,

Uso seguro de los opioides en dolor crónico

¿Cómo aliviar el dolor con opioides?

Cuando un medicamento no alivia el dolor de forma eficaz, puede que su médico recete una dosis mayor o le indique que tome el medicamento con mayor frecuencia.

No se debe tomar más por su cuenta.

Si tras cambiar la dosis no funciona, el médico podría recetar un medicamento diferente o agregar un nuevo medicamento al que está tomando.

Si su alivio contra el dolor no dura lo suficiente están  los medicamentos de liberación prolongada que se venden en forma de pastillas y parches. Éstos pueden controlar su dolor durante periodos de tiempo mayores.

Si su dolor está controlado la mayor parte del tiempo, pero algunas veces presenta dolor intercurrente, su médico podría recetar una medicina de acción rápida o un opioide de liberación inmediata que le proporcionará alivio de forma más rápida y justo cuando lo necesite.

Cómo tomar los opioides en forma segura

Los médicos le observarán cuidadosamente y ajustarán las dosis de las medicinas para el dolor, para que no reciba demasiada cantidad. Es importante que solamente un médico recete sus medicamentos contra el dolor.

Asegúrese de que todos sus médicos que le puedan prescribir medicación para el dolor sepan el tratamiento que lleva antes de que le prescriban más fármacos para el dolor.

Si se ingiere alcohol, o si toma tranquilizantes, pastillas para dormir, antidepresivos, antihistamínicos o cualquier otra medicina que cause sueño, el médico debe saberlo. Tomar opioides mientras consume bebidas alcohólicas o toma tranquilizantes puede ser peligroso. Incluso las dosis pequeñas pueden causar problemas.

El uso de dichas combinaciones puede ocasionar sobredosis y síntomas tales como debilidad, dificultad para respirar, confusión, ansiedad, así como somnolencia o mareos más severos.

Uso seguro de los opioides en dolor crónico

Tolerancia a los opioides

Es posible que con el pasar del tiempo usted se dé cuenta que necesita mayores dosis de analgésicos.

Esto puede ser a que el dolor ha aumentado o ha desarrollado tolerancia al medicamento.

La tolerancia a los medicamentos ocurre cuando el cuerpo se acostumbra al opioide que usted está tomando y se requiere de más medicina para aliviar el dolor tan bien como solía hacerlo. Muchas personas no presentan tolerancia a los opioides.

Pero si se desarrolla tolerancia al medicamento, un pequeño aumento en la dosis o un cambio en el tipo de medicina generalmente aliviará el dolor

Cómo manejar los efectos secundarios de los opioides

No todas las personas tienen efectos secundarios debido a los opioides.

Los efectos secundarios más comunes usualmente son somnolencia, estreñimiento, náuseas y vómitos.

Algunas personas también podrían experimentar mareos, picazón, efectos mentales (por ejemplo: pesadillas, confusión, alucinaciones), respiración lenta o superficial, o dificultad para orinar.

Muchos de los efectos secundarios de las medicinas opiáceas contra el dolor pueden prevenirse.

Algunos efectos secundarios leves que sí ocurren con los opioides, tales como náuseas, picazón o mareos, a menudo desaparecen en unos días sin tratamiento, a medida que su cuerpo se adapta a la medicina. Consulte a su médico  si tiene cualquier efecto secundario y solicite su ayuda para tratarlo.

Efectos secundarios más comunes:

somnolencia

Al tomar opioides por primera vez puede que le provoquen somnolencia (sueño), pero esto generalmente desaparece después de algunos días.

Si su dolor no le permite dormir, puede que duerma más durante varios días después de comenzar a tomar opioides y recupere el sueño perdido.

A medida que su cuerpo se va acostumbrando al medicamento, usted se sentirá menos somnoliento.

Informe a su médico si tiene demasiado sueño como para poder realizar sus actividades normales después de una semana.

No haga nada que requiera estar alerta (conducir estar en alturas) hasta que sepa cómo le afecta el medicamento.

Estreñimiento

Los opioides causan estreñimiento en la mayoría de las personas, puede ser controlado.

Náuseas y vómitos

Las náuseas y los vómitos causados por los opioides usualmente desaparecen varios días después.

El estreñimiento también puede empeorar las náuseas.

Alergias a los opioides

Las náuseas y los vómitos por sí solos usualmente no son reacciones alérgicas. Sí es una alergia un sarpullido junto con náuseas y vómitos. Si esto ocurre llame a su médico de inmediato.

Si se presenta inflamación en su garganta, urticaria (erupciones en la piel que generan picazón) o dificultad para respirar, necesitará atención médica inmediatamente.

Retirada de opioides

No se debe dejar de tomar opioides repentinamente.

Las personas que necesitan o quieren dejar de tomar opioides lo hacen gradualmente para disminuir la medicación de manera que el cuerpo se adapte a los cambios.

Si se deja de tomar opioides repentinamente y se tienen síntomas como sudor excesivo, diarrea o cualquier otra reacción inusual informe a su médico.

Estos síntomas son tratables y tienden a desaparecer dentro de algunos días o varias semanas. De nuevo, hay que reducir lentamente la dosis de opioide.

Siempre se debe consultar al médico para dejar un opioide, le aconsejara cómo hacerlo poco a poco.¹
¹Redacción por Fibromialgia Noticias con las recomendaciones de American Cancer Society

¿Y en fibromialgia es seguro el uso de los opiáceos?

Consejos destinados a pacientes con fibromialgia

Print Friendly, PDF & Email
4.88/5 (16)

Valora esta información

Comparte
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.