Nuevo tratamiento para el dolor crónico

Una nueva técnica en investigación prometedora podría aliviar el dolor crónico, mediante un electrodo inyectable, dejando atrás el uso de fármacos opioides o implantes voluminosos y demasiado caros. Esta es una de las primeras conclusiones previas en investigaciones en desarrollo con animales. Ha recibido el nombre de inyectrodo.

Inyectrodos ¿nuevo tratamiento para el dolor sin fármacos?

El investigador Kip Ludwig explica la técnica, se basa en el uso de un gel de silicona líquida lleno de pequeñas partículas de metal y se inyecta alrededor del nervio que provoca el dolor. Kip Ludwig es profesor de ingeniería biométrica y cirugía neurológica de la Universidad de Wisconsin-Madison.

¿Cómo funcionan?

«Se endurece ( cura ) y se convierte en un electrodo conductor» rodeando al nervio, informa Ludwig. Posteriormente, los médicos inyectan una capa externa de aislamiento alrededor del electrodo y con el mismo gel crean un cable que une el inyectrodo con la superficie de la piel.

«Se crea una conexión directa para estimular a un nervio profundo desde la superficie de la piel, sin afectar ningún nervio en la superficie de la piel» . «Estamos intentando desarrollar esto hasta conseguir que sea como hacerse un tatuaje, conseguir la menos invasividad».

Está demostrado que el uso de pulsos eléctricos alteran la actividad nerviosa,conocido en la actualidad como neuromodulación, y es efectivo para tratar el dolor crónico.

«Cuando se siente dolor, estos nervios están enviando señales eléctricas al cerebro», comentó Ludwig. «Esta técnica interrumpe esa señal».

Neuromodulación

La neuromodulación sigue siendo un método inviable para tratar el dolor crónico, porque requiere una cirugía invasiva y cara. Hay que colocar lo que equivale a una minúscula computadora con una carga eléctrica dentro de una persona.

Los altos costes de la neuromodulación es tan costoso, hace que los pacientes, con frecuencia, tiengan que demostrar que los opioides u otras terapias no son efectivas para tratar su dolor antes de que el seguro cubra los costes de los implante, lamentó Ludwig. Llegado el momento, quizá la persona ya sea adicta.

Ventajas del inyectrodo

«Si podemos hacer que el procedimiento sea lo menos invasivo posible, entonces se podrá comenzar a administrar no solo a los pacientes en quienes la terapia farmacológica no haya funcionado. Se podría usar antes que la terapia farmacologica , o combinarlos si es necesario», planteó Ludwig.

La investigación ha sido finaciada,una parte, por la Iniciativa a largo plazo para ayudar a acabar con la adicción de los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU., que se lanzó en 2018 para encontrar soluciones a la crisis de opioides en Estados Unidos.

Las pruebas realizadas en cerdos, los investigadores usaron una unidad de TENS (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea) de 50 dólares de Walmart para proveer la estimulación eléctrica a la médula espinal de los animales, dijo Ludwig, este es un ejemplo de lo barata que puede resultar aplicar esta tecnología.

Los inyectrodos también son más blandos y flexibles que los implantes metálicos, y los investigadores esperan que esto les ayude a aguantar mejor los movimientos del cuerpo humano que los implantes que se usa en la actualidad.

¿Donde se implatarian?

En pruebas con cerdos, Ludwig y sus colaboradores han podido mostrar que los inyectrodos se pueden implantar de forma exitosa en los ganglios de la raíz dorsal de la médula espinal, «un objetivo que se ha mostrado que funciona bien para el dolor», asegura Ludwig.

Estimuladores frentE a inyectrodo

Los estimuladores de médula espinal tienen uno de los peores historiales de seguridad de todos los implantes, y han provocado más de 500 muertes y 80,000 lesiones desde 2008, según un informe en 2018 realizada por el periodismo de investigación.

Los implantes fallan y administran descargas o queman a las personas, debido a que los dispositivos y los cables no pueden alargarse y flexionarse con el cuerpo humano. El gel del inyectrodo es más parecido, mecánicamente, al tejido humano, lo que con algo de suerte hará que los implantes inyectables sean duraderos y fiables, aseguraron los autores del estudio.

Los investigadores informan que los ensayos de seguridad en humanos ya han empezado, y esperan que hayan concluido a finales de 2021, dijo Ludwig.

Griffin R. Baum

El Dr. Griffin Baum es profesor asistente de neurocirugía en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York.

La tecnología de inyectrodo que se está investigando es «otro gran paso en la terapia del dolor que proviene del sistema nervioso periférico», asegura Baum, haciendo referencia a los nervios que están fuera del cerebro y de la médula espinal.

«Para los pacientes con dolor crónico con origen con la estructura o la anatomía de la médula, hay pocas terapias prometedoras que ofrezcan alivio duradero durante años y décadas», lamenta Baum. «Esta investigación y este tipo de electrodo no solo pueden ayudar a muchos pacientes a corto plazo, sino que con algo de suerte servirán de base para investigaciones futuras que puedan ayudar a abordar al tsunami venidero de pacientes con dolor crónico».

Su uso prometedor en diferentes enfermedades

La neuromodulación se usa para tratar una variedad de afecciones aparte del dolor, desde la enfermedad de Parkinson hasta la depresión, la epilepsia y la incontinencia. «La esperanza es que podamos comenzar a apropiarnos del sistema nervioso para tratar muchas problemáticas tan variadas», añadió Ludwig.

La obesidad es una potencial enfermedad que podría tratarse mediante la neuromodulación. Ludwig apunta que en un futuro que el uso de un inyectrodo podría «apropiarse de la señal del estómago al cerebro que avisa que tenemos hambre».

Se publicó el estudio del inyectrodo en la revista Advanced Healthcare Materials. An Injectable Neural Stimulation Electrode Made from an In‐Body Curing Polymer/Metal Composite

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *