trastorno de la articulación temporomandibular

Trastorno de la articulación temporomandibular. La articulación temporomandibular (ATM) es la articulación, actúa como una bisagra, conecta la mandíbula (inferior) con el cráneo. La articulación se encuentra la zona lateral de la cara y a ambos lados de la cabeza. Permite que su mandíbula se abra y se cierre, le permite hablar, comer y bostezar entre otros movimientos.

Estos trastornos pueden causar sensibilidad en la articulación, dolor facial y dificultad para mover la articulación.

Según el Instituto Nacional de Investigación Dental y Craneofacial, hasta 10 millones de estadounidenses padecen trastorno de la articulación temporomandibular. Es más común entre mujeres que entre hombres. Estos trastornos tienen tratamiento, pero existen muchas posibles causas diferentes. Esto puede llegar a dificultar el diagnóstico.

¿Qué causa el trastorno de la articulación temporomandibular?

En muchos casos, se desconoce la causas del trastorno de la articulación temporomandibular. El estrés físico puede influir en la mandíbula junto con una combinación de factores como la genética. También existen otras condiciones de salud que pueden contribuir en el desarrollo. Éstos incluyen:

  • artritis
  • erosión de la articulación
  • rechinar de dientes o apretar los habitualmente
  • problemas estructurales de la mandíbula en el nacimiento

Hay algunos otros factores que a menudo se asocian en el desarrollo, pero no se ha demostrado que cause trastorno de la articulación temporomandibular. Éstos incluyen:

  • uso de aparatos de ortodoncia
  • mala postura que ejerce tensión en los músculos de cuello y cara
  • estrés prolongado
  • déficit nutricional
  • falta de sueño

¿Cuáles son los síntomas de trastorno de la articulación temporomandibular?

Los síntomas del Trastorno de la articulación temporomandibular dependen de la gravedad y la causa. El síntoma más común es el dolor en la mandíbula y músculos circundantes. Otros síntomas típicamente asociados con estos trastornos incluyen:

  • dolor en cara o cuello
  • rigidez en los músculos de la mandíbula
  • movimiento limitado de la mandíbula
  • bloqueo de la mandíbula
  • chasquido en la articulación
  • cambios en la mandíbula, como resultado cambia la forma en que se alinean los dientes superiores e inferiores ( maloclusión)
  • Los síntomas pueden aparecer en un solo lado de la cara o en ambos.

¿Cómo se diagnostica?

Los trastornos de la ATM pueden ser complicados en su diagnóstico. No existen pruebas estándar para diagnosticar estos trastornos. Su médico puede derivarlo a un dentista, especialista en oído, nariz y garganta.

Le puede examinar la mandíbula buscando hinchazón o sensibilidad, si tiene síntomas de un trastorno de la ATM. Su médico también puede usar diferentes pruebas de imagen. Entre ellas:

  • Radiografías de mandíbula
  • Tomografía computarizada de mandíbula para ver los huesos y los tejidos articulares
  • Resonancia magnética de mandíbula intentando localizar problemas de la estructura de la mandíbula

Tratamiento

En la mayoría de los casos, los síntomas de los trastornos de la ATM se pueden tratar con prácticas de autocuidado en el hogar. Para aliviar los síntomas de la ATM puede:

  • comer alimentos blandos
  • usar hielo para reducir la hinchazón
  • reducir los movimientos de la mandíbula
  • evitar masticar chicle y alimentos duros (como carne seca)
  • reducir el estrés
  • usar ejercicios de estiramiento de la mandíbula para ayudar a mejorar el movimiento de la mandíbula

Es posible que necesite ayuda médica si los síntomas no mejoran con el autocuidado. Dependiendo de los síntomas, su médico puede recetar o recomendar:

  • analgésicos (como ibuprofeno)
  • medicamentos para relajar los músculos de la mandíbula (ciclobenzaprina, carisoprodol o Valium)
  • medicamentos para ayudar a reducir la hinchazón en la mandíbula (medicamentos corticosteroides)
  • férulas de estabilización o protectores de mordida para evitar el bruxismo
  • Botox para reducir la tensión en los músculos y nervios de la mandíbula
  • terapia cognitivo-conductual para ayudar a reducir el estrés

En raras ocasiones, el médico puede recomendar una cirugía u otros procedimientos para tratar su afección. Pueden incluir:

  • tratamiento dental correctivo para mejorar la mordida y alinear los dientes
  • artrocentesis, que elimina el líquido y desechos de la articulación
  • cirugía para reemplazar la articulación

Los procedimientos utilizados para tratar esta problemática pueden, en algunos casos, empeorar sus síntomas. Hable con su médico sobre los riesgos potenciales.

Prevención

Bruxismo

Es posible que no pueda evitar el desarrollo de trastornos de la ATM, pero es posible reducir los síntomas al reducir los niveles de estrés. Es útil intentar dejar de rechinar los dientes (bruxismo) si se está convirtiendo en un problema doloroso. Las posibles soluciones para evitar el bruxismo incluyen usar un protector bucal por la noche y tomar relajantes musculares. También puede ayudar a prevenir bruxismo reduciendo el estrés y la ansiedad en general mediante asesoramiento, ejercicio y dieta.

Pronóstico

El pronóstico del trastorno de la ATM depende de la causa del problema. Se puede tratar con éxito en muchas personas con autocuidado, entre ellas cambiar de postura o reducir el estrés. Si es causada por una enfermedad crónica (a largo plazo) como la artritis, es posible que los cambios en el estilo de vida no sean suficientes. La artritis puede desgastar la articulación con el tiempo y aumentar el dolor.

La mayoría de los casos necesitan de cambios en los hábitos de estilo de vida, posiblemente combinados con medicamentos para aliviar el dolor. Rara vez se necesitan tratamientos agresivos. Hable con su médico sobre sus opciones para determinar el tratamiento necesario.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *