Entradas

fibromialgia cómo evitar el aumento de peso

Fibromialgia ¿Cómo evitar el aumento de peso?

¿Por qué se puede aumentar de peso en fibromialgia?

Suele ser muy común que una persona aumente unos 12 a 15 kilos en el primer año después del diagnóstico de fibromialgia. Varios factores están implicados en el aumento de peso, entre ellos:

Disminución del metabolismo.

Varios cambios hormonales pueden ralentizar el metabolismo en fibromialgia. Hay estudios que han mostrado deficiencias o desequilibrios hormonales (cortisol, tiroidea, serotonina, hormona de crecimiento) en fibromialgia. Probablemente también están afectadas la insulina y otras hormonas.

La Dra. Leslie J. Crofford** ha descrito anomalías hormonales en la FM y cómo interfieren con la comunicación fisiológica entre el cerebro y el cuerpo. Íntimamente vinculado con las hormonas en el sistema nervioso autonómico. Los nervios autonómicos son los nervios pequeños vitales para la coordinación de las hormonas del cuerpo, y por esto juegan un papel en la regulación y la entrega de los nutrientes a nuestras células.

-Desequilibrios endocrinos y hormonales

El efecto de montaña rusa hipoglucémica es un buen ejemplo de la combinación de desequilibrios endocrinos hormonales y de la disfunción del sistema nervioso autonómico que llevan a síntomas hipoglucémicos. Las anomalías neuroendocrinas en fibromialgia probablemente interfieren con el metabolismo corporal (disminuyéndolo), y parte del tratamiento implica el reemplazamiento o la suplementación de hormonas para ayudar a mejorar el metabolismo del cuerpo.

Un metabolismo corporal más lento significa que se diariamente queman menos calorías para que “funcione” la maquinaria corporal. Si se queman menos calorías sin que se cambie el consumo de calorias, con el tiempo habrá aumento de peso. Asimismo, las mujeres a finales de los 30 y 40 a menudo desarrollan la fibromialgia, junto con una temprana menopausia (disminución de estrógenos). Esto puede a su vez disminuir más el metabolismo e incrementar la posibilidad de aumento de peso.

Hipoglucemia [azúcar en sangre anormalmente bajo]

Como se ha mencionado antes, el aumento de la sensibilidad a la insulina resulta en que se mueva demasiada glucosa del torrente sanguíneo y se empuja adentro de los músculos. Toda esta glucosa «extra» a los músculos no tiene adonde ir porque los músculos tienen una capacidad muy limitada para almacenar glucosa.

El cuerpo está forzado a entrar en e modo de “almacenar grasa” donde convierte el extra glucosa en tejidos grasos. Al contrario del mito popular que la obesidad es un resultado de comer demasiados alimentos grasos, la obesidad suele ser resultado de comer demasiados carbohidratos. Una dieta rica en carbohidratos causa aumento de peso porque convierte la extra glula glucosa extra cosa en grasa y, si la fibromialgia causa más actividad  y sensibilidad a la glucosa, el aumento del peso puede ser aún mayor.

Otro mito es que la mayoría de personas con sobrepeso come demasiado. En realidad, la mayoría de las personas con sobrepeso no come demasiado. Puede que tengan ansias para comer carbohidratos, y estos son fácilmente convertidos en grasa. La fibromialgia facilita este proceso. Puede ayudar una dieta modificando proteínas y más baja en carbohidratos.

Medicamentos

Los efectos secundarios de los medicamentos usados para tratar la fibromialgia pueden causar un aumento de peso al disminuir el metabolismo, alterando las hormonas, causando una retención de fluidos e incrementando el apetito. Los medicamentos que más afectan esto son los antidepresivos.

Los medicamentos, como los estrógenos y la prednisona también contribuyen al aumento de peso. Si ciertas medicinas causan aumento de peso, quizás tengas que dejar de tomarlas o ajustar la dosis según las necesidades médicas de cada persona.

Disminución de la actividad debido al dolor

Las personas con FM tienen más dolor y no son tan activas porque la actividad incrementa el dolor. Por esto es difícil incrementar el gasto de energía o la quema de calorías relacionadas con el ejercicio y la actividad. Menos calorías quemadas pueden significar aumento de peso. Cualquier programa de tratamiento en la FM tiene que incluir intentos de aumentar el nivel de actividades global.

La necesidad de racionar carbohidratos

Hemos hablado de algunos de los problemas básicos de la fibromialgia, especialmente de los cambios del metabolismo y de las respuestas a carbohidratos . Los problemas contribuyen a aumentar muchos de nuestros síntomas que más nos preocupan, incluyendo el dolor, la fatiga, la niebla mental, la irritabilidad, la ansiedad, los mareos, las ansias de comer carbohidratos, el síndrome de colon irritable, la intolerancia y la sensibilidad alimenticia.

• Carnes magras, pollo sin piel, pavo y pescado. Los filetes, salchichas y el tocino contienen cantidades más altas de grasas saturadas así debe tomar lo mínimo.

• Huevos. Es una buena fuente de proteínas; las claras son más sanas.

• Tofu.

• Sustitutos de carne (“carne de soya”).

• Productos lácteos. Incluyen queso, nata, mantequilla, leche desnatada, queso cottage y yogurt sin azúcar. Mejor los lácteos bajos en grasas.

• Legumbres. Esta clase incluye habas, guisantes, cacahuetes, lentejas y soya.

La dieta Americana agrava y perpetúa los problemas de la enfermedad de fibromialgia. Puede que, antes de desarrollar fibromialgia, se haya tolerado la ingesta alta en carbohidratos y baja en grasas, pero desde que se desarrolla fibromialgia, esta dieta ya no funciona  y probablemente lo empeora.

• Debido al metabolismo lento es difícil que se coma menos y notar diferencias.

• Debido al dolor es difícil que se aumente el nivel de ejercicio para quemar más calorías.

• Lo ideal es que comamos una dieta que mejore y sea eficaz para quemar calorías y proporcionar la correcta “calidad” de alimentos para aumentar el metabolismo y la capacidad para quemar calorías.

El Dr. Pellegrino tiene una lista detallada de ALIMENTOS A EVITAR, como dulces, panes y pastas, especialmente de harina blanca, arroz, especialmente blanco, patatas, aceites hidrogenados parcialmente (grasas trans), bebidas carbonadas, alcohol excepto con moderación. Otros apartados que abordan problemas de alimentación especiales, como sensibilidades alimentarias y SCI, y Abordajes Nutricionales en FM – Deficiencias, Síntomas y Estrategias de Suplementos

Estrategias a implementar en la dieta

1. Piensa siempre en las proteínas

Clave en la dieta es no comer ningún carbohidrato solo, aunque sean considerados carbohidratos «buenos» o «beneficiosos». Los carbohidratos “tomados solos incrementan el riesgo de hipoglucemia/hipersensibilidad a la insulina en una persona con fibromialgia, por esto siempre cuando se come, hay que incluir alimentos que incluyen algunas proteínas. Por esto:

• No debemos desayunar crepes con jarabe porque no contiene ninguna proteína. La insulina es controlada por el equilibrio de proteínas y carbohidratos cada vez que comemos.

• Si nos apetece una ensalada al mediodía, no debemos comer solamente lechuga y vegetales. También tenemos que ingerir una fuente de proteínas en nuestra ensalada, como pollo, atún, pavo, huevos, queso, etc.

• No debemos cenar con solo espaguetis. Les debemos adjuntar albóndigas (hechas de carne magra) o salchichas magras.

• Si nos apetece picar algo, que no sea solo una galleta dulce. Una pequeña bolsa de nueces de la India sería mejor es rica en proteínas.

Una vez que te acostumbres a pensar en las proteínas cada vez que vas ac omer, es más fácil respectar la dieta en fibromialgia.

2. Evitar correr

La hipoglucemia a menudo es resultado de una repentina carga de glucosa en nuestro torrente sanguíneo, después de haber ingerido alimentos ricos en carbohidratos. El Índice Glucémico de los alimentos, es el resultado de medir lo lo rápido que los carbohidratos desencadenan la subida de azúcar en la circulación sanguínea. Un IG de más de 70 es alto. Ejemplos de alimentos con un alto IG son: Rice Crispies – GI 80; muffin de maíz – GI 95; puré de patatas – GI 88.

Para evitar una subida de carbohidratos, cada vez que comes algo, procura empezar con unas porciones de proteínas. Incluso cuando estás comiendo carbohidratos buenos, si los primeros bocados son proteínas podrás minimizar el “subidón” de carbohidratos.

• Comer primero proteínas hace que se activen las enzimas que digieren proteínas y ralentiza la absorción de carbohidratos.

• Las proteínas requieren ácido hidroclórico (“hydrochloric acid”) para una buena digestión, y los carbohidratos no. Si comemos primero carbohidratos, el ácido hidroclórico quizás no se activa y las proteínas que se comen después quizás no se digieran como es debido.

Los alimentos ricos en fibras y grasas también ralentizan la absorción de carbohidratos.

3. Comer hasta la saciedad

Intenta comer al menos 3 comidas al día y 1-2 «aperitivos». Procura comer hasta que estés lleno, pero no lleno del todo. Algunas personas con fibromialgia en realidad comen mejor 5 a 6 comidas más pequeñas al día o 3 comidas más pequeñas y 2 «aperitivos» más grandes.

Los que tienen problemas con el Síndrome de Colon Irritable a veces mejoran ingiriendo porciones más pequeñas con más frecuencia.

Come lentamente y mastica bien.

4. Cumplirla los días laborales

Se recomienda seguir estrictamente la dieta de fibromialgia durante 5 días – de lunes hasta viernes – y permitr que se hagan pequeñas trampas durante el fin de semana. Es decir, la dieta es 5 días “SI” y 2 días no tan “SI.” Esto permite que las personas sigan las reglas básicas durante la semana (más proteínas, buenos carbohidratos, buenas grasas) pero también permite que comas tus alimentos favoritos durante el fin de semana…

Esta dieta para la fibromialgia puede ayudar a disminuir los antojos de azúcar, ayudar a volver a equilibrar la química del cuerpo, especialmente el nivel de insulina y glucosa en sangre, y puede ayudar a bajar peso.

Del libro de Dr. Pellegrino Fibromyalgia: Up Close and Personal.* Dr. Pellegrino ha visitado a más de 20.000 FM pacientes en su consulta en el Ohio Rehab Center, y desde niño es el mismo fibro paciente.

Edición y traducción Fibromialgia Noticias©

Por Dr. Mark J. Pellegrino, MD - 13 Julio 2009
 * Fibromyalgia: Up Close & Personal por Dr. Mark Pellegrino, MD, fue publicado en 2005 por Anadem Publishing (www.anadem.com ) © Anadem Publishing, Inc. Y Dr. Mark Pellegrino, MD, 2005, todos los derechos reservados. Los lectores pueden comprar el libro en ProHealth.com Book Store.

** “Neuroendocrine Abnormalities in Fibromyalgia and Related Disorders,” Leslie J. Crofford, MD, American Journal of Medical Science. 1998;315:359-366. Dr. Crofford es Profesora Asociada de Medicina Interna, Reumatología en la Universidad de Tennessee Health Sciences Center.
fibromialgia y obesidad investigaciones

Fibromialgia y obesidad investigación de la enfermedad con problemáticas asociadas en una parte de los pacientes.
Dos condiciones médicas de alta prevalencia. La enfermedad de fibromialgia cuenta con una tasa de prevalencia de un 3% a 5%, mientras que la obesidad se estima en 22,9% en adultos, y del 0,6% la obesidad mórbida.
Conociendo estas cifras conocer que la obesidad y la fibromialgia por su alta prevalencia pueden dar a un alto número de enfermos en los que el dolor y la fatiga sean altamentes discapacitantes sin entrar en la causa de que origina cada dolencia y que pueden ser sufridas independientemente si ser una consecuencia de otra, o viceversa.

Conociendo la relación de estas dos condiciones la investigación intenta enfocar el tratamiento de las personas que padecen estas enfermedades. ¿Sería una opción en pacientes con obesidad mórbida la cirugia bariátrica?

Redacción Fibromialgia Noticias

Fibromialgia y obesidad investigación

Fibromialgia y trastornos de la conducta alimentaria en la obesidad mórbida

La prevalencia en España de la obesidad es del 22,9% en adultos, y del 0,6% en el caso de la obesidad mórbida (OM)1. Por otro lado, el sobrepeso y la obesidad son muy comunes en personas con fibromialgia, con una prevalencia que oscila del 32 al 50%2.

Algunos datos recientes sugieren que el exceso de peso empeora la sintomatología propia de la fibromialgia, llegando a demostrar que el exceso de peso está negativamente relacionado con la calidad de vida y positivamente relacionado con el dolor3,4.

Además, se ha observado que un índice de masa corporal (IMC) elevado se correlaciona con niveles superiores de dolor y fatiga en las personas con fibromialgia, lo que puede suponer una condición comórbida agravante al afectar negativamente a la calidad de vida y la consecuente disfuncionalidad física4.

¿Relación entre fibromialgia y obesidad?

Para explicar esta relación entre obesidad y fibromialgia se han propuesto una serie de mecanismos, entre los que destacan la actividad física reducida, las alteraciones del sueño o problemas de depresión, así como la disfunción de la glándula tiroidea o del eje somatotropo5.

Entre las opciones terapéuticas para los sujetos con obesidad móbida está la cirugía bariátrica (CB), cuyos beneficios médicos y psicológicos se han demostrado previamente en numerosos trabajos6.

Dado el aumento de la incidencia de personas con obesidad mórbida candidatos a cirugía bariátrica con fibromialgia nos propusimos evaluar si la presencia de fibromialgia se acompañaba de diferencias en el perfil sociodemográfico, en las características de la conducta alimentaria y en el grado de ansiedad en estos pacientes.
Entre enero de 2012 y diciembre de 2013 reclutamos de forma consecutiva a 40 mujeres candidatas a cirugía bariátrica, 10 de las cuales tenían el diagnóstico de fibromialgia (25%). No identificamos varones obesos con fibromialgia, por lo que estos no fueron incluidos en el estudio.

Recolección de muestra de datos

Recogimos variables sociodemográficas (edad, estado civil, número de hijos, grado de discapacidad, consumo de tóxicos, antecedentes en salud mental y tratamiento psicofarmacológico), y variables relacionadas con la OM (época de inicio de la obesidad, antecedentes familiares de OM, resultado de la evaluación psicológica e intervención quirúrgica realizada).

Se administraron los siguientes cuestionarios para evaluar la conducta alimentaria y el nivel de ansiedad: Inventario de Trastornos de la Conducta Alimentaria (EDI-2) y Cuestionario de Ansiedad Estado/Rasgo (STAI-II). El EDI-2 es un instrumento psicométrico adecuado, tanto para evaluar las características psicológicas de la anorexia y bulimia como para hacer un cribado para la identificación de personas con alto riesgo de trastornos de la ingesta.

Además, su uso está aprobado en numerosos protocolos de evaluación para estos pacientes candidatos a CB7.

El grupo de mujeres con OM y sin fibromialgia (n=30) tenía un IMC de 44,8±7,0 (media y desviación estándar), y en el caso del grupo de mujeres con OM y fibromialgia (n=10), su IMC era de 43,4±4,2 (p=0,559).

En el análisis de resultados no observamos diferencias estadísticamente significativas en ninguna de las variables recogidas, ni en las sociodemográficas ni en las relacionadas con la obesidad, como tampoco en el nivel de ansiedad ni en el patrón de alteraciones de la conducta alimentaria.

Conclusiones

Cirugia bariátrica

Los resultados nos hacen pensar que la fibromialgia, a pesar de tratarse de una enfermedad crónica que genera una elevada disfuncionalidad física, social y cognitiva en las personas no obesas, no implica per se cambios en el perfil sociodemográfico ni psicológico de los pacientes con Obesidad móbida candidatos a cirugia bariatrica, ni tampoco un mayor riesgo de desarrollar trastornos de la conducta alimentaria en estos pacientes.

Es posible que la discapacidad física y la baja autoestima asociadas frecuentemente con la obesidad neutralicen aspectos de la salud directamente relacionados con la fibromialgia, como el dolor y la fatiga. Dicho de otra manera, la obesidad en general, y especialmente la obesidad mórbida, podría resultar en un factor agravante de la fibromialgia.

Una de las limitaciones de este trabajo es que únicamente se han recogido datos basales, previos a la cirugía bariátrica. En este caso, otro aspecto a considerar es qué ocurre con estos pacientes tras la pérdida ponderal alcanzada con la cirugia bariátrica.

¿Necesidades de adaptación del tratamiento de obesidad en Fibromialgia?

Si bien se ha comunicado una clara mejoría de la sintomatología asociada a la fibromialgia con la pérdida ponderal obtenida mediante cirugia bariátrica 7,8, nos surge la siguiente pregunta:

¿Va a suponer la persistencia de la fibromialgia un peor pronóstico a medio o largo plazo en aspectos tan importantes como el exceso de peso perdido, el incremento de la calidad de vida conseguida con la pérdida ponderal, o el mantenimiento a largo plazo del peso perdido?

Y, por consiguiente, quizás podamos aprender si el abordaje terapéutico de la fibromialgia en las mujeres intervenidas con cirugia bariátrica debe diferir del que habitualmente se realiza en esta enfermedad.

Anna Carnesa,, , Antonio Alcántaraa, Marta Buenob, Ester Castana, Albert Lecubeb
a Servicio de Psiquiatría, Hospital Universitari Arnau de Vilanova, Lleida, España
b Unidad de Obesidad, Servicio de Endocrinología y Nutrición, Hospital Universitari Arnau de Vilanova, Lleida, España
Actualización a 2018

Relación entre obesidad y metainflamación

Recientes artículos sobre la enfermedad se recogen varios factores que agravan y empeoran la fibromialgia, la obesidad ya se recoge como uno de los factores agravantes de la enfermedad, Fibromialgia y obesidad un peor pronóstico. La obesidad como riesgo de metainflamación y más dolor.1

¿Qué es la metainflamación?

La inflamación sistémica de grado bajo posee una estrecha relación con el desarrollo de enfermedades cardiometabólicas en el paciente con obesidad, por lo que este estado de alteración inmune también ha recibido el nombre de metainflamación.

Actualización a 2021

Fibromialgia y obesidad: una revisión sistemática integral y un metanálisis

La mayoría de los estudios incluidos demostraron que la obesidad está asociada con diferentes dominios del trastorno, incluidas medidas compuestas de actividad, intensidad del dolor, recuento de puntos sensibles, rigidez, fatiga, funcionamiento físico / discapacidad, sueño, disfunción cognitiva y calidad de vida; la fuerza de la correlación fue débil en promedio. Se dispuso de datos inconsistentes con respecto a la correlación con la depresión y la ansiedad.

Solo unos pocos estudios abordaron el efecto de la pérdida de peso terapéutica en la FM, ya sea mediante cirugía bariátrica, combinación de dieta / ejercicio o pérdida de peso conductual, proporcionando evidencia preliminar de un beneficio potencial de la pérdida de peso en la mejora de los síntomas de la FM.

Conclusiones

Los datos disponibles respaldan una posible interacción entre la obesidad y los síntomas relacionados con la fibromialgia. Debe fomentarse el control del peso en pacientes con fibromialgia. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0049017221000275?via%3Dihub

Bibliografía1
1J.L. Gutiérrez-Fisac,P. Guallar-Castillón,L.M. León-Muñoz,A. Graciani,J.R. Banegas,F. Rodríguez-Artalejo
 Prevalence of general and abdominal obesity in the adult population of Spain, 2008-2010: The ENRICA study
 Obes Rev, 13 (2012), pp. 388-392 http://dx.doi.org/10.1111/j.1467-789X.2011.00964.x
 Artículo | Medline
 2M.K. Senna,Sallam RA-ER,H.S. Ashour,M. Elarman
 Effect of weight reduction on the quality of life in obese patients with fibromyalgia syndrome: A randomized controlled trial
 Clin Rheumatol, 31 (2012), pp. 1591-1597 http://dx.doi.org/10.1007/s10067-012-2053-x
 Medline
 3P.J. Mork,O. Vasseljen,T.I.L. Nilsen
 Association between physical exercise, body mass index, and risk of fibromyalgia: Longitudinal data from the Norweigian Nord-Trondelag health study
 Arthritis Care Res, 62 (2010), pp. 611-617
 4G.M. Timmerman,N.A. Calfa,A.K. Stuifbergen
 Correlates of body mass index in women with fibromyalgia
 Orthop Nurs, 32 (2013), pp. 113-119 http://dx.doi.org/10.1097/NOR.0b013e3182879c08
 Medline
 5F. Ursini,S. Naty,R.D. Grembiale
 Fibromyalgia and obesity: The hidden link
 Rheumatol Int, 31 (2011), pp. 1403-1408 http://dx.doi.org/10.1007/s00296-011-1885-z
 Medline
 6L. Sjöstrom,M. Peltonen,P. Jacobson,S. Ahlin,J. Anderson-Assarsson,A. Anveden
 Association of bariatric surgery with long-term remission of type 2 diabetes and with microvascular and macrovascular complications
 JAMA, 311 (2014), pp. 2297-2304 http://dx.doi.org/10.1001/jama.2014.5988
 Medline
 7F. Bonfà,L. Marchetta,M. Avanzi,E. Baldini,R. Raselli,E. Uber
 Exploratory evaluation of an obese population seeking bariatric surgery in an Italian public service
 Eat Weight Disord, 15 (2010), pp. e199-e226
 8A.A. Saber,M.J. Boros,T. Mancl,M.H. Elgamal,S. Song,T. Wisadrattanapong
 The effect of laparoscopic Roux-en-Y gastric bypass on fibromialgia
 Obes Surg, 18 (2008), pp. 652-655 http://dx.doi.org/10.1007/s11695-008-9505-z
 Artículo | Medline
fibromialgia y obesidad

‘Fibromialgia; Estar obeso aumenta el riesgo de padecer la enfermedad’

¿Que implica la fibromialgia y obesidad? Para prevenir el doloroso síndrome de fibromialgia, lo mejor es mantener el peso saludable y hacer actividad física, según un nuevo estudio en Noruega.

La investigación, realizada en mujeres, reveló que el sobrepeso o la obesidad están asociados con un aumento de riesgo de desarrollar fibromialgia sobretodo en mujeres sedentarias.

Mantener un estilo de vida saludable previene enfermedades crónicas, como la cardiovascular además de la hipertensión, indicó el doctor Paul J. Mork, que dirigió el estudio.

Datos sobre Fibromialgia y obesidad

«Nuestros datos muestran que existe una relación similar con la aparición de la fibromialgia», escribió Mork, del Human Movement Science Program de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, en Trondheim.

La fibromialgia, un síndrome debilitante que afecta del 2 al 4 por ciento de la población, genera dolor crónico en el cuello, los hombros, la espalda, la cadera, los brazos y las piernas. Otros síntomas que provoca son fatiga, depresión y problemas para dormir y pensar. Se desconoce su causa.

Si bien su relación con el sobrepeso y la obesidad fue demostrada en estudios «transversales», el nuevo estudio es el primero «prospectivo» que documenta que ambos factores elevan de manera independiente el riesgo de desarrollar el síndrome.

La fibromialgia y obesidad evaluada en 16.000 mujeres

Los resultados, publicados en Arthritis Care and Research, surgen de casi 16.000 mujeres sin fibromialgia controladas durante 11 años. En ese período, 380 desarrollaron la enfermedad.

Comparado con el peso normal, el sobrepeso y la obesidad aumentaron un 60 y un 70 por ciento el riesgo de desarrollar el síndrome durante el estudio, respectivamente.

Las mujeres que hacían ejercicio cuatro veces por semana o más tenían un 29 por ciento menos riesgo de desarrollarlo que las sedentarias. Y las que hacían dos o más horas de ejercicio por semana eran un 23 por ciento menos propensas a sufrir la enfermedad.

Al analizar los efectos combinados del ejercicio y el peso en el desarrollo de fibromialgia, el equipo identificó el doble de riesgo en las mujeres con sobrepeso u obesidad que eran sedentarias o hacían menos de una hora de ejercicio por semana.

No hubo una clara relación entre el ejercicio y el riesgo de desarrollar fibromialgia en las mujeres con peso normal.

El estudio identificó un efecto «débilmente protector» de la actividad física durante el tiempo de ocio en la aparición del síndrome. «No lo esperábamos; hay que investigarlo mejor»,admitió.

De todos modos, Mork señaló que el equipo no pudo diferenciar los efectos según los tipos de ejercicio «y algunos tipos podrían ser más protectores que otros».

Según este y otros estudios, el equipo concluyó que mantener el peso saludable y hacer ejercicio es importante para reducir el riesgo de fibromialgia.1

Actualización 2021

Fibromialgia y obesidad: una revisión sistemática integral y un metanálisis

Solo unos pocos estudios abordaron el efecto de la pérdida de peso terapéutica en la FM, ya sea mediante cirugía bariátrica, combinación de dieta / ejercicio o pérdida de peso conductual, proporcionando evidencia preliminar de un beneficio potencial de la pérdida de peso en la mejora de los síntomas de la FM.

  • La obesidad es muy prevalente en pacientes con fibromialgia
  • El índice de masa corporal está asociado con la gravedad de las manifestaciones de fibromialgia.
  • La evaluación del estado de peso debe implementarse en la evaluación de la fibromialgia.
  • Los posibles beneficios de la pérdida de peso en la fibromialgia merecen una mayor investigación.2
1Association between physical exercise, body mass index, and risk of fibromyalgia: Longitudinal data from the Norwegian Nord‐Trøndelag Health Study
Received: 14 July 2009; Accepted: 19 January 2010
2Fibromialgia y obesidad: una revisión sistemática integral y un metanálisis
abril de 2021
https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0049017221000275?via%3Dihub