tratamiento del dolor calor y frío

¿Cuándo usar en el tratamiento del dolor calor y frío? En el tratamiento del dolor el uso de bolsas de hielo o almohadillas térmicas está extendido para enfermedades como la artritis hasta los tirones musculares y la inflamación El tratamiento del dolor con calor o frío puede ser muy eficaz para enfermedades y diferentes lesiones diferentes, y asequible. La dificultad puede estar en qué situaciones usar el calor o el frío. A veces, el tratamiento puede necesitar ambas.

Por regla general, se debe usar hielo en lesiones agudas o en dolor unido a inflamación e hinchazón. El uso de calor debe destinarse a el dolor muscular o la rigidez.

Usos en el tratamiento del dolor calor y frío

Terapia de calor

Cómo funciona

La terapia de calor actúa mejorando la circulación y el flujo sanguíneo en una zona en particular debido al aumento de temperatura. El aumento de la temperatura de la zona afectada, aunque sea de forma leve, puede aliviar el malestar y aumentar la flexibilidad muscular. La terapia de calor puede relajar y calmar los músculos y curar el tejido dañado.

Tipos

Hay dos opciones de terapia de calor: el calor seco y el calor húmedo. En ambos el objetivo es conseguir una temperatura tibia como temperatura ideal evitando usar temperaturas muy calientes.

En el calor seco se usan fuentes como almohadillas térmicas, paquetes térmicos secos e incluso saunas. Este calor es fácil de aplicar.
El calor húmedo incluye fuentes como toallas humedecidas, paquetes de calor húmedos o baños calientes. El calor húmedo puede ser un poco más efectivo y necesita menos tiempo en su aplicación obteniendo los mismos resultados.

Al aplicar la terapia de calor, se puede optar por utilizar un tratamiento local, regional o para todo el cuerpo. La terapia local es mejor para las áreas pequeñas de dolor, como un músculo rígido. Se puede usar pequeños paquetes de gel calentados o una bolsa de agua caliente si solo desea tratar una lesión muy localizada.

Para una zona más amplia en que el dolor sea más generalizado la mejor alternativa se consigue con una toalla humedecida, o almohadilla térmica grande o envolturas térmicas. El tratamiento del cuerpo completo incluiría alternativas como saunas o un baño caliente.

Cuando no está indicado su uso

Hay ciertos casos en los que no se debe utilizar la termoterapia. Si el área en cuestión está con hematomas o inflamada (o ambas), en estos casos la mejor opción es la terapia de frío. Tampoco debe aplicarse en un área con una herida abierta.

Las personas con ciertas enfermedades no deben usar la terapia de calor debido al mayor riesgo de quemaduras o complicaciones debido a la aplicación de calor. Estas incluyen:

Si tiene una enfermedad cardíaca o hipertensión, consulte al médico antes de usar la terapia de calor. Si está embarazada, consulte con su médico antes de usar saunas o jacuzzis.

¿Cómo aplicar la terapia de calor?

La terapia de calor, en la mayoría de ocasiones, es más beneficiosa cuando se prolonga el uso en el tiempo, a diferencia de la terapia de frío, en la que su uso se debe limitar.

La rigidez o tensión leve a menudo se puede aliviar con solo 15 a 20 minutos de terapia de calor.

En el dolor de moderado a severo puede ser necesaria sesiones más largas de terapia de calor como baños tibios,se pueden usar en espacios de tiempo que pueden estar comprendidos entre 30 minutos y dos horas.

Terapia de frío

¿Cómo funciona?

La terapia de frío también es conocida por crioterapia. Actúa reduciendo el flujo sanguíneo en un área localizada, lo que puede ayudar a reducir significativamente la inflamación y la hinchazón causante del dolor, en especial alrededor de una articulación o un tendón. Puede reducir temporalmente la actividad nerviosa, lo que también puede aliviar el dolor.

Tipos

Hay varias opciones de aplicación en el área afectada. Incluyen:

  • paquetes de hielo o paquetes de gel congelados
  • aerosoles refrigerantes
  • masaje con hielo
  • baños de hielo

Otros tipos de terapia de frío que a veces se usan incluyen:

  • crioestiramiento, el uso del frío reduce los espasmos musculares durante el estiramiento
  • criocinética, combina el tratamiento con frío y ejercicio activo. Puede ser útil para los esguinces de ligamentos
  • cámaras de terapia de frío para todo el cuerpo

Cuando no está aconsejado su uso

Las personas con trastornos sensoriales que les impiden sentir ciertas sensaciones no deben usar la terapia de frío en casa porque es posible que no puedan sentir si están sufriendo daños. Entre ellas se incluye la diabetes, que causa daño en los nervios y disminuye la sensibilidad.

No se debe usar la terapia de frío en músculos o articulaciones rígidos.

La terapia con frío no se debe usar si tiene mala circulación.

¿Cómo se aplica la terapia con frío?

En el tratamiento en casa, aplique una bolsa de hielo envuelta en una toalla o un baño de hielo en el área afectada. Nunca se debe aplicar un producto congelado directamente sobre la piel, ya que puede dañar la piel y los tejidos. Aplicar el tratamiento de frío lo antes posible después de una lesión.

Use la terapia de frío por períodos cortos de tiempo, varias veces al día. De diez a 15 minutos es el tiempo indicado, y no se debe exceder el uso más de 20 minutos de una vez para prevenir daños en los nervios, los tejidos y la piel. Elevar la zona afectada puede ayudar a obtener mejores resultados.

Riesgos potenciales de la terapia de frío y de calor

Riesgos de la terapia de calor

La terapia de calor debe usar temperaturas templadas en lugar de «calientes». Si el uso del calor es demasiado caliente, puede sufrir quemaduras en la piel. Si se padece una infección y se usa terapia de calor, existe la posibilidad de que la terapia de calor aumente el riesgo de propagación de la infección.

El calor aplicado directamente en una zona, como con las compresas térmicas, no debe exceder de 20 minutos en cada aplicación.

Si aumenta la hinchazón, deberá interrumpir el tratamiento inmediatamente.

Si la terapia de calor no ayuda a aliviar el dolor en el transcurso de una semana, o si el dolor aumenta en días, deberá acudir a un médico.

Riesgos de la terapia de frío

Si no tiene cuidado, la terapia de frío que excede en la aplicación de tiempos permitidos o se aplica directamente puede llegar a provocar daños en la piel, los tejidos o los nervios.

Si sufre una enfermedad cardiovascular o cardíaca, consulte a su médico antes de usar la terapia de frío.

Si la terapia de frío no ayuda en la lesión o hinchazón en 48 horas, llame a su médico.

A tener en cuenta

Si se conoce el uso de la terapia de frío y la terapia de calor aumentará significativamente la efectividad del tratamiento. Algunas situaciones pueden requerir ambas terapias. Los pacientes artríticos, por ejemplo, pueden utilizar el calor para la rigidez de las articulaciones y el frío para la hinchazón y el dolor agudo.

Si alguno de los tratamientos empeora el dolor, deberá detener su uso de inmediato. Si el tratamiento no ayuda con el uso regular en unos días, acuda a su médico para discutir otras opciones de tratamiento.

También es importante que llame a su médico si presenta hematomas o cambios en la piel durante la aplicación de los tratamientos.

Should you use ice or heat for pain? (2014, August 11)
health.clevelandclinic.org/2014/08/should-you-use-ice-or-heat-for-pain-infographic/
Cryotherapy (cold therapy) for pain management. (n.d.)
hopkinsmedicine.org/healthlibrary/conditions/orthopaedic_disorders/cryotherapy_cold_therapy_for_pain_management_134,95/
Petrofksy, J., Berk, L., Bains, G., Khowailed, I. A., Hui, T., Granado, M., … Lee, H. (2013, December). Moist Heat or Dry Heat for Delayed Onset Muscle Soreness. Journal of Clinical Medical Research, 5(6), 416–425
ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3808259/
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *