Gabapentina para el dolor neuropático crónico y la fibromialgia en adultos

Autores:
R Andrew Moore, Philip J Wiffen, Sheena Derry, Henry J McQuay
Grupo de Revisión Principal:
Pain, Palliative and Supportive Care Group

Los fármacos antiepilépticos como la gabapentina se usan comúnmente para el tratamiento del dolor neuropático que es  definido como dolor debido al daño nervioso.

El mismo incluye neuralgia posherpética (dolor persistente en un sitio afectado anteriormente por herpes zóster) y complicaciones dolorosas de la diabetes, dolor por lesiones nerviosas, dolor de miembro fantasma, fibromialgia y neuralgia del trigémino.

gabapentina en fibromialgia

gabapentina

Este tipo de dolor puede ser grave y duradero, se asocia con falta de sueño, fatiga y depresión y una reducción de la calidad de vida. En las personas con estos trastornos, la gabapentina se asocia con un beneficio moderado (equivalente al menos al 30% del alivio del dolor) en casi uno de cada dos pacientes (43%), y un beneficio considerable (equivalente al menos al 50% del alivio del dolor) en casi uno de cada tres (31%).

Más de la mitad de los pacientes que reciben gabapentina para el dolor neuropático no tendrá un buen alivio del dolor así como la mayoría de los trastornos de dolor crónico.

Alrededor de dos tercios de las personas que toman gabapentina experimentan eventos adversos, principalmente mareos, somnolencia (sueño), edema (inflamación) y trastorno de la marcha, aunque sólo cerca de una de diez (11%) debe interrumpir el tratamiento debido a estos efectos secundarios desagradables.

En general la gabapentina proporciona un nivel alto de alivio del dolor en alrededor de un tercio de las personas que la reciben para el dolor neuropático. Los eventos adversos son frecuentes, pero la mayoría tolerables. Esta revisión consideró las pruebas de 29 estudios que incluyeron a 3571 participantes.

Conclusiones de los autores

La gabapentina proporciona un alto nivel de analgesia en cerca de un tercio de las personas que la reciben para el dolor neuropático. Los eventos adversos son frecuentes muchos de ellos tolerables. Los cálculos más conservativos de la eficacia resultaron del uso de mejores definiciones de resultado de eficacia a niveles mayores y clínicamente importantes, en combinación con un aumento considerable de la cantidad de estudios y participantes disponibles para el análisis.

cochrane

Guardar

Guardar

Guardar

5/5 (1)

Valora esta información

¿Qué son las células madre mesenquimales?

Las células madre mesenquimales tienen capacidades inmunoreguladoras con tendencia clara a disminuir los fenómenos inflamatorios. Esto, unido a su buena tolerancia, invita a usarlas en el contexto de enfermedades en las que el sistema inmune está regulado de manera anómala y existen fenómenos de inflamación como son las enfermedades autoinmunes reumatológicas.

Celulas madre futuro prometedor en enfermedades neuromusculoesqueleticas

Las células madre mesenquimales, una opción terapéutica prometedora en las enfermedades musculoesqueléticas

Según se puso de manifiesto durante el XLI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatología, celebrado en Sevilla

“En concreto, los estudios en Lupus Eritematoso Sistémico (LES) y síndrome de Sjögren, con células alogénicas (procedentes de donantes), han tenido buenos resultados”, según puso de manifiesto el Dr. Benjamín Fernández-Gutiérrez, jefe de Sección de Reumatología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, en el marco del XLI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatología (SER), celebrado en Sevilla.

 

celulas madre y enfermedades reumatológicas

celulas madre y enfermedades reumatológicas

A juicio del experto, “en dicha investigación, las células fueron transfundidas vía sistémica en pacientes que habían sido refractarios a otras terapias. El problema sigue siendo la falta de estudios controlados”. Las células madre mesenquimales son capaces de diferenciarse a distintos tipos celulares entre los que se incluyen los osteocitos, los condrocitos o los tenocitos, entre otros.

celulas madre mesenquismales

celulas madre mesenquismales

Además, presentan propiedades inmunomoduladoras (pueden reducir los fenómenos de inflamación). “Estas dos características, -unidas a su capacidad de migración y su prácticamente total ausencia de rechazo por el receptor de las mismas-, hacen que potencialmente puedan utilizarse en el tratamiento de patologías en las que se precise un recambio celular y/o en patologías en las que necesitemos modular a la baja el sistema inmunológico y/o disminuir los fenómenos inflamatorios”, explica el Dr. Fernández.

Asimismo, -añade- “las células madre mesenquimales apenas expresan en superficie moléculas del complejo mayor de histocompatibilidad, por lo que son aptas para tratamientos alogénicos (células de un donante) sin precisar compatibilidad genética ni tratamiento inmunosupresor concomitante. En este sentido pueden administrarse como si fuera una transfusión”.

Para el tratamiento de la artrosis y la artritis

Por otra parte, los estudios realizados en artrosis se basan, en casi todos los casos, en tratamientos con células madre mesenquimales autólogas (del mismo paciente) en el contexto de inyección intrarticular en rodilla. En general, son estudios no controlados y asociados con otros tratamientos como artroscopia, ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas, microfracturas y/o meniscectomía.

En opinión del experto, “los resultados son, en general, buenos. Si bien, la heterogeneidad de los estudios y la falta de grupo control no permiten sacar conclusiones claras al respecto”.

Respecto a la artritis reumatoide, “no existen, en la actualidad, datos claros sobre la utilidad de las células madre mesenquimales frente a esta patología. Existe un estudio controlado, usando células madre mesenquimales obtenidas de tejido adiposo que fueron administradas como transfusión. Se trata de una investigación diseñada como estudio de seguridad y en ese sentido es exitosa; sin embargo los datos en cuanto a efectividad no son concluyentes”.

Perspectivas de futuro

“La potencialidad de las células madre mesenquimales es enorme tanto en el campo de reparación de tejidos como en el campo de la inmunoregulación”, según el doctor Fernández-Gutiérrez.

A su juicio, existe una serie de pasos obligados para desarrollar toda la potencialidad de este campo que pasan por: avanzar en el estudio de los mecanismos básicos que regulan la funcionalidad de estas células, estudiar materiales biocompatibles que puedan hacer que las células desarrollen sus funciones de manera más eficaz, determinar la fuente de células idónea (médula ósea, grasa, pulpa dental…) y que puede ser diferente dependiendo de la patología a tratar, el uso de las células solas o en conjunción con otros tratamientos (ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas, tratamientos inmunoreguladores…), investigar las rutas de administración más eficaces en cada caso y realizar estudios controlados en aras de obtener conclusiones claras en cuanto a eficacia.

Guardar

Valora la información

Valora esta información

Resuelve tus dudas sobre Fibromialgia cámara hiperbárica y dolor crónico

 

Fibromialgia, cámara hiperbárica y dolor crónico

La mayoría de mujeres con fibromialgia que se sometieron a una oxigenoterapia hiperbárica, bien conocida para tratar el síndrome de descompresión en los buceadores, experimentaron alivio del dolor y de otros síntomas, encontró un estudio de tamaño reducido.

Las imágenes cerebrales de las pacientes mostraron que dos meses de oxigenoterapia hiperbárica también podrían haber reparado la actividad cerebral anómala en áreas del cerebro relacionadas con el dolor, dijeron los investigadores.

«Al final del tratamiento, ya no se podía categorizar al 70 por ciento de las participantes como pacientes de fibromialgia», dijo el autor del estudio, el Dr. Shai Efrati, director del Centro Sagol de Medicina e Investigación Hiperbáricas de Tel Aviv, Israel.

«La buena correspondencia entre las mejoras fisiológicas y los cambios en la funcionalidad del cerebro… hace que los resultados sean particularmente convincentes», añadió Efrati.

La investigación aparece en la edición de junio de la revista PLOS ONE.

La fibromialgia es un síndrome del dolor que afecta a nueve veces más mujeres que hombres. Los síntomas incluyen un dolor generalizado crónico, dolor intenso en respuesta a la presión en ciertas partes del cuerpo, fatiga y dormir mal, según el Colegio Americano de Reumatología (American College of Rheumatology, ACR).

La afección no se comprende bien, porque no se ha detectado una causa en particular. Los factores físicos o emocionales pueden provocar los síntomas, según el ACR. Por lo general, la fibromialgia se trata con una combinación de terapias, que incluyen fármacos, cambios en el estilo de vida y terapia cognitivo conductual.

El nuevo estudio incluyó a 48 mujeres que habían sido diagnosticadas con fibromialgia al menos dos años antes. La mitad de sometió a 40 tratamientos con oxigenoterapia hiperbárica en un periodo de dos meses. Los tratamientos se administraron cinco veces por semana. Cada sesión duraba 90 minutos.

Durante el tratamiento, las pacientes respiraban oxígeno al 100 por ciento presurizado al doble respecto a la presión normal del aire. Se cree que la terapia aumenta el flujo de oxígeno a los tejidos del cuerpo, mejorando la sanación.

La terapia, administrada en unas cámaras cilíndricas, ha sido aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. para tratar 14 afecciones, entre ellas la enfermedad por descompresión de los buzos, las heridas diabéticas, las lesiones por radioterapia en los tratamientos para el cáncer, las infecciones graves, las quemaduras graves y la intoxicación con monóxido de carbono.

Fibromialgia camara hiperbárica y dolor crónico

La fibromialgia actualmente no es una de las afecciones aprobadas por la FDA para la oxigenoterapia hiperbárica, que se sigue evaluando para esta y otras afecciones «fuera de etiqueta».

Tras un lapso de dos meses, las otras 24 mujeres del estudio se expusieron entonces al mismo tratamiento de oxigenoterapia hiperbárica que el primer grupo, después de lo cual experimentaron un alivio de los síntomas y unos cambios en las imágenes cerebrales similares, dijo Efrati.

Las pacientes pudieron reducir significativamente, o incluso eliminar, su uso de analgésicos, dijo.

Una experta de EE. UU. que no participó en el estudio dijo que el nuevo hallazgo tiene potencial.

«Creo que esto podría dar a los pacientes otra opción para ayudar a gestionar el dolor de la fibromialgia», dijo la Dra. Michelle Dang, especialista en gestión del dolor y anestesióloga del Hospital Metodista de Houston.

«Se trata de un dolor que debilita para el cual no hay muchas opciones disponibles de tratamiento, y estos pacientes experimentan dolor casi todo el día», lamentó.

Pero es poco probable que los seguros de salud o Medicare cubran el costo de la oxigenoterapia hiperbárica para la fibromialgia en este momento, dado que no es uno de los usos aprobados por la FDA.

Según el Centro de Medicina Hiperbárica y Fisiología Ambiental Duke, de Carolina del Norte, el costo total de los 30 a 60 tratamientos que se necesitan para la mayoría de afecciones puede aproximarse al de una cirugía importante: decenas de miles de dólares.

Dang dijo que algunos de sus pacientes de fibromialgia que usan una máquina de presión positiva continua en las vías respiratorias (PPCVR) para tratar la apnea del sueño coexistente también experimentan mejoras en sus síntomas de fibromialgia.

Esta mejora podría deberse al aumento en el flujo de oxígeno al cerebro y otros tejidos, dijo.

«La fibromialgia es un trastorno que no se comprende bien, y presenta muchos componentes distintos», aseguró Dang. «Esta [terapia en cámara de oxígeno] podría ser una buena opción para estos pacientes».

Acceso a el articulo Hyperbaric Oxygen Therapy Can Diminish Fibromyalgia Syndrome – Prospective Clinical Trial

¿Es realmente eficaz para el dolor crónico y Fibromialgia?

Actualizado a 2016

Lee con atención las recomendaciones que hacen el Instituto américano de la Salud FDA.gov

El titulo original de este escrito es

No se deje engañar por la terapia de oxígeno hiperbárico

No, la terapia de oxigeno hiperbárico (OHB) también conocida como oxigenoterapia hiperbárica NO ha probado clínicamente que cura o es eficaz para el tratamiento del cáncer, el autismo, o la diabetes.

Pero si usted hace una búsqueda rápida en Internet, encontrará todo tipo de afirmaciones de que cura estas enfermedades y otras para las cuales el dispositivo no ha sido aceptado o aprobado por la FDA.

La terapia de oxigeno hiperbárico consiste en respirar oxígeno en una cámara a presión. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha autorizado cámaras hiperbáricas para ciertos usos médicos, como el tratamiento de la enfermedad de descompresión que sufren los buzos.

Sin embargo, la terapia de oxigeno hiperbárico no ha demostrado ser el tipo de tratamiento universal como se promociona en algunos sitios de Internet.

La FDA está preocupada que algunas afirmaciones hechas por los centros de tratamiento de terapia de oxígeno hiperbárico puedan dar a los consumidores una impresión equivocada y que en última instancia, puedan poner en riesgo su salud.

«Los pacientes pueden creer incorrectamente que estos dispositivos han demostrado ser seguros y eficaces para usos no autorizados por la FDA, lo que puede hacer que retrasen o no reciban las terapias médicas aprobadas», dice Nayan Patel, ingeniero biomédico en la Subdivisión de Dispositivos de Anestesiología de la FDA. «Al usarlos, pueden experimentar retrasos en el mejoramiento de su salud o empeoramiento de la enfermedad o enfermedades existentes».

Puede ser que los pacientes no sepan que la seguridad y eficacia de la terapia de oxigeno hiperbárico no ha sido establecida para tratar estas enfermedades y padecimientos:

Asma
Depresión
Derrame cerebral
Enfermedad de Alzheimer
Enfermedades del corazón
Enfermedad de Parkinson
Esclerosis múltiple
Lesión cerebral
Hepatitis
Migraña
Lesiones a causa de los deportes
Lesiones de la médula espinal
Parálisis de Bell
Parálisis cerebral
SIDA/VIH

Patel dice que la FDA ha recibido 27 quejas de los consumidores y los profesionales de la salud en los últimos tres años sobre los centros de tratamiento que promueven la cámara hiperbárica para usos no aprobados por la agencia.

Cómo funciona la terapia de oxigeno hiperbárico

La terapia de oxigeno hiperbárico consiste en respirar oxígeno en una cámara a presión en la que la presión atmosférica se eleva hasta tres veces más que la normal. En estas condiciones, los pulmones pueden respirar hasta tres veces más oxígeno de lo que sería posible respirar bajo la presión normal del aire.

Patel explica que los tejidos del cuerpo necesitan un suministro adecuado de oxígeno para funcionar. Cuando el tejido se lesiona, puede requerir más oxígeno para sanar. «La terapia con oxígeno hiperbárico aumenta la cantidad de oxígeno disuelto en la sangre», dice Patel. Un aumento de oxígeno en la sangre puede mejorar el suministro de oxígeno para la función de los tejidos vitales y ayudar a combatir una infección o reducir lesiones.

Las cámaras hiperbáricas son dispositivos médicos que requieren aprobación de la FDA.

La aprobación de la FDA de un dispositivo para un uso específico significa que la FDA ha revisado la evidencia científica válida que sustenta su uso y ha determinado que el dispositivo es al menos tan seguro y efectivo que otro dispositivo legal comercializado en los Estados Unidos.

La FDA ha aprobado 13 usos de la cámara hiperbárica para la terapia de oxigeno hiperbárico.

Estos incluyen el tratamiento para embolias a base de aire o gas («burbujas» peligrosas en el torrente sanguíneo que obstruye la circulación), intoxicación por monóxido de carbono, enfermedad de descompresión (a menudo conocida por los buceadores como en inglés como «the bends» (Aeroembolia), y quemaduras térmicas (provocadas por el calor o el fuego).

¿Cuáles son los riesgos?

Los pacientes que reciben la terapia de oxigeno hiperbárico están en riesgo de sufrir daños que puede ser leves (por ejemplo, dolor en los senos, presión del oído, dolor en las articulaciones) o graves (como parálisis, embolia gaseosa o aeroembolia). Como las cámaras hiperbáricas son ambientes saturados de oxígeno, también hay un riesgo de incendio.

«Si usted está considerando el uso de la terapia de oxigeno hiperbárico, es esencial que hable primero con su proveedor de atención médica sobre todas las posibles opciones «, dice Patel. «Cualquiera que sea el tratamiento que está recibiendo, es necesario comprender sus beneficios y riesgos. Su médico puede ayudarle a determinar qué tratamiento es la mejor opción para usted».

Además, cualquier problema que tenga con estos dispositivos puede repórtalo a MedWatch, el programa para reportar eventos adversos y problemas de seguridad a la FDA.

Acceso a el estudio:

FUENTE: University of Oxford, news release, March 9, 2015
4.5/5 (24)

Valora esta información

El Ejercicio físico en fibromialgia se contempla en primera línea para el manejo médico adecuado, dentro de las medidas no farmacológicas.

Pautar ejercicio físico diario adecuado a cada paciente.

Todas las revisiones bibliográficas recientes concluyen en que hay evidencia moderada-fuerte de que el ejercicio físico además de conseguir una sensación de bienestar global, mejora síntomas y parámetros de resultado como el dolor, la fatiga, y la calidad del sueño. Además controlará el sobrepeso tan perjudicial para la frecuente comorbilidad osteoarticular.

Las modalidades más recomendadas por ser las más estudiadas son el EJERCICIO AERÓBICO aislado y combinado con EJERCICIOS DE FORTALECIMIENTO de baja intensidad. Los ejercicios de estiramiento aislados no parecen ser eficaces, por lo que no deben ser alentados si de entrada producen empeoramiento.

El ejercicio aeróbico (caminar, natación, bicicleta, danza, etc.) es beneficioso por sí mismo, mejora la capacidad aeróbica y la presión dolorosa en los puntos de los pacientes, posiblemente por la generación de endorfinas. En el amplio abanico de posibilidades, las pautas recomendadas deben ser PERSONALIZADAS, adaptadas al objetivo perseguido y realistas para favorecer el cumplimiento.

La supervisión inicial del programa individual por el profesional facultativo o de enfermería (a las 4-8-12 semanas) debería aumentar la adhesión terapéutica y mejorar así los resultados a largo plazo. Se sugiere la recogida de un diario de actividad física para reflejar el cumplimiento y la tolerancia al ejercicio.

El ejercicio físico en fibromialgia ha de ser individualizado

Sí empiezas a hacer ejercicio y empeoras, reconsidera bajar la intensidad (actualizado a 20188)

Se debe recomendar inicialmente una intensidad baja, que viene a corresponder al 40-60% de la frecuencia cardíaca máxima (actividad que permite mantener una conversación). Lo ideal será acumular como mínimo 30 minutos diarios, todos o casi todos los días a la semana.

ejercicio fisico en fibromialgia

ejercicio físico en fibromialgia

Además de la práctica de alguna modalidad de ejercicio físico, se debe adecuar, adaptar y transformar las actividades domésticas y cotidianas en ejercicio físico: ir andando o en bicicleta a la compra, al trabajo…; hacer movimientos amplios y conscientes, aprovechando el gesto mecánico para convertirlo en ejercicio físico.

Las actividades relajantes y de control postural (yoga, tai-chi, Pilates…) pueden ser beneficiosas.

Ejercicio físico en fibromialgia antes de acostarte nunca

Se debe evitar la actividad y el ejercicio en las 3 horas anteriores a acostarse ya que puede provocar insomnio. A esta hora se aconsejan actividades relajantes, o un baño caliente, para conciliar y mantener el sueño. No existe evidencia de que la rehabilitación/ fisioterapia aporte beneficios para la FM, pero sí puede ser útil y necesaria para otras patologías concomitantes osteoarticulares.

Sín evidencia cientifica

Los medios físicos (electroterapia, electroanalgesia, termoterapia) y las terapias manuales (masaje, osteopáticas) en general no han demostrado su eficacia por lo que su grado de recomendación en la actualidad es escaso o nulo. Recientemente los estudios se centran en el láser, la magnetoterapia y la estimulación cerebral no invasiva transcraneal, sin resultados concluyentes y con nivel bajo de evidencia.

Fuente | Doc. de consenso generalitat valenciana 2015

Recomendaciones personalizadas de Fibromialgia noticias

Nunca te compares con otro paciente hay enfermos de fibromialgia que pueden hacer ejercicio físico sin ningún problema.
Cada enfermo puede tener más problemas médicos asociados como cervicalgias, tendinitis. Es importante adaptar el ejercicio físico en fibromialgia a la realidad de cada momento del enfermo.

¿No puedes hacer ejercicio físico? ¿El dolor aumenta?

Sí estas empezando con ejercicio y lo estás haciendo muy poco a poco, a pesar de ello tienes dolor, debes saber que en Fibromialgia existe la «intolerancia al ejercicio físico», reduce aún más la intensidad, sigue con esa misma aunque sea un tiempo más que prudente y aumenta muy poco a poco.
Recuerda que el objetivo es la mejoría por muy poco que hagas ya estas en el buen camino. Nuevas soluciones para el ejercicio en fibromialgia Taichi acuático.

Acceso a tratamientos fibromialgia.

Valora esta información

Pautar ejercicio físico en fibromialgia a diario adecuado a cada paciente.

El ejercicio físico en fibromialgia se contempla en primera línea para el manejo médico , dentro de las medidas no farmacológicas.

Todas las revisiones bibliográficas recientes concluyen en que hay evidencia moderada-fuerte de que el ejercicio físico además de conseguir una sensación de bienestar global, mejora síntomas y parámetros de resultado como el dolor, la fatiga, y la calidad del sueño. Además controlará el sobrepeso tan perjudicial para la frecuente comorbilidad osteoarticular.

Las modalidades más recomendadas por ser las más estudiadas son el EJERCICIO AERÓBICO aislado y combinado con EJERCICIOS DE FORTALECIMIENTO de baja intensidad. Los ejercicios de estiramiento aislados no parecen ser eficaces, por lo que no deben ser alentados si de entrada producen empeoramiento.

El ejercicio aeróbico (caminar, natación, bicicleta, danza, etc.) es beneficioso por sí mismo, mejora la capacidad aeróbica y la presión dolorosa en los puntos de los pacientes, posiblemente por la generación de endorfinas. En el amplio abanico de posibilidades, las pautas recomendadas deben ser PERSONALIZADAS, adaptadas al objetivo perseguido y realistas para favorecer el cumplimiento.

La supervisión inicial del programa individual por el profesional facultativo o de enfermería (a las 4-8-12 semanas) debería aumentar la adhesión terapéutica y mejorar así los resultados a largo plazo.

Se sugiere la recogida de un diario de actividad física para reflejar el cumplimiento y la tolerancia al ejercicio.

Se debe recomendar inicialmente una intensidad baja, que viene a corresponder al 40-60% de la frecuencia cardíaca máxima (actividad que permite mantener una conversación).

Lo ideal será acumular como mínimo 30 minutos diarios, todos o casi todos los días a la semana.

Además de la práctica de alguna modalidad de ejercicio físico, se debe adecuar, adaptar y transformar las actividades domésticas y cotidianas en ejercicio físico: ir andando o en bicicleta a la compra, al trabajo…; hacer movimientos amplios y conscientes, aprovechando el gesto mecánico para convertirlo en ejercicio físico.

ejercicio fisico en fibromialgia

Las actividades relajantes y de control postural (yoga, tai-chi, Pilates…) pueden ser beneficiosas.

Se debe evitar la actividad y el ejercicio en las 3 horas anteriores a acostarse ya que puede provocar insomnio. A esta hora se aconsejan actividades relajantes, o un baño caliente, para conciliar y mantener el sueño.

No existe evidencia de que la rehabilitación/ fisioterapia aporte beneficios para la FM, pero sí puede ser útil y necesaria para otras patologías concomitantes osteoarticulares.

Los medios físicos (electroterapia, electroanalgesia, termoterapia) y las terapias manuales (masaje, osteopáticas) en general no han demostrado su eficacia por lo que su grado de recomendación en la actualidad es escaso o nulo.

Recientemente los estudios se centran en el láser, la magnetoterapia y la estimulación cerebral no invasiva transcraneal, sin resultados concluyentes y con nivel bajo de evidencia.

Doc. de consenso generalitat valenciana 2015

Más sobre el ejercico fisico en Fibromialgia

5/5 (4)

Valora esta información

El tratamiento del dolor neuropático sigue las mismas pautas de tratamiento de el dolor en la fibromialgia pero…
El dolor neuropático se describe como quemante, punzante, eléctrico…

DOLOR ESPONTÁNEO como ardor, quemazón, corriente eléctrica o punzada;
HIPERALGESIA, dolor a los estímulos mecánicos fuertes y
ALODINIA o dolor a los estímulos leves, tacto por ejemplo.

Que es el dolor neuropático?

El dolor está provocado por un trastorno funcional del sistema nervioso central o periférico que, a diferencia del dolor » normal » , no tiene ninguna función de advertencia.
– Este tipo de dolor puede aparecer en el contexto de un dolor agudo o de un dolor crónico.

Tratamiento del dolor neuropático

Las recomendaciones para los tratamientos de 1ª línea fueron aquellos que presentaron evidencia grado A en los EC.

Para los opiáceos y el tramadol usados generalmente como 2ª línea, los resultados de los estudios concluyeron que también presentaban una evidencia grado A.

Para el resto de medicaciones que se utilizan como 3ª línea, los resultados de los estudios presentaron una evidencia grado B.

Los fármacos se clasifican del siguiente modo:

– Fármacos de 1ª linea: ATC (amitriptilina, imipramina, nortriptilina, desipramina), ISRSN (duloxetina, venlafaxina), Ligandos a2d de canales del calcio (gabapentina o pregabalina), lidocaína tópica.
– 2ª línea: analgésicos opiáceos y tramadol (pueden usarse como 1ª línea en circunstancias especiales).
– 3ª línea: otros antiepilépticos, antidepresivos, mexiletina, antagonistas del receptor NMDA, capsaicina tópica.

tratamiento del dolor neuropático

tratamiento del dolor neuropático

Manejo Estratificado Para El Dolor Neuropático:

PRIMER PASO:

– Establecer la existencia de dolor y diagnosticarlo como neuropático, si hay dudas a cerca del diagnóstico se debe derivar a un especialista de dolor o al neurólogo.
– Encontrar y tratar la causa de dolor neuropático, si hay alguna duda sobre el tratamiento de la causa del dolor neuropático derivar al especialista apropiado.
– Identificar otras enfermedades relevantes (cardíacas, renales, hepáticas, depresión, inestabilidad de la marcha) que pudieran aparecer o exacerbarse con el tratamiento del dolor neuropático o que pudieran requerir un ajuste de dosis o monitorización adicional del tratamiento.
– Informar al paciente sobre el diagnóstico y el tratamiento y establecer expectativas realistas

SEGUNDO PASO:

– Iniciar terapia de la enfermedad causante del dolor neuropático si es posible.
– Iniciar tratamiento del dolor neuropático sintomático con uno o más de los fármacos siguientes:

• ATC (nortriptilina, desipramina) o ISRSN (duloxetina, venlafaxina)
• Ligandos a2d de los canales de calcio: gabapentina o pregabalina.
• Para pacientes con dolor neuropático periférico localizado: lidocaína tópica sola o en combinación con alguna de las terapias de 1ª línea.
• Para pacientes con dolor neuropático agudo, oncológico o exacerbaciones de dolor severo o cuando se requiera una disminución rápida del dolor durante la dosificación de medicaciones de 1ª línea se pueden usar analgésicos opiáceos o tramadol, solos o combinados con tratamientos de 1ª línea.

– Evaluar al paciente para tratamientos no farmacológicos e iniciar si es apropiado.

TERCER PASO:

– Reevaluar el dolor y la calidad de vida relacionado con la salud frecuentemente.
– Si el alivio del dolor es sustancial (intensidad del dolor disminuida a 3/10) y los efectos secundarios son tolerables continuar el tratamiento.
– Es parcial (intensidad del dolor mantenida a mayor de 4/10) después de una prueba adecuada, asociar uno de las otra medicaciones de 1ªlínea.
– No existe alivio del dolor o es inadecuado (alivio <30% de reducción) con una dosis adecuada de un fármaco, cambiar a una medicación alternativa de 1ª linea.

CUARTO PASO:

– Si las pruebas con la medicación de 1ª línea, solas o combinadas, fallan, considerar medicaciones de 2ª o 3ª línea o referir a un especialista de dolor.
Conclusiones:

1. El diagnóstico del dolor neuropático es fundamental para el tratamiento y habitualmente es difícil, puesto que suele aparecer con otros tipos de dolor
2. La evaluación del dolor neuropático debe enfocarse a la identificación del dolor y de la enfermedad de base. Tanto en las lesiones del SNC como periférico, en las respuestas a otros tratamientos previos o enfermedades concomitantes del paciente.

3. Las medicaciones se clasifican en :

Fármacos de 1ª línea: ATC (amitriptilina, imipramina, nortriptilina, desipramina), ISRSN (duloxetina, venlafaxina). Ligandos a2d de canales del calcio (gabapentina o pregabalina), lidocaína tópica.
de 2ª línea: analgésicos opiáceos y tramadol (pueden usarse como 1ª línea en circunstancias especiales).
de 3ª línea: otros antiepilépticos, antidepresivos, mexiletina, antagonistas del receptor NMDA, capsaicina tópica.

4. Es importante enfatizar

que el manejo farmacológico del paciente con dolor neuropático crónico. Deber ser considerado como un componente integrante de un abordaje más extenso que incluye también tratamientos no farmacológicos
5. Los tratamientos farmacológicos

existentes para el dolor neuropático son limitados. Con menos de un 40%-60% de pacientes que obtienen un alivio parcial del dolor.
6. Dado que las variaciones interindividuales son impredecibles

se recomienda seguir un proceso escalonado en el tratamiento para el dolor neuropático para identificar la medicación: o combinación de medicaciones que logren el mayor alivio del dolor con los menores efectos secundarios. Si una medicación falla o causa efectos adversos intolerables se debe suspender el tratamiento e intentar una nueva medicación.

Si por el contrario, la medicación es bien tolerada e insuficiente, se debe mantener y añadir una nueva medicación con distinto mecanismo de acción.
7. La terapia combinada proporciona una analgesia más rápida si se añade una medicación de inicio rápido, con otra cuyo efecto analgésico requiera varias semanas para su inicio (últimas investigaciones fibromialgia y fármacos 2017)

¿quieres saber que más sintomas fiene la fibromialgia aparte del dolor?

Novedades en Dolor Neuropático

Se ha celebrado En Murcia del 1 al 3 de Junio de 2017 el XIV congreso de la Soiedad Española de dolor:

Saber más sobre el dolor neuropático

4.8/5 (10)

Valora esta información

¿Que es el dolor neuropático?

el dolor está provocado por un trastorno funcional del sistema nervioso central o periférico que, a diferencia del dolor » normal » , no tiene ninguna función de advertencia.

– Este tipo de dolor puede aparecer en el contexto de un dolor agudo o de un dolor crónico.

Además (Actualización a 10-2017) El Dolor Neuropático resulta de un daño o enfermedad que afecta el sistema somatosensorial.1​ y puede estar asociado con sensaciones anormales llamadas disestesia y dolor producido por estímulos normalmente no dolorosas (alodinia). El dolor neuropático puede tener componentes continuos y / o episódicos (paroxística).

Estos últimos se asemejan a una descarga eléctrica. Cualidades comunes son ardor o frialdad, sensaciones de «alfileres y agujas», entumecimiento y picazón. El dolor nociceptivo, por el contrario, es más comúnmente descrito como dolor.

El 8% de la población europea está afectada y en 5% de las personas puede ser grave.2​3​ El dolor neuropático puede resultar de trastornos del sistema nervioso periférico o el sistema nervioso central (cerebro y la médula espinal).  Así, el dolor neuropático se puede dividir en dolor neuropático periférico, dolor neuropático central, o dolor neuropático mixto (central y periférico).

Tratamiento del dolor:Dolor neuropático y fibromialgia

Las recomendaciones para los tratamientos de 1ª línea fueron aquellos que presentaron evidencia grado A en los EC. Para los opiáceos y el tramadol usados generalmente como 2ª línea, los resultados de los estudios concluyeron que también presentaban una evidencia grado A. Para el resto de medicaciones que se utilizan como 3ª línea, los resultados de los estudios presentaron una evidencia grado B.

Los fármacos se clasifican del siguiente modo:

  • – Fármacos de 1ª linea: ATC (amitriptilina, imipramina, nortriptilina, desipramina), ISRSN (duloxetina, venlafaxina), Ligandos a2d de canales del calcio (gabapentina o pregabalina), lidocaína tópica.
  • – Fármacos de 2ª línea: analgésicos opiáceos y tramadol (pueden usarse como 1ª línea en circunstancias especiales).
  • – Fármacos de 3ª línea: otros antiepilépticos, antidepresivos, mexiletina, antagonistas del receptor NMDA, capsaicina tópica.

Tratamiento del Dolor Neuropático:

Manejo Estratificado Para El Dolor Neuropático:

PRIMER PASO:

– Establecer la existencia de dolor y diagnosticarlo como neuropático, si hay dudas a cerca del diagnóstico se debe derivar a un especialista de dolor o al neurólogo.
– Encontrar y tratar la causa de dolor neuropático, si hay alguna duda sobre el tratamiento de la causa del dolor neuropático derivar al especialista apropiado.
– Identificar otras enfermedades relevantes (cardíacas, renales, hepáticas, depresión, inestabilidad de la marcha) que pudieran aparecer o exacerbarse con el tratamiento del dolor neuropático o que pudieran requerir un ajuste de dosis o monitorización adicional del tratamiento.
– Informar al paciente sobre el diagnóstico y el tratamiento y establecer expectativas realistas

SEGUNDO PASO:

– Iniciar terapia de la enfermedad causante del dolor neuropático si es posible.
– Iniciar tratamiento sintomático con uno o más de los fármacos siguientes:

  • • ATC (nortriptilina, desipramina) o ISRSN (duloxetina, venlafaxina)
  • • Ligandos a2d de los canales de calcio: gabapentina o pregabalina.
  • • Para pacientes con dolor neuropático periférico localizado: lidocaína tópica sola o en combinación con alguna de las terapias de 1ª línea.
  • • Para pacientes con dolor neuropático agudo, oncológico o exacerbaciones de dolor severo o cuando se requiera una disminución rápida del dolor durante la dosificación de medicaciones de 1ª línea se pueden usar analgésicos opiáceos o tramadol, solos o combinados con tratamientos de 1ª línea.

Tratamiento del Dolor Neuropático
– Evaluar al paciente para tratamientos no farmacológicos e iniciar si es apropiado.

TERCER PASO:

– Reevaluar el dolor y la calidad de vida relacionado con la salud frecuentemente.
– Si el alivio del dolor es sustancial (intensidad del dolor disminuida a 3/10) y los efectos secundarios son tolerables continuar el tratamiento.
– Si el alivio del dolor es parcial (intensidad del dolor mantenida a mayor de 4/10) después de una prueba adecuada, asociar uno de las otra medicaciones de 1ªlínea.
– Si no existe alivio del dolor o es inadecuado (alivio <30% de reducción) con una dosis adecuada de un fármaco, cambiar a una medicación alternativa de 1ª linea.

CUARTO PASO:

– Si las pruebas con la medicación de 1ª línea, solas o combinadas, fallan, considerar medicaciones de 2ª o 3ª línea o referir a un especialista de dolor.
Conclusiones:

1. El diagnóstico del dolor neuropático es fundamental para el tratamiento y habitualmente es difícil, puesto que suele aparecer con otros tipos de dolor .
2. La evaluación del dolor neuropático debe enfocarse a la identificación del dolor y de la enfermedad de base. Tanto en las lesiones del SNC como periférico, en las respuestas a otros tratamientos previos o enfermedades concomitantes del paciente.
3. Las medicaciones se clasifican en :

  • – Fármacos de 1ª línea.  ATC (amitriptilina, imipramina, nortriptilina, desipramina), ISRSN (duloxetina, venlafaxina), Ligandos a2d de canales del calcio (gabapentina o pregabalina), lidocaína tópica.
  • – Fármacos de 2ª línea. analgésicos opiáceos y tramadol (pueden usarse como 1ª línea en circunstancias especiales).
  • – Fármacos de 3ª línea. otros antiepilépticos, antidepresivos, mexiletina, antagonistas del receptor NMDA, capsaicina tópica.

4. Es importante enfatizar que el manejo farmacológico del paciente con dolor neuropático crónico debe ser considerado como un componente integrante de un abordaje más extenso que incluye también tratamientos no farmacológicos
5. Los tratamientos farmacológicos existentes para el dolor neuropático son limitados. Con menos de un 40%-60% de pacientes que obtienen un alivio parcial del dolor.
6. Dado que las variaciones interindividuales son impredecibles se recomienda seguir un proceso escalonado en el tratamiento para identificar la medicación o combinación de medicaciones que logren el mayor alivio del dolor con los menores efectos secundarios. Si una medicación falla o causa efectos adversos intolerables se debe suspender el tratamiento e intentar una nueva medicación.

Si por el contrario, la medicación es bien tolerada e insuficiente, se debe mantener y añadir una nueva medicación con distinto mecanismo de acción.
7. La terapia combinada proporciona una analgesia más rápida si se añade una medicación de inicio rápido. Otra cuyo efecto analgésico requiera varias semanas para su inicio

Anastesiar.org

Guardar

Valora esta información

El síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica o cuando la fatiga deja de ser un síntoma para convertirse en una enfermedad.

Síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica

Se entiende por fatiga la sensación de agotamiento o dificultad para realizar una actividad física o intelectual que se recupera tras un periodo de descanso. Según la intensidad y duración de la fatiga se pueden considerar distintos conceptos de fatiga. (Tabla núm.1)

La fatiga crónica es un síntoma frecuente en la práctica clínica, constituyendo hasta un 10-15% de las consultas en atención primaria. Cabe destacar que en los últimos años se ha producido un importante incremento en el número de consultas sanitarias con sintomatología evidente relacionados con el curso de infecciones por virus como el de la hepatitis B, C, de la poliomielitis y el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Los asociados a enfermedades psiquiátricas primarias (depresión bipolar y depresión mayor con sintomatología psiquiátrica), los resultantes tras la administración de terapias contra el cáncer (quimioterapia y radioterapia), así como la fatiga crónica asociada al deportista de élite también denominada síndrome de sobreentrenamiento (Tabla núm. 2).

El síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica (SFC) es una entidad clínica de nueva descripción que se caracteriza por fatiga intensa de más de seis meses de evolución, que no se recupera tras el descanso, que no es debida al ejercicio y empeora con el reposo prolongado.

Se acompaña además de síntomas de predominio muscular (dolor, debilidad e intolerancia al ejercicio físico), disfunción neurocognitiva (alteración en la concentración, de la memoria inmediata y de trabajo y discapacidad para integrar nueva información), que condicionan al paciente una importante limitación funcional, tanto en las tareas de predominio físico como intelectual llegando a reducir en mas del 50% el nivel de actividad diaria previo a la aparición de la enfermedad.

A destacar como factores desencadenantes del SFC:

  • Infecciosos. (Virus herpes, bacterias intracelulares).
  • Vacunas. o Intervención quirúrgica.
  • Transfusión.
  • Traumatismos físico-psíquicos.
  • Post-parto
  • Agentes químicos.

Diagnóstico

El diagnóstico del Síndrome de Fatiga Crónica queda definido por los criterios diagnósticos establecidos por el Centro de Enfermedades de Atlanta en 1994, también llamados Criterios Internacionales de Fukuda para el síndrome de fatiga crónica (Tabla num.3). En 1988, Holmes et al., propusieron una definición con los primeros criterios diagnósticos de esta enfermedad.

Estos criterios diagnósticos fueron modificados por Fukuda. Según estos criterios el diagnóstico de síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica se basa en el cumplimiento de dos criterios mayores y en la coexistencia de al menos 4 de una serie de criterios asociados, basados predominantemente en sintomatología muscular y neuropsicológica.

El diagnóstico del síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica es fundamentalmente clínico, al cual se llega tras la incidencia en el interrogatorio sobre: la fatiga (modo de inicio, forma y tiempo de evolución), y la sintomatología asociada, así como de los posibles factores desencadenantes o perpetuantes, su relación con la actividad y el grado de limitación funcional y/o físico que ocasiona en actividad diaria del paciente y el impacto ocasionado en la calidad de vida del paciente.

Se llevara a cabo la exploración física general y las exploraciones complementarias básicas consensuadas en el estudio del síndrome tales como:

  • Radiografía de tórax
  • Ecografía abdominal
  • Analítica general ( estudio hormonal tiroideo y serologías de los virus de la hepatitis B, C y VIH)
  • Valoración psiquiatrica con informe clínico correspondiente

(Entidades como la depresión mayor bipolar y depresión mayor con síntomas psicóticos son procesos excluyentes del síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica)
En función de la clínica que presente el paciente estará indicado la realización de exploraciones de imagen y/o estudios histológicos.

Sin embargo, debe quedar claro que el diagnostico es CLINICO, al que se llega por criterios diagnósticos definidos y no como consecuencia de exclusión de otras enfermedades y procesos.
Así, se demuestra en el primer estudio epidemiológico en nuestro país (con más de 1000 pacientes diagnosticados por el síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica incluidos).

síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica

En un paciente que cumple el criterio de fatiga crónica junto con la sintomatología de sueño no reparador, intolerancia al ejercicio físico, problemas cognitivos de alteraciones en la concentración y la memoria inmediata y en los que se han excluido los grupos de fatiga crónica secundaria incluidos en tabla núm.2.

La normalidad y ausencia de alteraciones significativas en la radiografía de tórax, la ecografía abdominal, los estudios analíticos y la valoración psiquiátrica ha resultado ser una constante común y en todos casos se realizó el diagnóstico del síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica, según los criterios diagnósticos de Fukuda, lo cual, nos confirma la alta especificidad de dichos criterios diagnósticos.

Comorbilidades asociadas al SFC

La coexistencia en el síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica de otros trastornos empeora la funcionalidad, el pronóstico y por tanto, la calidad de vida.

Fenómenos Comórbidos asociados al Síndrome de Fatiga Crónica:

Fibromialgia
Síndrome Seco
Síndrome Miofacial
Trastorno Psiquiátrico
Disfunción Sexual y Familiar.
Hipersensibilidades.
Tendinopatias.
Fenómenos auto-inmunes
Riesgo vascular.
Disfunción neurovegetativa.

1. Fibromialgia

A destacar por su relevancia como proceso emergente y por la frecuente confusión a la que conlleva, tanto social como a nivel sanitario, con el SFC. La Fibromialgia (FM) un proceso primario del dolor, definido por los criterios diagnósticos establecidos por el Colegio Americano de Reumatología (ACR) en 1990. De un 50-70% de pacientes con SFC cumplen criterios de FM.

sindrome de fatiga cronica

sindrome de fatiga cronicasindrome de fatiga cronicasindrome de fatiga cronica2. Síndrome Seco

Alrededor del 70% de los pacientes con síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica, presentan un síndrome seco, que clínicamente será referido como escozor ocular, sensación de arenilla ocular y conjuntivitis de repetición, ocasionando también sequedad faríngea y traqueal, lo que da lugar a la presencia de tos crónica.

A destacar también la presencia de sequedad vaginal, que condiciona una disminución de la lubricidad vaginal, que complica las relaciones sexuales de los pacientes con síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica.

3. Síndrome Miofacial

El síndrome miofacial (SMF) suele estar presente en el 60-70% de los pacientes , definido por dolor en los tejidos blandos de etiología desconocida que engloba cuadros muy variados tales como cefalea tensional y alteraciones de la articulación temporo-mandibular, que debe ser valorado por cirugía maxilo -facial.

4. Trastorno Psiquiátrico

Lo representa la ansiedad y la depresión reactiva. El SFC, se asocia con elevada frecuencia con ansiedad generalizada, crisis de ansiedad y de pánico,

Criterios Diagnósticos Clínicos de la Fibromialgia

1. Historia de dolor generalizado durante, al menos, tres meses

2. Dolor a la presión de, al menos, 11 de los 18 puntos

(nueve pares) determinados por la ACR en un 30% de los pacientes y será importante su cuantificación a través de la escala ansiedad-depresión hospitalaria. Respecto a la depresión esta suele ser reactiva, de mal control farmacológico y psicoterapéutico y que muchas veces se considera como el proceso primario inductor de fatiga, lo que condiciona la poli medicación antidepresiva, que será de escasa utilidad. Actualización 2017 fibromialgia criterios diagnósticos

5. Disfunción Sexual

Los problemas en las relaciones sexuales y de pareja toman un papel relevante en la vida del paciente, dando lugar a emociones negativas como desilusión, tristeza, frustración, las cuales favorecen la aparición de conflictos y recriminaciones entorno a la relación de pareja. Los problemas sexuales que más preocupan a los pacientes son: Inapetencia Sexual o disminución de la libido y Disfunción orgásmica, también las dificultades asociadas a la actividad sexual como vaginitis y dispaurenia.

6. Hipersensibilidades a fármacos, alimentos y metales

Las hipersensibilidades a fármacos, alimentos y metales, constituirá un problema de gran relevancia al condicionar las actividades de la vida diaria del paciente, por las limitaciones que provocara y el difícil abordaje con tratamiento farmacológico. Las limitaciones en la dieta precisaran la monitorización por un experto en nutrición. A destacar que no existe evidencia científica de que los tests de intolerancia alimentaria, tengan validez científica y que sean aplicables en el manejo dietético del paciente.

7. Tendinopatias

Las tendinopatias resultan significativas porque, en ocasiones se les atribuye al dolor generalizado del cuadro clinico, obstaculizando la valoración y diagnostico por parte del traumatólogo y rehabilitador. Descritas por su incidencia están las tendinopatias de hombro, epicondilitis, tendinopatias en manos, síndrome del túnel carpiano, trocanteritis y fascitis plantar, junto a las afectaciones de discos intervertebrales.

8. Fenómenos Autoinmunes

A destacar la tiroiditis en un 40%, la endometriosis en un 30% y el fenómeno de Raynaud en el 45%.

9. Riesgo Vascular

A tener en cuenta la presencia de hipercolesterolemia en mas del 70%, hipertrigliceridemia en el 40% y desarrollo de Diabetes Mellitus en aproximadamente un 30% (por asociación al desarrollo de resistencia periférica a la insulina y sobrepeso).

10. Disfunción neurovegetativa

La disfunción neurovegetativa, es uno de los fenómenos comórbidos mas relevantes en el SFC, en forma de (mareos, lipotimias, sincopes, alteraciones en el ritmo intestinal, vesical y sudoración entre otros), por su incidencia prácticamente general. Para su estudio se aplican diversas pruebas diagnósticas de obtención de la variabilidad de la frecuencia cardíaca en la mesa basculante, como exploración mas novedosa.

Estratificación de la Fatiga Crónica

La valoración cuantitativa y cualitativa de la nueva situación de salud y el impacto que provoca en la calidad de vida del paciente resultara relevante para la estratificación del síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica, así como, para determinar el pronóstico, planificación y enfoque terapéutico a seguir.

El grado de limitación funcional, tanto física como intelectual que condiciona dicha entidad se determinará con la aplicación de cuestionarios y escalas validados que engloban los diferentes problemas de la nueva situación de salud:

  • La escala de impacto de la fatiga
  • La escala de intensidad de la fatiga.
  • Cuestionarios de calidad de vida, tales como el SF-36
  • Cuestionarios que valoran la actividad diaria con un Actímetro
  • Escala analógica visual (EVA) y McGuill para dolor generalizado.
  • SCL-90R para valorar la disfunción cognitiva.

Para la valoración de disfunción del sueño, es útil el cuestionario de indice de calidad del sueño de Pittsburg y los estudios polisomnográficos, donde se constata la incidencia de apneas y la desestructuración del patrón del sueño, entre otros hallazgos.

El uso de baterías neuropsicológicas y la aplicación de técnicas de neuroimagen, tales como el SPECT cerebral basal y el estimulado, para delimitar el nivel de daño corporal y la limitación en las funciones intelectuales, tendrá una gran repercusión en la valoración de la incapacidad e invalidez del paciente con síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica.

En la valoración de la limitación funcional en las actividades de predominio físico, son de especial relevancia los estudios ergométricos, con la determinación de la carga, frecuencia cardíaca y consumo de oxigeno máximos durante la prueba ergomérica.

La estratificación de la limitación funcional física, nos permitirá valorar la limitación de las funciones de predominio físico, que tendrá una gran repercusión en el diseño de los programas individuales de ejercicio físico programado y en la valoración de las incapacidades.

Evolución y Pronóstico

En el momento actual, el SFC es una entidad clínica de curso crónico en el más del 75% de los casos. Es una causa reconocida de incapacidad laboral absoluta y de gran invalidez.
Se consideran factores de mal pronóstico:

o Tiempo de evolución, debut en la edad adulta, presencia de síntomas físicos predominantes (dolor, artralgias…) y los fenómenos comorbidos.
o La alta puntuación en las escalas de fatiga, ansiedad, depresión y bajas puntuaciones en los cuestionarios de calidad de vida y Karnofsky.
o Altos grados de disfunción cognitiva.
o Bajos porcentajes en los parámetros de las pruebas ergométricas que condicionan una evolución a la cronicidad y con altos niveles de minusvalía e invalidez funcional significativa.

Tratamiento del SFC

Debido a la complejidad en la sintomatología y la ausencia de tratamiento farmacológico específico del SFC en la actualidad, el mejor régimen terapéutico será el que garantice un manejo multidisciplinar y el que proporcione la individualización del tratamiento.
El equipo multidisciplinar estará formado por especialistas en medicina interna, reumatología, atención primaria, psicólogos clínicos, psiquiatras, diplomados en enfermería, fisioterapeutas y trabajadores sociales entre otros.

La actuación del equipo multidisciplinar proporcionara resultados de mejora en calidad de vida, al ofrecer continuidad e interacción entre los diferentes programas de educación y promoción de la salud. Las intervenciones a nivel de la atención sanitaria, sociosanitaria y social conllevará a una mejoría en la calidad de vida del paciente afecto del SFC.
Mención especial merecen las diferentes ínterconsultas y derivaciones posibles: clínica del dolor, unidades de cefalea, sueño, arritmias y obesidad, así como las derivadas de procesos comorbidos.

Recomendaciones generales

1. Patrón de vida ordenado

• Pactar con la enfermedad y adaptación a la nueva situación
• Incremento lentamente progresivo de las actividades diarias, evitando el descanso excesivo y el aislamiento social
• No se han de aprovechar los días que uno se encuentra mejor para realizar sobreesfuerzos.
• Reorganizar y modificar expectativas previas, comprometerse con el futuro y no anclarse en el pasado
• Evitar el sentimiento de frustración/culpabilidad
• Evaluar cada nuevo síntoma o deterioro funcional

2. Balance dietético y nutricional adecuado en el síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica

Hay que hacer una dieta equilibrada, es decir, una dieta variada, agradable y suficiente en nutrientes, calorías y agua. Una dieta variada es aquella combinada de tal manera que nos aporta todos los nutrientes, proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales, en sus dosis necesarias.

Para conseguir este aporte de nutrientes, hay que hacer las cinco comidas al día sin saltarse ninguna. Desayuno, media mañana, comida, merienda y cena. Y todas ellas han de constar de proteína; Carne, embutido, pescado, huevos o lácteos.

La comida y la cena tiene que aportar la proteína, el hidrato de carbono; Pan, pasta, arroz, patata, legumbres. Mas la verdura o ensalada. Y el postre.
Hay que comer todos los días verdura y ensalada. Si en la comida comemos verdura, en la cena ensalada o viceversa. Cuando comemos ensalada el postre es preferible que sea un yogur.

Y cuando comamos la verdura el postre una fruta.

Para asegurarnos el aporte de la vitamina C como antioxidante, comer legumbres tres o cuatro veces por semana. El pescado como fuente de proteínas y aceites Omega-3 debe estar presente cuatro veces por semana, uno preferible marisco, gambas, sepia, calamares, mejillones, por su alto contenido en vitaminas y minerales. Dos veces por semana debemos incluir el huevo como fuente de proteína y beta carotenos.

Manteniendo unas normas alimentarias básicas; Respetar los horarios de comer, Comer despacio. Masticar bien antes de tragar. Beber 1,5 a 2 litros de agua al día. Comer 1 o 2 yogures desnatados al día. Reducir los hidratos de carbono de absorción rápida: azúcar, dulces, refrescos con azúcar, zumos industriales. Reducir las grasas: embutido como, mortadela, paté, chorizo, panceta, mantequillas, margarinas, natas, mayonesa, galletas, bollería…

Y tomar antioxidante, fruta y verdura cruda y/o de colores naranjas rojizos, aceite de oliva y cítricos.

3. Control de la sintomatología

a. Dolor

Para mitigar el dolor se incluye el aprendizaje de técnicas que a menudo requieren la ayuda de profesionales de la salud; tales como, medidas de relajación muscular, alternar periodos de actividad con periodos de descanso, ejercicios de respiración, las cuales pueden ayudar a controlar sentimientos de ira, tristeza y pánico que pueden abrumar a aquellos que viven con dolor y fatiga continuos.

• Fármacos para disminuir el dolor, al inicio con dosis bajas con revisión progresiva y favoreciendo la adherencia farmacológica.
• Tratamiento local sobre puntos dolorosos: aplicación de calor, frío
• Programas de ejercicios para mejorar la capacidad cardiovascular. Técnicas de relajación para aliviar la tensión muscular y la ansiedad.
• Programas educativos que ayuden a comprender y controlar el dolor (terapia cognitivo conductual).
• Acupuntura. Con la que se ha demostrado evidencia científica.

b. Sintomatología neurovegetativa:

Evitar los cambios posturales bruscos y posiciones extremas de la cabeza.
Evitar las temperaturas extremas sobretodo el calor excesivo
Ingesta de sal (si no ha hipertensión concomitante)c.

Disfunción neurocognitiva

• Como en el ejercicio físico, es importante evitar el sobreesfuerzo mental.
• Rehabilitación cognitiva con ejercicio mental gradual e individualizado
• Actividades lúdicas sencillas que no comporten gran esfuerzo ni interacciones cerebrales( ver TV, escuchar música, manualidades)
• Realizar tareas sencillas como puzzles de piezas grandes y los 7 errores. No se recomienda hacer sudokus (o al menos los de más complejidad) porque requiere de un sobreuso de la memoria inmediata operativa.
• Aumento progresivo de la complejidad de las tareas.
• Leer: libros de poca complejidad, letras grandes y gran espaciado interlinea, con ilustraciones.

d. Sintomatología del Síndrome Seco

Xerostomía.

o Controles periódicos con odontólogo para evitar complicaciones infecciosas.
o Hidratación abundante (beber un mínimo de 1.500cc de agua/día).Masajear glándula parótidas antes de las comidas, chupar huesos de frutas, caramelos sin azúcar, chicles de xilitol.
o Cuidados bucales: higiene correcta, cepillos de cerdas suaves.
o Medidas ambientales: cuidado con calefacciones, aires acondicionados, fomentar uso de humidificadores. Xeroftalmia.
o Uso de lágrimas artificiales, compresas calientes, masajear glándula. lacrimal, parpadeo forzado, lubricantes nocturnos.
o Protección a luz con gafas de sol.

Sequedad vaginal

o Minuciosa higiene íntima y uso de pomadas vaginales.

Síndrome de hipersensibilidad

La extracción de agentes metálicos inductores de hipersensibilidad mejora los síntomas de la mayoría de los pacientes:
Rellenos dentales con amalgamas, implantes y puentes dentales, tatuajes, piercings, prótesis metálicas, placas o tornillos de operaciones de traumatología
Anotar vivencias propias (observar si la exposición a determinados productos o factores ambientales empeoran nuestro estado de fatiga)
Acondicionamiento del hogar: ventilación, evitar el contacto directo con productos de limpieza, barnices…

4. Regulación del sueño

Ayudaremos a desarrollar habilidades para el autocontrol del insomnio y a recuperar el control del sueño.
Mejorar la percepción de la calidad del sueño contribuye a mejorar la sintomatología y la calidad funcional de los pacientes afectados por el SFC.
Establecer un horario de sueño regular, acostándose y levantándose siempre a la misma hora (manteniendo esta rutina incluso fines de semana y vacaciones).
Evitar las siestas, y si se hacen que no sobrepasen los 20 minutos

Antes de dormir prohibido:
 café, cítricos, tabaco, alcohol, ejercicio energético
 resolver problemas familiares, económicos y laborales

La cama solo para dormir y/o relaciones sexuales (no leer, trabajar ni ver TV). Una permanencia larga en la cama da lugar a sueño fragmentado y de mala calidad.

Cena ligera 2 o 3 horas antes de irse a la cama.
Evitar comidas copiosas que produzcan digestiones pesadas que pueden interferir en el sueño
No beber líquidos justo antes de acostarse, provocan despertarse para orinar
Ducharse o bañarse entre una hora y media y dos horas antes de acostarse, lo que ayuda a relajarse.
Habitación bien ventilada, fresca y libre de ruidos.
No mirar el reloj. Mirarlo provoca obsesión que puede dificultar el inicio del sueño.(Evitar referencias temporales)
Si en 15-20 minutos no consigue conciliar el sueño, salga del dormitorio, vaya a otra habitación permanezca lo más relajado posible, hasta que la somnolencia vuelva aparecer.
No tomar hipnóticos ni sedantes sin prescripción médica.

5. Evitar factores estresantes

Sobretodo los que se relacionan con un empeoramiento de la sintomatología:
• Es de gran utilidad anotar las propias vivencias que empeoran la fatiga.
• Factores estresantes más frecuentes: infecciones virales, cambios en el horario de dormir, exposición a temperaturas extremas, sobreesfuerzo físico o mental, sobrecarga de estímulos sensoriales y la información excesiva.

6. Actividad y ejercicio físico

Ha quedado demostrada la eficacia de que la realización habitual de ejercicio físico aeróbico mejora considerablemente el control de los síntomas de los pacientes con síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica.

Ciertos programas aeróbicos proporcionan bienestar, mayor resistencia, una disminución del dolor y mejora en la capacidad para realizar las actividades de la vida diaria, la calidad de vida y el impacto del síndrome de fatiga crónica/encefalomielitis miálgica en la vida del paciente.
La disminución de la actividad física a la que se ve obligado el paciente debido a la fatiga crónica provoca un desequilibrio entre reposo y actividad que puede incrementar la sensación de fatiga. Por tanto se recomienda un abordaje individualizado, estructurado y supervisado por un fisioterapeuta que:

• Incremente la capacidad física, fuerza, resistencia para poder reanudar de forma gradual actividades previamente evitadas
• Incrementar gradual pero progresivamente las actividades aeróbicas como pasear, bicicleta estática o en llano
• Realizar ejercicios sencillos que no requieran gran concentración por parte del paciente ya que una fatiga psíquica conlleva a una física y al revés.
• Controles periódicos para evaluar la evolución y ver si son necesarias modificaciones en el programa.

7. Terapia Cognitivo-Conductual

Su hipótesis de trabajo consiste en que los patrones de pensamiento, llamados distorsiones cognitivas, tiene efectos adversos sobre las emociones y la conducta, y que, su reestructuración, por medio de intervenciones psicoeducativas y práctica continua, puede mejorar el estado del paciente.
Los pensamientos se consideran la causa de las emociones, y no a la inversa.

La TCC consiste en:

a) Identificar los pensamientos irracionales que nos hacen sufrir y,
b) Identificar que es irracional en ellos, mediante un trabajo de autoanalisis por parte del paciente, que el terapeuta debe promover y supervisar.
Cuando los pensamientos irracionales (falsos o incorrectos) son detectados se pasa a la fase de modificación, eje central de la terapia, que consiste en un esfuerzo para rechazar los pensamientos distorsionados y reemplazarlos por pensamientos más ajustables a la realidad y a la lógica.

Autor: Dr. José Alegre Martin. Coordinador de la Unidad del SFC. Hospital Universitario Vall d´Hebrón de Barcelona.
Agradecimientos
Sra. Rosa Badia. Diplomada en Enfermeria del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Vall d´Hebron de Barcelona.
Sra. Anabela Martin. Diplomada en Nutrición Humana de la Unidad del SFC.
Hospital Universitario Vall d´Hebrón de Barcelona.
Por su ayuda en la confección de este documento

Actualidad a 2017

Novedades en Investigación se encuentran alteraciones de la energía a nivel celular en Cellular bioenergetics is impaired in patients with chronic fatigue syndrome

La dificultad en el diagnóstico, el tratamiento que NO se proporciona a los pacientes ha dado lugar a la plataforma #MEACTION

Guardar

Guardar

5/5 (9)

Valora esta información

Tratamiento sintomático y del dolor en fibromialgia mediante abordaje multidisciplinar desde Atención Primaria

Jaime Gonzalez Gonzalezab,, Maria del Mar del Teso Rubioc, Carmen Nelida Waliño Paniaguad, Juan Jose Criado-Alvareze, Javier Sanchez Holgadoa
a Médico Atención Primaria, Centro de Salud Santa Olalla, Toledo, España
b Profesor Asociado, Doctor Departamento Ciencias Médicas, Universidad de Castilla-La Mancha, España
c Terapeuta ocupacional, Residencia Tercera Edad San Pablo de los Montes, San Pablo de los Montes, Toledo, España
d Terapeuta ocupacional, Asociación Fibromialgia Talavera de la Reina (AFIBROTAR), Talavera de la Reina, Toledo, España
e Médico Atención Primaria, Centro de Salud Pueblanueva, Pueblanueva, Toledo, España; Profesor Asociado, Doctor Departamento Ciencias Médicas, Universidad Castilla-La Mancha, España

Resumen

Introducción

La fibromialgia es una enfermedad crónica de etiología desconocida, caracterizada por dolor muscular generalizado, afectando al desempeño ocupacional, familiar, social, físico y psicológico. El abordaje multidisciplinar de la enfermedad aporta mejoría en la calidad de vida y sintomatología del paciente.

Objetivos

Valorar la mejoría de actividades de la vida diaria (AVD) y calidad de vida tras una intervención multidisciplinar (Atención Primaria y Terapia Ocupacional).

Material y método

Estudio pretest-postest, con muestreo aleatorio simple, en 21 pacientes con fibromialgia (rango 16-55 años). La medición se realiza con la escala de Barthel (ABVD), la escala de Lawton y Brody (AIVD), cuestionario FIQ y encuestas no estandarizadas para valorar situación pre y postintervención. Se realizó una intervención sobre psicomotricidad (psicomotricidad básica, ejercicio en piscina, ejercicio al aire libre, reestructuración, desempeño ocupacional y actividad graduada e intervención en ABVD), asociando control farmacológico de su sintomatología y tratamiento.

Resultados y conclusiones

Los enfermos de fibromialgia no están totalmente conformes con el tratamiento que reciben, Atención Primaria recibe una valoración de 6,89, y la Atención Hospitalaria de 5,79, mejorando los índices de Barthel y de Lawton y Brody, y el cuestionario FIQ, de forma estadísticamente significativa (p < 0,05). Tras la intervención combinada, aumenta el número de mujeres independientes en ABVD y AIVD.
Reumatol Clin. 2015;11:22-6. – Vol. 11 Núm.01 DOI: 10.1016/j.reuma.2014.03.005

tratamiento  fibromialgia en atención primaria

tratamiento  fibromialgia en atención primaria

En este estudio se llega a la conclusión de la necesidad del tratamiento multidisciplinar desde la atención en médicina primaria, además se analizan las diversas barreras con las que se encuentra el afectado de fibromialgia en su vida diaria.

Acceso a el estudio

Redacción Fibromialgia noticias

Valora esta información

La demora en el diagnóstico , la complejidad en los tratamientos personalizados son el gran halo de los misterios de la fibromialgia, el porque a unos enfermos les funcionan unas series de pautas clinicas y otros no reponde.

Y puede que con el diagnóstico te encuentres con muchos más misterios de la fibromialgia este articulo te ayudará a comprender de forma rápida que con el diagnóstico no llega la solución, que empieza un nuevo camino de ensayo/error para mantener el control de la enfermedad.

Redacción Fibromialgia noticias

Descubrir los misterios de la fibromialgia

PREGUNTA: Hasta hace poco, a uno de mis enfermos con fibromialgia se le omitió el diagnóstico de esta enfermedad varias veces. ¿Por qué es tan difícil de diagnosticar?

RESPUESTA: La fibromialgia –dolor en el tejido fibroso– no es una enfermedad nueva. Pero con frecuencia se confunde con otras patologías que causan síntomas similares, como la artritis reumatoidea, el síndrome de fatiga crónica, el hipotiroidismo, o la arteritis de células gigantes.

La causa y el tratamiento curativo aún siguen siendo un misterio.

Muchas personas sufren fibromialgia; afecta con mayor frecuencia a las mujeres. La edad de aparición se sitúa habitualmente entre los 29 y los 37 años, aunque puede aparecer en cualquier edad.

Puesto que la fibromialgia no puede confirmarse mediante pruebas diagnósticas, el diagnóstico se basa en los antecedentes del paciente y el descarte de otras enfermedades, incluidos el hipotiroidismo, los síndromes reumatológicos y las miopatías secundarias a determinados medicamentos (como las estatinas).

Los criterios diagnósticos de fibromialgia según el American College of Rheumatoloy son: (todos estos criterios diagnosticos fueron cambiados en el 2010 por el mismo colegio americano de reumatologia se puede comprobar en Nuevos criterios diagnósticos fibromialgia 2010 , actualización a 2017)

los misterios de la fibromialgia

• Dolor bilateral, en la parte superior e inferior del cuerpo, y en la espalda, que persiste durante 3 meses o más.

• Dolor a la palpación en al menos 11 de los 18 “puntos sensibles” (Véase el cuadro Los 18 puntos de la fibromialgia).

El paciente también puede aquejar los siguientes síntomas o estados: rigidez agravada por la inactividad, inflamación de tejidos blandos, espasmos musculares o nódulos palpables en los músculos afectados, cambios de humor y depresión, trastornos de memoria o de concentración, parestesias, síndrome seudohiperglucémico, síndrome del colon o la vejiga irritable, migrañas, fatiga crónica, trastornos del sueño, dismenorrea, pérdida de equilibrio y sensibilidad ambiental.

¿Cómo se puede explicar la sintomatologia?

Las explicaciones fisiológicas posibles para la sintomatología de la fibromialgia incluyen alteraciones de la microcirculación en el tejido muscular; un trastorno del sueño profundo reparador que causa una disminución de las concentraciones de serotonina y triptófano; aumento de la percepción dolorosa debido a un incremento de la sustancia P, el neuropéptido que transporta las señales dolorosas; traumatismos, genética y depresión.

Puesto que los síntomas de fibromialgia cambian con el tiempo, el plan terapéutico debe individualizarse y revisarse en relación con los cambios en el estado del enfermo.

Los objetivos del tratamiento se centran el abordaje del dolor y el restablecimiento del patrón de sueño.

Necesidad de restablecer sueño y disminuir dolor

Con un antidepresivo tricíclico (como la amitriptilina) a dosis bajas por la noche, o un inhibidor de la recaptación de la serotonina por la mañana y un antidepresivo tricíclico por la noche, puede aumentarse el sueño profundo. El zolpidem y el aprazolam pueden emplearse, a corto plazo, como somníferos.

Los relajantes musculares pueden contribuir a reducir los espasmos musculares y a controlar el dolor.

El médico puede prescribir también antiinflamatorios no esteroideos, como el celecoxib y el rofecoxib, para eliminar las molestias musculares. La inyección de anestésicos locales o corticoides en los puntos de sensibilidad son útiles en determinados pacientes.

El tratamiento crónico con opiáceos debería reservarse como última opción para aquellos pacientes con dolor moderado o agudo que no responde a otros tratamientos.

Estimular al paciente

Estimule al paciente a probar otras terapias que han sido efectivas en otros pacientes.

Por ejemplo, la realización de ejercicios en el agua es extremadamente beneficiosa para las articulaciones. Los masajes pueden reducir las molestias y el dolor muscular, y los ejercicios de estiramiento pueden contribuir a mejorar las articulaciones inactivas.

Algunos pacientes combinan la acupuntura con otros tratamientos para el control del dolor. La terapia cognitiva y la psicoterapia pueden ayudar al paciente a afrontar el dolor y los cambios que debe incorporar en su vida.

Al guiar al paciente en las opciones de tratamiento y proporcionarle apoyo, le está facilitando la convivencia con la fibromialgia

Escrito por AMY WISNIEWSKI, RN
Amy Wisniewski es responsable de calidad asistencial en el Lehigh Valley Hospital-Muhlenberg en Bethlehem, Pa

5/5 (10)

Valora esta información