundo en general
  • Desesperanza acerca del futuro
  • Problemas de memoria, incluso no recordar aspectos importantes del suceso traumático
  • Dificultad en mantener relaciones cercanas
  • Sentirte distanciado de tus familiares y de tus amigos
  • Falta de interés en las actividades que antes te gustaban
  • Dificultad para sentir emociones positivas
  • Sentirte emocionalmente insensible

Cambios en reacciones físicas y emocionales

Los síntomas de los cambios en las reacciones físicos y emocionales (también llamados síntomas de excitación) pueden ser:

  • Asombrarte o asustarte fácilmente
  • Estar siempre alerta al peligro
  • Conducta autodestructiva, como por ejemplo beber en exceso o conducir demasiado rápido
  • Trastornos del sueño
  • Dificultad en concentrarte
  • Irritabilidad, arrebatos de ira o conducta agresiva
  • Sentimientos abrumadores de culpa o vergüenza

Síntomas de hiperactividad

  • Ansiedad crónica
  • Dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido
  • Dificultad para concentrarse
  • Irritabilidad
  • Ira y arrebatos de ira
  • Ataques de pánico
  • Estar constantemente en guardia ante amenazas ( hipervigilancia ) 
  • Asustarse fácilmente (reflejo de sobresalto excesivo)

Luego está el dolor que puede ser causado por otros trastornos que ocurren comúnmente junto con el trastorno de estrés postraumático, como la depresión (común en las personas con trastorno de estrés postraumático) y puede que aumente las probabilidades de que eviten o reduzcan actividades saludables que les ayudaba a mantener la forma física. Esto da como resultado, en consecuencia, peor salud e incluso discapacidad, lo que aumenta el riesgo de desarrollar y la aparición del dolor crónico.

Tratar ambos ayuda a obtener mejores resultados

Si se sufre dolor crónico y trastorno de estrés postraumático, buscar tratamiento para ambas problemáticas de salud puede marcar la gran diferencia en la obtención de mejores resultados.

Dado que los síntomas del trastorno de estrés postraumático pueden provocar dolor, recibir tratamiento puede ayudar a prevenir o reducir los problemas de dolor. 

Si ya ha hecho aparición el dolor relacionado con el trauma y trastorno de estrés postraumático, recibir tratamiento ayuda con los dos problemas de salud:

  • El dolor fisico
  • Los síntomas perturbadores de trastorno de estrés postraumático que puede desencadenar el dolor causado por el dolor por el trauma, los recuerdos o los pensamientos intrusivos y recurrentes sobre el evento traumático

Escrito por MATTHEW T. TULL

Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo

Las personas con Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo informan en una nueva encuesta de más desencadenantes e intensificadores del dolor. Además de tener más diagnósticos relacionados con el dolor, depresión, ansiedad, síntomas somáticos y cambios corporales que los pacientes con otras enfermedades del dolor y controles sin dolor.

Un recorrido por los cambios corporales, sensibilidad sensorial y dolor comórbido en personas con condiciones complejas de dolor crónico. ¿Qué papel juega el intestino en los síntomas?

Los investigadores de la Universidad de Bath en el Reino Unido realizaron una encuesta en línea de 452 personas diagnosticadas con pacientes con fibromialgia, 390 con pacientes con Síndrome de Dolor Regional Complejo, 88 pacientes con ambos diagnósticos, 311 con otras enfermedades de dolor y 441 sin dolor. Las mujeres son la gran parte de los encuestados.

En general:

Aquellos con FM informaron más cambios en la visión y la audición, en la función urinaria e intestinal, y relacionados con alimentos (p. Ej., Estómagos más sensibles, aumento o pérdida de peso, etc.) que los pacientes con otras formas de dolor y el grupo de control sin dolor.

Las personas con Síndrome de Dolor Regional Complejo informan que experimentan más cambios en el cabello, piel y uñas, e infecciones (es decir, tener una mayor susceptibilidad a enfermedades, tasas más lentas de curación de heridas y hematomas).
Aquellos con fibromialgia, Síndrome de Dolor Regional Complejo o Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo informan de más cambios en el movimiento (por ejemplo, más dificultad para caminar, problemas de equilibrio, temblores) que otros grupos.

Las personas con fibromialgia o fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo también informan de otras afecciones de dolor, entre las que se encuentran:

  • dolor de espalda, afecta al 52% de los pacientes con Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo y al 41% de los pacientes con fibromialgia
  • migraña, afecta al 30% de los pacientes con Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo y al 32% de los pacientes con fibromialgia
  • osteoartritis, afecta al 32% de los pacientes con FM / Síndrome de Dolor Regional Complejo y al 28% de los pacientes con FM.
  • casi la mitad de los encuestados con fibromialgia y un tercio con FM / Síndrome de Dolor Regional Complejo tenían síndrome de intestino irritable.

Hallazgos esperados e inesperados en fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo

Como sospechaban investigadores del Reino Unido, los cambios corporales y de sensibilidad sensorial son más comunes en pacientes con Síndrome de Dolor Regional Complejo y / o FM.

Sin embargo, los investigadores se sorprendieron al descubrir que estos síntomas no eran tan comunes en pacientes con otras enfermedades de dolor en comparación con aquellos sin dolor crónico, añade la coautora principal, la Dra. Antonia ten Brink, del Departamento de Psicología y Centro de Investigación del Dolor de la Universidad de Bath. .

También, «las personas con fibromialgia, en particular, tienen más probabilidades de reportar malestar cuando se exponen a desencadenantes como luces brillantes y sonidos fuertes, pero hubo menos diferencias entre los grupos con respecto al dolor o la angustia desencadenada por las mismas señales ambientales», según la Dra. Ten Brink.

«Nuestros hallazgos muestran que ninguno de los cambios corporales o sensibilidades sensoriales fueron exclusivos del Síndrome de Dolor Regional Complejo o la fibromialgia, y no todas las personas con Síndrome de Dolor Regional Complejo o fibromialgia informan de cambios corporales y mayor sensibilidad sensorial», agrega la Dra. Janet Bultitude, autora principal de la investigación y profesor titular en el Departamento de Psicología y Centro de Investigación del Dolor de la Universidad de Bath.

No obstante, señaló el Dr. Bultitude, «los médicos deben tener en cuenta que si alguien ha sido diagnosticado con Síndrome de Dolor Regional Complejo o fibromialgia, tiene una mayor probabilidad de que también le molesten estos síntomas».

Consideraciones clínicas para pacientes con diagnóstico dual: Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo

Curiosamente, los sujetos con ambas condiciones crónicas ( Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo ) no informan de más sufrimiento en términos de intensidad del dolor, depresión o ansiedad que aquellos con solo una de esas condiciones. El Dr. Bultitude señaló: «Entonces, aunque las personas con ambas afecciones pueden tener necesidades clínicas más complejas, nuestros resultados muestran que no hay un mayor riesgo de problemas de salud mental».

Sin embargo, estas personas pueden tener más problemas con el microbioma, señala Gordon Ko. El Dr. Ko es director médico de las Clínicas de Medicina Integrativa de Fibromialgia en el Centro de Ciencias de la Salud de Sunnybrook y el Centro Canadiense de Medicina Integrativa.

Señala que, «En estas condiciones, una fisiopatología subyacente común es la inflamación neurogénica, cuya causa raíz, desde la perspectiva de la medicina funcional, puede incluir la disbiosis intestinal».

“La disbiosis intestinal a menudo se manifiesta con síntomas cutáneos”, podrían estar relacionados con los cambios cutáneos informados por los pacientes con Síndrome de Dolor Regional complejo. Además, “ el 75% de nuestro sistema inmunológico está alojado en el intestino; quizás este sea el factor de las tasas altas de infección y las dificultades en las curas en pacientes con Síndrome de Dolor Regional complejo”, se muestra que estos pacientes son más propensos a la disfunción del sistema inmunológico.

Actualización clínica: cómo abordar el tratamiento en Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo

Los médicos de familia, en el tratamiento de Fibromialgia y Síndrome de Dolor Regional Complejo, generalmente, comienzan con analgésicos neuropáticos, informa el Dr. Ko. Pregabalina, duloxetina y milnaciprán aprobados por la FDA para el síndrome de fibromialgia y el dolor neuropático. También se pueden recetar gabapentina y / o amitriptilina.1

Si bien “se desaconseja el uso de opioides a largo plazo en dosis altas en personas con fibromialgia, los analgésicos (con acciones opioides y SNRI) tramadol y tapentadol pueden ser la opción más segura y eficaz. Los relajantes musculares como la ciclobenzaprina, el baclofeno y la tizanidina también se utilizan con frecuencia ”, señaló el Dr. Ko.

El uso no autorizado de los cannabinoides farmacéuticos nabilona, ​​dronabinol y Sativex también se ha estudiado para aliviar el dolor, sin embargo , señala el Dr. Ko, «La dificultad con el uso a largo plazo de todos estos medicamentos es el desarrollo de tolerancia (generalmente después de aproximadamente 2 años) y el posible agravamiento de la disbiosis intestinal subyacente».

Los médicos especialistas en dolor intervencionistas pueden agregar infusiones intravenosas de lidocaína-ketamina, bloqueos nerviosos guiados y denervación por radiofrecuencia a los medicamentos anteriores. Algunos médicos, incluido el Dr. Ko, han encontrado beneficios con las inyecciones de Botox para la FM y el dolor neuropático.

Finalmente, los problemas de hábitos de vida son importantes en el manejo adecuado tanto de la fibromialgia como el Síndrome de Dolor Regional Complejo, en ellos se incluyen los síntomas corporales y sensoriales estudiados en la encuesta, incluidos en este documento.

Estas intervenciones pueden incluir:

  • Cambios en la dieta (eliminación de posibles irritantes como el gluten y alérgenos alimentarios; ayuno intermitente y reducción de la ingesta de azúcar, aceites, alimentos procesados ​​y animales y sal). Los cambios en los alimentos deben realizarse de forma individual, por ensayo y error, ya que la evidencia de todos ellos en el manejo de la fibromialgia es baja.
  • Ejercicio, incluye entrenamiento dirigido por fisioterapia y terapia de espejo para pacientes con Síndrome de Dolor Regional Complejo, y ejercicios cardiovasculares, acuáticos y centrales para aquellos con fibromialgia. Las terapias de movimiento (es decir, yoga, Pilates) pueden ayudar.
  • Suplementos nutricionales (especialmente vitamina D y probióticos).
  • Técnicas y psicoterapias para el manejo del estrés como atención plena, la terapia cognitivo-conductual.
Bodily changes and sensory sensitivity in complex regional pain syndrome and fibromyalgia
https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32049896/

neuropatía periférica


El sistema nervioso periférico se refiere a las partes que están fuera del sistema nervioso central como el encéfalo o la médula espinal. El sistema nervioso periférico envía señales de diferentes zonas del cuerpo al cerebro. El trabajo de estos nervios es enviar señales sobre sensaciones físicas a su cerebro. Las zonas desde las que se envían estas señales:

  • brazos
  • manos
  • pies
  • piernas
  • órganos internos
  • boca
  • cara

La neuropatía periférica es la consecuencia del mal funcionamiento de los nervios. Cuando hay un problema en su funcionamiento,es posible que envíen señales de dolor cuando no hay nada que lo cause, o puede ser posible que no envíen señal de dolor si existe un daño. Entre sus causas pueden estar:

  • una herida
  • enfermedad sistémica
  • una infección
  • un trastorno hereditario

Este trastorno es incómodo, pero existen tratamientos que ayudan. Lo más importante para determinar es si la neuropatía periférica es el resultado de una afección subyacente grave.

¿Cuáles son los tipos de neuropatía periférica?

Existen más de 100 tipos diferentes de neuropatía periférica. Cada tipo tiene sus propios síntomas y opciones de tratamiento específicas. Las neuropatías periféricas se clasifican además por el tipo de daño nervioso involucrado. En la mononeuropatía solo está dañado un nervio. Las polineuropatías, que son más comunes, ocurren cuando se dañan varios nervios.

Existen tres tipos de nervios periféricos:

  • nervios sensoriales, que se conectan a la piel
  • nervios motores, que se conectan a los músculos
  • nervios autónomos, que se conectan a los órganos internos

La neuropatía periférica puede afectar un grupo de nervios o los tres.

Síntomas de la neuropatía periférica

Entre los síntomas de la neuropatía periférica se incluyen:

  • hormigueo en las manos o los pies
  • sensación de usar guantes o calcetín ajustado
  • dolores agudos y punzantes
  • entumecimiento en las manos o los pies
  • una sensación de debilidad y pesadez en los brazos y las piernas, que a veces puede parecer que vaya a sufrir un bloqueo de piernas o brazos
  • soltar regularmente cosas de tus manos
  • adelgazamiento de la piel
  • caída en la presión arterial
  • disfunción sexual, especialmente en hombres
  • estreñimiento
  • dificultades digestivas
  • Diarreas
  • sudoración excesiva

Estos síntomas también pueden indicar otros problemas médicos. Informe a su médico sobre todos sus síntomas.

¿Cuáles son las causas de la neuropatía periférica?

Las personas que tienen antecedentes familiares de neuropatía periférica tienen más probabilidades de desarrollar el trastorno. Sin embargo, existen una variedad de factores y condiciones subyacentes que también pueden causar esta condición.

El daño causado por la diabetes a los nervios es una de las formas más comunes de neuropatía. Esto provoca entumecimiento, dolor y pérdida de sensibilidad en las extremidades.

El riesgo de neuropatía aumenta en personas que:

  • tienen sobrepeso
  • tiene presión arterial alta
  • tiene más de 40 años
  • tiene diabetes

Según el Centro de Neuropatía Periférica de la Universidad de Chicago, casi el 60 por ciento de las personas con diabetes tienen algún tipo de daño nervioso. Este daño a menudo se debe a niveles altos de azúcar en sangre.

