Entradas

terapias acuáticas en fibromialgia

Obtener alivio con terapias acuáticas en fibromialgia. Sufrir dolor, estrés o insomnio son síntomas del día a día con fibromialgia. Existen técnicas en el hogar que pueden ayudar a aliviar los síntomas. Las sales de Epsom en la bañera son una alternativa, hacer ejercicios suaves después de la ducha: los balnearios con aguas termales, o centros de terápias acuáticas.

«Los baños minerales; la talasoterapia (basadas en el uso de agua de mar), la  balneoterapia (bañarse en aguas termales) y los baños de hidromasaje con chorros fomentan la relajación, lo que puede aliviar temporalmente el dolor»-dice Eileen Schweers Ray, fisioterapeuta y portavoz de American Physical Academia de Terapia Física Acuática de la Therapy Association  en Charlotte, Carolina del Norte. “Se puede añadir tratamientos que implican el uso de la aplicación de algas, lodo, sal u otros minerales en determinadas áreas, junto con el uso de agua caliente o fría para lograr los efectos deseados”.

¿Qué beneficios tiene moverse en el agua?

El hecho de sumergirse en agua ya tiene de por sí tiene un valor terapéutico, añadir ejercicio en el agua puede ayudar aún más y obtener otras recompensas. Marcy O’Koon, directora senior de salud del consumidor de la Arthritis Foundation en Atlanta, señala que el ejercicio acuático es perfecto tanto para realizar ejercicios cardiovasculares como para realizar ejercicios de fortalecimiento. 

«El ejercicio, en general, proporciona una serie de beneficios para las personas con fibromialgia, entre ellos se incluye la reducción del dolor, el aumento de energía y mejoría en el sueño», dice O’Koon, pero la ventaja de hacer ejercicio en el agua frente al realizado en tierra es que la flotabilidad del el agua apoya las articulaciones y el cuerpo en general, y elimina el impacto de los movimientos en tierra «.

El ejercicio acuático y la fisioterapia acuática, explica Ray, se basan en las propiedades del agua (flotabilidad, flujo y resistencia) todas ellas mejoran el movimiento o proporcionan resistencia. “Ambas intervenciones hacen uso de una propiedad beneficiosa, conocida como presión hidrostática, una fuerza de compresión que ejerce el agua al cuerpo. Con ello se consigue disminuir la acumulación de sangre y el edema (hinchazón).en las extremidades y aumentar la circulación. 

Los efectos térmicos del agua tibia también son efectivos para aumentar el flujo sanguíneo, promover la relajación y disminuir la rigidez «. La presión hidrostática, ayuda a reducir y prevenir la hinchazón de las extremidades, mientras que la flotabilidad disminuye la carga de peso en las articulaciones dolorosas. “Y el agua disminuye la fuerza de gravedad sobre el cuerpo, de modo que una persona puede recuperar la pérdida del equilibrio sin sufrir los riesgos de lesiones por caídas. Esto ayuda a probar actividades más desafiantes como correr y saltar «.

Diferencias entre fisioterapia acuática y ejercicios en el agua

El ejercicio acuático, dice Ray, se refiere a cualquier actividad basada en el movimiento que se realiza en el agua, como ejercicios aeróbicos acuáticos, natación de fondo o clases de ejercicios en grupo. “Por ejemplo, el Programa Acuático de la Arthritis Foundation está diseñado para personas con artritis y enfermedades relacionadas, pero cualquier persona con dolor y rigidez en las articulaciones puede beneficiarse de este programa. ”, explica Ray.

La fisioterapia acuática, por otro lado, especifica, es más especializada y la realiza un fisioterapeuta licenciado después de una evaluación individualizada. Entre los beneficios que describe para los pacientes con fibromialgia, se encuentran la disminución del dolor, mayor rango de movimiento y mayor fuerza, resistencia y rendimiento físico. “Se establecen metas específicas para cada paciente, con un plan para progresar a actividades funcionales en tierra”.

¿Qué terapias acuáticas en fibromialgia son beneficiosas?

Entre los diversos tipos de fisioterapia acuática, señala Ray, se encuentran:

Independientemente del tipo que se escoja, añade, la incorporación del movimiento es fundamental en las diferentes intervenciones. «El terapeuta puede aplicar el movimiento con el objetivo de ayudar a estirar o liberar los tejidos dolorosos». Un componente esencial, remarca, es la educación del paciente. Adquirir conocimientos, sobre su diagnóstico y las percepciones con la enfermedad como experiencia única.

El agua también ayuda a mejorar el ánimo

Las personas generalmente observan una disminución del dolor y la rigidez después de la terapia de agua, agrega Lori Thein Brody, PT, PhD , especialista clínica senior en UW Health Clinics en Madison, Wisconsin.

“La gente mejora emocionalmente, las causas son multifactoriales, entre ellas: los ejercicios suelen suceder en grupos y experimentan el apoyo social del instructor, además, los otros participantes del grupo tambiénque están experimentando síntomas similares. La fibromialgia tiende a ser una «enfermedad invisible» en el sentido de que existen pocos indicadores externos en las mermas de calidad de vida de quienes lo sufren. 

Por lo tanto, pueden aislarse socialmente y sentir que los demás no comprenden sus síntomas «. La ayuda del grupo, dice, proporciona cierta validación.

Según el Dr. Brody, la mayoría de las personas disfrutan de los ejercicios en el agua más que los realizados en tierra debido al calor del agua y a la flotabilidad. “Es mucho más fácil mover articulaciones y músculos doloridos o rígidos en el agua que contra la gravedad en tierra. A menudo, las personas en tierra no pueden realizar posiciones o posturas necesarias para ejercitar, pero la flotabilidad en el agua les permite hacerlos, se pueden solventar limitaciones en el ejercicio».

¿Cómo confirma la ciencia los beneficios?

Existen varios estudios , la mayoría de ellos involucran a mujeres porque son la mayoría de afectadas, «que demuestran una mejora en la función , el dolor , la rigidez y la salud mental después del ejercicio acuático para las personas con fibromialgia», dice Brody. 

Encontrar el adecuado terapeuta acuático

Si desea probar la fisioterapia acuática, asegúrese de encontrar un fisioterapeuta y, dice Brody, uno que “comprenda los problemas claves del dolor crónico: la sensibilización central y cómo el ejercicio, en algunas personas, puede aumentar el dolor. Más no siempre es mejor. Y deben tener un buen conocimiento de las propiedades físicas del agua y la respuesta fisiológica a la inmersión «.