Existen enfermedades crónicas y/o problemáticas que pueden causar daño a los nervios entre ellos:

Enfermedades crónicas

  • trastornos renales en los que se acumula una gran cantidad de toxinas en el cuerpo y dañan el tejido nervioso
  • hipotiroidismo, ocurre cuando el cuerpo no produce suficiente hormona tiroidea, lo que provoca retención de líquidos y presión alrededor de los tejidos nerviosos
  • enfermedades que causan inflamación crónica y pueden extenderse a los nervios o dañar el tejido conectivo que rodea los nervios
  • deficiencias de vitaminas E, B-1, B-6 y B-12, que son esenciales para la salud y el funcionamiento de los nervios

El trauma físico es la causa más común de lesión de los nervio

  • Esto puede incluir accidentes automovilísticos, caídas o fracturas. La inactividad, o permanecer quieto demasiado tiempo en una posición, también puede causar neuropatía. El aumento de la presión sobre el nervio mediano, un nervio en la muñeca que proporciona sensación y movimiento a la mano, es la causa más común del síndrome del túnel carpiano. Este es un tipo común de neuropatía periférica.

Alcohol y toxinas

El alcohol tiene un efecto tóxico sobre el tejido nervioso, lo que lleva a las personas con alcoholismo a tener mayor riesgo de neuropatía periférica.

La exposición a sustancias químicas tóxicas como pegamento, solventes o insecticidas, ya sea por abuso de sustancias químicas o en el lugar de trabajo, también puede llegar a causar daños. Además, la exposición a metales pesados ​​como el plomo y el mercurio también puede causar esta condición.

Infecciones y trastornos autoinmunes

Ciertos virus y bacterias atacan directamente el tejido nervioso.

Los virus como el herpes simple, el virus de la varicela-zóster, que causa la varicela y el herpes zóster, y el virus de Epstein-Barr, dañan los nervios y provocan episodios intensos de dolor.

Las infecciones bacterianas como la enfermedad de Lyme también pueden causar daños y dolor en los nervios si no reciben tratamiento. Las personas con VIH o SIDA también pueden desarrollar neuropatía periférica.

Las enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus afectan el sistema nervioso periférico de varias maneras: debido a la inflamación crónica puede llegar a dañar a los tejidos de todo el cuerpo. O por la presión causada por la inflamación, puede provocar un dolor neuropático severo en las extremidades.

Medicamentos

Ciertos medicamentos también pueden causar neuropatía. Entre ellos:

  • anticonvulsivos
  • medicamentos para combatir infecciones bacterianas
  • algunos medicamentos para la presión arterial
  • medicamentos utilizados para tratar el cáncer
  • Las estatinas, una clase de medicamentos que se usan para reducir el colesterol y prevenir enfermedades cardiovasculares, también pueden causar daño a los nervios y aumentar el riesgo de neuropatía.

¿Cómo se diagnostica la neuropatía periférica?

Primero, el médico realizará un examen físico y le puede hacer preguntas sobre antecedentes médicos. Si esto no es suficiente y según los síntomas no puede establecer una conexión con la neuropatía periférica, puede realizar otras pruebas, entre ellas:

  • Análisis de sangre con el objetivo de medir los niveles de vitamina y azúcar en sangre y determinar si su tiroides está funcionando correctamente.
  • Su médico también puede ordenar una tomografía computarizada o una resonancia magnética con el fin de indagar si algo está presionando un nervio, como podría ser el caso de una hernia de disco o un tumor.
  • En última instancia, su médico puede determinar que sea necesaria una biopsia de nervio. Es una cirugía menor que consiste en extraer una pequeña cantidad de tejido nervioso para hacer un exámen con un microscopio.

Electromiografía

La electromiografía puede indicar alteraciones de las señales nerviosas llegan hacia sus músculos. En esta prueba, su médico colocará una pequeña aguja en su músculo. Luego, le pedirá que mueva el músculo suavemente. Las sondas de la aguja medirán la cantidad de electricidad que se mueve a través de su músculo. En esta prueba notará como si le estuvieran inyectando. A veces, en el área puede persistir dolor durante días después.

Estudio de conducción nerviosa

En un estudio de conducción nerviosa, el médico coloca electrodos en su piel. Luego pulsan pequeñas cantidades de electricidad a través de los nervios, con ello se comprueba que existe una transmisión de señal correcta. Puede resultar doloroso mientras se realiza, pero no debería alargarse en el tiempo.

¿Cuáles son las opciones de tratamiento para la neuropatía periférica?

El tratamiento se basa en tratar el trastorno subyacente. Si la causa es la diabetes, es importante asegurarse de controlar los niveles de glucosa en sangre. Si es una deficiencia de vitaminas la causa del problema, corregir la deficiencia será la base del tratamiento. Muchos tratamientos pueden ayudar a aliviar el dolor y restablecer sus actividades habituales. A veces, una combinación de tratamientos pueden ser la mejor opción.

Medicamentos para el dolor

Los analgésicos de venta libre como paracetamol y antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno, resultan muy útiles en el control del dolor moderado. Si se excede en su uso, estos medicamentos pueden afectar la función del hígado o estómago. Es importante evitar el uso durante un período prolongado, especialmente si se toma alcohol de forma regular.

Medicamentos con receta

Muchos analgésicos con receta también pueden ofrecer el control del dolor. Estos incluyen analgésicos opioides, medicamentos antiepilépticos y algunos antidepresivos. Otros medicamentos con receta:

  • inhibidores de la ciclooxigenasa-2
  • tramadol
  • inyecciones de corticosteroides
  • medicamentos para las convulsiones, como gabapentina o pregabalina
  • antidepresivos, como amitriptilina
  • Cymbalta, inhibidor de la recaptación de serotonina y norepinefrina

Otras opciones de tratamientos médicos

El médico puede utilizar varios tratamientos médicos para controlar los síntomas de la neuropatía periférica.

Plasmaféresis

La plasmaféresis es una transfusión de sangre que elimina los anticuerpos potencialmente irritantes del torrente sanguíneo. .

Bloqueo de nervios periféricos

Mediante bloqueo nervioso, su médico le inyectará un anestésico directamente en sus nervios.

Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS)

La estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS) no garantiza resultados por igual para todos, pero es una terapia elegida por muchos porque no se toman fármacos. Los electrodos que se colocan en la piel envían pequeñas cantidades de electricidad a través de ella. El objetivo de este tratamiento es impedir que los nervios transmitan señales de dolor al cerebro.

Férulas ergonómicas

  • pies
  • piernas
  • brazos
  • manos

Su función es dar apoyo a la parte del cuerpo en la que se sienten molestias. Esto puede llegar a aliviar el dolor. Por ejemplo, una férula que mantiene las muñecas en una posición adecuada mientras duerme puede llegar a aliviar la incomodidad del síndrome del túnel carpiano.

Otros tratamientos

Además de los analgésicos de venta libre, muchas personas encuentran alivio para la neuropatía periférica a través de:

  • masaje
  • meditación
  • yoga
  • Ejercicio regular y moderado.

Si bebe alcohol o fuma, considere reducir o dejar de hacerlo. Tanto el alcohol como el tabaco agravan el dolor de la neuropatia y pueden dañarlos cuando el usan ha sido durante períodos prolongados.

Tomar precauciones en casa

Si tiene neuropatía periférica, tiene un riesgo potencial mayor de accidentes en el hogar. Estas medidas pueden ayudar a reforzar la seguridad:

  • Usar siempre zapatos para proteger los pies.
  • Mantenga la casa libre de cosas con las que pueda tropezar.
  • Verificar la temperatura del baño o lavavajillas con el codo, no con la mano o el pie.
  • Instalar pasamanos en su bañera o ducha.
  • Usar alfombras de baño que puedan evitar resbalones.
  • No permanecer en una posición por mucho tiempo. Levántese y muévase un par de veces cada hora. Es especialmente importante cuando el trabajo implica estar sentado durante largos períodos de tiempo en un escritorio.

¿Cómo puedo prevenir la neuropatía periférica?

Incluso si el trastorno es causado por antecedentes familiares, puede ser de ayuda en su prevención teniendo en cuenta los siguientes puntos:

  • evitar el alcohol o beber con moderación
  • evitar fumar o dejar de fumar si fuma
  • comer una dieta saludable
  • hacer ejercicio regular y moderado

Puede reducir su riesgo de neuropatía periférica al:

  • saber a qué toxinas podría estar expuesto en el trabajo o la escuela
  • proteger sus pies durante los deportes, especialmente en aquellos que se producen patadas
  • nunca inhalar toxinas como pegamento
  • Si tiene diabetes, tenga especial cuidado con los pies. Lavar e inspeccionar los pies todos los días y mantener la piel húmeda con cremas hidratantes.

¿Cuál es la perspectiva a largo plazo?

La neuropatía se debe a una enfermedad tratable, es posible que se pueda detener la neuropatía periférica tratando la enfermedad. Sin embargo, si no es el caso, se pueden controlar con éxito los síntomas de la neuropatía periférica. Encontrar un médico para determinar el mejor tratamiento médico y, además, explorar opciones alternativas y de autocuidado pueden complementar el tratamiento médico.

National Institute of Neurological Disorders and Stroke. (2014). Peripheral neuropathy fact sheet [Fact sheet].
ninds.nih.gov/disorders/peripheralneuropathy/detail_peripheralneuropathy.htm
Diabetic neuropathy. (2010).
peripheralneuropathycenter.uchicago.edu/learnaboutpn/typesofpn/diabetes/diabetes.shtml
Vulvodinia

Síntomas de vulvodinia

La mayoría de las mujeres con vulvodinia tienen dolor, escozor, enrojecimiento y dolor punzante en el área vaginal. A veces, el dolor es constante. Otras veces, solo se siente cuando hay presión en el área. Ese dolor lo puede desencadenar:

  • sexo
  • insertar un tampón
  • estar sentado
  • usar ropa ajustada

El tejido vulvar a menudo se ve sano y normal en personas con vulvodinia.

Tipos de vulvodinia

Hay cuatro tipos principales de dolor vulvar.

Vulvodinia generalizada

La vulvodinia generalizada comienza de forma espontánea. Provoca dolor vulvar generalizado y puede durar meses o incluso años.

Vulvodinia localizada

El dolor que se centra alrededor de un área determinada de la vulva se conoce como vulvodinia localizada. Por ejemplo, el dolor puede estar en los pliegues o «labios» de la vagina. Este dolor a menudo aparece y luego desaparece.

Vulvitis cíclica

Este dolor vulvar aparece y desaparece con el ciclo menstrual de la mujer. Por lo general, el dolor tiende a empeorar justo antes de que comience la menstruación.

Vestibulodinia

Es un dolor vulvar que ocurre en la abertura o vestíbulo de la vagina.

Causas de vulvodinia

No se conocen bien sus causas. No es contagiosa ni se transmite a través del sexo. Tampoco es un signo de cáncer.

Los investigadores han visto un vínculo entre vulvodinia algunas enfermedades y factores en algunas mujeres, como las siguientes.

Infecciones por levaduras recurrentes

En un estudio, los ratones fueron sometidos y tratados por candidiasis tres veces tenían más probabilidades de encontrar dolor vulvar que los ratones sin candidiasis. Los investigadores teorizaron que las múltiples infecciones por hongos aumentaron la producción de fibras nerviosas en los ratones. El aumento de las fibras nerviosas provocó más dolor vulvar.

El estudio utilizó ratones, no humanos, por lo que se necesita más investigación para determinar el vínculo entre la candidiasis y el dolor vulvar en las mujeres.

Desórdenes genéticos

Algunas mujeres nacen con diferencias genéticas que hacen que las células reaccionen de forma exagerada a la inflamación o las hormonas. Eso puede causar dolor cuando se produce inflamación en la región vulvar. La inflamación hace que el tejido se hinche, se llene de más sangre y se sienta ardor y dolor.

Trauma físico o sexual

Las terminaciones de los nervios vulvares pueden dañarse durante el parto, el abuso sexual o las relaciones sexuales sin suficiente lubricación vaginal. Las actividades que ejercen mucha presión sobre la región vaginal, como andar en bicicleta o montar a caballo, también pueden dañar las terminaciones nerviosas y los tejidos.

Enfermedades de dolor crónico

Las mujeres con vulvodinia pueden tener de 2 a 3 veces más probabilidades de tener enfermedades de dolor crónico como fibromialgia y síndrome del intestino irritable. Este tipo de vulvodinia también puede estar relacionado con la inflamación.

Alergias

Los jabones, geles y productos desodorantes femeninos pueden causar una reacción alérgica en la región vulvar en algunas mujeres. Eso puede provocar irritación, inflamación y dolor.

Terapia hormonal

Un estudio encontró que las mujeres con dolor vulvar crónico tenían más probabilidades de haber usado terapia hormonal que aquellas que no tenían dolor. Sin embargo, según otro estudio, Trusted Source, no parece haber un vínculo entre el dolor vulvar y el uso de anticonceptivos.

Cuándo es necesario buscar ayuda

Es importante hablar abiertamente con el médico sobre el dolor vulvar. El dolor vulvar puede afectar el estilo de vida y las relaciones. El médico puede ayudarlo a identificar la causa de su dolor para que pueda comenzar el tratamiento.

Diagnosticar de vulvodinia

Su médico le hará su historial médico y sexual. Pueden preguntar si:

  • ha sido tratada por infecciones vaginales
  • El dolor empeora con el sexo
  • tiene sequedad vaginal

El médico realizará un examen pélvico para buscar signos de inflamación o infección. También pueden tomar una muestra de tejido para detectar una infección bacteriana o por hongos. Pueden usar un hisopo de algodón para sondear suavemente el área vaginal para ayudar a determinar si su dolor es generalizado o está ubicado en un solo lugar.

 Si detecta algún problema o cualquier cambio en la piel, es posible que usted necesite una biopsia . Esto significa que su médico extraerá un pequeño trozo de tejido de la vulva y lo enviará a un laboratorio para que sea analizado a fin de encontrar la causa del dolor. Su médico también puede recomendarle un examen llamado colposcopia para examinar más de cerca las células de la vulva.

Si no se encuentra la causa del dolor recibirá el diagnóstico de vulvodinia

Tratamientos para el dolor vulvar

Si la infección le está causando dolor, el médico la tratará. Si el dolor es causado por una reacción alérgica a un producto, su médico le recomendará que deje de usar ese producto. También puede recetar una crema antiinflamatoria.

Si no se puede encontrar la causa de su dolor, el médico ayudará a controlar el malestar. Pueden recomendar algunos de los siguientes tratamientos:

  • cremas para aliviar el dolor, como las que contienen lidocaína, aplicadas directamente sobre la piel
  • antidepresivos tricíclicos (ATC) en dosis bajas para ayudar a bloquear los receptores del dolor
  • anticonvulsivos, que también pueden funcionar de manera similar a los antidepresivos tricíclicos
  • biorretroalimentación, sensores colocados en la vagina envían impulsos para ayudar a fortalecer los músculos del piso pélvico y relajarlos
  • masaje para relajar los músculos tensos y las áreas contraídas
  • Terapia cognitivo-conductual, un tipo de terapia psicológica, para ayudar a controlar el dolor crónico.

En casos raros, se puede recomendar la cirugía para mujeres con dolor alrededor del vestíbulo o abertura vaginal. El procedimiento, que implica la extirpación de tejido irritado, se llama vestibulectomía.

Pronóstico

Existe un tratamiento eficaz. Busque ayuda de un ginecólogo, un urólogo o un especialista en manejo del dolor.

Consejos de prevención

Hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a prevenir el dolor vulvar. Entre ellos:

  • Use ropa interior de algodón 100 por 100. Es más absorbente que los materiales sintéticos.
  • Evite llevar ropa interior a la cama.
  • Use ropa holgada en el área vulvar.
  • Limpia el área vulvar solo con agua. Evite los jabones, champús y productos perfumados que puedan contener irritantes.
  • Evite los tampones y las toallas sanitarias con desodorantes. En su lugar, opte por productos de higiene femenina sin perfume.
  • Use un lubricante vaginal durante las relaciones sexuales, especialmente si tiene sequedad vaginal.
  • Si su piel está particularmente seca, aplique suavemente una capa fina de vaselina en la vulva después del baño para sellar la humedad y agregar una capa protectora a la piel.
  • Enjuague y seque suavemente la vulva después de orinar.
  • Límpiate de adelante hacia atrás, hacia el ano, para que no traigas gérmenes del ano hacia tu vagina.
  • Si la vulva está sensible o dolorida, aplique un paquete de gel frío.
  • Alivie la comezón y el dolor con una compresa de agua fría y baños frescos. No se rasque la zona.
  • Manténgase activa. Pero limite los ejercicios que puedan irritar la vulva, como montar en bicicleta o a caballo.

Si experimenta dolor con regularidad, hable con su médico. Puede deberse a una afección subyacente que requiere tratamiento.

Vulvodinia: una puesta al día Vulvodynia: Up to date
dolor crónico

Todo el mundo experimenta en ocasiones dolor y molestias. De hecho, el dolor repentino es una reacción importante del sistema nervioso que ayuda a alertar sobre una posible lesión. Cuando ocurre una lesión, las señales de dolor viajan desde el área de la lesión hasta la médula espinal y cerebro.

El dolor, generalmente, a medida que cicatriza la lesión será menos severo. Sin embargo, el dolor crónico es diferente del dolor típico. En el dolor crónico, el cuerpo continúa enviando señales de dolor al cerebro, incluso después de una lesión haya curado. Esto puede durar de varias semanas a años. El dolor crónico puede limitar la movilidad, reducir la flexibilidad, fuerza y ​​resistencia. Esto puede dificultar las tareas y actividades diarias.

Se define como dolor que dura al menos 12 semanas. El dolor se puede sentir agudo o sordo, causando una sensación de ardor o dolor en las áreas afectadas. Puede ser constante o intermitente, yendo y viniendo sin razón aparente. El dolor crónico puede ocurrir en casi cualquier parte de su cuerpo. Se puede sentir el dolor de forma diferente en las áreas afectadas.

Algunos de los tipos más comunes de dolor crónico incluyen:

  • dolor de cabeza
  • dolor posquirúrgico
  • dolor postraumático
  • dolor lumbar
  • dolor de cáncer
  • Dolor de artritis
  • dolor neurogénico (dolor causado por daño a los nervios)
  • dolor psicógeno (dolor que no es causado por una enfermedad, lesión o daño a los nervios)

La Academia Estadounidense de Medicina del Dolor, estima que más de 1.500 millones de personas en todo el mundo padecen dolor crónico. Es la causa más común de discapacidad a largo plazo en Estados Unidos y afecta a unos 100 millones de estadounidenses.

¿Qué causa el dolor crónico?

Generalmente es causado por una lesión inicial, como un traumatismo de espalda o un tirón muscular. Se cree que el dolor crónico se desarrolla cuando se afectan los nervios. El daño en los nervios hace que el dolor sea más intenso y duradero. En estos casos, el tratamiento de la lesión subyacente puede no resolver el dolor crónico.

En algunos casos, sin embargo, las personas experimentan dolor crónico sin ninguna lesión previa. No se comprenden bien las causas exactas del dolor crónico sin lesiones.

En ocasiones, el dolor puede deberse a una enfermedad crónica, como:

  • Síndrome de fatiga crónica: caracterizado por un cansancio extremo y prolongado que a menudo se acompaña de dolor
  • Endometriosis: ocurre cuando el revestimiento uterino crece fuera del útero
  • Fibromialgia: dolor generalizado en los huesos y músculos
  • Enfermedad inflamatoria intestinal: un grupo de afecciones que causa inflamación crónica y dolorosa en el tracto digestivo.
  • cistitis intersticial: un trastorno crónico marcado por presión y dolor en la vejiga
  • Disfunción de la articulación temporomandibular (ATM): causa un chasquido doloroso o bloqueo de la mandíbula.
  • vulvodinia: dolor vulvar crónico que ocurre sin una causa obvia

¿Quién está en riesgo de padecer dolor crónico?

Puede afectar a personas de todas las edades, pero es más común en los adultos mayores. Además de la edad, otros factores que pueden aumentar su riesgo de desarrollar dolor crónico incluyen:

  • sufrir una lesión
  • pasar una cirugía
  • ser mujer
  • sobrepeso u obesidad

¿Cómo se trata el dolor crónico?

El objetivo principal del tratamiento es reducir el dolor y mejorar la movilidad. Esto ayuda a volver a las actividades diarias sin molestias.

La gravedad y la frecuencia del dolor crónico pueden diferir entre las personas. Por eso, los médicos crean planes de manejo del dolor que son específicos para cada persona. El tratamiento del dolor dependerá de sus síntomas y cualquier enfermedad crónica que además pueda tener. Se pueden usar tratamientos médicos, autocuidados en el estilo de vida o una combinación de estos métodos para tratar el dolor.

Medicamentos para el dolor crónico.

Hay varios tipos de medicamentos disponibles que pueden ayudar en su tratamiento. Aquí están algunos ejemplos:

  • Analgésicos de venta libre, como paracetamol o medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como aspirina o ibuprofeno.
  • analgésicos opioides, que incluyen morfina, codeína e hidrocodona
  • analgésicos adyuvantes, como antidepresivos y anticonvulsivos

Tratamientos para el dolor crónico.

Existen tratamientos médicos que pueden aliviar. Un ejemplo de algunos son:

  • estimulación eléctrica, reduce el dolor enviando descargas eléctricas leves a los músculos
  • bloqueo nervioso, evita que los nervios envíen señales de dolor a su cerebro
  • acupuntura, consiste en pinchar ligeramente la piel con agujas para aliviar el dolor
  • Cirugía, corrige lesiones que pueden haberse curado incorrectamente y que pueden estar contribuyendo al dolor.

Autocuidados para el dolor crónico

Además, se encuentran disponibles varios terapias que ayuden a mejorar el de estilo de vida, buscando ayudar aliviar el dolor crónico. Ejemplos incluyen:

  • terapia física
  • Tai Chi
  • yoga
  • terapia de arte y música
  • mascotas
  • psicoterapia
  • masaje
  • meditación

Hacerle frente al dolor crónico

No existe cura para el dolor crónico, pero se puede controlar con cierto éxito. Es importante ceñirse a un plan para manejar el dolor que ayude a aliviar los síntomas.

El dolor físico está relacionado con el dolor emocional, por lo que el dolor crónico puede aumentar con el estrés.

Desarrollar habilidades emocionales: puede ayudar a lidiar con cualquier estrés relacionado con la enfermedad. A continuación, se indican algunos pasos que puede seguir para reducir el estrés:

Cuidar bien el cuerpo: comer bien, dormir lo suficiente y hacer ejercicio con regularidad pueden mantener el cuerpo sano y reducir la sensación de estrés.

Continuar participando en las actividades diarias: puede mejorar el estado de ánimo y disminuir el estrés participando en actividades que disfruta y socializando con amigos. El dolor crónico puede dificultar la realización de ciertas tareas. Pero aislarse puede dar una perspectiva más negativa sobre la enfermedad y aumentar la sensibilidad al dolor.

Buscar apoyo: los amigos, la familia y los grupos de apoyo pueden ayudar y ofrecer consuelo durante los momentos difíciles. Cuando tenga problemas en el desempeño de la vida diaria o cuando necesite un impulso emocional, un amigo cercano o un ser querido puede brindarle el apoyo que necesita.